x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

¿Fin de la ecuación democracia = antifascismo?

Publicada el 28/04/2019 a las 06:00
La no asistencia de Salvini a los actos de conmemoración de la caída del fascismo en Italia, en un contexto de auge de la extrema derecha en Europa, quizá esté indicando el fin del consenso antifascista como base de la democracia en el Viejo Continente.

Esto no significa que el antifascismo deje de ser un valor importante para amplios sectores sociales, pero sí podría señalar que ha perdido su carácter de consenso transversal en la democracia europea.

La extrema derecha del Viejo Continente no es un agravio ser tildado de fascista o ser sospechoso de serlo. Pero no le resulta injurioso porque secretamente lo sea, sino porque lo coloca en un pasado que ya no tendría vigencia alguna en la vida democrática actual. “Fascista” estaría dejando de ser el peor insulto para una identidad democrática precisamente porque ya no significaría nada en el mundo democrático actual. Democracia y antifascismo se habrían escindido, ya no se implicarían mutuamente.

Esta resignificación de la democracia y del antifascismo está generando mucho desconcierto en el progresismo y en la izquierda, pues les arrebata la principal crítica (teórica) y arma (política) contra sus contrincantes. Es como si el adversario ya no se viera afectado por el golpe más eficaz que uno usaba hasta ayer.

Esto no indica más que la historicidad del significado de todos los conceptos e identidades políticas, que su sentido depende de su vinculación con otros. Cuando el contrincante cambia, uno mismo ha cambiado ya, lo sepa o no. Éste es el desafío que la extrema derecha le plantea a la izquierda y al progresismo, acertijo que no está siendo resuelto.

En España esto ocurre de un modo particular, porque la democracia inaugurada con la Transición no se apoyó en ese pilar antifascista, dada la política de olvido del pasado bajo la equiparación de “nacionales” y “republicanos”. Sin embargo, el anti-autoritarismo general en que se basó la democracia española hizo que el término “facha” fuera un agravio eficaz.

Por eso Vox se mofa abiertamente de ese mote, en una reapropiación que lo neutraliza. Cuando Abascal afirma “nos dirán que somos fachas” logra varios objetivos a la vez: corroe la base progresista del consenso democrático, muestra la “cobardía” de la “derechita” adocenada por el sentido común “progre” e interpela a los ciudadanos a liberarse de la dictadura de lo políticamente correcto. Ser una derecha sin complejos consiste en la decisión de no asumir el discurso “progresista”, de no hacerse cargo del pasado franquista —como la “derechita cobarde”, temerosa de ser vista como “facha”— y, en el caso de que se lo endilguen, no pasa nada porque ya no tiene significado alguno en la sociedad actual. Es presentado como un pasado afónico.

Si esto es así, explicaría lo inocua que está siendo la respuesta de la izquierda y el progresismo, que vincula el discurso de la extrema derecha siempre con el pasado: “la involución”, “lo retrógrado”, “lo casposo”, etc.

El fin del antifascismo como pilar de la democracia estaría marcando la corrosión de la democracia social de la segunda posguerra. Si el neoliberalismo erosionó lo social —el bienestar—, la extrema derecha —en muchos casos neoliberal, como Vox— estaría borrando lo político —el antifascismo—. La propia democracia social seguramente ha contribuido a su debilitamiento al presentarse como meras reglas del juego neutrales en la que todos caben. Es decir, al rebajar la exigencia de sustancia democrática a los actores que querían formar parte de ella.

Quizá ha llegado la hora en que la izquierda y el progresismo deban, sin olvidar el antifascismo, buscar más herramientas para construir sujetos democráticos, porque un orden político no se reproduce sin crear sujetos acordes a él.
____________

Javier Franzé es profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid
Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 28/04/19 17:04

    micanuto, querîa estar en la izquierda, centroizquierda en mi caso, seguramente porque soy solitario y quería estar un poco con los "otros". Me gustaba el afán de "otra vida es posible" que a veces creîa ver en algunos. No soy teórico, no diferencio muy bien John Lennon de la izquierda...

    La izquierda tiene muchos fracasos pero hay que seguir, eso sî, sabiendo que la democracia es mâs importante que la izquierda... T.REX, spaceball ricochet: I am small but I enjoy living anyway, the spaceball ricochet!...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 28/04/19 14:01

    Los analistas deben tener cuidado calificando las opciones políticas y en una emisión que puedo ver, Los desayunos, lo tienen.
    Por mi parte me lo pensaría muy mucho antes de calificar fascista a un grupo político. En Polonia por ejemplo son Derecha catolicona. Quiero decir algo sobre Hungría. La Hungria de Horthy estaba con Hitler en la segunda guerra mundial por lo que después quedaba muy mal parada territorialmente. Tal vez la parte de Rumania donde se habla húngaro es mâs extensa que la Hungrîa actual... Además no hay que olvidar que antes habîa el imperio austrohungaro. Es decir que un pueblo que recuerda un pasado grandioso y ve su territorio muy mermado tal vez es muy proclive al rencor extremado... De todo modo para no meter demasiado la pata tanto a Salvini que a Orban que Le Pen los calificaría de Derecha populista.
    Es que el Fascismo me parece estaba hecho para oponerse a la religión Comunista. De verdad creo que el comunismo tenîa 90% de religión. Un genio este cura franquista que vi decir a sus huestes: "teneîs que elegir entre Comunismo y Comunion!".
    Si bien es verdad que utilizar el calificativo de fascista no me pega, es verdad que muchas cosas me pueden recordar un poco el fascismo. Es el caso del Peronismo con su Caudillo Juan Domingo Peron. Pero el Peronismo ha derivado mâs bien hacia cierta izquierda... Aunque algunos que mataban los peronistas Montoneros se definían también como peronistas...
    Para terminar no me gustan Kacinski, Orban, Le Pen, Salvini y otros pero dado que se comprometen con el sistema democrático debo aceptar que pueden ganar elecciones y gobernar...
    Parece que ahora ya no hay una linea tan gruesa que separa la Extrema Derecha de la Derecha. Incluso a veces se utiliza el termino de derecha extrema en vez de extrema derecha. Todo muy complicado.
    El termino de fascista lo reservaría para lo años 30. Ahora utilizaría el vocablo de populista de derechas. Aunque algunas veces cuando pierdo los nervios, se me ocurre espetar a alguien que es un fascista!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    4

    3

    • micanuto micanuto 28/04/19 16:12

      Solo por matizar: el fascismo y el nazismo es una reacción al comunismo desde fuera, y la socialdemocracia desde dentro, ¿o no¿

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 28/04/19 16:41

        Buf, ya ha escrito demasiado.
        El nazismo tiene racismo, el primer genocidio del siglo XX tiene impronta alemana, pasa en Namibia. El nazismo no cae en los años 20 por casualidad, algo estaba enfermo en algunas mentalidades alemanas.
        Al contrario el fascismo de Mussolini no destaca por su racismo.

        En Alemania del Este cuando pasaron de Hitler a República Democrática de Alemania no cambiaron mucho de modelo de vida dictatorial... Pero el comunismo no propone ningún racismo.
        Todo muy complicado.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • itnas itnas 28/04/19 11:57

    Un artículo que, en mi opinión, es muy interesante. Explica el auge de la extrema derecha presentándose sin rubor como tal. Y advierte del peligro de continuar por el camino de despojar de sentido el término 'fascista'. Pero prof. Fenzé sería bueno tener claro qué es una ecuación: una igualdad con una o más incógnitas. En el título del excelente artículo no se observan incógnitas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • micanuto micanuto 28/04/19 16:16

      Si, más que ecuación debería decir IDENTIDAD

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • luzin luzin 28/04/19 09:03

    Pero de dónde salen estos teóricos de la democracia antifascista. La democracia, más bien el ideal republicano, nace como antítesesis de la monarquía. El fascismo es un movimiento totalitario que nace como producto de la crisis capitalista, el nacionalismo y el fracaso continuado del sistema nacido de la Revolución Francesa donde no existe separación de poderes, dado que ejecutivo y legislativo no fueron separados, y por ende la corrupción es forma de gobierno. Sin embargo, a pesar de que el fascismo y el nazismo triunfan en sistemas políticos con unas reglas bien evidentes, resulta que volvieron a implantar en casi toda Europa el mismo sistema político, la partitocracia. Ahora nos vienen con el cuento de las ecuaciones, de las dos Españas, de Franco, del ADN, la incultura, .... cualquier cuento es bueno menos cuestionar el sistema oligárquico que padecemos ... viva la servidumbre voluntaria es lo que tenían que gritar estos aspirantes a profesores de la "nueva democracia" ...

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • baja chico baja chico 28/04/19 06:57

    Olvido vergonzante y punto final que nos lo recuerdan las cunetas, cue!gamuros y las medallas del torturador Willy el niño.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/04/19 22:28

    En 77 con el segundo tinto en la barra muchos viejos ya me comunicaban sus desvivencias durante la guerra civil. Decir que la Transición se fundaba en la política de olvido del pasado es completamente falso. Al contrario se basaba en no repetir la guerra civil que por conocer, se conocía demasiado. Pienso que muchos "pensadores" actuales os estaîs forrando con eso del "olvido" en la Transición.
    Me parece que el fascismo (fascio, haz de luz, las falanges tienen la misma figura geométrica triangular ampliándose, de ahí Falangismo) nacía alentado por las altas burguesías asustadas para ofrecer una alternativa anticomunista a las clases obreras. Para analizar los herederos actuales de los fascistas de los años treinta, entre otras cosas hay que calibrar las consecuencias del gran declive de la "religión" comunista. Pero en el texto no veo rastro de palabras como comunismo, marxismo por lo que difícilmente lo puedo tomar muy en serio. Y eso que en el liceo me quejaba de los profesores comunistas que no paraban de darme(nos) la lata con el marxismo "científico" por supuesto. Prefiero quedarme aquí.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    2

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/04/19 22:33

      Tal vez los demócratas hemos perdido el antifascismo porque los "fascistas" actuales han perdido el anticomunismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

Lo más...
 
Opinión