x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Un empate que gana Casado

Publicada el 06/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 06/07/2018 a las 01:05
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Es aún muy pronto para saber si el Partido Popular sale más o menos unido de lo que estaba, más o menos fuerte de lo que aparentaba, más o menos renovado de lo que parecía al inicio de su peculiar proceso de primarias. Sabemos que Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, por este orden, han pasado este jueves el primer corte, con una diferencia entre ellos de  1.546 votos.

Habrá que esperar al 20 y 21 de julio para comprobar si los compromisarios confirman este resultado o le dan la vuelta a favor de Casado. Pero sí hay algunas conclusiones que ya pueden extraerse de esta primera fase, cuyo elemento más positivo es el simple hecho de que no se haya tratado de un dedazo. Hay un camino iniciado de democracia interna, también en el PP, que ya no tiene marcha atrás.

Algunos, desde la sede de Génova y desde los medios, hablaban anoche incluso de “fiesta de la democracia”, aunque como mucho podría hablarse de un guateque. Porque lo que ya sabemos es que muy pocos en el propio PP han creído en estas primarias. No lo ha hecho la propia militancia, cuando el porcentaje de inscritos para votar fue del 7,6% de los afiliados, un porcentaje raquítico, incluso menor que el que eligió a distintos barones en los congresos regionales del partido. De hecho, a día de hoy nadie cree ya aquella repetida cifra de más de 800.000 militantes. (Si algo ha desvelado esta competición interna es una enorme sombra añadida a las cuentas del PP sobre cuotas de afiliados y aportaciones de cargos para su financiación, como señalan los datos que ha venido aportando Alicia Gutiérrez en infoLibre).

Y de los inscritos, acudieron finalmente a las urnas el 87%. Si eso ocurriera en el PSOE, en Podemos, en Ciudadanos o en Izquierda Unida, no cabe duda de que Rafael Hernando estaría partiéndose de risa y calificando de charlotada esta “fiesta” de la democracia. La negativa de los principales candidatos a debatir entre ellos es otra prueba de que aún le falta mucho recorrido al PP para creer en su propia democracia interna.

No es aventurado deducir que una mayoría de los votantes pertenecen a los propios aparatos del PP y a sus entornos. Lo cual no debería sorprender, no sólo por la falta de costumbre y por el estado de shock en el que la organización ha quedado tras la sentencia de la Gürtel y la inesperada pérdida del Gobierno, sino sobre todo por el hecho de que tampoco los principales referentes del PP en las últimas décadas han mostrado precisamente entusiasmo por el proceso. Rajoy directamente se ha quitado de en medio, y Aznar hizo una sola aparición para confirmar sus simpatías por Pablo Casado pero sobre todo para insistir en su infinito desprecio por todo lo que no sea su propia obra, respecto a la cual siempre muestra una amnesia selectiva.

No hace falta tener la soberbia intelectual de Aznar para admitir que en todo este proceso apenas se ha escuchado una palabra sobre un proyecto político regenerador para la derecha. Era muy evidente que se trataba, y se trata, de una batalla de poder, y es lógico que así sea puesto que sus protagonistas son corresponsables, en mayor o menor grado, del camino recorrido. Tampoco se ha escuchado un reconocimiento explícito del cenagal de corrupción que ha conducido al PP a la situación en que está; al contrario, los candidatos han seguido insistiendo en que la sentencia de la Gürtel no dice lo que expresamente dice.

La carrera de estas primarias quedó absolutamente marcada por la espantada de Alberto Núñez Feijóo, único nombre que suscitaba, si no el consenso generalizado al menos la tregua entre las facciones encabezadas por Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, quienes hace tiempo que dejaron de disimular su enfrentamiento total. El paso atrás de Feijóo lanzó a Pablo Casado a la carretera y a Santamaría y Cospedal a disputarse el cetro. Pero además esa espantada dejó un mensaje letal: el de que el partido no tiene arreglo al menos a corto plazo.

Ese dibujo hizo pensar que Casado, por su juventud y ambición, podía ser la opción renovadora frente a una exvicepresidenta que ha compartido con Rajoy todas y cada una de las decisiones de gobierno y una secretaria general que jamás podrá liberarse de aquella “indemnización en diferido… efectivamente, de simulación... de lo que antes era una retribución…” para Luis Bárcenas.

El resultado de este jueves ha sido prácticamente un empate, y hay empates que dividen más que suman. Nadie negaba en el PP que si pasaban el corte Santamaría y Cospedal estallaría una guerra interna que podía llevarse por delante el propio partido. Que finalmente sean Santamaría y Casado los finalistas no deja cerrado el riesgo de fractura. Parece obvio que en las filas de Cospedal mucha gente podría apoyar a Casado aunque sólo sea, como diría García Margallo, para “impedir que gane Soraya”, lo cual hace crecer las posibilidades de que el segundo en las urnas se convierta en primero en el próximo congreso. La propia Cospedal, en su intervención tras conocerse el resultado, ha puesto en valor los 15.000 votos que ha obtenido y lo que pueden representar en términos de poder interno. Pero sobre todo ha sido el propio Casado quien ha dejado claro que dará la batalla "hasta el final".

De modo que, pese al inicio de ese camino de democracia frente al dedazo unipersonal de un Aznar o de un Rajoy, finalmente no serán los militantes sino los aparatos del partido (vía compromisarios) los que decidirán quién lo lidera. No es más ni menos legítimo que otros sistemas; es el que el propio partido se ha dado, aunque no consista en su tan cacareada defensa de que "debe gobernar la lista más votada" (dato al que ya se ha aferrado Santamaría tras su victoria). Lo que sí deja herida la legitimidad del proceso es la bajísima participación en el mismo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

21 Comentarios
  • Pinolere Pinolere 07/07/18 12:51

    Sr Marañas, ha escrito “ poner en valor”, no me lo esperaba de usted. Es una frase malsonante. Con el resto , totalmente de acuerdo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • ajoblanco ajoblanco 06/07/18 23:45

    Me pasa una cosa y es q confundo uno con otro a Casado y Rivera creo q Aznar le pasa lo mismo 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    11

    • Isabelle0651 Isabelle0651 07/07/18 12:16

      A mi me ocurre exactamente igual, son la cara y cruz de la misma moneda que nos traen Aznar, su señora Botella, Aguirre y su patulea de palmeros. ¡Madrecitadelamorhermoso la que nos espera!

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      9

  • soriafar soriafar 06/07/18 19:20

    Mucho cuento y fanfarroneria sobre los 800.000 afiliados, partido más grande del mundo entero...pero de regeneración silencio absoluto. Se ha visto que el votante del pp creo que pertenece al grupito aquel que dice "a mi la política no me interesa". Esto conduce a pensar que de cultura política cero patatero.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    14

  • soriafar soriafar 06/07/18 19:20

    Mucho cuento y fanfarroneria sobre los 800.000 afiliados, partido más grande del mundo entero...pero de regeneración silencio absoluto. Se ha visto que el votante del pp creo que pertenece al grupito aquel que dice "a mi la política no me interesa". Esto conduce a pensar que de cultura política cero patatero.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • soriafar soriafar 06/07/18 19:20

    Mucho cuento y fanfarroneria sobre los 800.000 afiliados, partido más grande del mundo entero...pero de regeneración silencio absoluto. Se ha visto que el votante del pp creo que pertenece al grupito aquel que dice "a mi la política no me interesa". Esto conduce a pensar que de cultura política cero patatero.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • CinicoRadical CinicoRadical 06/07/18 18:48

    Paripé Popular. P.P. El más grande ,de los presuntos,860 mil, votan 50 y pico mil.,mas,menos los que tienen" trabajo"en el P.P. PA-RI-PÉ.En su descarga, que son nuevos en éstos menesteres de elegir.Es más fácil y habitual el sí,bwana,excelencia,o señorito.
    Casado es otro de los versos sueltos ,más ultra de derecha que ,sus mentores.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    15

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 06/07/18 13:38

    Nos siguen demostrando que ellos, los tres, se creen estar por encima del bien y del mal, es decir por encima de sus votantes. Los que no votamos al PP disfrutamos. Quizá un poco menos que "riverita"

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    15

  • Ferdinand30 Ferdinand30 06/07/18 12:26

    Por fin vamos a tener una derecha conservadora en España, renovada, civilizada y libre de corruptelas. La encabezará Pablo Casado, con un largo currículum de trabajos y profesiones tanto en la empresa privada como en la pública, amplia proyección internacional, formación contrastada e inequívoca, promovido, entre muchos otros, por Jose María Aznar y Esperanza Aguirre.
    Que la jueza Rodríguez-Medel deba ahora estudiar la nueva documentación sobre un máster que se le acaba de aportar para decidir si propone al Tribunal Supremo imputar a Casado no sería sino una prueba más del complot rojo, judeomasónico, independentista y proterrorista urdido contra este responsable partido político de centro derecha.
    Mucho, muchísimo, se tendría ya que hacer el harakiri la izquierda española para que esto no nos saliera bien a todos y todas los españoles de bien.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    8

    41

    • micanuto micanuto 06/07/18 14:34

      ¡Ah, se me olvidaba¡, yo también te he dado un dedito verde

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • micanuto micanuto 06/07/18 14:33

      ¡¡CACHONDO¡¡. Eres un crack. Sigue asi

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      9

  • Merm Merm 06/07/18 10:26

    Se le ha olvidado a Maraña comentar que es posible que el próximo presidente del PP, casado, sea imputado en breve. Lo cual confirmaría que de renovación nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    40

  • micanuto micanuto 06/07/18 10:25

    Bueno, jugársela, jugársela, se la van a jugar en la próximas elecciones generales. La reserva económica que tienen por el uso (abuso) y disfrute del poder, les permitirá competir con la reserva que el poder financiero les va a otorgar a C,s, pero si C,s les supera claramente, que vayan pensando en una retirada al estilo de la que protagonizó en so momento Adolfo Suárez. la derecha financiera no les aportará ni un duro, para que de esa manera el voto se concentre en un solo partido

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    28



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.