La portada de mañana
Ver
La derecha apoya en Irlanda y Noruega el Estado palestino mientras PP y Vox lo censuran en España

PRECARIEDAD LABORAL

UGT y CCOO demandan a Fnac en la Audiencia Nacional

UGT y CCOO demandan a Fnac en la Audiencia Nacional

UGT y CCOO han presentado en la Audiencia Nacional una demanda de conflicto colectivo contra Fnac para impugnar la supresión del seguro médico y de las comisiones por venta que la cadena de tiendas está aplicando tras terminar sin acuerdo la preceptiva negociación con los sindicatos.

El pasado 25 de marzo se celebró la última reunión del periodo de consultas que el Estatuto de los Trabajadores obliga a empresa y comité a mantener si la primera quiere modificar las condiciones laborales de la plantilla. Fnac pretendía suprimir el seguro médico colectivo que hasta entonces pagaba a sus 2.000 empleados en España. También propuso eliminar una parte de las comisiones por ventas que éstos cobran y reducir al 50% los bonus de jefes y directivos. Los representantes sindicales se opusieron e incluso convocaron movilizaciones.

En su demanda, UGT y CCOO niegan que exista la causa económica alegada por la empresa para tomar ese paquete de medidas. Según destacan, Fnac justifica la necesidad de los recortes “basándose única y exclusivamente” en un informe encargado por la propia empresa a una consultora alemana, GFK, especializada en investigación de mercados. “Lo que no deja de ser una declaración de parte a petición de un cliente”, apuntan. Los sindicatos aseguran que el informe no informa de los criterios objetivos utilizados para calcular las pérdidas futuras, ni precisa si éstas serán transitorias o permanentes considerando las cuentas anuales, los datos del sector, la evolución del mercado o la posición en éste de la empresa. Ésas son las condiciones que la ley exige para fundamentar las causas económicas en caso de que éstas sean la previsión de pérdidas.

A partir del informe de GFK, Fnac explicó a los sindicatos que este año va a perder 4,3 millones de euros, debido a una caída de las ventas previstas del 5,2%, unos 19 millones de euros menos que el ejercicio precedente.

Por el contrario, resalta la demanda, en el informe de gestión de 2013 enviado a los socios, la cadena francesa se felicita por el “sesgo al alza de las previsiones de crecimiento de la economía española” que, según Fnac, crecerá un 0,9% este año, un 1,9% el próximo y, por tanto, animará el consumo de los hogares un 0,9% en 2014 y un 1,3% en 2015. “La empresa utiliza un doble lenguaje”, resumen UGT y CCOO.

También el director de Fnac en España, Marcos Ruão, en una entrevista concedida a la agencia Efe el pasado diciembre, alababa la “recuperación” española. “Lo estamos sintiendo día a día en el consumo”, aseguraba, para anunciar después la apertura de nuevas tiendas en una nuevo formato, entre 60 y 1.000 metros cuadrados. Es más, Ruão adelantaba entonces que la facturación de 2013 no iba a ser inferior a la de 2012, cuando ingresó 414 millones de euros en sus 25 tiendas. Fnac no ha tenido nunca pérdidas en España. Desde que comenzó la crisis, acumula más de 70 millones de euros de beneficios, según subrayan los sindicatos. En 2012 ganó cuatro millones de euros y repartió otros 12 millones en dividendos. Salió a Bolsa el pasado mes de junio.

Se negó a entregar documentación económica

La demanda aduce un segundo motivo de impugnación de las medidas: la empresa se negó a entregar la información desglosada de determinadas partidas económicas que le había solicitado el comité durante el periodo de consultas. Tampoco proporcionó a los sindicatos la información económica necesaria para hacer “un seguimiento real y efectivo” del acuerdo firmado hace un año, que permitió la retirada de un ERE temporal a cambio de medidas de flexibilidad interna. Ni les facilitó los datos económicos sobre la evolución de la empresa que el Estatuto de los Trabajadores obliga a entregar al comité –desde la cuenta de resultados hasta los nuevos contratos de trabajadores o los índices de absentismo, por ejemplo–. El comité denunció este hecho ante la Inspección de Trabajo el pasado 5 de diciembre.

UGT y CCOO también recuerdan el motivo que esgrimió en su momento Fnac para dejar de pagar el seguro médico a la plantilla. Y que no es otro quela obligación de cotizar a la Seguridad Social por este tipo de retribución de especie, impuesta por el Gobierno el pasado mes de diciembre.

Las empresas deben ahora cotizar un 30,9% por las retribuciones en especie. Los trabajadores, un 6,35%. Hasta 2013, la Fnac pagaba 26,17 euros por cada trabajador a Asisa, con la que tiene contratado el seguro médico. Ese año el abono se lo repartieron al 50% la empresa y el empleado, como resultado del acuerdo para evitar el ERE antes mencionado. En esta nueva negociación, la primera propuesta de la empresa consistía en dejar de pagar esos 26,17 euros y, si los empleados querían otro seguro, se lo sufragaran ellos. Según la demanda, el coste de la prima de un seguro similar en el mercado se eleva a 70 euros. En una segunda oferta durante el periodo de consultas, la empresa accedió a pagar el 50% del seguro, una medida ya firmada, aunque sólo durante un año, en el acuerdo de 2013.

Huelga en Barcelona

Tras los últimos recortes, el clima laboral en la cadena de tiendas está lejos de ser pacífico. El centro de El Triangle en Barcelona secundó ayer una huelga convocada por la CGT, que también pidió su apoyo a los escritores invitados a firmar libros en las casetas de Fnac en las Ramblas, con motivo del día de Sant Jordi. El representante de este sindicato en el comité de empresa, Ferran Moltó, aseguró a infoLibre que la huelga ha sido un éxito. “La tienda está vacía”, apuntó. También las casetas donde los escritores debían esperar a sus lectores. Fnac respondió que estaban convocados unos 80 autores, de los que más de 50 no acudieron, según CGT. La empresa rebaja la cifra a 36 y el seguimiento de la huelga, al 11%.

Almudena Grandes, Juan José Millás, Enrique Vila-Matas, Forges, Maxim Huerta, Fernando Ónega, Andreu Buenafuente o Cristo Meijide

Fnac y Media Markt escamotean la subida salarial del convenio de grandes almacenes al 20% de sus trabajadores

son algunos de los escritores que se perdieron ayer la fiesta de Sant Jordi. La empresa culpó ayer en Twitter a la “actitud beligerante del piquete informativo” de la ausencia de los autores, a los que no se dejó ocupar su sitio en las casetas.

Desde que Fnac notificó a cada trabajador los recortes, el pasado 28 de marzo, sólo en el centro de El Triangle han rescindido su contrato 15 de sus 180 empleados. La reforma laboral permite a los trabajadores que se consideren perjudicados por el cambio de sus condiciones laborales rescindir el contrato a cambio de una indemnización de 20 días por año. Ferran Moltó precisa que se han ido un jefe de departamento, cinco mandos intermedios y nueve vendedores. El año pasado salieron de Fnac por idéntico motivo otros 90 trabajadores en toda España.

Y es que este último paquete de medidas se están aplicando sobre una plantilla “precarizada”, “asfixiada” por jornadas de trabajo “extenuantes” y muy desmotivada, según resaltan los sindicatos. En 2012 sufrió un lento goteo de 200 despidos. Este año ya se han comunicado casi una decena más. El 60% de los trabajadores tiene contratos a tiempo parcial, por lo que sus sueldos no superan los 500 euros al mes. Y estarán congelados hasta 2016. Desde el año pasado no cobran el plus de domingos y festivos, al igual que el resto del sector de los grandes almacenes; su jornada ha crecido 28 horas anuales. Sólo disfrutan de cinco fines de semana libres al año. Llegan a encadenar hasta 11 o días seguidos de trabajo. Además, reciben “presiones constantes y aterradoras” para atraer socios y que éstos suscriban nuevos productos, como seguros y tarjetas de crédito. Los sindicatos han denunciado a la empresa en la Inspección de Trabajo por despedir empleados mientras estaban de baja, por vulnerar el régimen de descansos e incluso por mobbing.

Más sobre este tema
stats