X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Mamá, no quiero ir al 'cole'

Jesús Moncho Publicada 16/04/2018 a las 06:00 Actualizada 13/04/2018 a las 18:11    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

La madre no sabe qué hacer; se inquieta, se enfada. Su niño le dice, de buena mañana, que no quiere ir al cole. ¡Mira tú, si estamos para consentir!, piensa la madre. El chico, al final, pone morros, calla. Ni siquiera sus reclamos de que le duele la barriga o la cabeza han servido para nada. En la escuela o el instituto hay una dura realidad para él. Día a día, el silencio es el triste compañero de un castigo implacable, nunca buscado: el escarnio y los golpes de algunos compañeros, el bullying, el acoso escolar. De un 10 a un 13% de la población escolar escrutada entre 12 y 18 años sufre acoso escolar. Los medios de comunicación nos transmiten intermitentemente noticias sobre esta realidad, algunas en tono suave: «queremos un patio de la escuela donde todo el mundo pueda jugar»; hasta las más llamativas o escalofriantes: «presunta violación grupal de un niño de 9 años en un colegio de Úbeda».

En un escenario en el que algún actor, un muchacho o muchacha, ha perdido presencia y efectividad (es decir, no rinde académicamente, no es buen compañero/a ni muestra generosidad, es competitivo e intolerante ...), trata de sobresalir usando la violencia, poniendo en marcha el acoso contra quienes cree que son más vulnerables: es la cobardía de los incapaces.

La víctima sufre en silencio. Día a día. Nadie quiere hablar de ello. El agredido calla por miedo. Los compañeros espectadores no dicen nada por miedo a convertirse en las próximas víctimas. El agresor, porque no reconoce sus actos. El sufrimiento callado y no compartido es el peor de sobrellevar. Taladra, quema, produce inmenso dolor. La institución escolar, sin embargo, sigue su ritmo, tal vez inconsciente a algunos pequeños (o grandes) dramas diarios entre las aulas y patios del centro.

No tardan en aparecer los síntomas, el chico acusa cansancio emocional, se aísla, no sale, no se junta con nadie, se vuelve hosco. Ha perdido autoestima, la ansiedad le gana. ¿Qué pasa?, la madre se pregunta, pero no sabe nada, ni por qué. Nadie habla.

Todos, afectados, espectadores, cuidadores, estamos llamados a hablar, a manifestar y poner sobre la mesa la situación. Sin dilación de tiempo. Se requiere una solución inmediata, siempre de la mano de profesionales. No debemos hacer oídos sordos (como desgraciadamente algunos profes o centros en alguna ocasión han hecho). Porque el dolor sume y deshace a las personas afectadas. El tiempo corre. No podemos permitir que la violencia, la triste arma de los incapaces, impere.


Jesús Moncho es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



6 Comentarios
  • AMP AMP 16/04/18 11:12

    Jesús, hace mucho tiempo que impera lo de cada cual a su bola y a mí no me afecta. Y estas son las consecuecias. El compromiso como ciudadano ante la arbitrariedad y la injusticia está bajo mínimos.
    Fíjate que ya Manolo Escobar, allá por los sesenta, decía en una de aquellas canciones: Cada uno va a lo suyo, ya no existe humanidad... Y ya hace rato de eso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • JJJ JJJ 16/04/18 10:37

    Exponer la situación ya es empezar a encontrar una solución.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 16/04/18 06:55

    Con su artículo, muy necesario, pone sobre el pupitre, por seguir en un escenario escolar, el drama que bien describe: el acoso escolar, en esa edad escolar: ¡ terrible! y en ese marco de convivencia que debería ser más placentero y se convierte en ese infierno para quien/ quienes lo sufren. ¿ Cómo evitarlo?: no tengo respuestas. Lamentable ese clima de violencia, del que todos somos responsables. La tarea de educar es de todos y el velar por el cuidado también tarea de todos. Es mi simple visión.
    Gracias por su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    3

    • platanito platanito 16/04/18 08:53

      Mi hijo segundo lo sufrió con 10 añitos. Una genial profesora le enseñó que su inteligencia triunfaría sobre la fuerza bruta. Y aprendió la lección y hoy surfea la vida con mucha elegancia. Pienso que esa fue una gran labor de buena profesora. Detectar y aconsejar, amén de castigar a los verdugos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      6

      • Jose Velasco Jose Velasco 22/04/18 14:33

        El problema del acoso es principalmente debido a la falta de cualificación profesional de los profesores para resolver estas situaciones. Máxime cuando han perdido autoridad para tomar medidas directas contra los acosadores, a veces un simple vete a tu casa porque yo lo digo sería suficiente. Pero las leyes basadas exclusivamente en el "buenismo" dan manga ancha a los acosadores.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • M.T M.T 16/04/18 09:06

        Chapeau! Me alegro por su hijo. Muy buen comentario.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.