X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Verso Libre

Testimonio de la Nada

Publicada el 12/09/2021 a las 06:00

Conviene mucho tomarse en serio el mundo de los libros y su mirada a la realidad. Un país de libros es mucho más fiable que un país condenado al ruido obsesivo, la comunicación fanática y las ideas fijas de unos seres sometidos a las prisas.

Hemos conmemorado esta semana el centenario del nacimiento de Carmen Laforet, autora de Nada (1945), una de las novelas decisivas de la literatura española del siglo XX. Ganadora de la primera edición del Premio Nadal, la obra se convirtió desde su publicación en un acontecimiento, un episodio ineludible en sucesivas generaciones de lectores. Con 24 años, Laforet alcanzó tal éxito y una repercusión tan notable que le fue muy difícil sentirse el resto de su vida a la altura de aquella primera novela. Aunque La isla y los demonios (1952) o La insolación (1963) tienen una calidad suficiente y cualquier escritor podría convivir de manera vanidosa con sus logros, ella se sintió en crisis, se convirtió en su peor crítica y vivió como una mujer precavida, difícil para sí misma.

González Ruano, con sus artimañas de escritor mezquino, franquista y deshonesto, cortesano de sí mismo, se había estado preparando el Premio Nadal. Por fortuna, el jurado decidió valorar la mirada joven de Carmen Laforet. Estalló así el interés de la España interior y la España exterior. Cristina Cerezales Laforet recordó en Música blanca (2009) la extraña amistad surgida entre su madre, habitante despolitizada en la sociedad franquista, y Ramón J. Sender, un escritor muy político, figura del exilio republicano.

No fue un caso único. Laforet fue saludada por Juan Ramón Jiménez y estableció una amistad conmovedora con Elena Fortún, autora con la que pudo hablar de la literatura, la vida y las especiales dificultades que tenía una mujer a la hora de vivir y escribir en libertad. En sus años de Roma, también fue muy importante para ella la visita a María Zambrano y la amistad sincera con Rafael Alberti y María Teresa León.

La explicación de estas complicidades sentimentales la aportó muy pronto, como solía hacer siempre, Francisco Ayala en su artículo “Testimonio de la Nada”, publicado en 1947 en la revista Realidad, una imprescindible publicación que el escritor de Granada animó durante cuatro años en el exilio argentino. Al leer Nada había descubierto el mundo interior, la realidad de la España franquista, oculta bajo las máscaras imperiales de los vencedores y el silencio de los vencidos. La prosa directa, descarnada, de Carmen Laforet contaba una historia que, sin mucha filosofía, pero con buena literatura, no tenía nada que envidiar al existencialismo francés. Pese a los esfuerzos represores y autárquicos, España estaba en Europa y formaba parte de la cultura occidental con sus miedos, sus deseos, sus decepciones y sus incógnitas. Las tristezas de aquella muchacha de la calle Aribau en Barcelona eran en el fondo un motivo de alegría y esperanza. Había que tender puentes.

Algo muy parecido sintieron jóvenes lectores y estudiantes en las universidades de los años más difíciles de la dictadura. Ricard Salvat, Emilio Sanz de Soto o Gonzalo Sobejano reconocieron haberse sentido parte de la mirada generacional de Carmen Laforet, parte de esa España y, por tanto, parte de la Europa cultural de su tiempo. Juan Eduardo Zúñiga, además, llamó la atención sobre la manera de ser mujer que aportaba la nueva novelista al distanciarse de todas las cursilerías rosas y sumisas que intentaban definir entonces la condición femenina. Si el franquismo supuso una tragedia general, la factura pagada por las mujeres fue doble.

Carmen Laforet, es verdad, quiso siempre ser apolítica. Pero resulta que la literatura no es nunca apolítica, indiferente, porque no puede separarse de la realidad histórica en la que nace, de lo que pasa en la calle, la conciencia y el corazón. No se trata de consignas, proclamas, panfletos o discursos moralizantes, sino del testimonio ético de la vida humana y de sus imaginaciones, la huella por escrito de seres históricos que caminan por una ciudad o por los cables de alta tensión que cruzan los sueños.

Bienvenida la Feria del Libro de Madrid que acaba de inaugurarse. Bajo el ruido y la mentira, darle una oportunidad a los libros es darle una oportunidad al sentido más digno de nuestras vidas.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




19 Comentarios
  • Chinchirina Chinchirina 12/09/21 23:59

    Gracias D. Luís por traernos a Carmen Laforet. Y gracias por el retrato del personajillo Glez Ruano,
    Solo quiero decir, que he vivido en los alrededores de la casa del horror que también describe Laforet, en La Isla y los demonios. Para mí una novela de gran recorrido y que describe con gran sensibilidad la vida en Las Palmas después de la guerra. Digo de gran recorrido, porque esa novela tiene material para hacer un serial de televisión que enganche a la gente y con unos paisajes de gran belleza entre Tafira y Santa Brígida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • leondebarro leondebarro 12/09/21 16:34

    Como dirían los "católicos, una bendición el poder leerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • jorgeplaza jorgeplaza 12/09/21 11:31

    Se encuentra fácil en la web, pero si alguien está interesado y quiere ahorrarse el trabajo, el artículo de Ayala citado por García Montero está aquí https://carmenlaforet.com/wp-content/uploads/2019/09/3.-Francisco-Ayala.-Testimonio-de-la-nada..pdf

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/09/21 12:00

      Gracias, Jorge.
      Echo en falta la columna de Manuel Cruz del domingo.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/09/21 11:19

    Puede haber puntos de vista distintos y parcialmente validos todos, por ejemplo he oido mucho que el Madrid representaba al franquismo pero en los 60 viviendo en Francia yo veîa que el Madrid representaba sobre todo a los albañiles españoles. Ademâs estoy seguro que una parte no desdeñable del medio millon de exiliados republicanos eran del Madrid.

    Luis dice: Carmen Laforet, es verdad, quiso siempre ser apolítica.
    Creo que cuando alguien se define, debemos respetarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • CinicoRadical CinicoRadical 12/09/21 09:47

    Somos seres políticos, gestionando el Caos,con peor o mejor suerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/09/21 09:30

    Estoy completamente de acuerdo con Angel Viviente: necesitamos agitadores de la cultura y del pensamiento, mentes lúcidas que nos acerquen a lis libros y a sus autores.

    No conozco una emision televisiva literaria que represente lo equivalente a lo que son "historia de nuestro cine" y "version española" para el cine. A pesar de sus loables esfuerzos Pagina Dos no contiene charla convivial con varios intervinientes y no da la talla ni cuantitavemente ni cualitativamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    4

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/09/21 09:38

      La emision "La grande librairie" consta de un reportaje de unos 5 minutos visitando una libreria de una ciudad pequeña prefrentemente y al final siempre se pide al librero de aconsejar 2 o 3 libros de su predileccion. Un reportaje en una libreria de Teruel o de Zamora por ejemplo serîa simpatico.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      2

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/09/21 09:41

        A menudo los libreros son libreras.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • paco arbillaga paco arbillaga 12/09/21 07:02

    Dice el RAE: «política = 9. f. Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.»

    «Carmen Laforet, es verdad, quiso siempre ser apolítica.» ¿Se puede ser apolítica y más cuando se escribe y se publican las ideas u opiniones de quien lo hace? Todas las personas hacemos política cuando hablamos, opinamos. Sí se puede sentir alguien apartidista por no estar de acuerdo con el comportamiento de los partidos pero ello no significa que quien así se declara no se interese por la política.

    «Siempre hasta que me muera estaré volcada en los demás. Los querré y me querrán. Y al mismo tiempo estaré sola​», dejó escrito esta brillante autora. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    15

    • Jose Espuche Jose Espuche 12/09/21 08:29

      Amigo Paco, la Real Academia de la Lengua dice así, APOLITICO exento de contenido. Todo tiene contenido más o menos. Le puede gustar más o menos. Todo en la vida es política.
      Gracias por tu magnifico comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      9

      • paco arbillaga paco arbillaga 12/09/21 08:34


        Jose Espuche: «Todo en la vida es política.» ¡De acuerdo! Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        0

        7

        • Jose Espuche Jose Espuche 12/09/21 09:52

          Amigo Paco, no entiendo por qué pones, al final de lo comentarios, OSASUNA 2, SALUD 2. Quiero pensar que tiene su significado pero sinceramente no lo entiendo. Me harías un favor si lo explicaras a mi y a los demás lectores de lo que escribes.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          0

          4

          • paco arbillaga paco arbillaga 12/09/21 10:03


            Jose Espuche: Osasuna = la salud, en euskera. En cuanto a osasuna2 salu2, es porque me gusta retorcer las palabras (toda mi vida dedicada a ellas por mi profesión de tipógrafo).

            Además, aunque con más de ochenta décadas a mis espaldas, hay que ponerse a la moda y seguir «disciplinariamente» las directrices de programas de empresa que nos obligan a mezclar cifras y letras en las claves de acceso. Te reitero mis osasuna2 salu2.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            1

            3

            • Harry Treleaven Harry Treleaven 12/09/21 13:18

              Arbillaga: pido excusas a LGM, pero mi interés este domingo también se centra en usted. ¿Me puede contar cómo fue la boda casi secreta de Isabel & Fernando? No hay evidencias primarias relevantes de época, al menos yo no las conozco, y en la web de tele... no disponen de información. Sus 80 décadas le situaron en un lugar privilegiado.
              Salud para usted y para el resto de gente decente.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              0

              2

              • paco arbillaga paco arbillaga 12/09/21 14:07


                Harry Treleaven: Siento no poder informarte. No me interesan esos eventos. O2-S2.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                0

                2

                • paco arbillaga paco arbillaga 12/09/21 14:47


                  Mis ocho largas décadas girando alrededor del Sol han dado para tanto, que parecen ochenta.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  0

                  2

  • Angel Viviente Angel Viviente 12/09/21 00:45

    Muy bonito y especial el acercamiento que nos trae este articulo a los libros en general y a Carmen Laforet en especial. 
    Necesitamos agitadores de la cultura y del pensamiento, mentes lúcidas que nos acerquen a lis libros y a sus autores. Los libros nos acercan a la realidad y nos ponen los pies en el suelo, en el suelo de un pais que bosteza frente a los televisores.
    Gracias, Luis

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 12/09/21 00:39

    Efectivamente un país de libros es mucho más fiable que la España actual, para darse cuenta de ello basta leer articulos destructivos y ver como en la tele tantos periodistas no dejan hablar a otros periodistas.

    A veces de joven no se tiene suficiente calma o paciencia para leer muchos libros, entonces tambien es valido practicar la lectura mâs corta de los periodicos o ver muchas peliculas, que hay una relacion intima entre el cinema y la literatura me parece algo bastante claro.
    En algun momento a Pedro Almodovar le habrîa gustado practicar la literatura, lo decîa en la revista La luna de Madrid y el padre de Enrique Vila-Matas le cortô la financiacion a la primera peli de su hijo cuando se enterô de que iba contra la institucion de la familia.

    Bueno, a veces los periodistas dejan hablar a los otros periodistas, hay que ser un poco optimistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

 
Opinión