x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




ENTREVISTAS EN EL 40º ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN

Javier Pérez Royo: "Si Estrasburgo le ha dado amparo a Otegi, a los presos del 'procés' ni te cuento. El juicio es una temeridad"

  • "La Constitución está en la antesala de su desmoronamiento", afirma el catedrático de Derecho Constitucional
  • "En España, el mecanismo del poder es anterior a la Constitución. Es una herencia del régimen de Franco. Eso es un límite tremendo para que la sociedad española pueda expresarse tal cual es", sostiene
  • "Monarquía, composición de las Cortes y sistema electoral, y constitución territorial del poder. Esos son los tres grandes problemas a los que tiene que enfrentarse la sociedad. Y la Constitución ya no le vale para hacerlo", explica

Publicada el 08/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 07/12/2018 a las 21:50
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo.

El catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo.

TV3
A la primera pregunta de la entrevista, que pretendía ser de tanteo y aproximación, Javier Pérez Royo (Sevilla, 1944), catedrático de Derecho Constitucional, ya responde en tropel, sin guardarse nada ni dar rodeos: "Hay una distancia enorme entre la celebración oficial y la realidad de crisis constitucional". No tiene ganas de balances acaramelados por el 40º aniversario –"ha sido la mejor Constitución de nuestra historia", concede–, sino de diagnosticar "problemas gravísimos" para los que además no ve solución a la vista. Estos problemas se resumen así: la Corona, las Cortes y Cataluña.

La de Javier Pérez Royo es la cuarta de una serie de entrevistas en profundidad realizadas por infoLibre con seis prestigiosos juristas españoles con motivo del 40º aniversario de la Constitución. Mañana se publicará la conversación con María Emilia Casas.

PEGUNTA: ¿Por qué es tan grave la crisis?
RESPUESTA: El sistema político español no funciona de acuerdo a lo que prevé la Constitución. Desde 2015 hay una parálisis y el Parlamento, que es representante del pueblo español, donde se proyecta el principio de legitimidad, no cumple ninguna de sus funciones constitucionales.


P: ¿Qué significa que no cumple?
R: No se hacen leyes. Se legisla por decreto ley, el Parlamento es incapaz de hacer una ley siguiendo el procedimiento legislativo, que tiene una cantidad de recovecos que no se pueden recorrer. Se acude al decreto ley y luego a un voto de convalidación. Tampoco se hacen presupuestos. Como no se legisla y no se hacen presupuestos, no hay acción de gobierno susceptible de ser controlada. La función de control queda en una cuestión anecdótica, ridícula. Así que las tres grandes funciones que asigna la Constitución al Parlamento, legislativa, presupuestaria y de control, se incumplen. Y ahí seguimos. Hubo que repetir elecciones, fuimos el primer país de Europa occidental en repetir. Luego hubo una abstención con [Mariano] Rajoy, pero fue para la investidura, no para gobernar. Y después la moción de censura, que es un mecanismo que sí ha funcionado, pero deja un Gobierno con 84 escaños que puede hacer lo que puede hacer...

P: Describe usted una crisis política. ¿Por qué dice crisis constitucional?
R: Lo que la Constitución prevé no se cumple, no se aplica. Con los resultados electorales desde 2015, el órgano que expresa la soberanía popular no puede cumplir las funciones que tiene encomendadas. La Constitución dice una cosa y en la realidad ocurre algo distinto. Ya no es lo que fue hasta 2015, una Constitución normativa. Y no hay indicio de que se vaya a corregir, al contrario.

P: ¿En qué convierte esta situación a la Constitución? ¿Deja de ser una Constitución como tal?
R: Está en la antesala del desmoronamiento, de la descomposición. Tal y como está, no sé si puede ser el marco que haga posible el proceso de dirección política en España.

P: ¿Propone reformarla o sustituirla?
R: Debería haberse reformado hace muchísimo tiempo. Una Constitución tiene que estar reformándose desde que empieza a funcionar. Introduciendo reformas a medida que se identifican problemas. Si no, los problemas se acumulan. Y cuando se quiere reformar ya es muy difícil, ya son muchos los vicios acumulados, no se sabe cómo activar el mecanismo porque no se ha hecho nunca, ha caído en desuso el título dedicado a la reforma. Las reformas tienen que ser puntuales. Por ejemplo, el Senado se debía haber reformado ya en los 80. El Senado es un aborto, es materialmente anticonstitucional. Supone una desviación brutal del principio de igualdad.

P: ¿Es tarde entonces para reformarla?
R: Nunca es tarde. El problema es que para hacer una reforma, tiene que haber una condición: que los partidos con representación parlamentaria tengan predisposición a sentarse para discutir un diagnóstico de buena fe y decidir en qué puntos actuar y cómo se construyen las mayorías cualificadas.

P: ¿Lo ve posible?
R: No. No veo condiciones ni predisposición. Lo intentó [José Luis Rodríguez] Zapatero en 2004 en una situación menos deteriorada, en un momento en que económicamente el país funcionaba como un tiro, sin crisis territorial, y fue imposible que el PP y el PSOE se sentaran simplemente a discutir. Imagine ahora, cuando vamos a un pentapartidismo [PSOE, PP, Unidos Podemos, Ciudadanos y Vox] más los nacionalistas. Y con esa puja en la derecha a ver cuál es más españolista y anticatalanista.

P: Así que la crisis constitucional se traduce en que el Parlamento no funciona.
R: Ese es el reflejo. Esto es una democracia parlamentaria y el Parlamento no funciona.

P: Pero una cosa es el reflejo y otra la causa. ¿La causa es la crisis catalana?
R: Para mí la crisis constitucional tiene varios factores, no sólo uno. Está la gran herencia del régimen de Franco, que es la monarquía y la composición de las Cortes Generales, es decir, el Congreso y el Senado. Todo esto viene de la Ley para la Reforma Política [de 1977], de una decisión de Franco de restaurar la monarquía. Luego esa monarquía restaurada, con el Gobierno de [Adolfo] Suárez, hizo la transición de las leyes fundamentales [del franquismo] a la Constitución. Y eso se hizo a través de la Ley para la Reforma Política, donde se define la composición de las Cortes, y mediante el decreto ley [de marzo de 1977] que establece el sistema electoral. Todo eso, la composición del Congreso y del Senado y el sistema electoral, pasa a la Constitución tal cual. Es preconstitucional. Aunque formalmente lo aprobaran las Cortes constituyentes, la decisión no es suya, sino de las Cortes franquistas. Esa herencia provoca una crisis de legitimidad, porque tenemos una monarquía restaurada y reintroducida por un dictador.

P: ¿Qué problemas presenta la composición del Congreso y el Senado?
R: Hay una desviación calculada del principio de igualdad, pensada para un bipartidismo con tendencia a escorarse a la derecha.

P: Pero de 1982 a 1996 gobierna el PSOE de Felipe González...
R: Sí, claro. Pero hablo de la tendencia. Por supuesto que gobernó González. Cuando saca en el 82 casi el 50% del voto, ahí no hay nada que hablar. Pero la intención es la que digo: una desviación para favorecer a la derecha. Y de hecho, con la misma diferencia de 3 o 4 puntos a favor del PP, el escoramiento hacia la derecha es mayor que con una diferencia de 3 o 4 puntos a favor del PSOE.

P: ¿Por el mayor peso electoral comparado de las provincias menos pobladas?
R: Claro, por todo eso: por la circunscripción provincial, por el mínimo de dos diputados por provincia, por la fórmula d'Hont, por todos los elementos del sistema electoral... Bueno, y ya el Senado, con cuatro senadores por provincia, es una locura. Y la prueba la tenemos en esta legislatura. El PP, con poco más del 30% de los votos, tiene una mayoría súper absoluta.

P: Esos son los dos factores de la crisis: monarquía y Cortes Generales.
R: Es decir, todo el mecanismo del poder. En España, el mecanismo del poder es anterior a la Constitución. Es una herencia del régimen de Franco. Eso es un límite tremendo para que la sociedad española pueda expresarse tal cual es. El bipartidismo dinástico ha funcionado hasta 2015, cuando se han podido sustituir el PP y el PSOE. Ya no pueden y entonces no saben cuál va a ser la operativa.

P: ¿La crisis de la Constitución se debe entonces al fin del bipartidismo?
R: Obedece al cambio de composición del Congreso y el Senado, que precisamente son los que tienen que hacer la reforma de la Constitución.

P: ¿Y qué deberían, a su juicio, hacer las Cortes?
R: El Senado directamente debe hacerse un harakiri. Y el Congreso tendría que cambiar sensiblemente para que el principio de igualdad se expresara en el Congreso y reflejase la sociedad española tal cual es.

P: Aún no hemos hablado del problema territorial.
R: La fórmula de integración de las nacionalidades y regiones ha saltado por los aires en Cataluña con la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010. Y por lo tanto, estamos sin constitución territorial. Son las tres cosas: monarquía, composición de las Cortes y sistema electoral, y constitución territorial del poder. Esos son los grandes problemas a los que tiene que enfrentarse la sociedad. Y la Constitución ya no le vale para hacerlo.

P: En cuanto a la jefatura del Estado, ¿la salida democrática a esa crisis sería un referéndum monarquía-república?
R: Claro. Si la Constitución se hubiera ido reformando periódicamente, y se hubiera reformado el Senado, si tuviéramos un Estado de las autonomías distinto... Si se hubieran ido haciendo cambios, a lo mejor el tema de la monarquía lo podríamos dejar... Pero como no se han ido haciendo reformas, ahora ya nos encontramos con un sistema político que está viciado. Se ha puesto de manifiesto que esto fue un restauración monárquica disfrazada de transición a la democracia, donde la monarquía condicionó el principio de legitimación democrática, que está condicionado al principio monárquico. Porque es la monarquía la que hace y dirige la Transición. De ahí viene la incapacidad de reforma del sistema, que acaba poniendo de manifiesto que la monarquía es un obstáculo.

P: ¿Referéndum, entonces?
R: Es la única manera. Pero la resistencia va a ser absoluta.

P: ¿La Corona ha faltado a su deber de ejemplaridad?
R: Y no sólo eso. El discurso del 3 de octubre, ¿qué monarca puede hacerlo? Bajar a la arena política y entrar en ese terreno.... Pero, ¿usted quién es? [en referencia a Felipe VI] ¿Qué monarca parlamentario hace eso?

P: Tras el referéndum fustrado del 1 de octubre, ¿era posible otro discurso del jefe del Estado? ¿O no debió dar ninguno?
R: ¡Ninguno! Pero, ¿usted quién es? Y la responsabilidad aquí es de Rajoy. Le tenía que haber dicho al rey: "Usted no sale. Y si sale, aquí tiene mi dimisión". O, en todo caso, si sale que sea en las Cortes Generales, reunidas las dos cámaras, para leer un discurso del Gobierno.

P: ¿Cree que el rey buscaba popularidad?
R: No sé qué buscaba, pero cometió un error. Bajó a la arena política y desde entonces no puede ir a Cataluña.

P: ¿Corre el riesgo de convertirse en el rey de una parte de España?
R: Bueno, ya ha estado a punto de convertirse en el rey del 155. Y escuche a [José María] Aznar. Ya saca al PSOE del constitucionalismo y sitúa al rey como pieza clave. Y lo que dice [Pablo] Casado: "Cuando se pagan pensiones, viva el rey; cuando se abre un hospital, viva el rey".

P: Según el PP, Vox es constitucionalista y Podemos no.
R: Claro. Pero es que el PSOE tampoco. El PSOE está fuera también. El intento de apropiación de la Constitución y del rey por parte del PP está clarísimo. "Si usted no está de acuerdo conmigo, no está de acuerdo con el rey". Ese discurso para la Casa Real es un problema y no sé cómo lo va a combatir. Este problema de la monarquía hay que resolverlo. Si vamos a tener una monarquía, ¿qué monarquía va a ser? Porque es inaceptable cómo se hizo la abdicación, de forma anticonstitucional.

P: ¿Anticonstitucional?
R: Totalmente. Se hicieron dos abdicaciones. Por la mañana se hace la abdicación del poder militar. El rey transmite en el Palacio de la Zarzuela el mando supremo de las Fuerzas Armadas a su hijo, como si fuera un asunto familiar. Y el hijo, ya con el uniforme de capitán general, se presenta por la tarde en las Cortes. El desprecio a la soberanía popular es brutal. Eso no se puede tolerar. Y luego el estatus jurídico del rey emérito se decide mediante una reforma legal que se introduce en enmienda a una ley de medidas económicas que estaba en tramitación en el Congreso. ¿Pero esto que es? Esto es un fraude de Constitución como la copa de un pino. Cosas como estas hacen que no sea una monarquía parlamentaria. ¿Cómo que ahora cojo y aparezco en televisión y pronuncio el discurso que me da la gana? Es que el rey va a Davos a hablar de España y la UE. ¿Qué monarca va a Davos? Van los monarcas árabes, el de Marruecos, Arabia Saudí, Jordania... Los monarcas europeos no van. Ni tampoco aparecen en los papeles de Wikileaks [en referencia al rey emérito, Juan Carlos I]. Hay que hace un referéndum, y si gana la monarquía, ver qué monarquía se quiere.

P: Es partidario de resolver la cuestión monarquía-república en referéndum. ¿Y la de Cataluña?
R: No sé. Cataluña es mucho más complicado. Y venimos avisados. Ya se resaltó en el debate constituyente: el problema por el que se va a juzgar esta Constitución es si es capaz de resolver el problema territorial. Si lo hace, tendrá éxito; si no, no. Para eso se diseñó un mecanismo de nacionalidades pensando en Cataluña, que consistía en el sistema de doble garantía. La nacionalidad no puede imponer al Estado un Estatuto con el que el Estado no está de acuerdo. Es decir, el Parlamento de la nacionalidad aprueba un proyecto de Estatuto y tiene que entrar en una negociación con las Cortes. Esa es una garantía a favor del Estado. El ejercicio del derecho a la autonomía no puede imponerse al principio de unidad política del Estado. Eso por un lado. En segundo lugar, una vez hecha la negociación entre los dos parlamentos [el autonómico y el estatal], la última palabra la tienen los ciudadanos de la nacionalidad en referéndum. Esa es la constitución territorial de 1978. Acuerdo y referéndum. Y eso es lo que la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 desbarata.

P: ¿Por qué?
R: Porque desautoriza el pacto entre el Parlamento [catalán] y las Cortes y desconoce el resultado del referéndum. Ahí te has quedado sin Constitución. Y eso es lo que ha pasado en Cataluña, que no hay Constitución, y donde no hay Constitución hay desorden.

P: Un desorden que se proyecta sobre todo el Estado.
R: Porque Cataluña es mucha Cataluña. Y está dominando la vida política española. Lo hemos visto en Andalucía, donde ha tenido más presencia Cataluña que la propia Andalucía. Los que han intentado dar mayor protagonismo a Andalucía, el PSOE y Adelante, no han conectado [con el electorado]. Pero los que lo han planteado en torno al nacionalismo español sí han conectado. El tema de Cataluña lo envenena todo. Y verás en mayo, la que viene. Verás Vox en mayo.

P: ¿Se atreve con alguna propuesta para la crisis catalana?
R: Cataluña ahora mismo no tiene solución. Ahora mismo, digo, porque en algún momento habrá que verlo, claro. Antes tienen que pasar los juicios. Mientras no haya juicios, no hay negociación política posible. Y dependiendo de cómo terminen.

P: ¿Contempla la celebración de un referéndum?
R: Que tendrá que haber un referéndum, seguro.

P: ¿De autodeterminación?
R: No, eso no se va a aceptar por los partidos estatales. Por Podemos sí. Los demás no. Ahora mismo todo está empantanado. Con gente en la cárcel. ¡Estamos celebrando el 40º aniversario de la Constitución con políticos en la cárcel! ¡Con gente en huelga de hambre! Oye, que no son del Grapo, ni del IRA, ni de la Baader Meinhof. Han sido miembros de un Consejo de Gobierno de una comunidad autónoma. Esto no pensé que fuera a verlo yo. Una huelga de hambre de políticos, joder...

P: Ante un referéndum y una declaración de independencia unilateral, ¿qué podía hacer el Estado?
R: Es que no se tenía que haber llegado nunca al 1 de octubre. Es que el Tribunal Constitucional no debió nunca dictar esa sentencia, que fue una monstruosidad. Un Estatuto que había respetado la Constitución, que no planteaba ningún problema de aplicación, que estuvo cuatro años en vigor y no pasó nada, al contrario, bajó la conflictividad... Pero se produjo esa humillación. Se les dijo: "Ustedes han pactado y han aprobado un Estatuto, pero no. Ustedes no caben en la Constitución".

P: ¿Ese es el mensaje de esa sentencia?
R: Sí, o sea, nosotros [poniéndose en el lugar de los catalanes] manifestamos nuestra voluntad, aceptamos una corrección en el Parlamento y, a pesar de todo, en el Constitucional, zas, más todavía. O sea que no cabemos dentro de la Constitución. Usted me dirá. Luego la cosa no acaba ahí. De 2010 a 2017 Rajoy no movió un dedo para intentar nada. No, esto es un suflé, un suflé... Pues ahí lo tienes. El problema cada vez más enconado, más envenenado. Con un divorcio electoral tremendo. El PP casi ha desaparecido y el PSOE ha bajado muchísimo en Cataluña.

P: Bien, ese es un relato de cómo hemos llegado aquí. Pero, una vez aquí, en el 1 de octubre y tras la declaración de independencia, ¿cómo reaccionar desde el Estado?
R: Ya era muy difícil. Lo primero que se tenía que haber hecho, una vez convocadas las elecciones, era no meter la justicia de por medio. El PSOE debería haber dicho: "Yo apoyo el 155 pero a condición de que usted le diga al fiscal general del Estado que no ponga en marcha ningún proceso".

P: ¿Se puede hacer eso?
R: Claro, perfectamente. El Gobierno tiene todo el derecho del mundo a decirle al fiscal general del Estado: "Oiga usted, quieto aquí". Pero no. Así se vició el proceso electoral, se vició la investidura y ahora mismo no hay nada que negociar.

P: ¿Para que haya una solución, a su juicio, el proceso penal debe quedar en nada?
R: Vamos a ver. La solución podría haber sido que la nueva fiscal general del Estado hubiera retirado la acusación por rebelión. Y decir: "A usted se le procesa por malversación, por desobediencia, y va a quedar inhabilitado". Pero no por rebelión. Y traes a [Carles] Puigdemont, y lo juzgas también. Pero no esta barbarie. Todo lo que se está haciendo es de una anticonstitucionalidad brutal.

P: ¿Por qué?
R: ¿Por qué? Primero, porque no hay delito de rebelión. No se ha podido convencer a ningún juez europeo. La inmensa mayoría de los profesores de derecho penal te dicen que no. Además se ha vulnerado el derecho al juez ordinario predeterminado por la ley, porque se tenía que haber encargado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Al saltarse este derecho y actuar el Supremo como primera y última instancia, se le quita la segunda instancia, central en el proceso penal. Al no estar Puigdemont no pueden ser procesados los consejeros, porque los consejeros son colaboradores de Puigdemont, y el principio de legitimidad democrática se proyecta de manera jerárquica en el poder ejecutivo, de modo que la posición del presidente del Gobierno es distinta de la de los ministros y consejeros, que son colaboradores del presidente. El único investido por el Parlamento es el presidente, y por eso el único que tiene legitimidad democrática. Y para colmo va a presidir [Manuel] Marchena, cuya imparcialidad está comprometida. Su palabra no vale. Todo esto es un disparate de una monumentalidad extraordinaria.

P: ¿Cree que este proceso le puede valer a España un palo en la justicia europea?
R: Si a [Arnaldo] Otegi el Tribunal Europeo de Derechos Humanos le ha otorgado el amparo, con esto ni te cuento. Lo de Otegi era una cosa minúscula. Entiéndame, grave porque cualquier vulneración de un derecho fundamental es grave, pero comparado con esto no es nada. Y para el Estado español encontrarse con que dentro de unos cuantos años nos digan "anule este juicio, porque se ha vulnerado el Convenio Europeo de Derechos Humanos", eso sería... Abrir el juicio así es una temeridad extraordinaria. Parece que han decidido dar un escarmiento. Esto tiene muy mala pinta. El tema catalán ha roto la Constitución, que ha desaparecido en Cataluña. Y si desaparece en Cataluña, pues prácticamente desaparece.

P: En su libro junto a Antón Losada La reforma inevitable (Roca Editorial, 2018), usted otorga también notable gravedad al problema de la presencia constitucional de la Iglesia.
R: Lo tiene.

P: Pero, ¿sirve suprimir la alusión a la Iglesia de la Constitución sin tocar los acuerdos del 76-79 con la Santa Sede?
R: No, no, hay que denunciar esos acuerdos, claro. Son anticonstitucionales. Son preconstitucionales, negociados con un Gobierno anterior a la Constitución. Este tema es clave en nuestra historia. La Iglesia ha sido un obstáculo tremendo a todo el proceso de constitucionalización y democratización del Estado. Y bueno, en esta Constitución ha sido donde se ha obtenido el ajuste menos malo, pero sigue siendo una distorsión. Porque no hay que mencionar ninguna Iglesia. Libertad religiosa, aconfesionalidad del Estado y punto. ¿Por qué tiene que estar la Iglesia en la Constitución?

P: Porque tuvo la fuerza para meterse.
R: Exacto. Nada más. No hay razones. Dijeron "yo quiero estar aquí y con la UCD me puedo meter". Y se metieron. Pero no tiene sentido.

P: ¿Qué otros aspectos de la Constitución reformaría?
R: El título de derechos fundamentales. Algunos derechos sociales deben estar entre los principios rectores de política social y económica. Y bueno, este tema de los aforamientos y algún otro que está saliendo.

P: El Gobierno está impulsando la reforma de aforamientos y Pedro Sánchez afirma que le gustaría suprimir la inviolabilidad del rey.
R: Nada de eso va a salir. Son cosas que se tendrían que ver. Pero no van a salir.
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

88 Comentarios
  • Ataio Ataio 11/12/18 23:10

    Profunda decepción del sr Royo. Es posible que colabore el entrevistador, no lo tengo claro. Pero a falta de una segunda lectura ( falta de tiempo ), aprecio en lo referente al tema catalán una parcialidad insultante.
    Ni asomo de un mínimo aspecto criticable en el independentismo y su proceder. El sr Royo les compra la moto pringada de mierda y con grasa hasta en el retrovisor. Por si queda algún resquicio para la duda, nos ilumina con su " Cataluña es mucha Cataluña ". Los demás pues .........
    Discursos tan de parte son altamente sospechosos. Y es una pena ver como personas de izquierdas, progresistas, o simplemente con criterio los aplauden sin la más mínima crítica. No se si se han parado a pensar que están secundando a una derecha corrupta, neo-liberal, católica y reaccionaria; sin ella el independentismo se reduciría a ERC, único elemento medio decente del mismo. Porque la CUP son unos totalitarios anti-democráticos sin escrúpulos.
    En relación a la CE y la monarquía bastante de acuerdo. No así en la conclusión del referéndum . Falta tiempo y pedagogía social si los republicanos queremos tener alguna opción de ganarlo. No soluciona casi ningún problema serio que aqueje al pueblo y que no se pueda acometer desde otros posicionamientos. Su planteamiento actual creo que obedece a oscuros intereses para desnortar a la izquierda y el progresismo.
    PD: Salud y República ( para todos ).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • kneter kneter 11/12/18 17:25

    Como bien dice el prof. Pérez Royo “restauración monárquica, que no transición democrática” diseñada por el heredero del dictador. Sin transición, ni ruptura con el legado franquista, en todos los ámbitos del poder político, judicial y militar seguía inoculado el germen ultra, y que 40 años después mantiene el poso en todos los ámbitos, cuando no la reactivación del veneno, con la aparición ya a cara descubierta de los sujetos más reaccionarios en partidos como Vox. Nada de ello augura facilidades para la necesaria e imprescindible reforma constitucional y que sin ella quedarán enquistados graves problemas, entre otros, el encaje de Catalunya, el insostenible acuerdo con la iglesia católica, la eliminación del senado, etc......

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 09/12/18 13:49

    Como siempre: INMEJORABLE. No hay mente más lúcida jurídica y políticamente que usted.

    Responder

    Denunciar comentario

    14

    17

  • MASEGOSO MASEGOSO 09/12/18 13:18

    La claridad con el profesor Pérez Royo se expresa en esta entrevista es la habitual en él cuando habla de Constitución Española 1978.
    Que nos la colaron por la buenas está más que entendido. Que la interpretado tergiversadamente los gobiernos del PP está aún más claro. ¿^qué como se queda ahora? Muerta y por tanto inservible.

    El Tema Cataluña ya está suficientemente comentado en este medio por todos, o casi todos los que hoy insertan sus comentarios. ¿Culpable de este fracaso? Mariano Rajoy Brey y el PP que, aún en la oposición llevaron al TC un Estatut, aprobado y refrendado constitucionalmente. Jueces comprados por el PP que no utilizaron vaselina para emitir esa sentencia.

    Abdicación real por Juan Carlos I. Ante todo, el ejército, importante para que admitieran al “preparao”, pero lleno de posibles terroristas (firmas en contra las disposiciones gubernamentales, 1200 según los firmantes).
    Habla de José Luis Rodríguez Zapatero. A mi juicio el menos malo de todos los presidentes de la era (supuestamente) democrática. Su partido, PSOE, no le dejó gobernar según su conciencia y, de la oposición (sobre todo PP) ni es necesario hablar.

    La verdad es que el gobierno de m.rajoy, con su voluntad, guiada no sabemos por quien, ha perjudicado tanto al Estado que, hasta la Constitución, huele tan mal como su actuación gubernamental llevada al terreno de lo delictivo.

    La realidad: estamos sin gobierno, sin constitución y con la ultraderecha, inventada por Aznar y apoyada en estos años de su asueto en la chepa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    15

    18

    • CarlosP58 CarlosP58 09/12/18 21:14

      Excelente Masegoso, aunque muchos dirán que se exagera, sobre todo desde el lado 'golpista catalán".
      La tarea de cualquier gobierno es superar ese anticatalanismo sociológico presente en la sociedad española y que desde la dictadural franquista crece más y más.
      Profundizar en la democracia necesita reconocer el pasado, arreglarlo y consensuar un proyecto de futuro, siempre con la voz del pueblo. Hasta ahora ha sido un convidado de piedra para pagar los platos rotos.
      Saludos y Periodismo Libre.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      11

      9

      • luzin luzin 09/12/18 21:52

        Que no cuela ese falso victimismo, que no existe el anti-catalanismo, lo que existe es el anti-nacionalismo catalán que es muy diferente. Ya está bien de sembrar el mal rollo, se trata de nacionalismo, de una corriente política que establece como hecho diferencial el haber nacido en un determinado territorio. Vamos a ver, por ejemplo en mi tierra, Extremadura. En el periodo del desarrollismo franquista (1960-1975) que comienza tras el plan de estabilización del 59 y las medidas liberalizadoras y de movilidad poblacional, en Extremadura emigran casi medio millón de personas, el 82% en España y el 18% al extranjero. La inmensa mayoría son jóvenes con sus hijos, con gran capacidad para soportar largas jornadas laborales, son "el ejército laboral de reserva" como lo definía Marx. Este "ejército laboral" emigra fundamentalmente a Barcelona, Madrid, Bilbao y San Sebastian. Allí se establecieron, allí siguen viviendo, allí están sus hijos y nietos. ¿Cómo vamos a odiar a Cataluña? ¿Cómo vamos a querer que Cataluña se vaya? Los españoles quieren a Cataluña, les gusta, tras Canarias es la comunidad que más turismo interno recibe. ¿Dónde está el anti-catalanismo? No existe, lo que existe es un anti-nacionalismo, un amplio movimiento que está contra los que se quieren apropiar de lo que es común, lo que es de todo, los que quieren romper el espacio de solidaridad que entre todos deberíamos construir.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        13

        13

        • luzin luzin 09/12/18 21:56

          Y se me olvidaba, en Extremadura no conseguimos llegar a la población que tenía en 1960: 1.300.000 habitantes, ahora no llegamos a 1.100.000, eso sí, el tren sigue igualito ...

          Responder

          Denunciar comentario

          10

          11

    • Isabelle0651 Isabelle0651 09/12/18 18:23

      Masegoso, no puedo estar más de acuerdo con tus argumentos, la calidad profesional y moral del entrevistado y los excelentes artículos de Ángel Munárriz son de agradecer entre tanto cinismo informativo. Un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      11

      14

  • Yerma Yerma 09/12/18 09:23

    Hasta que no nos hayamos muerto todo el que tenga de 50 años en adelante, esto no tiene solución., puesto que el franquismo subyace en nuestro inconsciente y nos creemos demócratas y somos dictadorzuelos de andar por casa todos, a derecha y a izquierda.¡ Y cómo nos leemos todos por encima del hombro.... ! Y qué guapos somos y que bien vestimos. No nos queremos tocar ni con un palo... algunos incluso seguro que nos miramos al espejo y nos vemos con nuestra capa de armiño y la corona ceñida viéndonos como los reyes del pensamiento ilustrado....
    Un poco menos de soberbia nos iría a todos mejor. Que todos tenemos ,y perdonen la burda expresión, culo para evacuar y tenemos que limpiárlo después.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    9

    12

    • Isabelle0651 Isabelle0651 09/12/18 18:09

      La Conjura de los Necios, Yerma. Todos inmersos en el mismo caldo cociéndose a fuego lento entre este neoliberalismo salvaje y añorando vivir en el medioevo, entre caciques siendo esclavos de su no tiempo y del trabajo mal remunerado, mientras escriben folios y más folios con mensajes huecos como si fueran su obra maestra. ¡Qué peña!

      Responder

      Denunciar comentario

      10

      11

    • Arkiloco Arkiloco 09/12/18 17:08

      Joer, Yerma, esa solución de que nos vayamos muriendo los mayores de 50 para que las cojinetes rulen y los patinetes se deslicen por las avenidas sin obstáculos y con el personal cantando Alelujah, no se le había ocurrido a nadie pero no des ideas. Y digo yo que esto valdrá para todos los paises. Que aqui tenemos yaciendo en el subconsciente el franquismo y en otros la pasión por las hamburguesas, el chaleco amarillo, cantar en el karaoke o meterse en los Primark a revolverlo todo. Yo te agradezco que me des a conocer eso que se nos acostó en espacio tan indescifrable y de existencia incierta pero ya te digo que no me voy a inmolar y que, de momento, prefiero que "la cosa" no tenga solución a espicharla sin haber acabado de leer un porrón de libros ni visionado algunas series que tengo pendientes. Y ya te digo que cada vez me miro menos al espejo y, más que nada, porque ya no ves al tio guapo que se asomaba por allí. Así que para afeitarme y poco más. A ti y a Sasha os veo como aguafiestas y no es manca vuestra soberbia. Que sabeis lo que subyace en los subconscientes esos ajenos, veis los espejos en los que se miran los vecinos y sus hombros y hasta pontificais sobre los pontificadores. Mucho dramatismo noto yo y vamos a dejar eso de espicharla llegando a los 50 para arreglar no sé que cosa. O es que ¿no os lo pasais bien aqui?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      10

      12

      • luzin luzin 09/12/18 21:53

        Yo he dejado de afeitarme, casi no me miro en el espejo, ... y se me están poniendo unas cejas que no veas ...

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        5

        6

        • Arkiloco Arkiloco 10/12/18 00:11

          Hay que cuidarse más Luzin, que todo no está perdido y hay maquinilas corta pelos muy buenas.

          Responder

          Denunciar comentario

          2

          2

    • .Sasha .Sasha 09/12/18 10:35

      Cierto. Aquí hay mucho personaje que pontifica y diserta ampliamente, pero ¿dónde está ahora? Si fuesen tan buenos como sus disertaciones ya andaríamos con la segunda reforma. Pero no pasan de ser el pico de un colchòn. Mucho lirili y poco lerele. Vivir para pontificar en los comentarios de periódicos. Gran plan de existencia. Así que aquí cierro mi chapa :D

      Responder

      Denunciar comentario

      12

      7

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 08/12/18 22:01

    Corto se ha quedado el ProfPérez Royo con lo que ha dicho

    Responder

    Denunciar comentario

    11

    10

  • Arkiloco Arkiloco 08/12/18 21:06

    No es porque sean complicados, todo lo contrario, pero al leer los comentarios de los Bidebi, Gomados, Herejes y tal siempre tengo algunas dudas y he accedido al Diccionario Enciclopedico de Bolsillo de la Izquierda Paranoica. Conviene asegurarse de que lo utilizan bien y he buscado la entrada "Discrepancias con Perez Royo. Instrucciones" Y dice así: "Califiquese a quienes no están de acuerdo con tan sabio magistrado e intelectual de culto como analfabetos, mamarrachos, votantes de Vox, fascistas o similares o, directamente y para sintetizar, inhumanos". Y, bueno, he visto que los tios no se saltan ni una coma ni se reservan ninguna coz. Las sueltan todas. Luego me he ido al Diccionario Enciclopedico de los Seres Cabreados y Sobrenaturales y he leido uno de los varios apartados que se citan desde muy antiguo sobre la Izquierda Paranoica: Dicese de personas cabreadas y de mirada huidiza, en alerta permanente cual gacelas en la sabana y que, al patear cualquier baldosa, les brotan a millares los analfabetos, mamarrachos, votantes de Vox, fascistas o, directamente, los inhumanos. Se sienten rodeados siempre o los notan en las uñas y en el pelo y, por eso, se rascan mucho y se muerden las uñas sin cesar. Se les soporta con resignación o como distracción pero se procura que no proliferen mucho ya que, como consecuencia de sus hábitos, expresiones y patadas o coces a las baldosas, los votantes de Vox o también llamados fachas, aumentan por efecto de sus llamadas y cabreos permanentes. De ahí que se les llame "Fábricantes de fachas". No está confirmado que sean analfabetos ni mamarrachos y se asegura que sí son humanos. Pero a su manera, claro.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    23

    18

    • Orlinda Orlinda 08/12/18 21:25

      Qué bueno, qué genial!
      No conocía yo a esta especie fundamentalista, ¿crees que son peligrosos? Quiero decir, por eso de que en parte nos hacemos en relación a lo que nos rodea tanto si se me contagia algo como si reacciono muy a la contra los efectos pueden ser temibles.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      18

      12

      • Arkiloco Arkiloco 08/12/18 22:24

        No pone que sean peligrosos. Salvo que bajo determinadas condiciones climáticas se reproduzcan al modo roedor y no se conocen muchos casos. Según mi gastado diccionario se les sobrelleva en cualquier agrupación, comunidad de vecinos o comida de empresa y parece que pueden hacer alguna gracia, no mucha, cuando llevas unas copas de mas o bastantes más y se aminoran sentidos como el gusto, el oido y el tacto. Pero bueno, esta entrada tiene muchos apartados y tampoco es plan de contarlo todo hoy. Es un diccionario muy interesante.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        15

        9

        • Orlinda Orlinda 08/12/18 22:40

          Ya nos irás contando.

          Responder

          Denunciar comentario

          15

          7

  • Sincadenas Sincadenas 08/12/18 20:17

    Las cuatro entrevista publicadas sobre el tema, coinciden en la necesidad de reforma de la Constitución, que no responde a las necesidades de la sociedad actual. Si bien, en algunos casos. los cambios serían pura cosmética.

    En mi opinión, la más contundente en argumentos jurídicos y sociales es, sin lugar a dudas, la de Javier Pérez Royo.

    El resto de entrevistados, como suele ser habitual, denota una clara predisposición a mantenerse dentro de las posibilidades del orden establecido. Y es que, cuando se alcanzan determinados niveles económicos y sociales, resulta muy difícil sustraerse de los mismos y se les nota, aunque lo traten de disimular, que viven muy bien en la situación actual y que si hay que hacer cambios que sean los menos posibles y que no les afecte a ellos, ni a los que obstentan los poderes económicos, ni a los Altos Cargos del Poder Judicial, etc..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    10

    16

    • Damas Damas 08/12/18 22:00

      Escribe usted: "..la más contundente en argumentos jurídicos ...." y aunque reconozco que he pasado muy, muy por encima la entrevista, y mi desconocimiento sobre la materia, le pregunto si considera "un argumento jurídico" lo expresado por el entrevistado cuando contesta: "....no hay delito de rebelión" y continúa con lo que se supone por qué no hay tal delito: "No se ha podido convencer a ningún juez europeo. La inmensa mayoría de los profesores de derecho penal te dicen que no".
      Sí eso es utilizar argumentaciones jurídicas, y además contundentes, está claro que no comparto su concepto sobre lo que es: una argumentación (en general) jurídica (en particular) y claro lo de contundente (ya ni procede).

      Responder

      Denunciar comentario

      22

      13

  • Ángel S.B. Ángel S.B. 08/12/18 19:47

    Esclarecedor punto de vista fundamentado de la situación política de las españas.....

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    11

  • Jafedi Jafedi 08/12/18 17:31

    Dice: "... Porque desautoriza el pacto entre el Parlamento [catalán] y las Cortes y desconoce el resultado del referéndum."
    Si esto hubiera sido consecuencia de una actuación del estamento que viste de caqui hubiéramos dicho que fue un golpe de estado, pero como el estamento viste de negro con puntillas dicen que ha sido una decisión constitucional. Cuestión de colores.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    17



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.