La portada de mañana
Ver
Tres lecciones comunes de Galicia y Euskadi: los proyectos a largo plazo tienen premio

MERCADO DE TRABAJO

El paro cae al 18,9% empujado por el empleo temporal, que escala a su nivel máximo desde 2008

Una cola de parados a las puertas de una oficina de empleo en la Comunidad de Madrid.

La tasa de paro ha caído en España al 18,91%, lo que la sitúa por debajo del 20% por primera vez desde 2010. Ese porcentaje significa que carecen de trabajo aún un total de 4,32 millones de personas, más o menos el mismo número de quienes estaban desempleados a finales de 2009. El ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha felicitado por esas cifras, uno de los “resultados” que atribuye a la política económica del Gobierno. Y al “intenso y equilibrado” crecimiento propiciado por ésta. Lo que no dijo es que esa caída del desempleo se produce gracias también a que la tasa de temporalidad ha escalado a su máximo desde finales de 2008. El porcentaje de empleo temporal alcanza el 26,96%, un punto por encima de la que había hace 12 meses.

Es más, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre, todo el empleo creado desde julio hasta septiembre en España ha sido temporal. El número de ocupados ha aumentado en 226.500 personas. Es el saldo entre el alza de la cifra de asalariados con contrato temporal, 245.900 más, y el descenso de quienes contaban con un contrato indefinido, 29.100 menos. El mercado de trabajo nacional repite una vez más su tradicional comportamiento durante la temporada alta del turismo disparando la contratación eventual. Y este año la campaña ha batido récords de actividad. Atados a la estacionalidad, hostelería y comercio suman 145.300 de esos nuevos ocupados, el 64,1% del empleo creado. Sólo la hostelería ha aumentado su cifra de asalariados un 5,5%, cinco veces más que la industria y casi el doble que la construcción.

Si se mide el crecimiento de los ocupados en los últimos 12 meses, éstos han aumentado en 478.800 personas, un 2,65%, por debajo de la cifra de crecimiento del PIB, que se sitúa en el 3,2%. Al tiempo, ha bajado la cifra de parados un 5,5%, hay 253.900 desempleados menos que antes de empezar el verano, pero la caída es menor de la que se produjo en el mismo periodo del año anterior, cuando salieron del paro 298.000 personas. Respecto a 2015, la EPA cuenta 530.000 desempleados menos, lo que supone una caída del 10,9%.

La población activa, en mínimos

La diferencia entre estos datos de creación de empleo y reducción del paro se explica por la caída de la población activa. Respecto al trimestre anterior, el número de personas entre 16 y 64 años dispuestas a trabajar ha disminuido en 27.300, por lo que la tasa de actividad desciende 13 centésimas. Se sitúa en el 59,28%, la más baja desde el segundo trimestre de 2007. Esa caída, además, resulta ser exclusivamente femenina. Han dejado de buscar activamente trabajo este último trimestre 48.700 mujeres, mientras que el número de hombres que se han activado ha aumentado en 21.400. Y todas son extranjeras: 52.200 han abandonado el mercado laboral, por 24.900 españoles que han decidido ponerse activamente a buscar un empleo.

A tenor de estas cifras, sigue cundiendo más el efecto desánimo que el de llamada, propio de los momentos en que se reduce el paro, cuando la expectativa de encontrar un empleo empuja a muchos a salir de las filas de los inactivos.

Esa diferencia de género entre los activos explica también por qué baja más el número de mujeres desempleadas que el de hombres, pero aumenta más la cifra de mujeres ocupadas que de ocupados. No todas las mujeres que abandonan el paro –133.600– han conseguido un empleo –sólo 84.900–. El resto ha decidido dejar de buscar, dejan de ser población activa.

Por el contrario, los hombres en paro han disminuido en 120.300, mientras el número de ocupados masculinos es superior: 141.700 hombres con empleo más. La diferencia entre ambas cifras la integran hombres que constaban como inactivos un trimestre atrás y han hallado ahora un trabajo. En consecuencia, la tasa de paro femenina, del 20,66%, es tres puntos superior a la masculina.El paro de muy larga duración se enquista

Los contratos cada vez duran menos: 50 días de media

Los contratos cada vez duran menos: 50 días de media

El número de los desempleados de larga duración ha caído en 123.500 personas de julio a septiembre. Aun así, siguen siendo 2,44 millones de personas: el 56,6% los desempleados lleva más de año sin trabajar. Y lo que es peor, la cifra de quienes llevan más de dos años en el paro triplica la de quienes no superan los 12 meses. Con la prolongación de la crisis y la lenta recuperación, el paro de larga duración se enquista. Cuando Mariano Rajoy llegó al Gobierno en 2012, quienes llevaban más de dos años en el paro representaban el 62% de los parados de larga duración. Ahora son el 74%: 1,8 millones de personas.

Finalmente, llaman la atención las desigualdades territoriales. Baleares tiene la tasa de paro más baja de España, un 10,6%, casi la mitad de la media nacional, en línea con la tasa de Francia –10,5%– y sólo un poco por encima de la zona euro –10,1%–. En Navarra alcanza el 12,4% y en Cantabria, el 12,5%. La provincia de España con menor tasa de paro es Burgos, con sólo el 8,74%, seguida de Lleida, con el 9,3%.

En el otro extremo, Andalucía llega al 28,5%. Pero es Jaén la provincia campeona del desempleo, con el 33,2%, seguida de Cádiz, con el 32,59%. Es decir, multiplican por cuatro la tasa de Burgos.

Más sobre este tema
stats