Muros sin Fronteras

Putin, el pacificador en un mundo sin memoria

Putin, el pacificador en un mundo sin memoria

Después de tantas vueltas y revueltas con el bombardeo a Siria, Vladímir Putin puede presentarse como El PacificadorEl Pacificador. Debe ser un error o una ironía del destino en un mundo sin memoria: ¿quién recuerda ahora Chechenia? ¿Quién a Anna Politkovskaya? Entre el caso Snowden y esta solución diplomática que desactiva el ataque (de momento) a su socio Bashar el Asad, Rusia vuelve a sentirse superpotencia. Es una ilusión porque la verdadera superpotencia en ciernes es China.

Mientras, los días pasan rápidos para Damasco, que debe entregar en breve una lista de su arsenal químico. El acuerdo entre EEUU y Rusia no exige el listado completo de unas armas, que en teoría Siria no tiene porque nunca las declaró, sino una enumeración exhaustiva. El resultado deberá estar acompañado de un acto de fe por parte de EEUU porque en este tipo de situaciones siempre tienen

ventaja los jugadores profesionales de póker, un terreno propicio para las dictaduras.

Las armas químicas sirias es lo único que le preocupa a Israel del Ejército de Asad. En los últimos días llegan informaciones procedentes de la insurgencia siria que acusan al régimen de traspasar una parte del arsenal a sus aliados libaneses de Hezbolá y a los chiíes de Irak. EEUU dispone de satélites para detectar cualquier movimiento, aunque las armas químicas no necesitan grandes alharacas para su transporte. El jefe de la inspección de armamentos de la ONU asegura en la BBC que la misión de localizar dichas armas y destruirlas es complicada, pero realizable.

El pacto de Ginebra ha dejado heridas en el Congreso de EEUU. Los republicanos que se oponían al ataque arremeten contra una supuesta debilidad de Barack Obama; los que estaban a favor, critican a la Casa Blanca por dejarle las bazas ganadoras a Putin, quien se permitió el lujo de escribir una tribuna en las páginas de opinión del The New York Times. La reacción airada de algunas cartas obligó a la defensora del lector a dar su opinión sobre la conveniencia de ceder las páginas del diario a Putin.

Todo nace de una respuesta de John Kerry durante una comparecencia en el Senado. A la pregunta de si la Administración estaba dispuesta a hacer todo lo posible para evitar el ataque, el secretario de Estado, dijo: "Seguro" y añadió una condición: que Asad entregue sus armas químicas a la comunidad internacional. Esa respuesta que la periodista del The New Yorker Amy Davidson califica de retórica, sirvió para que Rusia pusiese en marcha su diplomacia. Davidson cuenta que Serguéi Lavrov, el veterano jefe de la diplomacia rusa, cazó al vuelo la idea y se la debió transmitir a Asad como la única fórmula para evitar una respuesta militar.

Si las democracias mienten, espían y acumulan miserias, las dictaduras, más. Rusia anunciaba el miércoles que el régimen sirio le había proporcionado pruebas de uso de armas químicas por parte de los rebeldes. ¿Por qué no compartió esas pruebas con la ONU? Asad jugará porque esas armas químicas son su Agamenón, el argumento del miedo para frenar a la insurgencia suní, salvar su vida y la del 10% de la población que es alauí, como el clan que gobierna el país.

Obama y sus asesores sabrán de este juego. Está en los libros de historia. Pero el presidente de EEUU también necesitaba ganar tiempo. Washington y Moscú están unidos en un temor común: que gane la guerra esta insurgencia en la que predominan los grupos favorables a Al Qaeda y que han entrado en una especie de guerra civil entre ellos. ¿Cómo lo explicaría a la población estadounidense?

Rusia apoya a Asad y EEUU no tiene más remedio que quedarse con el mal menor. EEUU necesita una alternativa a Asad antes de acabar con él.

La única es el Ejército Libre de Siria (FSA, en inglés), al que durante dos años de guerra civil no se le ha apoyado con armas suficientes para que pudiera ganar la guerra. Una de las opciones de un bombardeo sobre Siria es incluir en él a los grupos yihadistas, para favorecer al FSA.

Pensar que las guerras se pueden ganar desde el aire sigue siendo una quimera. Hay espejismos: Kosovo, Afganistán, pero en ambos casos había tropas sobre el terreno, en ambos casos aliados en armas coordinados con los aviones. ¿Qué amigos tienen EEUU y la OTAN en Siria? Miles de personas que creían que la primavera era posible. Eso fue hace 100.000 muertos y más de dos millones de refugiados.

Putin indultará al exmagnate del petróleo Mijail Jodorskovski

Putin indultará al exmagnate del petróleo Mijail Jodorskovski

Más sobre este tema
stats