x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Triste España sin ventura

Publicada el 10/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 11/02/2019 a las 10:38
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Recuerdo los versos de Juan del Encina: "Triste España sin ventura, / todos te deben llorar. / Despoblada de alegría, / para nunca en ti tornar". Esta larga melancolía fue también la de Rafael Alberti, mi maestro. Evocó la vieja composición al escribir una de las piezas más tristes de su libro Pleamar (1944). Poco después, Blas de Otero, en Ángel fieramente humano (1950), evocó la misma tristeza de Alberti. Los vuelos de su juventud habían sido borrados por las olas lejanas del exilio. La libertad se había convertido en feroz dictadura. Triste España golpeada. Como escribió Larra en el siglo XIX, ninguna historia más triste que la de los españoles dispuestos a buscar la libertad y el progreso para su patria.

Rafael Alberti salió al exilio en 1939. Su historia representa bien la paradoja que estudió María Zambrano en el libro Los intelectuales y el drama de España (1937). Gente que había dedicado su vida y su obra a la patria era sacrificada por la violencia de unos vociferantes que, en nombre de un nacionalismo mentiroso, había vendido a España ante el dinero militar de los nazis y los fascistas. Eso es lo que pasó en 1936, y la filósofa María Zambrano lo explicó de manera precisa desde Chile. Como los militares golpistas fracasaron, decidieron vender su patria a italianos y alemanes para que les ayudasen a ganar una guerra de exterminio contra los españoles.

Triste España sin ventura. En nuestra historia, nadie ha sido más desleal contra los intereses de España que los que invocan su nombre una y otra vez. Odian en nombre de España, confunden la defensa de España con la reivindicación de sus intereses más mezquinos. Por un puñado de armas o de votos sacrifican la convivencia, único modo de legitimar la unidad real de los marcos políticos.

Fue lo que ocurrió con el tradicionalismo español representado por Fernando VII. Para acabar con el constitucionalismo liberal de 1812, vendió a España y se entregó a un ejército extranjero. Un país que había dado su vida para luchar contra la invasión francesa, un país que se había puesto a la cabeza mundial de los avances progresistas en las leyes y la cultura, fue devuelto en nombre de España a las hogueras de la Inquisición y al absolutismo. Triste España sin ventura. Sí, ser un español decente y liberal es una apuesta de alto riesgo. Larra tenía razón. Por eso comprendieron muy bien su melancolía Pedro Salinas, María Teresa León, María Lejárraga, León Felipe… los exiliados españoles de 1939.

Rafael Alberti conoció en su exilio argentino al Cuarteto Aguilar, un grupo de laudistas españoles que vivía el exilio en Buenos Aires. Junto a Paco Aguilar compuso Invitación a un viaje sonoro, una travesía por la historia a través de la música y la palabra. Se acordó entonces de Juan del Encina y de su España sin ventura. Desde el desgarro del exilio, buscó un refugio tenso entre las cosas que más le importaban: la belleza frente a la barbarie, las metamorfosis de la vida frente al belicismo mortal, la historia de España frente a las falsificaciones del nacionalismo.

Como había hecho antes junto a Federico García Lorca, Alberti recogió los aires populares de la poesía española tradicional. Federico García Lorca, el poeta más español desde Lope de Vega, había sido ejecutado por los que se autollamaban nacionalistas españoles en 1936. Triste España sin ventura.

Manuel de Falla, un músico católico, amante del orden, de España y de sus tradiciones, puestas siempre en diálogo con la modernidad europea, intentó salvarle la vida. Fue tanta la barbarie sufrida como respuesta, una barbarie fundada en el uso mentiroso de la palabra España, que decidió marcharse a un exilio argentino. A su casa de Alta Gracia fueron Rafael Alberti y Paco Aguilar en 1944 para ofrecerle su Invitación a un viaje sonoro. Los tres repitieron con melancolía los versos de Juan del Encina y pensaron en su amor verdadero por la triste España sin ventura.

Las personas necesitan tener una identidad. Yo soy un modesto heredero de Juan del Encina, Larra, Falla, Alberti, Blas de Otero. Mi apuesta por la poesía, la libertad, la democracia, la dignidad, y mis ideas sobre las formas de Estado y el diálogo con el mundo, son inseparables de la historia de España. Hoy no siento melancolía, sino ganas de dar la cara en nombre de España, de la otra España que nunca se arrodilló ante la irracionalidad nacionalista.

Siento que se odie en nombre de España, que se mienta en nombre de España, que se convoque a la irracionalidad en nombre de España o de Cataluña. Me declaro un ciudadano de izquierdas que tiene como única preocupación la justicia económica y la igualdad de oportunidades en la educación y los demás derechos sociales. Esa es mi identidad española. Combato a los caraduras que mezclan la patria con sus negocios oscuros. Algunos labios acumulan tanta suciedad que no se acercan a las banderas para besarlas, sino para mancharlas.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

88 Comentarios
  • Cuca de llum Cuca de llum 15/02/19 17:50

    El artículo es "bonito". Muy machadiano.Le habría gustado mucho a mi padre, republicano represaliado. Pero mi padre está muerto. Me hace pensar en Pedro Sánchez como otro "caballero de la triste figura". Otra icono
    que añadir al elenco de derrotados. ¿ es problema de los izquierdosos ser demasiado tolerantes, analíticos, antidogmáticos, pacifistas, generosos y buenas personas?. Motivo de reflexión para "plumillas".
    Otro pequeño comentario: no me parece adecuado insinuar que el soberanismo catalán sea " irracional ". Aceptaría " insolidario ", aunque consciente que me aproximaría al argumentario de la derecha ""trifálica".
    ¡ Salud y República !.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • salvochea salvochea 13/02/19 20:07

    suscribo, una a una, tus palabras; sobre todo el último verso : "no se acercan a las banderas para besarlas, sino para mancharlas". bravo, Luis, compañero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • JMLARRA JMLARRA 13/02/19 17:45

    Muy bien, Luis

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • senenoa senenoa 13/02/19 12:31

    Es una hermosa manera de describir lo que podríamos llamar un español decente. Y demócrata, añado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jc2 jc2 12/02/19 19:32

    Mejor escrito imposible. Nudo en la garganta y ganas de llorar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • passarola passarola 12/02/19 18:11

    Luis cuan sentidas para mi tus palabras. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JOSEMARIAV JOSEMARIAV 12/02/19 12:42

    La justicia económica y la igualdad de oportunidades en la educación y los demás derechos sociales.
    Me gustan estas palabras, no estaría nada mal que las pusieran en la bandera.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Archie Shepp Archie Shepp 12/02/19 09:19


    No me siento español, no me representa esa bandera, me avergüenza mi país!!! No es porque asistiera mucha gente anteayer a Madrid, que la verdad fue un fracaso, sino porque con todos los medios de comunicación en su poder la han acabado convirtiendo en un éxito. Y sólo se discute de la foto común, y no de que todos los puntos leídos en el manifiesto eran mentira. Ni de la bajísima asistencia.
    Me avergüenzo porque la ultraderecha, golpista de vocación, ha hecho suya la bandera rojigualda, y menos mal que nos queda otra, tricolor, y mucho más bonita. Se me atraganta la palabra "España" porque a mí me gustaría decir "República Española".
    Y sobre todo me avergüenzo porque todos los hombres y mujeres que brillan en las letras, las ciencias o las artes, tienen que escaparse como apestados de este Post-franquismo/Restauración borbónica, y desarrollar su carrera en países que nos llevan al menos medio siglo de ventaja.
    Y ya por encima de todo, me avergüenzo porque en Alemania existe una persecución absoluta a los revisionistas y a los que exhiben símbolos fascistas, y en España te sale gratis exhibir banderas con el pajarrraco, publicar "tuits" alabando a Franco, y hasta escribir libros negando el Golpe de Estado del '36.

    SALUD Y REVOLUCIÓN

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    4

    • Arkiloco Arkiloco 12/02/19 14:20

      No es nada personal Shepp o entiéndelo como cuando le pones a alguien que no conoces las manos en el hombro en las cadenetas esas que se montan en las bodas mientras suena Paquito El Chocolatero o Viva España. Que la degradación a la que podemos llegar los humanos no tiene límites. Y era más que nada porque me quedo asustado al comprobar la cantidad de cosas por las que se avergüenza el personal sin necesidad de tener todo el dia la cara "colorá" a cuenta de España. Y yo creo que todo parte de la cosa esta nacionalista que nos metieron cuando succionabamos las tetas de mamá. O nos engañan con la tetina de silicona pero nos tragamos el mismo liquido maternal de la patria. ¿Qué es eso de sentirse español y avergonzarse de que te parieran en Cuenca y no en Berlín o en Edimburgo? Yo vibro con Nadal y me gustaría ganar otro mundial de futbol al sentirme español pero ¿debo avergonzarme porque se junten entre 40.000 y 300.000 españoles en Colon? ¿Se me tiene que poner la carita colorá al escuchar a Casado, Abascal o Rivera? Tu querrías sentirte como un alemán, francés, inglés o polaco pero digo yo que, si te lo tomas así y sientes tanto la vergüenza, la carita se te pondría también colorá y en cualquier estado o nación se te puede caer por el peso de la susodicha. Dejemos las vergüenzitas para cuando nos queremos colar en las filas y nos llaman la atención y no nos demos a sentir cosas tan enormes e inconcretas como naciones enteras y llenas de personas desconocidas. Y piensa que tu te avergüenzas de España por los reunidos en Colón y los allí conducidos por banderas y trinos estaban que se les rompían los calzoncillos de tanto orgullo español que sentían en los testiculos. Tu vergüenza es, si reflexionas un poco, nada diferente a ese sentimiento nacionalista. Los que se ponen a sentir estas cosas se ponen "coloraos" por lo mismo. Por abundancia o por ausencia. Pero, claro, puedes desear ser alemán para sentirte como tal y te puedes quedar blanco. Menudo orgullo. En fin, Salud y Revolución es fascinante pero hay que comer y follar lo que se pueda. Pero a ver quien acaba así sus comentarios. A joderles y seguir votando.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • arrossinat arrossinat 11/02/19 18:20

    Simplemente (una vez más), ¡gracias, Sr. García Montero! ¡Muchas gracias!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/02/19 17:19

    El domingo no podía comentar, no tenîa ordenador.
    La verdad no me gusta mucho esta columna. Encuentro que la clase política republicana no estuvo a la altura. Entre otras cosas desatendían de manera bastante increíble la política exterior que a la postre resultô decisiva en la derrota de la República. Por ejemplo en 36 había un boicot europeo de Italia por su aventura en Abisinia y Azaña que no sé porqué admiraba a Mussolini se empeñô y sacar le República española de la condena a la Italia mussoliniana. Desde luego Mussolini no le diô las gracias por este movimiento absurdo y al poco tiempo ayudô a los golpistas nacional-católicos.
    Los políticos republicanos representaban el bien y el progreso pero en conjunto entre 31 y 36 lo hacían bastante mal, no quiero mentirme.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    5

    4

    • Sancho Sancho 11/02/19 20:26

      Estás muy mal informado, pero mucho. Por ejemplo, no sé de dónde sacas que Azaña admiraba a Mussolini. Si no te cuesta trabajo demostrar semejante afirmación sería un placer constatar que no te lo inventas.
      Azaña no "sacó" a España de las sanciones que la Sociedad de Naciones, (España estaba dentro como país neutral) impuso a Italia, sanciones que levantaría poco después, por cierto. Pero es que Azaña fue nombrado no pudo ordenarr nada además porque cuando se produjo la agresión a Abisinia por parte de Italia, Azaña no era presidente del gobierno. Y fue nombrado presidente de la República en Mayo, o sea que no pudo ni sacar ni meter. No sé si sabrás que en Julio se produjo un golpe de estado contra la República. Vamos, que con la que había en España tenían suficiente.
      Azaña despreciaba profundamente tanto la dictadura de Mussolini como al régimen nazi.

      ¿Tú crees que si lo que cuentas sobre Azaña fuera cierto, o tuviera algo de verdad, aunque fuera mínimo, no lo hubieran utilizado los apologetas del fascismo, los muchos revisionistas de la historia que están deseando mentir e inventarse una historia paralela sobre denostada República y el genocidio de los miles y miles de republicanos?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      9

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/02/19 08:49

        Tenîa una duda. Tal vez es Largo Caballero quien era admirativo con Mussolini. Lo que me llevô a equivocación es que fue Mussolini quien era admirativo en 1932 acerca de Azaña declarando que era el único que hacîa algo parecido al fascismo. Hay que decir que Mussolini hacîa a menudo declaraciones extravagantes. Sobre las sanciones a Italia leîa que el gobierno español era entre los mâs tibios en Europa pero no recuerdo los detalles, lo que no estâ bien lo reconozco. Tienes razón de hacer puntualizaciones. Efectivamente me he equivocado y me parece que el admirador era Largo.

        En un plano mâs general los gobiernos republicanos desatendieron de manera increíble la política exterior, cayeron a menudo en el sectarismo y no fueron a la altura del impulso democrático ciudadano. En librepensador puedes ver un texto mio acerca de la segunda República.

        Acerca del texto Triste España sin ventura, lo leia "hambriento", estuve dos días sin ordenador y no tengo teléfono inteligente y enseguida me dio mal sabor. Creo que Luis espoleado por la concentración de Colon escribió desde la cólera y eso casi nunca es bueno. No veo eficiencia en la columna de hoy, incluso algunos simpatizantes viciosos de vox habrán estado agradecidos a Luis por entrar en el juego sin fin de la violencia argumental. Es lo que pienso.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        6

        2

        • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/02/19 09:09

          El padre de Mussolini era socialista, regentaba un bar llamada "a la cita de las cabezas clientes", no lo puedo olvidar es un recuerdo de clase Historia de BUP!

          Al igual que el nazismo, el fascismo tenîa una base militante muy obrera. A veces me encontrê con jovenes falangistas españoles (hedillistas, me parece) que pretendian ser progresistas nacionalistas de izquierda pero situo el fascismo en la extrema derecha. Lo que no puedo dejar de ver es que a veces gentes de extrema izquierda han terminado en el fascismo y que algunas correspondencias existen.

          Responder

          Denunciar comentario

          5

          2



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.