PORTADA DE MAÑANA
Ver
Más de 13.500 condenados por violencia de género se sometieron a programas de reeducación en 2023

¡Sorpresa! La información (bien hecha) interesa a la mayoría en televisión

¡Qué gran sorpresa para muchos! Resulta que en tiempos de culebrones, concursos y realities líderes de audiencia televisiva, va TVE y dedica la mayor parte de la jornada en La 1 y el Canal 24 horas a la investidura de Núñez Feijóo y logra un promedio de 1.290.000 espectadores y un 19,2% de cuota de pantalla en las sesiones de mañana y tarde, lo que supone una ventaja de seis puntos respecto a la siguiente opción, según informa el propio medio público. Un total de 7.199.000 personas (15,6%) siguieron en algún momento la primera sesión del debate, que asciende a 7.515.000 espectadores (16,3%) si se añade el tiempo de análisis. Además, logró el minuto más visto de La 1 a las 16:16 horas, con 1.587.000 telespectadores y un 16,2%. Y La 1 se impuso en las franjas de mañana, con un 13,8%, y de tarde, con un 15,7%, en una jornada en la que la cadena fue segunda opción con un 11,6%.

Lo cierto es que TVE ha logrado en los últimos tiempos imponerse a la competencia de las cadenas comerciales con la transmisión de este tipo de eventos que, recuerdo, parten de una absoluta igualdad al disponer de la señal captada y distribuida a todos los medios por la propia institución dónde se originan. La diferencia (las diferencias) residen en el antes, durante y después que elaboran cada uno de los medios. Y ahí precisamente es donde la cadena pública echó el resto con una apuesta tan arriesgada en audiencia, como obligada dado su carácter de servicio público, al levantar toda la programación de La 1 (incluidos aquellos espacios de especial éxito, como La promesa) y consagrar la emisión al asunto de actualidad. Desde La hora de La 1, al amplio –y brillante– previo a la sesión del Congreso, la transmisión íntegra –a la que se supeditaron horarios y duración de los telediarios–, y que tuvo continuación en el Canal 24 Horas con el espacio que presenta y dirige Xabier Fortes.

Hasta aquí, la cantidad, pero lo sustantivo no residió en el cuánto, sino en el cómo. TVE dispone en sus servicios informativos de un amplio grupo de periodistas con experiencia y especialización contrastada (en la gran mayoría de los casos) durante más de veinte años. Todos saben de lo que hablan en sus intervenciones, y hablan de lo que saben. No hay, por tanto, improvisaciones, ni salidas de tono, sino un relato coral y plural de lo que ocurre. Junto a ellos –-y qué poco, y qué injustamente se destaca– un formidable conjunto de profesionales de la televisión, sin cuyo buen hacer nada llegaría a nuestros receptores.

TVE dispone en sus servicios informativos de un amplio grupo de periodistas con experiencia y especialización contrastada durante más de veinte años. Todos saben de lo que hablan en sus intervenciones, y hablan de lo que saben

Así lo destacaba Carlos Franganillo en redes sociales, tras recibir unánimes aplausos por el plano secuencia, desde las puertas del Congreso de los Diputados hasta el interior del edificio, dirigiéndose a entrevistar a la presidenta del Congreso, Francina Armengol: "Gracias por los mensajes. Un trabajo fino del equipo de steadycam, realización, producción y edición. Y gracias al Congreso por facilitarnos el paseo".

Y un aspecto más a destacar en este cómo de tan dilatado tiempo de televisión: el pluralismo, que partió del personal propio, y que se extendió a los analistas y comentaristas externos que participaron; voces libres y plurales que expresaban opiniones tan diversas como las que se dan en la sociedad, con las que se puede coincidir, o no, pero enunciadas con serenidad y de manera perfectamente inteligible gracias al buen hacer de los presentadores y moderadores.  

Más sobre este tema
stats