LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

LA CARA SUCIA DEL FÚTBOL

La unidad argentina contra el blanqueo revela el “alto grado de utilización de efectivo” en las fundaciones y sociedades de Messi

Lionel Messi, delante de su padre Jorge Horacio Messi,

Los tribunales argentinos llevan tiempo investigando si la Fundación Leo Messi ha sido utilizada para captar fondos que después han sido desviados a fines distintos de los benéficos captar fondos que después han sido desviados a fines distintos de los benéficosque publicita, a cuentas de la familia del jugador o a terceras empresas. El Juzgado Federal en lo Penal Económico es ahora el encargado de determinar si la familia del delantero del FC Barcelona utiliza la entidad benéfica y sin ánimo de lucro para blanquear dinero, tras una disputa de competencias con el Juzgado Nacional en lo Penal Económico número 8 que se dirimió a favor del primero. Un informe solicitado por el segundo a la Unidad de Información Financiera (UIF), el equivalente al Sepblac español –la entidad de prevención del blanqueo de dinero– escudriñó en 2019 las cuentas bancarias de las dos fundaciones de la familia Messi en Argentina y de la empresa Limecu SA, propiedad de los padres del jugador, así como las cuentas de sus familiares directos.

Los investigadores encontraron algunos detalles que les llamaron la atención, por utilizar una expresión repetida en el informe, al que ha tenido acceso infoLibre. Para empezar, el “alto grado de utilización de efectivo” descubierto tanto en Limecu SA como en la propia Fundación Privada Leo Messi.

Limecu SA resulta ser la empresa con la que el padre del jugador, Jorge Horacio Messi, gestiona los derechos de imagen de su hijo y actúa como representante suyo ante el club o los patrocinadores deportivos. Así lo demuestran documentos revelados gracias a Football Leaks, la filtración de miles de documentos sobre el negocio del fútbol que recibió el semanario alemán Der Spiegel y que compartió con la red de medios del European Investigative Collaborations (EIC), de la que forma parte infoLibre. 

La UIF destaca la discrepancia entre los 183,31 millones de pesos argentinos –2,63 millones de euros– que figuran como ingresos en sus cuentas entre 2012 y 2016, y los 120,2 millones de pesos –1,72 millones de euros– que aparecen en sus cuentas en el Banco Macro y en el Banco de la Nación Argentina entre enero de 2013 y enero de 2019. “Al menos 25,31 millones de pesos argentinos [unos 363.000 euros] corresponden a depósitos en efectivo efectuados por caja en el Banco Nación”, explica el informe. Como los investigadores consideran que el origen de ese dinero puede estar relacionado con “movimientos financieros canalizados a partir del uso de las fundaciones y sociedades que se investigan”, piden que se obtenga “información complementaria” sobre el “entorno familiar” de Leo Messi. Del total de ingresos de Limecu SA, añade el informe remitiéndose a las cuentas de la empresa, el 95% proceden de “otras exportaciones” [no son ingresos locales] sobre las que dicen que no han podido obtener detalles.

Limecu SA recibió de la Fundación Privada Leo Messi “en cheques cobrados por ventanilla” un total de 1,035 millones de pesos argentinos –14.874 euros–, asegura el informe, que también resalta como “llamativo” el hecho de que sea esta empresa el casero de la entidad benéfica. Limecu SA es la propietaria del inmueble donde tiene su domicilio fiscal la fundación, una oficina contigua a su propia sede. Ambas están ubicadas en un el piso 11 de un edificio de Rosario, la ciudad natal del futbolista. La fundación, por tanto, paga un alquiler a la sociedad de los padres de Messi. En este punto los investigadores resaltan que el alquiler –14. 356 euros sólo en 2014– figura en las cuentas de la Fundación Privada Leo Messi como un gasto operativo que contribuye al “resultado cero” de la entidad benéfica. “Lo cual es aún más llamativo por tratarse de empresas relacionadas, es decir, comparten accionistas, autoridades, responsables, etcétera”, concluye el informe de la UIF.

Los investigadores se refieren al hecho a su juicio también destacable de que la fundación destine todos sus ingresos, 27,97 millones de pesos argentinos –401.546 euros– entre 2012 y 2016, a cubrir gastos operativos. Su principal fuente de financiación, añaden, son “deudas del exterior” –hasta el 74% en 2016–, pero en sus cuentas la fundación no identifica quiénes son esos acreedores externos. Y es que la Fundación Privada Leo Messi no presentó sus cuentas correspondientes a los ejercicios de 2012 a 2016 hasta julio y septiembre de 2017. Las de ese ejercicio aún no las había registrado en 2019.

Sólo un 6,78% en donaciones

Hay una segunda fundación, también investigada por la UIF, con un nombre casi idéntico a la anterior, Fundación Privada Leo Messi Argentina, constituida en 2012 pero que no entregó sus cuentas hasta 2018 y sólo de forma parcial y después de que se lo requiriera la Inspección General de Personas Jurídicas, el equivalente al Registro Mercantil español. Este órgano le abrió un expediente para que presentara la información completa, pero según el informe de la UIF, aún no lo ha hecho. Esta fundación repite el esquema de funcionamiento de la anterior: desde 2013 “recibe aportes millonarios registrados bajo los rubros ‘recursos para fines generales’ y ‘recursos para fines específicos”, sin más detalle. Éstos se destinan a “gastos que insumen la totalidad de los recursos, por lo que los ejercicios en sus resultados dan ‘0’, destinándose todos los ingresos a cuentas denominadas ‘honorarios’, ‘honorarios de comunicación’, ‘deudores varios’, ‘gastos para fines específicos’ y ‘cuenta para fines específicos”.

En cambio, donaciones, su objetivo social, los investigadores sólo han encontrado que ambas fundaciones realizaron nueve entre 2014 y 2016, por un importe total de 3,23 millones de pesos argentinos –unos 46.000 euros–. Los beneficiarios fueron la Fundación de Integración Deportiva Powerchair Foot, la Fundación Uno Medios, el club deportivo Leones de Rosario Fútbol Club y BMR Mandatos y Negocios-Fideicomiso de Administración Sala 1 del Hospital de Niños Víctor J. Vilela de Rosario.

De hecho, la UIF analizó una muestra de 364 cheques en poder del Banco de la Nación Argentina que suman 47,6 millones de pesos –683.514 euros–, de los cuales las donaciones antes descritas sólo representan el 6,78%.

Por el contrario, la Fundación Privada Leo Messi sí empleó parte de sus fondos en jugar a la Bolsa. Lo hizo a través de Napoli Inversiones: compró títulos por valor de 2,6 millones de pesos y vendió por importe de 10,99 millones. Pero ni su tenencia ni su rendimiento fue declarado en las cuentas de la entidad, apunta el informe de la UIF.

Una compra de terrenos, también en metálico

Además, hay una operación a la que los investigadores argentinos prestan especial atención: la compra de unos terrenos en Alvear, en la provincia de Santa Fe –a la que pertenece Rosario–, en 2017. Su precio, según la escritura de compraventa ascendió a 627.000 dólares –560.900 euros–. Una cantidad, destaca la UIF, que se pagó en efectivo. Sin embargo, en fecha posterior, enero de 2018, Jorge Horacio Messi envía un correo electrónico al Banco de la Nación Argentina donde asegura que él ha adquirido, en nombre de la fundación, “un predio rural” en Alvear donde va a construir un complejo deportivo. Su importe lo rebaja en el email a 600.000 dólares, cuyo pago se distribuirá en un abono inicial de 300.000 dólares y 12 cuotas mensuales de 25.000 dólares cada una. Después, la Constructora 1 SRL, explica al banco, construirá en ese solar las instalaciones deportivas tras firmar un contrato de 16,6 millones de pesos argentinos –229.803 euros–.

Pero los investigadores no encontraron ninguna salida de fondos de la cuenta de la fundación por esos 300.000 dólares ni operación de divisas alguna que indique que la entidad había comprado moneda extranjera para hacer ese pago. De las 12 cuotas mensuales, sólo hallaron ocho pagos mediante cheques que pueden corresponderse con esos conceptos. Y de los 16,6 millones prometidos a la constructora, la UIF sólo ha constatado pagos por 10,8 millones. Sólo que no hay señal alguna de que el complejo deportivo exista, resalta el informe, o al menos no aparece como tal en la página web de la fundación.

Luxemburgo decide si las ayudas concedidas por la Generalitat de Camps al Valencia y al Elche son ilegales

Luxemburgo decide si las ayudas concedidas por la Generalitat de Camps al Valencia y al Elche son ilegales

Por el contrario, la constructora recibió de la Fundación Privada Leo Messi Argentina 11,67 millones de pesos argentinos entre agosto de 2014 y junio de 2015, unos fechas anteriores a la compra de los terrenos de Alvear. En total, la constructora ha percibido de las fundaciones, del propio Leo Messi y de la matriz española de la fundación un total de 72,92 millones de pesos. De esa cantidad, la mitad, 36,24 millones, fueron abonados por el propio jugador.

En vista del resultado de estas investigaciones, la UIF solicitaba al Banco de la Nación Argentina que facilitara la identificación de los depositantes de efectivo en las cuentas de la familia Messi, así como de los sujetos que habían retirado fondos en metálico, “cualquiera que hubiera sido la modalidad empleada”.

La Audiencia Nacional también investiga en España al jugador del FC Barcelona, su padre y su hermano por delito fiscal, contable, estafa y blanqueo de capitales en relación con la Fundación Leo Messi.

Más sobre este tema
stats