POLÉMICA MUNICIPAL

Sin modelo de ciudad y al gusto de Vox: el Presupuesto de Almeida más allá de Almudena Grandes

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida.

El Ayuntamiento de Madrid aprobó el pasado 29 de diciembre un Presupuesto que PP y Ciudadanos, al mando del gobierno municipal, califican de “equilibrado y realista”. Un total de 5.482 millones de euros, que suponen un 8,2% más respecto a las cuentas del año de la pandemia, que la oposición critica por haber sido “diseñados en origen para Vox”, los socios prioritarios de José Luis Martínez Almeida y Begoña Villacís, y que fueron finalmente refrendados con doble polémica. Primero fue el apoyo a las cuentas de los concejales de Recupera Madrid, la escisión de Más Madrid que integra el Grupo Mixto, una vez que el acuerdo con Vox se hizo imposible. Después, las declaraciones del alcalde sobre la escritora Almudena Grandes –“No merece ser Hija Predilecta de Madrid, pero para poder sacar adelante los Presupuestos hay que hacer cesiones”– terminaron por desdibujar aún más unas cuentas que la delegada de Hacienda, Engracia Hidalgo, presentó como las de “la recuperación económica y social”, pero la oposición critica porque, a su juicio, desaprovechan “la mayor liquidez” que ha tenido nunca Madrid y carecen de “modelo de ciudad”.

El gobierno municipal madrileño destaca que son los primeros Presupuestos que rebasan los 1.000 millones de gasto social –1.007 millones–: cinco nuevas bases para el Samur-Protección Civil, ocho nuevos centros de servicios sociales, tres nuevas escuelas infantiles forman parte de ese amplio dispendio. Pero para la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Mar Espinar, esos 1.007 millones son “insuficientes”. “No suponen ni el 15% del presupuesto total consolidado”, explica.

Por el contrario, el dinero del Ayuntamiento se destina, sobre todo, a “operaciones de asfalto”, critica. Porque el acuerdo con el Grupo Mixto que ha servido a Almeida para salvar los presupuestos en el último respiro del año no “ha tocado nada la estructura del Presupuesto”, resalta Espinar, ni las “políticas de fondo”. Miguel Montejo, el portavoz de Más Madrid en la Comisión de Hacienda, resalta que los 62 millones de euros que Recupera Madrid ha conseguido con su pacto presupuestario equivalen únicamente al 1% de los 6.161 millones de las cuentas municipales para 2022, una cifra que incluye los gastos de organismos autónomos y sociedades mercantiles. Por establecer una comparación, el PSOE presentó 207 enmiendas a los Presupuestos que suponían movilizar 190 millones de euros, más del triple.

Al aprobar las cuentas, Marta Higueras, portavoz de los ediles de Recupera Madrid, alabó las medidas “progresistas” que habían arrancado de PP y Ciudadanos porque, a su juicio, han “sacado a Vox” de Madrid y están destinadas a “cambiar el rumbo de la legislatura”. Sin embargo, PSOE y Más Madrid coinciden en calificar de “cosméticos” los añadidos a las cuentas. Espinar habla de un mero “intercambio de cromos” y Montejo advierte de que pervive el diseño original trazado para obtener el apoyo de Vox. “[El Presupuesto] no hace nada para transformar la movilidad o para cambiar las políticas de familias y la política de promoción económica”, detalla. En materia de contaminación y de movilidad “se ha quedado en 1980, que es el modelo que le gusta a Vox”, abunda el concejal de Más Madrid.

Ayudas al IBI

Otro tanto ocurre con los impuestos. Pese a dar un rotundo no los Presupuestos, Vox sí aprobó las ordenanzas fiscales en la misma comisión extraordinaria en que rechazó las cuentas municipales. Pese a que ambas normas incluyen la misma medida polémica: una “ayuda directa” a los contribuyentes del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) que posean viviendas con un valor inferior a 300.000 euros. Se trata, explica Miguel Montejo, de una subvención “no rogada”, que puede ser ilegal, puesto que las ayudas directas para pagar impuestos están prohibidas. Según el Ayuntamiento, la medida, que beneficiaría a 660.863 recibos, supondrá una merma en la recaudación de 34 millones de euros. La rebaja para la mayoría de los recibos se calcula en unos 15 o 20 euros. Además, añade Montejo, de momento esa ayuda no se expresa más que en una “declaración de intenciones”, aún no está formulada.

Pero no es el único recorte de ingresos que sufrirá el Ayuntamiento este año. El consistorio también reconoce un descenso de recaudación del 30% en el llamado impuesto de plusvalía respecto a 2021, debido a la sentencia del Tribunal Constitucional que anuló el sistema de cálculo de este tributo y obligó al Gobierno a modificarlo. El acuerdo con el Grupo Mixto establece que el Ayuntamiento solicitará al Estado una compensación por esa pérdida de ingresos.

En total, el gobierno municipal promete una rebaja de impuestos de 60 millones de euros, que Miguel Montejo no duda en tachar de “imprudente” por las “incertidumbres” sobre los ingresos que acechan este año. Y no sólo debido a la menor recaudación de la plusvalía municipal, sino también porque no se puede prever si el Ayuntamiento acertará en sus cálculos sobre los 240 millones adicionales que debería recibir del Estado o los 75 millones que cree que le corresponderán de los fondos europeos para la recuperación.

Además, el gobierno municipal se comprometió, y así lo firmó en su acuerdo con el Grupo Mixto, a no vender suelo municipal de uso residencial en 2022, lo que supondría otra merma de ingresos por importe de 16 millones de euros. Sin embargo, Miguel Montejo dice que esa promesa ha desaparecido de los presupuestos. Y lo mismo ha ocurrido, añade, con la anunciada reducción de las operaciones de endeudamiento por valor de 20 millones de euros.

El Ayuntamiento también presume de un aumento de las inversiones del 23% para este año. Son 603 millones de euros, de los cuales 273 millones corresponden a inversiones nuevas. La oposición objeta, una vez más. “Hay muchas inversiones con presupuesto cero, porque se van a concesionar las obras”, indica el concejal de Más Madrid. Por ejemplo, 11 instalaciones deportivas cuyas obras deberían licitarse durante este ejercicio. Además, la Empresa Municipal de la Vivienda (EMVS) ha recortado sus inversiones. “Las promociones de este año son en realidad del mandato anterior”, resume.

Bicicletas

En otros casos, las partidas son escasas. Apenas “un muestrario de lo que puede ser y no es”. El Ayuntamiento promete cinco millones de euros para poner en marcha un carril bici en el Paseo de la Castellana y otros cinco millones para “actuaciones provisionales de carriles bici” sin más precisión. “Un aliño”, dice Mar Espinar, porque “no hay un proyecto de conectividad” que haga de Madrid una ciudad conectada en bicicleta. La propuesta de Más Madrid al respecto proponía construir 160 kilómetros de carriles bici en la capital. A juicio de Montejo, por tanto, lo aprobado se queda muy corto frente a lo que debería hacerse. Más aún, cree que los cinco millones con los que se reforzará BiciMad, el servicio municipal de bicicletas, “habría que duplicarlos”. Las críticas por el abandono paulatino de BiciMad son materia común de la oposición y los usuarios. Hay que recordar que la empresa concesionaria tuvo que ser rescatada por el Ayuntamiento y su gestión deber ser ahora revertida “con carácter inmediato”, dice el acuerdo con Recupera Madrid, a la Empresa Municipal de Transportes (EMT).

En el Presupuesto hay también un millón de euros para “itinerarios de colegio seguros”. Miguel Montejo lo compara con los 12 millones que el Ayuntamiento de Barcelona dedica al mismo fin para 155 colegios. En Madrid, las actuaciones se limitarán a ocho.

Por lo que se refiere a los criticados contratos de limpieza viaria, el gobierno municipal destaca que experimentan un aumento de 51 millones de euros en 2022. Mar Espinar asegura que se “están incumpliendo”. Miguel Montejo, tras precisar que a las empresas se les concede un periodo de adaptación a las nuevas exigencias, admite que “aún no se está viendo mejoras”. De hecho, se suceden las denuncias ciudadanas en las redes sociales por la suciedad de las calles. Para el concejal de Más Madrid, el problema estriba en que los contratos que firmó en su día Ana Botella son “indescifrables” e impiden que se controle y vigile si las empresas concesionarias hacen su trabajo.

Okupas, Orgullo Gay y antiabortistas

Nombrar a Almudena Grandes Hija Predilecta, la construcción de un centro de salud en el edificio okupado de La Ingobernable, subvencionar el Orgullo de Madrid de 2022 o suprimir la ayuda de 200.000 euros a la Fundación Madrina, conocida en su día por sus actividades contra el aborto y por funcionar como agencia de colocación en negro de empleadas del hogar, son algunos de los logros del acuerdo que ha permitido salvar los Presupuestos municipales de Madrid. “Medidas que los concejales tránsfugas entendían que les iban a dar rédito político, pero ¿qué hay en equipamientos para los distritos del sur de Madrid en ese acuerdo?”, se pregunta Mar Espinar. La subvención para el Orgullo, apunta Miguel Montejo, la va a gestionar ahora Madrid Destino, la empresa municipal de eventos, en lugar de Cogam –colectivo LGTB+ de Madrid– como antes. Y la Fundación Madrina ya ha anunciado que pedirá una “subvención de carácter directo” para financiar sus actividades en sustitución de la que se le acaba de retirar.

Tras conseguir la aprobación de sus presupuestos, el alcalde aseguró que éstos eran “necesarios”. Y Miguel Montejo cree que, en efecto, Martínez Almeida los necesitaba porque en mayo de 2023 tiene que enfrentarse a las urnas, lo que convierte este ejercicio en año preelectoral. Por ese mismo motivo, Mar Espinar cree que el pacto con el Grupo Mixto no será de largo recorrido y que PP y Ciudadanos volverán a guiñarle un ojo a la extrema derecha enseguida. “Almeida necesita que Vox le vuelva a pasar la mano por el lomo”, concluye.

Almeida: "Almudena Grandes no merece ser Hija Predilecta de Madrid pero yo ya tengo los Presupuestos”

Almeida: "Almudena Grandes no merece ser Hija Predilecta de Madrid pero yo ya tengo los Presupuestos”

Más sobre este tema
stats