Elecciones 24-M

Aguirre examina al ‘aguirrismo’

Aguirre examina al 'aguirrismo'

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, volvió a marcar territorio este lunes. El PP nacional quiere que ceda el testigo en el partido si logra ser alcaldesa tras las municipales del 24 de mayo, en las que será cabeza de lista a la Alcaldía, pero mientras tanto, sigue lanzando mensajes de que la formación regional y su candidatura, las maneja ella. Uno de estos mensajes llegó en forma de examen a quienes la acompañarán en su aventura al consistorio madrileño. El primer turno fue para tres de sus colaboradores más fieles:Inmaculada Sanz, jefa de la campaña a la alcaldía, Fernando Martínez Vidal, miembro del Comité de Dirección del PP de Madrid, y Almudena Maíllo, concejala del distrito San Blas. Lo que no está claro todavía es qué pasará con los miembros de la lista que no dependen del PP de Madrid y que serán elegidos por la dirección nacional. ¿Se atreverá Aguirre a pedirles que se sometan a este proceso? 

Estas audiencias públicas –hearings, las llama Aguirre, por su término en inglés– ya se vieron envueltas por la polémica cuando el partido tuvo que buscar sustitutos a cuatro alcaldes salpicados por el estallido de la Operación Púnica. Un escándalo que, por cierto, se llevó por delante a Francisco Granados, exnúmero dos del PP de Madrid y uno de los hombres fuertes de Aguirre en sus años de gobierno en la Comunidad de Madrid

Cuando en el mes de noviembre el PP de Madrid recurrió a este proceso, fuentes del partido admitieron que estaban recibiendo quejas de regidores municipales, no sólo de Madrid sino de otras localidades del resto de España, avisando de que no estaban dispuestos a repetir este tipo de escenas. "Un circo", se quejaban. El propio Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, mantuvo un enfrentamiento con Aguirre a cuenta de este proceso de selección de cargos políticos en el que, para colmo, se desveló que los examinados conocían previamente las preguntas. Ahora, la candidata al Ayuntamiento de Madrid vuelve por el mismo camino. Un camino que, hasta la fecha, parece que sólo va a seguir ella en su partido.

Sin presencia de Aguirre

En esta ocasión, Aguirre no estuvo presente. Cedió el testigo al exalcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano y a otros dos miembros del comité electoral del PP de Madrid. Serán ellos los que trasladen a la cabeza de lista su conclusión sobre las respuestas que los tres aspirantes dieron a las preguntas de los periodistas –en esta ocasión no hubo preguntas por parte del partido–. Y, como siempre, ella tendrá la última palabra. No son pocas las voces del partido que este lunes se mostraban convencidas de que estamos ante "un mero trámite" y que los examinados son ya los elegidos.

Durante hora y media en total –media hora para candidato– los tres aspirantes a integrar la lista del Ayuntamiento ofrecieron un breve perfil de sí mismos y respondieron a las preguntas de la prensa. No en todos los casos las cuestiones fueron iguales, pero todos aprovecharon para dejar claro que Aguirre es para ellos un referente político y que el PP sólo puede ganar si se recuperan los "principios y valores" clásicos del partido. La vuelta a la esencia del partido apostando por un discurso político menos centrado en la economía y más en la política es una de las demandas más insistentes de la presidenta del PP de Madrid.

"Un partido indeciso"

El más crítico de todos los aspirantes a candidato a este respecto fue Martinez Vidal. El concejal presidente del distrito de Salamanca admitió que "se ha diluido el ADN" que la gente espera del PP, sobre todo en cuestiones como terrorismo y aborto. "Se nos ha visto quizá como un partido indeciso con una actitud que la gente no ha entendido", subrayó.

No obstante, Martínez Vidal, representante de uno de los distritos que más votos aportan al PP en Madrid, se mostró convencido de que Aguirre va a conseguir contentar al electorado descontento que les dio la espalda en las elecciones europeas. Y si no, buscarán acuerdos. Con Ciudadanos. Lo dejó claro: "Tengo un gran respeto por aquellos partidos con los que podemos necesitar pactar". También dijo que, por el contrario, no tiene ningún respeto por Podemos.

La corrupción fue otro de los ejes de las preguntas de los informadores. Uno a uno, los tres participantes en este peculiar sistema de selección, negaron haber recibido sobres con dinero B, negaron haber visto a su alrededor comportamientos corruptos y negaron tener cuentas en el extranjero. 

Sobre la postura  de Aguirre en los escándalos de corrupción que han afectado a algunas de las que fueron personas de su confianza, Martínez Vidal rechazó que la presidenta del partido tenga que asumir algún tipo de responsabilidad política. Su responsabilidad se limita, según dijo, a haber confiado en gente que después no mereció su confianza. Es un discurso calcado al de la propia presidenta de los conservadores madrileños.

Una forma de "curarse en salud"

En el PP ven tras esta iniciativa una forma de "curarse en salud" de Aguirre ante sorpresas futuras después de que en los últimos años su núcleo más estrecho de colaboradores resultase salpicado por escándalos de corrupción de gran magnitud como Gürtel o Púnica. "Los candidatos se retratan y el partido se protege", resume un diputado nacional.

La misma fuente, no obstante, sostiene que dirigentes como Granados y Alberto López Viejo, exconsejero de Aguirre imputado en el caso Gürtel, habrían sacado "un diez" en este tipo de exámenes. Algo así pudo traducirse de las palabras del propio Martínez Vidal que mantuvo que si él fuera "corrupto" no lo confesaría en un foro como el ideado por Aguirre para seleccionar a sus compañeros de lista.

Martínez Vidal es, dentro del PP de Madrid, según el mismo admitió, uno de los firmes defensores de que los candidatos y presidentes sean elegidos por primarias abiertas. El movimiento a favor de las primarias fue una de las herramientas que empleó el aguirrismo en 2008 para agitar los meses previos al XVI Congreso Nacional del PP.

Sanz, jefa de campaña de Aguirre, mantuvo, contrariamente a lo que ocurre en realidad, que su partido no presenta a candidatos a municipios madrileños imputados por escándalos de corrupción. Y que a su jefa "se le puede llevar la contraria sin que tenga consecuencias negativas".

En materia de recortes, negó la mayor. Y sostuvo que el PP no ha practicado ninguno. No obstante, reconoció que el partido al que pertenece ha tenido que renunciar a cumplir el programa electoral con el que se presentó a las elecciones en materia, por ejemplo, de impuestos.

Sanz lleva vinculada a Aguirre desde 2008, cuando fue nombrada su jefa de gabinete en el PP de Madrid.

Maíllo fue la candidata que salió peor parada. La concejal-presidente de San Blas, Almudena Maíllo, fue preguntada sobre por qué contrató a una de las hermanas de la presidenta del PP de Madrid como asesora. Respondió que lo hizo por "currículo, cualidades y capacidad".

Según narró, cuando entró como concejal en el Ayuntamiento, en enero de 2012, tuvo la posibilidad de contratar a dos asesores, cargos de libre designación. Se decantó por un perfil de periodista –Cristina Aguirre lo es– debido a que en la Junta Municipal "es muy importante trasladar la información a los ciudadanos".

Nueva ronda

Este martes volverán a enfrentarse a las preguntas de los periodistas tres nuevos aspirantes. Todos ellos son, de nuevo, del círculo de máxima confianza de la cabeza de lista. Los candidatos, según un comunicado del PP de Madrid, intervendrán en el siguiente orden: Iñigo Henríquez de Luna, director de campaña del PP de Madrid, Beatriz Elorriaga, senadora y diputada regional y Percival Manglano, director de estrategia electoral.

Un 'aguirrismo' descabezado se enfrenta a Cifuentes por el reparto de poder en el PP de Madrid

Un 'aguirrismo' descabezado se enfrenta a Cifuentes por el reparto de poder en el PP de Madrid

Más sobre este tema
stats