La portada de mañana
Ver
El PP aprieta la mordaza a la oposición con el caso del novio de Ayuso y recorta las posibilidades de control

PLATAFORMAS DE 'STREAMING'

'Se acabó compartir la contraseña': la nueva serie de terror de Netflix que no se pierden en HBO y Amazon

Fotograma de un capítulo de 'Miércoles', una de las últimas series de Netflix convertida en fenómeno de masas.

"El amor es compartir una contraseña". Este inocente tuit de la cuenta de Netflix en marzo de 2017 se ha vuelto esta semana en su contra. Los tuiteros han decidido recuperarlo para quejarse de las últimas informaciones sobre los planes de la plataforma de streaming para acabar con las cuentas compartidas. "El principal reproche que le hacen los usuarios es que siempre ha animado a compartir la contraseña. Ahora, tiene que hacer concesiones porque si no esta fiesta no la puede pagar", explica Elena Neira, profesora de Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Todo el drama empezó el pasado martes cuando algunos medios especializados en tecnología comenzaron a publicar pantallazos de la propia web de preguntas frecuentes de Netflix —pasó en la de España pero también en la de EEUU, tal y como detallan Genbeta y The Streamable— que detallaban cómo la compañía californiana iba a acabar de un plumazo con esta práctica extendida de pagar alguna de sus tarifas a medias con amigos o familiares. Sin embargo, en menos de 24 horas y en medio de la oleada de críticas en redes por parte de los usuarios, estas medidas han desaparecido y ya no queda ni rastro en la web. 

"No sé si ha sido un globo sonda o un error, que es lo que ellos dicen. Es una medida que Netflix sabe que va a ser impopular y que saben que van a perder usuarios", detalla Israel Arias, periodista de Europa Press y editor jefe de CulturaOcio. "Netflix está aplicando la misma fórmula que usó para otros cambios que es el a/b testing para la implantación de medidas", recuerda Neira. 

¿Cómo lo iba a hacer? Exigiría a todos los usuarios que usen la misma cuenta, aunque con diferentes perfiles, que se conecten a Netflix desde el wifi del titular con cierta frecuencia, al menos una vez al mes. Es decir, impondría de facto que todos vivan en la misma casa, algo que desbarajustaría el entramado de amigos, madres y hermanas creado para pagar conjuntamente la cuenta. Asimismo, también ofrecía la posibilidad de que, si se detectaba que el usuario se encontraba fuera del hogar —porque está de viaje, por ejemplo—, solicitaría un código temporal para acceder a la plataforma durante siete días. 

Ahora, en cambio, si se entra en este mismo apartado, lo que primero que se encuentra el usuario es un recordatorio de que cada cuenta está "destinada a personas que viven juntas en un solo hogar", que "las personas que no vivan en tu hogar tendrán que usar su propia cuenta" y que "usamos información como direcciones IP, id de dispositivo y actividad de la cuenta para determinar si un dispositivo que inició sesión en tu cuenta forma parte de tu ubicación principal". Asimismo, también han añadido la advertencia de que cuando "se inicia sesión en una cuenta desde un dispositivo que se encuentra fuera de tu hogar o se empieza a usar dicho dispositivo con frecuencia, es posible que te pidamos que lo verifiques antes de poder usarlo para ver Netflix o que cambies el hogar Netflix".

Las pruebas en Chile, Costa Rica y Perú

La empresa californiana introduce así el concepto "hogar Netflix" que en caso de España aparece poco desarrollado, pero que cambia en aquellos países —Chile, Costa Rica y Perú— en los que la plataforma ha estado probando desde el pasado verano cobrar un importe adicional por las cuentas compartidas. "No son transparentes y no hay datos de cómo están funcionando en los países en los que se está probando", recuerda Arias. 

No obstante, este fenómeno se "desplegará" en más países tal y como anunció la compañía durante la presentación de sus últimos resultados a mediados de enero. En Europa, según detalla Neira, se estaría barajando la cifra de "unos tres euros": "Esto le supondría a un persona que comparte una tarifa premium —de 17,99 euros al mes— con otras tres personas un gasto de unos 7,5 euros. Y ahora mismo Netflix está ofreciendo opciones más baratas como el plan con publicidad —5,49 euros— o el básico —7,99 euros—". 

Por el momento, tanto en Chile, Costa Rica y Perú, en el apartado "hogar Netflix" se matiza que "las personas que no están en tu hogar deberán suscribirse para abrir su propia cuenta y así poder ver Netflix" y también se introduce el concepto de que el usuario debe "iniciar sesión y ver Netflix en la app o el sitio web mientras estás conectado a la red wifi de la ubicación principal al menos una vez cada 31 días". Sí, prácticamente lo mismo que figuró durante horas de forma extendida en más países, lo que demuestra que tan error no fue. 

En más 100 millones de hogares se comparte la cuenta de Netflix

Lo que está claro de todo este culebrón es que Netflix quiere acabar con esta práctica. ¿Los motivos? La compañía cifra en que el uso compartido de cuentas en la actualidad supone más de 100 millones de hogares. Y esta cifra estaría socavando su capacidad a largo plazo para invertir en su servicio y para desarrollar su negocio. 

Tal y como explica Mercedes Medina Laverón, profesora del departamento de Marketing y Dirección de Medios de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, detrás de esta cifra se esconden todos los problemas: "¿Cuántas de esas son suscripciones reales? Mucho me temo que mucha gente está viendo los contenidos sin pagar una suscripción". "A Netflix no le salen las cuentas. Es la número uno porque fue la primera y cambió las reglas de juego pero su catálogo de contenido parece hecho para engrosar el endeudamiento", reconoce esta experta que también apunta que "se está cargando su modelo de negocio" con decisiones como la incorporación de la publicidad. 

"Netflix está intentando ver de qué manera sacar rendimiento a esos 100 millones de cuentas. Y acabar con las cuentas compartidas será la culminación de años de pruebas", admite Neira. Esta profesora también apunta que el problema que tiene ahora mismo la empresa es que "Wall Street lo está mirando con lupa" y "tiene que demostrar que tiene una tesorería eficiente". 

"Netflix ha producido por encima de sus posibilidades. Ahora ya están recogiendo un poco de cable y se están produciendo muchas cancelaciones, incluso entre series que les han funcionado bien, porque es necesario recortar gastos", explica Arias que también señala a otros movimientos en la compañía como el nuevo plan de publicidad o las subidas de tarifas. Este periodista sostiene que el problema aquí reside en que todas estas empresas de la industria del streaming "viven con el objetivo de un 15-20% de beneficios" y "esos márgenes eran posibles o plausibles en contextos como al inicio del mercado o en momentos como la pandemia, cuando se disparó el consumo, pero ahora es muy difícil".

El resto de plataformas no impone casi límites a compartir cuentas

Con este escenario y ante una medida tan polémica, los ojos se han puesto en el resto. ¿Harán lo mismo? "Todo dependerá de cómo lo haga Netflix y cómo le vaya", señala Arias. "En el streaming se nota muchísimo el factor contagio y cuando algo cristaliza en un área termina cuajando. Pasó con la televisión a la carta o con levantar del catálogo contenido para venderlo a tercero", asegura Neira que apunta que lo difícil aquí es "abrir el camino sobre todo cuando la decisión es impopular". Más dudas le genera a Medina Laverón: "No me imagino mucho a las otras plataformas haciendo esto". Para esta experta, también es clave cómo cuenta cada una sus usuarios ya que tiene la impresión que el resto "están hablando de suscripciones de verdad" y Netflix no. 

Por el momento, ni Amazon Prime Video, Apple TV, Disney+, HBO Max o Movistar+ hacen referencia a no poder compartir cuentas. Estas cinco plataformas permiten la creación de múltiples perfiles en la misma cuenta y varias reproducciones simultáneas. "Todas tienen el límite de la unidad familiar, aunque hagan la vista gorda", reconoce Neira. 

Apple TV, que permite hasta seis perfiles, explica que se puede tener en común con "familiares". Matiz que también hace HBO Max: "familiares directos o personas con las que conviven". En el caso de Movistar+ establece que se podrá hacer con "miembros de la familia" y es la única que hace referencia a la localización ya que permite tres reproducciones simultáneas en hogar (dos si es en Movistar Lite) y solo una fuera. 

La huida de usuarios

Lo que sí que está claro es que todas estarán pendientes de cómo le vaya a Netflix en esta aventura. De primeras, los californianos son conscientes de que se perderán usuarios. Aunque oficialmente no hay ningún balance, alguna que otra encuesta reciente ya muestra que el montante puede ser considerable. El pasado mes de octubre, el informe sobre las audiencias de las OTT’s en España de GECA ya reflejaba que la imposibilidad de compartir cuentas fuera de casa podría afectar a más del 40% de los usuarios

En enero, el barómetro TV-OTT de Barlovento apuntó un poco más ya que aseguró que el 61,3% de las personas que usan Netflix lo hacen en una cuenta compartida. ¿Y si la plataforma acabase con esta práctica? El porcentaje que responde que finalizaría su suscripción es del 58,7%. "Más que perder usuarios, lo que le preguntaría a Netflix es si realmente estos usuarios son suscriptores", admite Medina Laverón que insiste en que a los californianos "les falta transparencia: cuantos pagan la cuota o qué audiencia tiene cada producto". Un 14,8% afirma que pagará un extra para poder seguir utilizando el servicio en las mismas condiciones, un 14,6% responde que pagaría una suscripción propia con las mismas características y el 11,8% reconoce que se abonará a la suscripción con publicidad por ser más barata.

En el caso del resto, el porcentaje de finalizar la suscripción en el caso de acabar con la práctica de cuentas compartidas es similar. Entre los usuarios de HBO es del 63,7%, entre los de Amazon Prime Video del 64,1%, entre los de Disney+ del 66,8% y en el de Movistar+ del 65,9%, que además, es la plataforma que tiene menor proporción de usuarios que comparten su cuenta: un 24,9%.

"Lo que va a ser muy interesante es que se va a testar cómo de imprescindible es la oferta de Netflix. Más allá de que su contenido sea bueno o malo, ha conseguido convertirse en creación de modas", explica Neira que también apunta que "la gente infravalora lo importante que es Netflix en su vida" ya que "el resto no estrena tanto". Para esta experta, quizás con este movimiento se abra una nueva forma de consumir estos productos audiovisuales: "Nadie tendrá Netflix contratado todo el año. Y esto provocará que la batalla del streaming sea mucho más cruenta".

"Es una medida impopular", sostiene Arias que apunta que "en un primer momento va a perder usuarios, pero el mercado es tan cambiante que todo depende". Este periodista admite que si esta decisión la hubieran tomado antes "a lo mejor no le hubieran acarreado tantos problemas". 

¿El regreso a la piratería?

Ante esta huida de usuarios, muchos se cuestionaban estos días en redes sociales si acabar con esta práctica podría revivir otra ya prácticamente erradicada, por lo menos en España: la piratería de contenidos audiovisuales. "Siento que no hay suficientes servicios de transmisión que sean humildes sobre el hecho de que tuvieron éxito porque eran asequibles y más convenientes que piratear, y seguirán haciéndose más caros y menos convenientes hasta que todos vuelvan a piratear todo", tuiteó el pasado miércoles la youtuber Jenny Nicholson. 

"Lo cierto es que la práctica de la piratería está viviendo un repunte, sobre todo porque hay demasiada oferta y poca gente se puede permitir estar suscrito a todas las plataformas", reconoce Neira que apunta que "este revival" es ya "una tendencia" desde hace un par de años. Más contundente es Medina Laverón: "Si se puede hacer, se va a volver a hacer". 

Crónica de una medida anunciada

¿Un Netflix para ricos y otro para pobres? La letra pequeña de la nueva oferta de 5,49 euros

¿Un Netflix para ricos y otro para pobres? La letra pequeña de la nueva oferta de 5,49 euros

A pesar de las críticas y posible huida de usuarios, lo cierto es que este plan de la compañía californiana de eliminar la práctica de las cuentas compartidas no debería pillar por sorpresa a prácticamente nadie porque llevan cebando la decisión durante bastante tiempo. Primero fueron rumores y después, durante el último año, fueron avisos durante las presentaciones de resultados. 

El último se produjo este mismo mes de enero. Durante la presentación de su informe de ganancias del último trimestre, en el mismo acto en el que Reed Hastings renunció a su cargo como CEO tras dos décadas al frente de la empresa, ya se indicó que el uso compartido de contraseñas se implementaría "más ampliamente" hacia "finales del primer trimestre de 2023". Es decir, durante algún momento del mes de abril. 

Y la cosa no terminará aquí ya que este año podría complicarse aún más para los usuarios de Netflix. Además de enfrentarse a dejar de compartir la cuenta, cabe recordar que la plataforma suele actualizar el precio de sus tarifas tradicionalmente cada dos años. La última vez en España se produjo en octubre de 2021. Es decir, tocaría a finales de 2023. 

Más sobre este tema
stats