X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

El doble rasero

Publicada el 18/01/2020 a las 06:00

Hay siestas y siestas. A algunos las “cabezaditas” durante el trabajo les pueden costar el puesto y a otros, un tirón de orejas en la red y poco más. Estos días anda José Manuel García Margallo justificándose en los medios tras ser pillado en pleno debate del Europarlamento completamente crujido. Delante de él habla el eurodiputado polaco Jerzy Buze y el señor en cuestión debe de hablar bajito porque su discurso no desvela al exministro. Se le ve plácidamente sentado, de medio lado, apoyado en su mano y durmiendo. El caso es que lleva los cascos puestos. Igual ése fue el problema: la voz de la traductora le sirvió de nana.

Él asegura que fueron 30 segundos de nada. Que ni siquiera fue consciente de que se hubiera quedado “traspuesto”, pero la foto es la foto. Y algunos periodistas, con mucho atino, le han estado preguntando si escuchó la intervención de su compañera Dolors Montserrat afeando la actitud de Carles Puigdemont en el hemiciclo europeo. Y ahí ha estado Margallo, esquivando las preguntas con mejor o peor tino.

Una “cabezadita” parecida le ha costado el puesto a Adama Cissé, migrante nacido en Malí, que trabaja, trabajaba en este caso, como barrendero en París. Su historia ha ocupado portadas de los medios franceses durante las últimas semanas. Y ha generado un enorme debate político. ¿Por qué? Una mujer fotografió a Adama tumbado en el suelo, con sus botas al lado y con el traje de barrendero. Un descanso en medio de su jornada que indignó a esta mujer. Decidió hacerle una foto sin su permiso y de la misma colgarla en redes, criticando el dinero que se destinaba a la limpieza de la ciudad, un París especialmente descuidado con tanta huelga y protesta. La imagen se hizo viral, y Adama acabó perdiendo su trabajo.

Y aquí empezó toda la polémica. Su historia provocó un encendido debate, por un lado sobre el derecho a la privacidad de Adama: nadie le preguntó por qué se tomó ese descanso, qué le pasaba, cuál era su situación. Él se ha defendido después explicando que tiene una lesión y que los zapatos le estaban destrozando los pies, así que decidió tumbarse un rato y se durmió. Pero con la polémica de la reforma de las pensiones ahogando a Macron, la historia de Adama ha servido también para abrir otro debate sobre la dureza de determinados trabajos y la necesidad de adelantar la edad de jubilación.

El juicio por el despido de Adama se ha celebrado esta semana en París y su historia ha vuelto a ocupar el debate público. La exministra de medio ambiente francesa Cécile Duflot, llegó a colgar una foto suya, dormida en la Asamblea francesa, en su escaño, para solidarizarse con la situación de Adama. Y criticar de paso el doble rasero de las redes, su juicio rápido a golpe de foto y el escarnio público que provocan. Para ella las consecuencias fueron una reprimenda pública, dice, para Adama, mucho más dramáticas.

Adama cobra 1.200 euros, cobraba. Margallo, cerca de 8.000 euros, más dietas y viajes. A uno, la cabezadita le ha costado el trabajo; al otro, una reprimenda en redes y poco más. Ni siquiera el sonrojo y mucho menos un perdón por la pillada.

Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • Seveinfo Seveinfo 19/01/20 10:42

    De donde se demuestra, una vez más, que de igualdad y similares, nada de nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • CarlosP58 CarlosP58 18/01/20 21:11

    Gracias Helena por tu artículo tan bien traído. Lamentableme seguirá siendo así mientras los ciudadanos no nos movilicemos en defensa de la igualdad real, sea política, fiscal o cualquier otra.
    Mientras los Margallos, esos tunantes políticos que se creen nuestros dueños, estén al frente de la nave, para ellos serán los honores, para los ciudadanos los remos. Una sociedad de masoquistas gobernada por un puñado de sádicos de pulsera, bandera y constitución. Y además, dueños de los carceleros que privan nuestras libertades.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Cheska33 Cheska33 18/01/20 21:10

    Curioso , yo no se lo que ganarán algunos que disculpan a Margallo , en cualquier trabajo si te pillan durmiendo ( y no cobras 8000 eurazos ) si no te despiden , te meten una sanción de empleo y sueldo como nada

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Cheska33 Cheska33 18/01/20 21:06

    Margallo como muchos vende patrias , se las trae floja porque nadie en el PP lo va a despedir , el hizo el trabajo a la vez que Cospedal para que Casado llegara al frente del PP Menuda mafia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • agust27 agust27 18/01/20 20:21

    Porqué? Opinar mal a priori sobre alguien o criticarlo por el hecho de dar una cabezada? Quien sabe si ha podido dormir bien la noche anterior? Por no pensar en otras muchas circunstancias... que podrian justificar de sobra este "delito"...

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • Segedano Segedano 18/01/20 18:06

    Con todos los respetos, no creo que sean situaciones comparables y creo que en las consideraciones de Rosano se han colado algunas décimas de un cierto populismo un tanto facilón. Lo que parece evidente es que el despido de Adama Cissé fue totalmente injusto, como fue también totalmente inapropiado el uso público que esa parisina, tan supuestamente celosa de los gastos municipales, hizo publicando esa foto robada.

    Que Margallo echara un sueñecito en pleno debate del Europarlamento me puede parecer, y me parece, criticable, pero baladí. Y como pienso que ambas circunstancias en modo alguno son homologables, discrepo de que en este punto quepa hablar de doble rasero de nada ni, mucho menos, de privilegios de clase, etc.

    Sí estoy de acuerdo, con Serrekunda, que, en principio, ni uno ni otro se debieran haber dormido en el trabajo, aunque es cierto que, mientras lo del Sr. Margallo mueve a risa, lo de Adama es muy triste.

    Esta anécdota me ha recordado, como imagino que a muchos otros lectores, la protagonizada por Camilo José Cela en 1977, cuando el entonces Senador por designación real fue sorprendido echando un sueñecito en una sesión.

    La anécdota se cuenta así:

    “El presidente de la Cámara, Antonio Fontán, se había dirigido un par de veces al escritor a quien había sorprendido descabezando un sueño. Ante sus llamadas de atención, Cela acaba por despertarse. El presidente de la Cámara Alta le afea en tono serio y autoritario:

    -El senador Cela estaba dormido...

    A lo que responde el aludido:
    -No, señor presidente, no estaba dormido sino durmiendo...

    El presidente Fontán pica el anzuelo:
    -¿Acaso no es lo mismo estar dormido que durmiendo?

    Y el Nobel le da una lección de lengua española:
    -No, señor Presidente, como tampoco lo es estar jodido que estar jodiendo”.


    (https://www.europapress.es/sociedad/noticia-10-mejores-anecdotas-camilo-jose-cela-20141210083833.html)

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • SUA SUA 18/01/20 18:02

    ¿Cómo es el dicho? si el rico va borracho que alegre esta Don José, pero si es el obrero que borrachuzo es usted.
    Se repite una vez más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • AMP AMP 18/01/20 12:44

    Helena, es que, algunos creen que somos poco menos que deudores de ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Fernandos Fernandos 18/01/20 12:42

    To en esta vida se mide con doble, tripley curto rasero, solo la concienciación y una mejor preparacion puede aliviar estas pautas de unos tanto y otros tan poco.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • CinicoRadical CinicoRadical 18/01/20 12:36

    perdón!?García-Margallo y Marfil,pedir.perdón.... "perdona bonita "pero Margallo tiene pedigrí,o como se llame el educado en los Jesuitas.
    Clasismo ,aporofobia.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3



Lo más...
 
Opinión