X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Burkas y ‘burkinis’. El dulce triunfo del patriarcado islámico

Aina Díaz Publicada 20/08/2016 a las 06:00 Actualizada 19/08/2016 a las 21:33    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 55

Estos días asisto atónita a la defensa en redes sociales por mujeres progresistas y feministas del burkini, vestido patriarcal especial para ir a la playa que se caracteriza por esconder toda la piel de la mujer excepto rostro, manos y pies. En realidad debiera llamarse 'chadorkini' ya que es una adaptación del chador, no del burka. Tan atónita estoy que he decidido escribir este post explicando lo poco que sé sobre las prendas de opresión patriarcal islámicas para ver si sirve para ilustrar y a la vez hacer reflexionar desde mis propias convicciones a esas y a esos feministas que defienden tales prendas como un icono cultural a preservar por quienes no quieren ser acusadas de etnocentristas (y que olvidan que la lucha por la Igualdad es intercultural y que el patriarcado y sus símbolos y armas nunca serán un valor cultural a defender por quienes creen en la igualdad de hombres y mujeres).

Antes de nada conozcamos cómo se llaman esas vestimentas que encarcelan en tela a las mujeres musulmanas:

El burka es una vestimenta muy usada en Afganistán y zonas limítrofes de Pakistán que cubre el cuerpo entero y que se acompaña de guantes para las manos y que cubre los ojos con una rejilla.

El niqab al igual que el burka cubre todo el cuerpo y manos y pies, pero los ojos quedan descubiertos por una ranura que apenas es de un centímetro.

El chador, típico de Irán, cubre todo el cuerpo menos el rostro. La cara queda al descubierto.

El hiyab es el típico velo de identidad cultural islámica que cubre cabeza y pecho. Puede ser llevado por mujeres vestidas con falda corta o vaqueros ajustados, o vestidas con chilabas, túnicas o vestidos recatados. Es normalmente usado por decisión femenina en reivindicación/ significación de su cultura musulmana.

El Corán en ninguna parte habla de burkas, niqabs o chadors. El hiyab tal vez sí sea una vestimenta que pueda deducirse de su lectura. Los ulemas (los estudiosos eruditos del islam –siempre hombres–) han interpretado sus escritos sagrados a conveniencia geopolítica del control patriarcal que los gobernantes de sus sociedades hayan querido ejercer sobre las mujeres. Por lo tanto estas cárceles en tela poco tienen que ver con la religión islámica en su redacción original y mucho tienen que ver con el fuerte patriarcado imperante en las sociedades islámicas.

Origen del burka y del niqab

Curioso que las vestimentas similares al burka y al niqab, y origen de los mismos, son preislámicas y eran (y son) usadas tanto por hombres como por mujeres en el desierto para protegerse de las tormentas de arena. Quien ha estado en el desierto sabe que un fuerte viento que arrastre arena puede desollarte viva en horas. Por ello hace miles de años ya se inventó una vestimenta que cubría el cuerpo entero, como protección frente a la abrasión. Nada que ver con las cárceles en tela para las mujeres.

Fuera de este ámbito también entre las tribus del desierto se empezaron a usar hace miles de años vestimentas similares al burka y al niqab como 'protección' de las mujeres jóvenes cuando la tribu era asaltada. En esos asaltos se solía secuestrar a las mujeres en edad de procrear, las mayores y las niñas no eran de interés. La solución de los hombres que vivieron hace milenios ante estos raptos fue esconder a las mujeres tras estas vestimentas que impedían saber si bajo las mismas había jóvenes bellas púberes o ancianas. Una manera de no ponerle fácil a los asaltantes el a quién raptar. Se cree que en el Imperio Persa, siglo VI a.C., los burkas-niqabs se generalizaron por los motivos anteriormente expuestos entre las tribus nómadas.

¿Cómo unas prendas con unos inicios tan lejanos –mucho antes de que Mohamed/Mahoma naciera–, y con unos fines tan específicos, pueden ser hoy día mal consideradas un símbolo cultural del islam? Posiblemente sean los pastunes los que más hayan contribuido a ello. Los pastunes son un grupo etno lingüístico con orígenes que se remontan al siglo II a.C. Actualmente lo conforman unos 50 millones de personas y viven principalmente en Afganistán y Pakistán.

Este grupo étnico caracterizado por su base patriarcal (son el mayor grupo tribal patriarcal del mundo) y donde la mujer es considerada una propiedad del hombre, tenía y tiene un estricto código ético anterior al islam regido por 10 principios fundamentales. Uno de ellos es el Namus. Un principio que tiene que ver con la salvaguarda del honor de las mujeres, con su protección física. En defensa del Namus los pastunes adoptaron el burka como vestimenta de sus mujeres desde tiempos pre islámicos. Donde había un pastún había un burka. Normalmente en aldeas que nunca habían tenido contacto con otras culturas o grupos etno lingüísticos de la zona. Aldeas que no hemos conocido hasta el siglo XX.

La islamización de las zonas pastún no consiguió acabar con su código ético, que se fundió con los preceptos del Corán y que incluso con los siglos se impuso al verdadero significado del Corán, interpretándolo según el Namus, según la interpretación centenaria del Namus que aseveraba que la protección de una mujer pasa por el esconderla de miradas de otros hombres que no sean su marido, padre, hermanos o hijos. Y, por desgracia para nosotras las mujeres, demasiados ulemas que nada tienen que ver con los pastunes vieron en el Namus adaptado al islam una manera de interpretar el Corán bajo la perspectiva patriarcal de control de la mujer. Y el burka, el chador y el niqab fueron asimilados como un valor cultural del buen y radical musulmán, extendiéndose fuera de los territorios pastunes, como en Irán, y llegando hasta nuestras playas creando un falso debate sobre cultura cuando debiera debatirse sobre las ingeniosas formas que tiene el patriarcado de esconder sus miserias bajo conceptos de libertad religiosa o cultural. Conste que no creo que la solución sea estigmatizar y sancionar a la mujer atrapada en un entorno familiar patriarcal. Señalar a la víctima de los cánones machistas y ridiculizarla solo consigue agravar el problema.

La reciente historia del burka


El burka afloró de nuevo en Afganistán a principios del siglo XX. En 1900 y pico, Habibullah Khan, emir-monarca del país, decidió recuperar el burka para las mujeres de su harén, unas 200, para ocultarlas de la libidinosa mirada de otros hombres. Eran su propiedad y había que protegerla. Pero no les puso cualquier burka andrajoso de esos que vemos actualmente en televisión. Las obligó a ponerse un burka de hilos de oro, con bordados de plata y pedrería. Su harén estaba encarcelado bajo telas dignas de reinas. Y la alta sociedad masculina afgana consideró ese acto como un elemento diferenciador de clase. El hombre de clase alta debía esconder a sus mujeres bajo telas bordadas en oro y plata para resguardarlas de las miradas de los pobres –que no tenían derecho a observar la belleza de una dama de la alta sociedad- y de otros hombres de la misma clase social. Hasta tal punto se extendió esta práctica que en los años 50 era generalizada entre las clases pudientes, y el hombre de clase media-baja empezó a obligar a sus mujeres a vestir el burka para parecerse a la clase acomodada. En los 70 el burka ya se había extendido como vestimenta habitual en todos los sectores sociales afganos de etnia pastún.

¿Cuándo se hizo visible para nosotras el burka?

Con la llegada de los talibanes al poder en 1996 a Afganistán. La mayoría de los talibanes son de etnia pastún. Cuando Estados Unidos decidió combatir, tras la caída de las torres en el atentado del 11 de septiembre de 2001, a los talibanes que había armado desde los 80 para expulsar a los soviéticos de Afganistán vimos por primera vez de forma generalizada los burkas en nuestras televisiones como símbolo de aquellos terroristas que habían osado atacar al Imperio.

Cuando los talibanes tomaron Kabul impusieron a las mujeres de cualquier etnia afgana el uso del burka. Hasta ese momento solo lo usaban, salvo excepciones, las pastunes. El uso del burka llevaba aparejada la exclusión social de las mujeres afganas. Los talibanes les prohibieron trabajar, ir a la escuela o universidad, tener sanidad, acudir a hospitales, leer, salir a la calle sin ir acompañadas de un hombre de su familia… Las clínicas donde daban a luz tenían prohibido tener insumos médicos para atender a las parturientas. Sin anestesia se realizaban la mayoría de las cesáreas. Las cirujanas a las que dejaban operarlas debían operar con burka. El uso del burka, del niqab o del chador implica una dependencia total de la mujer hacia el hombre. El maltrato físico y psíquico es constante. Una disputa se arregla con una paliza. Bajo un burka sobrevive la propiedad de un hombre. Ninguna mujer libre elige vivir así.

Cuando los talibanes tomaron en el 96 el poder en Afganistán, las mujeres (que habían logrado su mayor cota de emancipación bajo el mando soviético) representaban el 60% del profesorado universitario. Las mujeres eran el 40% del alumnado. Centenares de miles de mujeres eran funcionarias, médicas, ingenieras, arquitectas, abogadas, juezas, fiscales… A todas ellas, que obviamente no eran pastunes, les llegó la obligación legal de dejar de trabajar y de vivir bajo un burka, y lo que ello significa (hasta ese momento vestían, sobre todo en la capital, como cualquier europea). Solo en Kabul 7800 maestras fueron encerradas bajo un burka y obligadas a dejar de enseñar, y de aprender, y 63 escuelas fueron cerradas.

El burka pesa unos 7 kilos, impide la visión lateral, está diseñado para impedir correr con él puesto, la visibilidad no va más allá de a 1 metro de distancia. Produce raquitismo e hipovitaminosis de la vitamina D en las mujeres que habitualmente lo llevan. Osteoporosis. Y convulsiones en los recién nacidos de mujeres con uso habitual de burka por falta de transmisión de la vitamina D. Los talibanes siguen controlando hoy día parte de Afganistán y Pakistán, concretamente los territorios donde la etnia pastún es predominante. En esos territorios siguen blandiendo el burka como arma y amedrentando con rifles, veneno y ácido a las niñas que se atreven a ir a las escuelas.

Malala, niña pastún pakistaní que en 2014 recibió el Nobel de la Paz, fue tiroteada por los talibanes por ser referente en defensa de la educación de las mujeres. Por no querer usar el burka. Por querer ir a la escuela. Malala le dijo al mundo: “No me importa si en la escuela debo sentarme en el suelo. Lo único que quiero es educación. Y no le tengo miedo a nadie”. Defender el burka y el burkini es defender el símbolo patriarcal más doloroso de nuestros tiempos.

En los años 30 el burka también se usaba en Turquía. Mustapha Kamal Atatürk, fundador de la república turca y su primer presidente, decidió eliminar el burka de Turquía por lo denigrante que era para las mujeres, y por cuestiones de seguridad. Sabía que una prohibición legal del uso del burka no acabaría con la mentalidad machista y patriarcal que lo imponía. Así que lo que hizo fue decretar lo siguiente (en vigor hoy día): “Con efecto inmediato, todas las mujeres turcas tienen el derecho de vestirse como quieran. Sin embargo todas las prostitutas deben usar el burka”. No hace falta que os explique que paulatinamente el burka dejó de usarse en Turquía…
Por desgracia bajo el régimen de Erdogan los burkas vuelven a verse en las calles turcas.

Sirva esta anécdota para mostrar mi sorpresa ante quienes desde posiciones feministas defienden el uso del burka, el niqab o el chador, olvidando tantas luchas por la Igualdad que los destierran de la faz de la tierra. El falso debate sobre la defensa de lo cultural le proporciona una dulce victoria al patriarcado. Una vez más la desigualdad gana. Defender que la mujer que se enfunda en un burkini lo hace por libertad y libre albedrío es olvidar el machismo bajo el que vive, bajo el que ha crecido. Es defender que una mujer sometida a un entorno familiar y social hipermachista y misógino es libre para decidir ser feminista, o simplemente ser mujer libre, y no morir en el intento. Hubo un tiempo en que la violencia machista era tolerada por casi todas y todos. “Ellas son libres para vivir o no vivir con sus maltratadores” se solía decir. Con el tiempo nos dimos cuenta como sociedad que de la violencia machista no se sale si no nos ofrecen recursos para vivir independientemente y nos devuelven las oportunidades y la autoestima entre otras cosas con políticas de Igualdad. ¿A que nadie considera que la mujer que muere a manos de su maltratador fue libre en su convivencia con él? ¿Es libre una mujer que recibe una paliza tras otra de un mismo agresor que es su pareja? Todas sabemos hoy día que no.

Leo a compañeras que defienden el uso del burkini porque las mujeres que lo llevan pueden vestirse como les dé la gana para ir a la playa o a la piscina. Que es tan libre la que practica nudismo como la que en la calle lleva chador y en la playa chadorkini. Pero eso es mentira. Cuando yo decido ir en bañador a la playa en vez de en bikini, para que no se me vean tanto los michelines, lo decido sola ante el espejo o sobre la báscula, y por pura coquetería y vanidad. Cuando una mujer se pone burkini, burka, niqab o chador tiene a todo un sistema patriarcal detrás que le dice que no tiene otra opción si no quiere ser expulsada de su familia y de entorno social.

Bienvenido sea el hiyab y el sentimiento religioso de las mujeres musulmanas. Bienvenida sea su libertad para usarlo o no, y combinar el velo con la vestimenta que consideren. Luchar por el hiyab en nuestros países sí es luchar por la multiculturalidad, por el libre albedrío de la mujer musulmana, y nada tiene que ver con el patriarcado. Defender el uso social del burkini es… una derrota de la que va a ser difícil recuperarse. Sin embargo, la solución no es multar a la mujer que lleva burkini a las playas de Cannes. Ni estigmatizarla. Ni aislarla. Ni hacerla culpable de nada. La solución pasa por empoderarlas. Sin embargo, no me queda claro qué actuaciones institucionales y legislativas deben llevarse a cabo para ganarle esta batalla al patriarcado. ¿A vosotras sí os queda claro?
______________

Aina Díaz es abogada.



Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • massaluca massaluca 17/09/16 10:57

    Totalmente de acuerdo,las feministas lo utilizan como propaganda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ines Ines 03/09/16 02:03

    Enhorabuena...me ha encantado su explosión sobre esta disyuntiva tan compleja, es exactamente lo que llevo semanas diciendo y sin éxito y comprensión, soy de izquierdas de toda la vida, respeto la decisión y la voluntad de las personas sean del género y sean de la raza que sean pero nunca jamás defenderé una prenda que represente y repito REPRESENTE una imposición y sumisión, no señores, no todo vale...hay que tener criterio y conciencia, no hemos luchado décadas para defender la igual se géneros (bendita utopía,,,), para aceptar y defender una prenda que me doblega...y por supuesto que la solución no es la prohibición, ella son víctimas y no se las puede perseguir y discriminar..pero yo bajo mi criterio nunca defendería esa prensa opresora....creo el defender por defender sin un criterio  no sirve de absolutamente nada, un saludo 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Atma Atma 27/08/16 04:16

    En este ámbito, el uso del burkini es tan lícito y respetable como el bikini, bañador, tanga, pareo, bata o cualquier otra vestimenta. Para que éstas y otras cuestiones dejen de ser un problema, se han de trabajar desde la educación para la tolerancia y el respeto de la diversidad, desde las instituciones que proporcionen recursos para proteger a las mujeres de cualquiera que les oprima y esclaviza, ya sean musulmanas, o no. En nuestro país mueren demasiadas mujeres, y no parece que las causas tengan un origen en el Islam y su vestimenta.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Bacante Bacante 27/08/16 13:18

      Ya empezamos a mezclar temas.  No sé si usted se ha molestado en conocer el porcentaje de maltratadas,  violadas y asesinadas en los países  árabes.  Muy incorrecta políticamente mi salida de pata de banco,  pero es que es de eso de lo que se trata,  de la perpetuación del somentimiento de la mujer,  con disimulo o sin disimulo.  ¡Venga ya! 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Mogo Mogo 27/08/16 01:02

    No estoy a favor del burkíni, ni de tener que vestir con recato ,que palabra mas antigua por dios,en el Vaticano o Nótre Dame, ni como visten los judíos ortodoxos ,los amísh,los cristianos menonitas,los que llevan todo el cuerpo tatuado con piércing abundantes,los colegios españoles que segregan, pero no me imagino multando o insultando a estas personas que van así por motivos estéticos o religiosos

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 27/08/16 13:25

      En eso estoy con usted.  Nada de agobiar más aün a las mujeres con velo,   y respeto para todos.  Pero hay cosas que habrá que intentar mejorar mucho. Esas mujeres sufren,  con muchísima frecuencia,  ablaciones y matrimonios forzados,  saltándose todas nuestras leyes.  Es inevitable relacionar el velo con todo lo demás. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Mogo Mogo 27/08/16 17:43

        Pues eso es lo que hay que perseguir por ley porque no se ajusta a los derechos humanos, ese es el limite, ni ablación, ni matrimonios sin consentimiento libre de la mujer y mucho menos crímenes de honor

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Curwen Curwen 26/08/16 20:35

    Tú misma te respondes en el último párrafo. Y esas son las opiniones que he leído. Y, por supuesto, esa que hace referencia a la utilización interesada del "problema" para fomentar la ISLAMOFOBIA. ¿Vamos a dejar que las derechas estigmaticen, aíslen o acusen de YIHADISTAS a mujeres inocentes por el simple hecho de ser VICTIMAS, o no, de su cultura? ¿Vamos a hacer lo que hacen las autoridades francesas (hacían) de tratar a un inocente como a un delincuente mientras son oprimidas por su cultura? No sé, a mí me parece muy grave que el comportamiento islamófobo, me preocupa el ascenso de la derecha; me preocupa que hayan personas que, desde el púlpito que les conceden los medios, dan razones, muy lógicas y muy feministas, para añadir leña al odio, y este es el caso. Desde un punto de vista teórico, el concepto es el correcto. Desde la realidad que nos rodea en este momento, valga la redundancia, no es el momento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • isa54 isa54 22/08/16 11:51

    Magníficio artículo informativo sobre la razón y la historia del burka y demás atuendos. El análisis queda clarísimo y la sinceridad con la que se plantea la falta de claridad en las medidas que se pudieran adoptar, también. Lo más importantes es que vd.nos ha facilitado la argumentación para que cualquier democráta podamos negar el carácter étnico y respetable de dicho atuendo. Lo demás si podemos consolidar esta información, nos irá surgiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 22/08/16 08:51

    Gran artículo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • karls sanchz karls sanchz 22/08/16 18:55

      Bacante.  ¿ PANTEISMO, quizas ?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 22/08/16 22:38

        Algo mucho más hermoso y profundo y trascendente.  Pero hemos quedado en que las creencias para la intimidad  -:))))) Salud! 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • taxista y rojo taxista y rojo 21/08/16 19:32

    Suscribo totalmente el comentario #33 de Ateo. ¿De verdad hay quien puede argüir este tipo de ridiculeces como uso de la libertad propia? No me lo creo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 21/08/16 15:14

    Ateo y Arroutado:  nuestra libertad humana es muy escasa,  pero es. Por suerte,  yo tengo libertad para ser ateo o para creer en algo, incluso en algo diferente de lo oficial.  Estáis desarrollando verdaderas argucias para defender vuestra creencia ünica y verdadera. Otra religión más.  Yo soy libre,  al principio hasta cierto punto,  pues necesito entreno,  para no enfadarme,  para no  herir a los demás,  para ser siempre sincero,  etcs. Soy libre de robar,  de matar,  de extorsionar,  de saltarme las leyes... .  Tan libre como para amar u odiar,  respetar o créeme el referente de todo bien.  Tengo libertad para decidir si quiero o no lucir mis grasas  y mis michelines. Y niego la mayor,  porque es una decisión que también toman varones.  Saludos! 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Arroutado Arroutado 21/08/16 13:51

    Siempre vemos la paja en el ojo ajeno. Estoy de acuerdo con toda tu exposición, pero cuando llegas al final dices: "Cuando yo decido ir en bañador a la playa en vez de en bikini, para que no se me vean tanto los michelines, lo decido sola ante el espejo o sobre la báscula, y por pura coquetería y vanidad", sin darte cuenta que esto es parte del machismo occidental, quizás más leve que el islámico , pero machismo al fin y al cabo, pues una mujer no puede usar más de X talla para ser guapa o para poder sentirse bien consigo misma. No nos vengas ahora con que eres libre y vanidosa pues lo que ocurre es que nosotros también vivimos todavía en una sociedad machista (aunque afortunadamente no tan misógina como antaño), en especial en términos de belleza y propiedad. No obstante es un gran artículo de obligada lectura.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.