X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Feminismo y pseudofeminismo

Jordi de Cambra Bassols Publicada 08/03/2018 a las 06:00 Actualizada 07/03/2018 a las 20:14    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

(Como contribución a la huelga feminista del 8 de marzo. En el cincuentenario de las revueltas de 1968. Dedicado a mi hija).
 
“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”

Rosa Luxemburgo

“Descubro en las llamadas cualidades femeninas las huellas de un principio de realidad enfrentado al capitalista”
Herbert Marcuse


Limitar la reivindicación feminista a competir por la igualdad de mujeres y hombres en la detentación del poder político (por ejemplo, ministras/os), económico (consejeras/os de administración), social (secretarias/os generales de sindicatos) o cultural (directoras/es de cine), no sólo no combate la esencia del poder establecido sino que lo reproduce utilizando sus propios medios de competitividad agresiva machista y sirviendo a sus mismos fines de dominación. Por el contrario, el feminismo genuino lucha por una distribución equitativa del poder que permita compartirlo, reivindicando la participación real en la toma de decisiones de todas las mujeres y de todos los hombres (sin distinciones ni privilegios de ningún tipo entre ellas y ellos ni dentro de cada uno de los dos respectivos colectivos). Esta lucha por la autogestión deliberativa y participativa, por una parte, está al servicio de la liberación respecto a las relaciones de poder existentes en todas las instituciones sociales (desde la familia y la escuela hasta la empresa y el Estado); y, por otra parte, tiene por objetivo la disolución del poder como dominación (de género, de clase…) y como producción/reproducción de las desigualdades políticas, económicas, sociales y culturales. El feminismo propone un cambio de paradigma, no una mera reforma pseudofeminista del modelo vigente.

Para esta lucha, la educación es un medio fundamental y fundamental es el papel de las mujeres si aprovechan su privilegiada posición como agentes de socialización (contradictoria y paradójicamente la otra cara de la moneda de la distribución desigualitaria y sexista de los roles sociales propia de la sociedad patriarcal capitalista): en la familia, por su mayor dedicación e influencia sobre los hijos; y, muy especialmente, en la educación primaria, en la que las maestras ocupan las plazas con abrumadora mayoría. Sin limitar el papel de las mujeres al ámbito educativo (piénsese, por ejemplo, en la importancia de la mujer en la lucha medioambiental), hay que destacar las oportunidades de transformación social que tienen las mujeres en la fase esencial y determinante del proceso de socialización infantil para el aprendizaje e interiorización de valores y, por tanto, para promover una ética que cimente la liberación respecto al sistema de poder establecido y respecto a las desigualdades vigentes, incluida, pero no exclusivamente, la desigualdad entre hombres y mujeres. Lamentablemente la mayoría de mujeres, como la mayoría de hombres, no están dispuestas a luchar por estos ideales genuina y cualitativamente transformadores. La división entre las muy pocas mujeres y los muy pocos hombres que luchan por un cambio de paradigma es un grave error conceptual y estratégico, y sólo favorece a la reproducción de la sociedad patriarcal capitalista.

Hay actualmente un cierto pseudofeminismo que, en lugar de ser un elemento clave de la denuncia del poder establecido (como lo han sido y lo son otras manifestaciones del feminismo genuino desde sus orígenes), es una lucha por el poder en cualquier nivel y ámbito. Poder que es concebido y aceptado acríticamente como un hecho dado, incontestable e inmodificable. De otro lado, su misandria indiscriminada y discriminatoria es una forma más de populismo demagógico, combinado con sexismo, al servicio de una minoría de mujeres privilegiadas que compiten por el poder con aquellos hombres (y, aunque muchas menos, mujeres) que lo detentan y con quienes este pseudofeminismo comparte un autoritario y patriarcal anhelo de poder.

El sexismo y las desigualdades patriarcales entre hombres y mujeres no se combaten con sexismo y desigualdades de signo contrario, sino con alternativas que promuevan la abolición del sexismo y de las desigualdades. Lo cual no está reñido con la necesidad de exigir la igualación real (y no sólo legal) de derechos, obligaciones y libertades de hombres y mujeres. Pero esta igualación sólo se podrá realizar efectivamente para todas las mujeres (y no sólo para una minoría de ellas) si se transforma cualitativamente el modelo social, económico y político vigente. En este modelo, por ejemplo, no habrá una igualación salarial real mientras el omnipotente “mercado” continúe obedeciendo a la “ley” de la oferta y la demanda de fuerza de trabajo; oferta y demanda que están condicionadas por la discriminación patriarcal capitalista de las mujeres en el actual sistema social, económico y político, en el que, además, existen grandísimas desigualdades entre las propias mujeres… aspecto que se olvida demasiado a menudo en el pseudofeminismo.

La igualación en derechos es una importante meta parcial por la que lucha el feminismo pero es preciso tener presente desde el principio la necesidad de una transformación cualitativa del modelo vigente. La liberación de la mujer no ha de entenderse meramente como la igualación en derechos sino como la instauración de nuevos valores y necesidades humanas que contradigan las relaciones sociales y el productivismo/consumismo destructivos existentes. Sólo así se podrá realizar la liberación de la mujer y sólo así la liberación de la mujer podrá dar paso a la liberación del hombre y de la sociedad en su conjunto. Una mujer nueva y un hombre nuevo en un nuevo mundo.
______________

Jordi de Cambra Bassols es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 08/03/18 13:42

    Magnífico artículo que profundiza en la clave fundamental de qué es el feminismo: una ideología transformadora del modelo existente. Eso debe ser algo común, como un tronco del que como ramas parten los diferentes “feminismos” con sus reivindicaciones propias sociales y culturales. En caso contrario, bajo la apariencia de feminista solo se estará contribuyendo a perpetuar el sistema poniéndole maquillaje de igualitario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ambón Ambón 08/03/18 09:48

    Excelente escrito que deja al descubierto el corazón de la desigualdad, o su falta de corazón.

    Ha bastado leer sus dos referentes citados para saber que el tema tendría profundidad y no se trataba de una nueva capa de pintura, hoy violeta por el color que han elegido las huelguistas.

    Estoy de acuerdo con usted y con todas las nujeres haga o no huelga este día, si cada vez somos mas, cada vez nos faltan menos

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Orlinda Orlinda 08/03/18 13:47

      Respecto al color violeta, parece ser que su elección se debe a que era el color del humo que desprendía al arder la fábrica aquella donde fueron quemadas las trabajadoras por su patrón un 8 de marzo, suceso que dio lugar a la conmemoración del día de hoy.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • vaaserqueno vaaserqueno 08/03/18 09:38

    Totalmente de acuerdo, el sistema patriarcal no solo nos constriñe a nosotras, se extiende a todas y cada una de las estructuras y relaciones sociales y las mujeres no somos ajenas a la cultura que lo propaga. El binomio poder-abuso/sumisión-víctima se repite en todas y cada una de las estructuras de la sociedad, lo estamos viendo en las escuelas y en los centros de trabajo. Cambiar este sistema es la lucha feminista, cada uno y cada una desde sus ámbitos de influencia.
    Un saludo y esta tarde a la mani.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre