x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Ana Orantes

Antonio García Gómez
Publicada el 11/10/2017 a las 06:00 Actualizada el 10/10/2017 a las 17:24
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Víctima de género, mujer que denunció los malos tratos que recibía a diario, en su casa, a manos de su marido.

Ana Orantes fue asesinada, quemada viva, por su maltratador infame, por su marido que fue quien la mató.

40 años de matrimonio, 11 hijos. El insulto más suave que recibió, a diario, fue el de que era "un bulto".

Cuando llegaba la hora de que su marido, maltratador y asesino al fin, saliera del trabajo y pudiese llegar a casa, cuando el lo decidiera, a su gusto y discreción, Ana Orantes comenzaba a temblar, y con razón, porque normalmente era golpeada, apalizada y obligada a ser objeto sexual de su maltratador y asesino.

Llevaban dos años separados, aunque vivían en la misma vivienda, ella en la planta de arriba, él en la de abajo. Pero los malos tratos no cesaron... hasta que Ana Orantes los denunció en la televisión de Canal Sur. A los 13 días, su maltratador y asesino, la arrastró al patio, la roció de gasolina y la abrasó.

Fin de la historia, fin de ese horror particular, ¿fin?... de uno más de esos casos que olvidamos fácilmente.

Ana Orantes comentaba que jamás pudo pedir ayuda entre los suyos porque se la denegaron.

Recuerdo que una mujer, conocida mía, ya en su madurez me comentaba cómo a las pocas semanas de casarse, al intentar tomar algunas decisiones en la casa común del matrimonio, en la que vivían, cuidados por esa señora por cierto, los padres de su marido, recibió un bofetón de su suegro que le espetó: "Que ella en esa casa era el último mono y que no pintaba nada, y que por lo tanto no se le ocurriera decidir sobre nada". Este bofetón lo recibió delante de su marido que se calló.

Esta mujer, corrían los años 50, corrió a su casa familiar para contárselo a su madre. No quería volver con su reciente marido ni con la familia del mismo. Su madre la devolvió con genio asegurándole que no se le volviera a ocurrir tamaña tontería. Su deber era obedecer al marido y aguantar.

Esa señora aguantó hasta que murió, amargada y triste, y lo único que escuchó de "bonito" era aquello de "tú eres tonta y no sabes nada".

Hace 20 años del crimen de Ana Orantes.

A diario miles, millones de mujeres tiemblan cuando saben que su compañero, su pareja, su marido... va a llegar a casa.

Y no conviene olvidarlo, también a diario.
________________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • abuelita2 abuelita2 13/10/17 19:16

    Muchas gracias Antonio por acordarte de este tema tan doloroso en este triste aniversario. En esta vorágine de noticias sobre Cataluña, bien está que alguien tenga tu sensibilidad para acordarse de que siguen pasando cosas (porque siguen pasando) tan horribles como lo de Ana Orantes.
    Fue una gran mujer que pagó con su vida el dar visibilidad a un problema del que nadie quería hablar. Ni soy familia ni la conocí, pero siempre que pienso en ella me recorre un escalofrío de pena y de solidaridad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.