X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cultura

Pilar Urbano: "La justicia no puede permitir que se construya una operación para salvar a la infanta"

  • La periodista traza en La pieza 25 una crónica de las maniobras de Estado que evitaron la condena de Cristina de Borbón y Grecia por el caso Nóos
  • El volumen se basa en el estudio de los 71.000 folios del sumario y la intrahistoria del proceso, contada por el juez instructor José Castro
  • "El fiscal Pedro Horrach ha abandonado la carrera voluntariamente, pero tendrían que haberle obligado. Esto es de locos", denuncia Urbano

Publicada 23/11/2017 a las 06:00 Actualizada 22/11/2017 a las 21:04    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13

La periodista Pilar Urbano.

La periodista Pilar Urbano.

La esfera de los libros
"Yo siempre pensé, e incluso se lo dije a [el fiscal Pedro] Horrach, que la infanta, para mí, no solo estaba en el ajo de la trama y sus enjuagues, sino que era la eminencia gris". Son palabras de José Castro, juez instructor del caso Nóos, a la periodista Pilar Urbano. Y palabras, desde luego, no escatima. En La pieza 25. Operación salvar a la infanta, la autora de libros como La gran desmemoria entrevista largamente al magistrado, por el que no oculta su admiración. El objetivo: trazar una crónica de las maniobras de Estado que salvaron a Cristina de Borbón y Grecia de pisar la cárcel. El resultado es un volumen de casi 600 páginas al que Urbano ha querido dar un aire de thriller legal. No le faltan elementos. 

Desde la primera aparición documental del Instituto Nóos en el caso Palma Arena, en una carpetilla perdida, a las oscuras reuniones en Zarzuela, todo parece casi ficción. ¿De verdad tienen razón los amantes de las conspiraciones? Tanto la periodista como el juez sostienen que sí. "Se decide que la infanta no puede sentarse como imputada, no puede pasar al juicio oral como acusada y no puede ser condenada. Entonces el fiscal se transmuta en la defensa", sostiene la autora. Y, si las órdenes venían de arriba, como sostienen ambos, Urbano ve al rey, al presidente del Gobierno y al Ministerio de Justicia en lo alto de la escalera. Con humor, y casi sin voz, la periodista bromea: "Y si me meten en la cárcel, pues así tengo tiempo para escribir. Estaremos todos excepto algún emérito". 

Pregunta. ¿Pone en solfa este caso la misma idea de independencia de la justicia?

Respuesta. La justicia no puede hacer sentencias salomónicas, y aquí las ha dado. La justicia no puede permitir que un fiscal, que es el acusador, se convierta en el defensor de la infanta. La justicia no puede permitir que se construya y se lleve a cabo una operación para salvar a la infanta en la que entra la Fiscalía como guionista de los abogados defensores. Horrach ha abandonado la carrera voluntariamente, pero tendrían que haberle obligado porque ha estado poniendo palos en las ruedas e impidiendo que un juez practique diligencias, como era interrogar a la infanta. Esto es de locos. Y esa operación afecta a la Zarzuela, que llega a decirle al juez que acabe con ese martirio. Es una injerencia intolerable.

P. Describe al fiscal Pedro Horrach como “un mastín”... hasta que se convierte en un “funcionario obediente”. ¿Qué o quién hace que se produzca este cambio?

R. Según él, por convicción [de la inocencia de la infanta]. Pero no hay elementos para esa convicción. Lo más lógico, lo más demostrable, es que él, estatutariamente, puede recibir una indicación de arriba, de la Fiscalía, de sus jefes. Y tiene la obligación de obedecer. Pero claro, se lo tomó tan a pecho que llega a ser el alfil de la infanta. Llega a hacer lo que no se ha hecho nunca en la historia de la justicia: que un fiscal se oponga a que un juez quiera practicar una diligencia. Es más, el fiscal tiene una conversación con Castro, que aquí se narra —y que el fiscal grabó pero no puede exhibir, porque es casi una invitación a prevaricar—, en la que Horrach dice: “Mira, nosotros no recurrimos a cambio de que tú sobreseas a la infanta”. ¿Cómo “a cambio de que”? El fiscal también le dice: “Te propongo que la infanta comparezca voluntariamente”. Y el juez: “No, no. Comparece porque yo la llamo, y como imputada”. Hubo una estratagema del fiscal que no fue nada clara. 
 

P. Cuenta cómo Horrach desarrolla una estrategia para salvar a la infanta, que publica Interviú. ¿De dónde sale ese plan?

R. Él dice que esas son sus reflexiones, y las entrega al fiscal jefe de Anticorrupción, Antonio Salinas. Pero todo apunta a que, por lo que se ha instruido, él no puede deducir que la infanta esté al margen. ¿Él está pensando que es tonta, que la han tenido amordazada, que ha firmado a ciegas? Justamente, en el interrogatorio demuestra un dominio de la situación y un saber zafarse de 1.060 preguntas enconadas, de callejón estrecho. Demuestra ser muy inteligente. Y en toda la estructura de Aizoon figura donde no tenía que figurar, y toma decisiones. No era un muñeco, no era un florero. Están los e-mails, las facturas, los gastos, el dinero recibido. Tú no puedes llegar [al juicio] y decir: “Uy, eso lo estoy viendo ahora por primera vez”. Sin ella, su marido no habría podido llamar a ciertas puertas y obtener doblones, tener acceso a tantos consejos de administración. ¿Usted no se enteraba de que su marido traía los sacos llenos de dinero, y que vivían a un ritmo que asombraba al mismo príncipe Felipe?

P. ¿En qué momento se produce el cambio de actitud de la Fiscalía?

R. En el momento en que el juez, en una comida en el bar Plaza junto a María Ángeles Berrocal, que era la abogada del Gobierno de Baleares, les anuncia que tiene el borrador del auto de imputación de la infanta. Entonces el fiscal dice que no va a acusar, aunque es su principal papel, y que tiene que ir a consultarlo a Madrid. Cuando vuelve, ya dice: “Me tengo que oponer”.

P. Habla de una conversación en la que participan el rey emérito, Mariano Rajoy, Alberto Ruiz Gallardón como ministro de Justicia, el fiscal del Estado y el jefe de la Casa del Rey. ¿Es esa la última pieza del plan?

R. En realidad, es una de las primeras. Entonces se dice, no ya que no se puede llegar a la infanta, sino que no se puede llegar a Urdangarin. Lo que pasa es que Urdangarin sale rebelde: “No he hecho nada, no devuelvo el dinero, no acepto el abogado que me ha buscado el rey…”. Es entonces cuando el rey emérito advierte: “Si actuáis por vuestra cuenta, os quedáis solos”.

P. ¿Cuál considera que es la última pieza del plan?

R. Que recurren y consiguen que, de 20 delitos que se le imputan a la infanta como cooperadora necesaria e indispensable, queden 2 delitos fiscales. Ahí ya se ha conseguido influir. La justicia, desde luego, no queda bien parada. Aunque el juez sí, y algunos abogados defensores.

Los grandes poderes se han defendido atacando con toda su fuerza y todos sus medios, utilizando incluso al CNI, policías y parapolicías, con escuchas telefónicas… Y tendiéndole una trampa al juez. Hay un momento en que [el abogado de la infanta, Miquel] Roca propone a Castro encontrarse con él, pero en un lugar discreto, al abrigo de las miradas de la prensa. El juez Castro dice que recibe al señor Roca cuando quiera, pero en su despacho. Y deja pasar el tema. Pero, cuando sabe, año y medio después, que justamente a Roca Manos Limpias le estaba pidiendo dinero, pensó que se trataba de una estrategia para ponerle en una posición comprometida y pedir la recusación. Eso lo elevó al juez [dela Audiencia Nacional Santiago] Pedraz, que no hizo ni caso.

P. Usted alaba la postura de Felipe VI durante el caso. ¿Por qué?

R. Es el que ha dicho: “A la infanta, que se la trate como cualquier justiciable”. El fiscal general le dice: “No podemos, porque nos hemos comprometido con el rey”, refiriéndose al emérito. Y Felipe VI contesta: “El rey soy yo”. Le quitó el ducado y la apartó de la foto, de la agenda real… y del museo de cera. Le quitó lo que podía quitarle, porque lo que no puede es imponerse a la justicia. Le aconseja que renuncie a sus derechos sucesorios y le da a entender claramente que no debe estar en España, y tampoco tan cerca, en Portugal. Le impone una lejanía... Ha sido exquisito. Y no puedo decir lo mismo de su padre.

P. ¿La acción de Felipe VI limpia la actuación previa de la Casa del Rey?

R. La Corona tiene una abolladura, porque el caso Nóos ocurrió por ser la hija del rey, por ser el yerno del rey, y con la ayuda del rey. ¿Por qué, de pronto, Iñaki Urdangarin cuelga la camiseta y le vienen 100 o 125 empresas a que las asesore? ¿Qué entiende él de Volvo, de Toyota, del BBVA, de Cepsa, de Repsol, de inmobiliarias…? Es muy fuerte. “Por ser vos quien sois”. Tardíamente, el rey le llama la atención y le envía a un emisario, al conde de Fontao. Pero le advierten de que no vaya en nombre del rey; él decía: “Vengo en nombre de la Casa”. ¿Qué es “la Casa? ¿Unas paredes que hablan? ¿Unos ladrillos? 

P. ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de este libro para el juez Castro?

R. Él ya ha cumplido sus años para el retiro, y está cerrando las piezas del Palma Arena. Ya se va a dedicar a la abogacía y a la docencia. Él siempre dice que lo ha hecho honestamente, sin más coyundas que la ley y su conciencia. Y que a él, en realidad, le hubiera gustado ser camionero.
 


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • panchovilla99 panchovilla99 28/11/17 12:32

    Lo que se aquí se describe, es algo sabido por todos desde hace siglos. Quiero decir con eso que la estirpe Borbónica no es algo para envidiar ni emular ni comparar. Es una estirpe condenada a la extinción intelectual -que es la más dolorosa- y que ya comenzó hace algunos años. Ojalá a mi edad pueda comprobarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • JacktheRipper JacktheRipper 24/11/17 15:53

    Ya estoy harto de la utilización impropia del título de emérito para el anterior jefe del Estado. Un emérito es alguien que, por razón de sus méritos, merece una recompensa por los servicios prestados. Pero, ¿cuáles son los méritos de este crápula para ostentar ese tratamiento? Quizás haber instruido a su yerno Urdangarin sobre la forma en la que vivir del cuento, como ha hecho él toda su vida, o haber actuado como promotor de un lobby empresarial a cambio de sustanciosas comisiones. Los títulos más apropiados para este inefable ciudadano, eximido de cualquier responsabilidad por un texto constitucional que exige una urgente reforma, serian: el rey putero, o el rey infiel, o el rey corrupto, o el heredero de Franco, o, en el mejor de los casos, el ex-jefe del Estado o el rey abdicado. Por cierto, todavía no conocemos las verdaderas causas de su abdicación, pero las que se han ofrecido hasta ahora resultan absolutamente increíbles. Ya es hora de que la prensa libre, como este medio, lleve a cabo una investigación rigurosa de los motivos y circunstancias en las que el Borbón y Borbón se vió compelido a abdicar. Estoy seguro de que no le movió el amor a la patria ni el sentido de la responsabilidad. Más bien fue el peligro de arrastrar en su caída a la anacrónica y antidemocrática institución monárquica. No le quedó más remedio que hacer de la necesidad virtud. No soporto que la prensa mamporrera y cortesana siga asignándole un tratamiento (emérito) que ni merece ni tiene ningún carácter oficial. A cada uno hay que llamarlo por su nombre y como se merece. Al pan, pan y al vino, vino. Al corrupto, ladrón y al mujeriego, putero. Y que cada palo aguante su vela. A ver cuando llega el día en el que los españoles podamos elegir al jefe del Estado. Salud y República.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    43

  • Amatista Amatista 23/11/17 23:50

    Pero está señora siempre habla cuando ya es tarde... Ahora acusa al emérito y pone por las nubes al actual rey. Qué casualidad! Siempre al lado del que "manda" y contando de la misa la mitad.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    28

  • PatxiBeldarrain PatxiBeldarrain 23/11/17 22:58

    Separación de poderes.... La justicia es independiente.....Cuántas frases. Si es así, por qué el afán de colocar a ciertas personas en los cargos judiciales? Si fuera independiente, que sea por méritos, no por meritaje político
    Pregunto, ¿ ES LA JUSTICIA IMPARCIAL, OBJETIVA? es lo que me interesa saber. Viendo cómo se actúa con casos similares, creo que la respuesta no es positivia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    38

  • JM JM 23/11/17 20:11

    Resumiendo: el rebaño español está en manos de una manada de ladrones e HDLGP..

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    38

  • Carmen61 Carmen61 23/11/17 19:35

    En España tenía que haber muchos jueces como EL JUEZ CASTRO, nos iría mucho mejor a todos y menos vividores viviendo del cuento, que siempre se llevan el gato al agua a costa de la gente con decencia. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    54

  • Raúl Suárez Raúl Suárez 23/11/17 16:29

    ¿Y lo dice una tipa que se calló que Adolfo Suárez nos había colado al Borbón porque sabía que si había referendum lo perdía en favor de la III República? Un ejemplo de democracia constitucionalista, de esa que a PP-PPSOE.C's y votantes se les hace el culo agua cuando hablan de ella.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    7

    36

    • JM JM 23/11/17 20:16

      Confundes a Pilar Urbano, la autora del libro, con la Presidenta de la Asociación de la Prensa, esa que se derretía con FelipeGal, Victoria Prego.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      19

    • Fortunato Fortunato 23/11/17 19:48

      Usted, sacado de su tema, es como pez fuera del agua. Aunque, bien mirado, no. Es usted el mismo, con sus ignorancias, sus simplificaciones, sus insultos y su idea fija.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      5

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 23/11/17 13:16

    Y seguimos erre que erre con el "estado de derecho, democracia, separación de poderes, etc,etc," en fin Marca España, y esperamos que se nos respete en la UE ??.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    33

  • BELLOTO BELLOTO 23/11/17 12:31

    Eso es lo que hay... hasta el momento mismo en que acabe el cuento chino de la Transición y España -libre de franquistas, oligarquías y bandidos manejando lo público- sea una democracia cierta y más que posiblemente republicana si así lo desea la mayoría de sus ciudadanos. Franco, el mismo que acabó a cañonazos con la república, impuso una monarquía borbónica (¡Oh dios. otra vez los Borbones!) al que los sucesores del criminal golpista aceptaron sin consultar a los españoles: Ahí empezó la farsa

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    67

  • charopa69 charopa69 23/11/17 10:28

    ¡¡¡Ojalá hubiera muchos Jueces como él : UN AUTÉNTICO SERVIDOR DE LA JUSTICIA que otros muchos colegas y fiscales, supuestos servidores públicos, ponen al servicio de los poderosos!!!

    Hace muchos años que un colega tan valiente, inteligente, honesto y comprometido como él, el Magistrado Joaquín Navarro Estevan, denominaba la administración de justicia española COMO UNA TRAMPA MORTAL PARA INCAUTOS. Y denunció sistemáticamente la sumisión del poder judicial al poder político y económico.

    Merece la pena leer cualquiera de sus obras en las que describe la situación de la justicia entonces, y que ayudará a conocer la situación de degradación a la que hemos llegado. Como a todos los pensadores rebeldes, pasó de ser un colaborador reclamado por todos los medios de comunicación, a acusarlo de proetarra y a amargarle la vida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    60



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.