La portada de mañana
Ver
Las sombras en la instrucción del ‘caso Begoña Gómez’ se ciernen sobre el juez Peinado

Medios

TVE: del mejor Telediario del mundo al desplome de audiencia y el hartazgo de los periodistas

La asamblea de redacción del pasado miércoles y la repulsa a las contrataciones externas vienen a sumarse a las múltiples denuncias que recaen sobre Julio Somoano y su equipo de dirección. Julio SomoanoEl contraste con la redacción puesta en pie aplaudiendo a Fran Llorente el día de su despedida como director de Informativos es solo una expresión gráfica y sonora entre dos etapas casi antagónicas: una primera dominada por premios profesionales y apoyo de la audiencia, y la actual, marcada por denuncias externas e internas por mala praxis profesional y abandono de espectadores. ¿Qué ha ocurrido para llegar a esta situación en menos de dos años?

Casi todos (críticos y comentaristas de televisión, estudiosos universitarios y periodistas de dentro y fuera de TVE) coinciden en el cambio de normativa para la designación de los máximos rectores de la televisión pública como origen principa. Pasar de ser elegidos por acuerdo de dos tercios del Parlamento (lo que obligaba al consenso político) a ser nombrados por la decisión de un solo partido convierte a los nominados en rehenes de su patrocinador; de ahí a la dependencia –cuando no servidumbre– política hay un pequeño paso. Dentro de ese marco se producen, además, enormes diferencias personales y profesionales entre los directores que encabezan una y otra etapa. Fran Llorente es un periodista "de la casa", donde comienza con una beca de formación, es posteriormente jefe adjunto de Cultura , y en 1994 se encarga de la dirección de "La 2 noticias" (que presenta tras la marcha de Lorenzo Milá a Estados Unidos). En 2004 es nombrado director de Informativos, puesto en el que es refrendado tras el cambio de normativa en 2007. Al tomar posesión declara que sus objetivos son "la independencia, pluralidad y regeneración ética y democrática", afirma que pretende una "dirección más colegiada" y se define "alérgico a dar instrucciones". "Yo –decía– marco criterios; tengo la obligación de designar personas, pero luego que cada uno desarrolle la información con su propia profesionalidad". Y remarcaba: "Es la oportunidad que nos han dado a la gente de la casa para convertir los informativos de la cadena pública en eje de la 'televisión de calidad' y demostrar que se pueden elaborar telediarios objetivos y plurales social y políticamente".

Un perfil bien distinto del de Julio Somoano, de quien se puede decir que nació jefe, ya que a los 26 años fue designado director del matinal de Radio Nacional. Vinculado al PP y al Opus Dei –Ana Botella fue su madrina de bautizo, y su tío-abuelo, José María Somoano, estaba considerado la mano derecha de Escrivá de Balaguer– redactó, ya en 2005, un tratado sobre Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales. Integrado en la Telemadrid de Esperanza Aguirre, como responsable del Telenoticias 2, se alineó con el autodenominado "lado oscuro", grupo de directivos entusiastas de la "Teoría de la conspiración" sobre los atentados del 11-M, y defensores a machamartillo de las directrices del PP. Su llegada a TVE fue saludada con más de un 70 por ciento de rechazo en el referéndum interno que le demandaba una “declaración en la que desarrolle las directrices informativas y de organización de su proyecto”. Ante lo que el nuevo directivo se limitó a declarar: “Muchas gracias por todos los apoyos. Me dejaré la piel por una TVE con información objetiva, plural y de calidad”.

Coincidiendo con el relevo en la dirección se produjo la entrega de los Premios Iris, otorgados por la Academia de la Televisión por votación de sus socios; un acto que se convirtió en todo un homenaje al equipo cesado y a su principal responsable. En el transcurso del mismo, Jordi Évole, premiado por Salvados, se preguntó "¿Cómo es posible que, cada vez que cambiamos de Gobierno, cambien los directivos de Televisión Española? Es que no pasa solo en TVE: también en las autonómicas, en las locales, en ayuntamientos... Llevamos 35 años de democracia y hay políticos que no han entendido que las televisiones públicas no son suyas. Me hago tantas preguntas que tendremos que hacer un Salvados para explicarlo". Las menciones al trabajo de Fran Llorente y su equipo continuaron con el premio a mejor canal temático, que recayó en el Canal 24 Horas. En la intervención, sus responsables agradecieron a Llorente haber llevado a “los servicios informativos a su listón más alto” y haber demostrado que la “valentía no es solo cosa de superhéroes”. Los elogios fueron rematados por Ana Pastor, mejor presentadora por su trabajo en Los desayunos de TVE. De Llorente dijo lo siguiente: “Ha dignificado nuestro trabajo, nos ha convencido a todos de que los informativos le tienen que gustar a los ciudadanos, no a los políticos. Y que solo hay una clave para ser valiente en las entrevistas. Tener un jefe a la altura, y él lo ha estado durante muchos, muchísimos años".

En contraste, Julio Somoano recogió en febrero de 2013 el Premio Nacional de Televisión correspondiente al año 2011, que concedió el Ministerio de Cultura, por "el tratamiento escrupuloso de la diversidad de la opinión como reflejo de la pluralidad social, el trabajo siempre atento a la dimensión ética y de valores, así como la altísima calidad profesional de sus equipos, el continuo perfeccionamiento técnico y, específicamente, el tratamiento cuidadoso de la información cultural". El galardón fue criticado por el PP al ser concedido, pero en la entrega –a la que Somoano había invitado a Llorente para que estuviera entre el público– el ministro Wert dijo que era "un premio a la independencia de Televisión Española, sin citar el año al que corresponde el galardón ni el equipo que dirigía los Informativos de TVE.

El estilo Somoano

La primera respuesta del nuevo director, ante el rechazo mayoritario de los periodistas de TVE, fue por la vía de los hechos: durante el verano de 2012 se produjeron los ceses de más de cincuenta cargos intermedios de Informativos, entre editores, jefes de área, adjuntos... Entre los más llamativos, los de Xavier Fortes (responsable de La noche en 24 horas), Alicia Gómez Montano (directora de Informe Semanal), o Ana Pastor (cabeza visible de Los Desayunos de TVE), a los que hay que sumar "la huida" a la SER de Pepa Bueno, editora y presentadora del Telediario 2. El nuevo equipo provoca un primer y llamativo escándalo al relegar la Diada de Cataluña de 2012 (la más nutrida de la historia) en los noticiarios de TVE, mientras abre informativos y portadas del resto de los medios. A partir de aquí, siguen una serie de actuaciones que el Consejo de Informativos critica de manera interna, pero cuya repetición lleva a partidos políticos de oposición a calificar como "manipulaciones y censuras", siempre negadas en el Parlamento por el Presidente de la Corporación RTVE, Leopoldo González Echenique. El deterioro de los Informativos trasciende a la calle, y los espectadores buscan opciones en otras cadenas: los telediarios, que habían completado 57 meses seguidos como los preferidos de la audiencia, pierden cuota de pantalla y liderazgo; de poco sirve sumar a la 1 los que ven el espacio en el 24 horas; en este momento son ya un millón los que han abandonado los telediarios, casi uno de cada tres. Telecinco se sitúa en primer lugar, e incluso Antena 3 supera a TVE en algunas ediciones.

Mientras, la situación interna prosigue un proceso de deterioro y enfrentamiento con la cúpula directiva. La subdirectora Cecilia Gómez cesa, tras conocerse, por error de envío, un mail en que critica al Consejo de Informativos; el órgano de representación de los trabajadores hace público su descontento por el traslado a la madrugada de Informe Semanal, el programa decano de los informativos en televisión, así como las presiones de la dirección para manipular el trabajo de los profesionales. El desencuentro entre redacción y dirección se traduce en cifras por medio de una encuesta en la que dos de cada tres periodistas de los telediarios se mostraba "insatisfecho" con lo emitido. La sección de Sociedad encabezaba las críticas, ya que el 92,3% afirmaba que les encargan temas sin relevancia; un 84,6 se siente presionado por los jefes; un 69% dice no tener libertad para elaborar las noticias, y más de la mitad, que se ha negado a elaborar informaciones por ir en contra de sus principios éticos y profesionales.

Durante estos casi dos años, Julio Somoano ha ido incorporando personas de su confianza –provenientes, en su mayoría de ese "lado oscuro" de Telemadrid– a cargos directivos, pero en los últimos días la situación ha estallado, al saberse que se contrataba personal externo para puestos de redacción, que abordan asuntos del calado social y político de los casos Noos, Bárcenas, Gürtel, actos independentistas en ataluña, etc. Tal y como ha relatado InfoLibre, el Consejo de Informativos promovió una asamblea el pasado miércoles en la que estalló el descontento contra Somoano.

Repulsa profesional

Ante esta situación, nadie de la redacción, ni de los órganos de representación, quiere hacer declaraciones a título personal; no obstante, fuentes del Consejo de Informativos reafirmaban su compromiso "con la información veraz e independiente al servicio de la ciudadanía". Tampoco han querido manifestarse públicamente el anterior director de Informativos, Fran Llorente, ni los miembros de su equipo directivo, aunque fuentes de su entorno han mostrado "un profundo disgusto ante la pérdida de credibilidad y audiencia de un servicio esencial para la democracia". Más explícita se ha mostrado la representante elegida por Izquierda Unida en el Consejo de Administración, Teresa Aranguren. Para esta periodista, de larga trayectoria en medios públicos de comunicación, "la pérdida de audiencia está directamente vinculada a la pérdida de credibilidad, la cuestión no está en que el decorado sea más grande o más luminoso o más moderno, la cuestión está en ganarse la confianza de los ciudadanos... y eso requiere necesariamente independencia profesional , que a la hora de elaborar las noticias el criterio sea el interés informativo, no lo que le viene bien o lo que no conviene al gobierno de turno".

En su opinión, ahí radica la diferencia: "Ese fue el gran logro de la etapa anterior, hacer que la radiotelevisión pública fuese de verdad pública, no del gobierno sino de todos". Algo que los ciudadanos apreciaron enseguida y lo valoraron como lo que era , un elemento clave en la calidad democrática de una sociedad. Se consiguió romper esa idea de que los medios públicos son una especie de apéndice del gobierno o del partido que sustenta al gobierno, "una idea que por desgracia se acepta con demasiada naturalidad, como si fuese algo normal cambiar los informativos porque ha habido cambio de Gobierno...que es lo primero que se hizo nada más empezar esta nueva etapa, se cambió la estructura orgánica, desde el director hasta la mayoría de los jefes de área de unos servicios informativos que eran líderes en audiencia y en prestigio... Es decir, no había razones profesionales que justificasen esa medida, pero había habido cambio de Gobierno... El mensaje quedaba bastante claro", afirma Aranguren. La representante de IU en el Consejo de Administración pone un ejemplo: "No me imagino a un ciudadano británico aceptando como normal el cambio del equipo directivo de la BBC porque ha cambiado el Gobierno. Y en España tampoco debería ser normal. O no deberíamos aceptarlo como normal".

Mientras, en las redes sociales se multiplican los comentarios contra la censura y manipulación informativa de estos tiempos; especialmente críticos son los firmados por trabajadores despedidos de Telemadrid al temer que TVE sufra una deriva similar a la sufrida por ellos y que ha dejado en situación desastrosa a la autonómica madrileña.

Direcciones opuestas

Fran Llorente (2004-2012)

Puesta en marcha de programas de participación y debate: Tengo una pregunta para usted, 59 segundos, El Debate de la 1. Prácticamente todos los mandos intermedios fueron extraídos de la plantilla de TVE. Varios profesionales, promocionados en estos años, fueron fichados posteriormente por otras cadenas.

Bajo su dirección, los Servicios Informativos de TVE, sus programas y sus profesionales recibieron más de 200 premios, entre ellos varios galardones concedidos por la Academia de la Televisión, diversos premios Ondas y TP Oro en sus diferentes modalidades. En 2009 el Telediario Segunda Edición obtuvo el premio internacional de mejor informativo en los TV News Awards, y en 2010 el Global Peace Award, por la cobertura de los conflictos internacionales. En 2011 los Servicios Informativos de TVE en su conjunto fueron reconocidos con el Premio Ondas y con el Premio Nacional de Televisión. En 2012, Fran Llorente fue distinguido con el premio Javier Bueno, concedido por la Asociación de la Prensa de Madrid por su trabajo al frente de los Servicios Informativos de TVE, y el premio Vázquez Montalbán, otorgado por el Colegio de Periodistas de Catalunya, "como referente de calidad, independencia y profesionalidad en el ámbito de los informativos televisivos".

Julio Somoano (2012-hasta la actualidad)

Parte sustantiva del equipo directivo traído de otras empresas (fundamentalmente de Telemadrid y de la radio de la Iglesia); en menos de dos años ha cambiado a varios de los nombrados inicialmente.

Principales críticas recibidas: en las elecciones vascas se quitó la palabra a otro representante político cuando empezó la rueda de prensa del PP, tratamiento tardío y confuso del accidente ferroviario de Santiago de Compostela, reportaje sobre vestimenta femenina "provocadora", información (sic) sobre la oración como mejor recurso contra el paro, relegar a la madrugada Informe Semanal, minimizar y retrasar la manifestación contra el proyecto de ley del aborto, Informe Semanal, manipulación en las declaraciones de Cospedal sobre el caso Bárcenas, omisión de la sentencia que declaraba que no había delito en el escrache a la vicepresidenta del Gobierno, tratamiento del registro policial a la sede del PP y omisión del desplante de los estudiantes al ministro Wert en una entrega de premios.

Más sobre este tema
stats