Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

¿Qué dirá Abascal cuando el cambio climático nos obligue a migrar?

Publicada el 20/09/2021 a las 06:00

Vivimos momentos realmente paradójicos. La misma semana que hemos conocido que el cambio climático se está agravando, y que hemos leído en la prensa los problemas de desabastecimiento que las duras políticas migratorias están desencadenando en Reino Unido tras el Brexit, se ha escuchado a Abascal pronunciar uno de los discursos más xenófobos jamás dados en el Congreso. Cambio climático, migraciones y xenofobia, todo un triángulo perverso.

Afortunadamente estas noticias me pillaron en un curso de verano organizado por Ayuda en Acción y la Universidad del País Vasco con el título “El reto de la movilidad humana: pobreza, cambio climático, pobreza y situaciones de violencia como causas de migraciones forzosas”. Mucho de lo que allí se planteó ayuda a entender la forma en que se configura e interacciona esta tríada.

Los movimientos de población son tan viejos como la vida misma. Sin embargo, informaciones interesadas o manipulaciones dirigidas a provocar miedo nos devuelven datos deformados, como un espejo cóncavo. Los discursos de la ultraderecha en toda Europa se alimentan de este miedo, al que responden en forma de xenofobia. Me encantaría saber qué contestarían Abascal y los suyos el día que los migrantes seamos nosotros y nosotras, habitantes de la parte rica del mundo, víctimas del cambio climático que avanza imparable.

Según datos de la Organización Internacional Migraciones, el año 2020 se calcula que fueron 272 millones las personas que migraron. Podrá parecer mucho, pero son apenas el 3,5% de la población mundial, lo que supone un pequeño crecimiento desde el año 2019, pero ni mucho menos el cataclismo que podría deducirse de lo que transmiten ciertos discursos.

Quizá lo llamativo es que ahora llaman más recurrentemente a las puertas de Europa, si bien el principal receptor de migrantes sigue siendo EEUU, seguido de Alemania, Arabia Saudí, Rusia y Reino Unido. No vemos, sin embargo, los millones de desplazados –personas que abandona su lugar de residencia para trasladarse a otro territorio dentro del mismo país-, cuyo ranking lideran Siria, el Congo, Colombia, Afganistán y Yemen (aquí unos interesantísimos mapas de El Orden Mundial al respecto).

Algo parecido ocurre si pensamos en el refugio. Según CEAR –Comisión española de ayuda al refugiado- tan sólo el 15% de las personas refugiadas son acogidas en países desarrollados, mientras que el 73% lo hacen en naciones vecinas, casi siempre países en desarrollo. Por cierto, más del 40% son niños y niñas. Mientras, en este pequeño geriátrico suizo que es Europa, hay quien se echa las manos a la cabeza y se apresura a advertir que el viejo continente no puede ser un coladero cuando Afganistán salta por los aires. Esta vez no me refiero a la ultraderecha, sino al liberal Macron.

Según el Instituto de desplazamientos y migraciones, desde 2018 la primera causa de desplazamiento es lo que se llama desastres “naturales”, la mayor parte de los cuales tienen que ver con el cambio climático. Sequías, inundaciones, subida del nivel del mar o eso que denominamos fenómenos meteorológicos extremos. Si en el occidente opulento tales circunstancias están causando estragos –recuérdense las inundaciones de Alemania y Bélgica este verano, o el drama del incendio “de sexta generación” de Sierra Bermeja, en Málaga–, en otras partes del planeta supone que algunos territorios directamente dejan de existir –ya han desaparecido islas del Índico a consecuencia del incremento del nivel del mar– y otros, directamente, quedan en condiciones que hacen imposible vivir allí.

El problema ya forma parte de la agenda global. Tanto, que ACNUR, la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados, acaba de lanzar una campaña para recoger medio millón de firmas que entregar a la Cumbre del clima que se celebrará en Glasgow en noviembre pidiendo más ambición en la lucha contra el cambio climático. Se puede firmar aquí.

El cambio climático está detrás de sequías, de inundaciones y de un buen número de fenómenos que empobrecen los territorios y afectan a las personas, obligándoles a marcharse de allí; aunque, preguntadas por ello, muchas no acaban de identificarse como migrantes climáticos. ¿Estamos ante casos de migrantes económicos, políticos, refugiados o desplazados forzosos? Juristas especializados llevan años debatiendo esta cuestión, pero convendrá que decidamos algo pronto al respecto porque las cifras crecen imparables. Si en 2018 eran 17 millones las personas desplazadas por cuestiones climáticas, en 2019 ascendían a 24 (siempre según cifras oficiales), y dentro de no mucho algunos de ellos podemos ser incluso quienes vivimos en la parte rica del mundo; España, por ejemplo, especialmente vulnerable ante el cambio climático por su posición geográfica. ¿Qué dirá entonces la ultraderecha?

Soy consciente de que la llegada de personas de otros países es utilizada por la ultraderecha y por la misma derecha “sistémica” para avivar los miedos de la población y como chivo expiatorio de todos nuestros males, pero también lo es que el liderazgo político no es decir lo que supones que la gente piensa y desea, sino ser capaz de hacer lo que crees que hay que hacer, y explicarlo. Hoy se le reconoce a Merkel, tan criticada por el austericidio de la década pasada, la valentía en la acogida de sirios en la crisis de 2015.

Una de las asignaturas pendientes en Europa es definir una política migratoria a la altura de sus valores. Sin embargo, cada vez es más complicado encontrar discursos coherentes, y el Pacto por las Migraciones sigue congelado. ¿Habrá liderazgo en Europa para plantear políticas de migración y asilo suficientemente valientes? Quizá para cuando se consiga, seamos nosotros y nosotras los migrantes climáticos.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • Nadie49 Nadie49 22/09/21 00:08

    Sencilo: las cloacas socialistas son las responsables de que yo, el bereber, más bereber del universo tenga que irme de mi amada península y no volver a ver la mezquita de Córdoba, la Alhambra, y mis campos de olivos que mis ancestros trajeron. Mi camello y yo, lloramos al dejar la tierra de los que cruzando el estrecho elevaron el nivel cultural de las gentes de la península a alturas competitivas en su época, no logradas desde que entregamos las llaves de Granada y fueron expulsados los judíos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Hammurabi Hammurabi 21/09/21 00:21

    El hidalgo caballero de la rabiosa mirada, no vacilaria en adentrarse en la más tenebrosas tierras, en los más oscuros océanos, allí donde henchido, pudiera vociferar a los cuatro vientos: DULCINEA!!!!!!!! Que es el nombre que le pondría al chiringuito que le montasen.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Hammurabi Hammurabi 21/09/21 00:21

    El hidalgo caballero de la rabiosa mirada, no vacilaria en adentrarse en la más tenebrosas tierras, en los más oscuros océanos, allí donde henchido, pudiera vociferar a los cuatro vientos: DULCINEA!!!!!!!! Que es el nombre que le pondría al chiringuito que le montasen.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Hammurabi Hammurabi 21/09/21 00:21

    El hidalgo caballero de la rabiosa mirada, no vacilaria en adentrarse en la más tenebrosas tierras, en los más oscuros océanos, allí donde henchido, pudiera vociferar a los cuatro vientos: DULCINEA!!!!!!!! Que es el nombre que le pondría al chiringuito que le montasen.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Hammurabi Hammurabi 21/09/21 00:21

    El hidalgo caballero de la rabiosa mirada, no vacilaria en adentrarse en la más tenebrosas tierras, en los más oscuros océanos, allí donde henchido, pudiera vociferar a los cuatro vientos: DULCINEA!!!!!!!! Que es el nombre que le pondría al chiringuito que le montasen.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Niema Niema 20/09/21 12:19

    Mira lo que diga semejante personaje, me importa un rábano. Lo que me preocupa es como gestionar la llegada de las personas que vienen buscando una vida mejor. Necesitamos gente joven, pero no creo que tengamos la capacidad para acoger a todas las personas que quieren entrar. Por otro lado, me parece cruel que un menor cuando llega a los 18 años el Estado se desentienda de él. Son chavales que no tienen a nadie aquí, ningún tipo de red social en la que apoyarse. Creo que necesitamos cambiar muchas cosas y no sé cómo lo van a hacer. Y nuestro jóvenes, como ha dicho otro lector emigrando fuera de España porque aquí no encuentran trabajo y se les paga una mierda. Todo eso es dinero tirado por nuestra sociedad que en la mayoría de los casos ha hecho una inversión en educación pública para que luego se nos vayan a dar frutos a otros países.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • GRINGO GRINGO 20/09/21 17:14

      Debemos desterrar ciertos prejuicios que nos han inoculado desde hace muchos años.

      Si cabemos todos, tenemos capacidad para acoger a todos los que vengan, que no son tantos como se dice, nuestra sociedad, a pesar de lo que pueda parecer, es rica, lo que pasa es que todavía tenemos sin resolver una distribución más equitativa de la riqueza, pero con voluntad hay medios para atenderles, a ellos y a muchos españoles que siguen abandonados por las instituciones.

      Los que vienen, que mayoritariamente vienen con intención de trabajar, deberían contar con papeles desde el primer día, como seres humanos acogidos por un país que firma todos los Convenios de DDHH habidos y por haber.

      Así podrían empezar a integrarse en la sociedad y contribuir con sus impuestos a construir un país más solidario y de futuro.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • deabajo deabajo 20/09/21 12:17

    ¿Que qué dirá? Lo que sea necesario para seguir viviendo del cuento. Si nos viéramos obligados a emigrar a Ruanda se pintaría la cara de negro, se colocaría una o varias banderas de Ruanda y se declararía muy patriota muy ruandés para que le pusieran un chiringuito.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • GRINGO GRINGO 20/09/21 10:26

    Abascal ?, que qué dirá Abascal, jajajajajajaja.......se quedará aquí mientras le funde una ola de calor, de pie asido a la bandera del aguilucho, gritando a los vientos que "la culpa de todo esto lo tienen los enemigos de España, el falaz contubernio judeo-masónico financiado con el oro de Moscú...", mientras el Tal Iván y Ortega Smith se piran descojonándose del Tonto de Amurrio....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • jorgeplaza jorgeplaza 20/09/21 10:02

    Mucho antes de que el calentamiento "nos" obligue a emigrar, si es que "nos" obliga --a mí, que tengo casi 70, seguro que no--, nuestros jóvenes se las están pirando aceleradamente porque los sueldos en España son miserables. No son, como en los sesenta del siglo pasado, trabajadores manuales sino universitarios (médicos, enfermeras, ingenieros, científicos) a los que ha costado esfuerzo y dinero formar aquí, dinero y esfuerzo que regalamos a los países de destino. Hablo por experiencia, porque uno de mis dos hijos está en esa situación.

    Lo del calentamiento global da muy bien en titulares, pero es un problema de segundo orden en este momento comparado con la debilidad de nuestro mercado de trabajo y nuestra absoluta renuencia a aceptar los más minimos inconvenientes que inevitablemente produce la reindustralización. No hay más que ver la histeria con las hipotéticas minas de litio en Extremadura (¡los más pobres de España se ponen estupendos!) o con la ampliación de El Prat en Barcelona. Recomiendo al respecto este artículo de Esteban Hernández: https://blogs.elconfidencial.com/espana/postpolitica/

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 20/09/21 09:36

    Alemania necesita 400.000 inmigrantes anuales para su mercado laboral
    Cómo Japón pretende atraer a 300.000 trabajadores extranjeros
    Por qué muchos negocios en Estados Unidos no encuentran empleados para cubrir sus vacantes
    "Estamos contratando presos y no son suficientes": por qué Reino Unido tiene miles de vacantes de trabajo que no puede llenar

    la idiocia nos anega

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



Lo más...
 
Opinión