Podemos

Podemos apuesta por presentarse el 21-D en una coalición con Catalunya en Comú liderada por Domènech

Imagen del líder de Podem Catalunya, Albano Dante Fachin.

El proceso independentista catalán y la convocatoria de unas elecciones autonómicas por parte del Gobierno español ha acelerado la crisis interna de Podemos, especialmente en Cataluña. Tanto es así que la formación morada ha decidido intervenir desde la dirección de Madrid. El Consejo Ciudadano Estatal de Podemos emitió este domingo una resolución en la que convoca una consulta entre sus inscritos catalanes para discernir su papel en los comicios que se celebrarán el 21 de diciembre. La consulta se realizará entre este miércoles 1 y el martes 7, fecha en la que se cierra el plazo para que las coaliciones oficialicen su constitución.

El comunicado de la formación alude a su participación en las elecciones junto a un partido que consideran clave: Catalunya en Comú. "La dirección de Catalunya en Comú aclaró de inmediato que su formación no se presentaría a las elecciones del 21 con ninguna fuerza independentista", indica el texto.

La pregunta que plantearán en la consulta interna, de hecho, se refiere explícitamente a la colaboración con la fuerza catalana. "¿Apoyas que Podem se presente a las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña en coalición con Catalunya en Comú y las fuerzas políticas hermanas que no apoyan ni la declaración de independencia ni la aplicación del artículo 155, con la palabra Podem en el nombre de la coalición y en la papeleta?".

Respecto a la hoja de ruta que seguirá Catalunya en Comú ante los comicios, se ha pronunciado este lunes el dirigente de la formación y eurodiputado por ICV, Ernest Urtasun. Existe, aseveró, una posición "bastante unánime" dentro de la dirección para que su coordinador, el también portavoz en el Congreso de En Comú Podem, Xavier Doménech, encabece la candidatura. El liderazgo de Domènech se presume como la principal vía por la que se inclinarán ambas formaciones de cara a una candidatura conjunta.

Antes del próximo martes 7 de noviembre, Catalunya en Comú prevé celebrar una asamblea en la que configurar las listas y el programa hacia los comicios. Confía, la dirección del partido, en que la apuesta conjunta por Xavier Domènech irá aparejada de un margen de maniobra amplia en cuanto a la confección de las listas.

Sobre el modelo de campaña electoral –que comenzará el día 5 de diciembre–, la principal propuesta girará sobre un un referéndum legal y con garantías, en un escenario que los dirigentes de Podemos creen que puede servir para que termine "el tiempo de propaganda" y comience "la fase de soluciones". Destacan, en este sentido, que la celebración de un referéndum pactado cuente con una acogida importante también entre el electorado español, y en concreto señalan la encuesta del diario El Mundo según la cual el 57,4% de los españoles se pronuncia a favor de un referéndum legal.

El papel de la CUP en las elecciones autonómicas, además, será también sustancial. Calculan, fuentes de Catalunya en Comú, que si finalmente se produce la ausencia de los independentistas, un tercio de su electorado podría inclinarse por votar a Domènech, otro tercio optaría por ERC y el tercio restante se inclinaría por la abstención.

"Plurinacionalidad, solidaridad, fraternidad"

Entre planes electorales, la tesitura catalana acapara la actividad de Podemos. El partido celebró este lunes la reunión de Rumbo 2020, donde el conocido como "Gobierno en la sombra" reflexionó sobre el modelo territorial en una "situación de excepcionalidad". La portavoz de En Marea, Yolanda Díaz, una de las invitadas al encuentro, señaló en conversación con infoLibre que el escenario actual es ya de "campaña electoral" para que se imponga el "sentido común y poder derrotar a Mariano Rajoy, también en Cataluña". Reconoce, la dirigente gallega, que "hay un 15M territorial" en un marco de "Estado de las autonomías ya agotado" que es necesario "reconstruir".

Por su parte, en el acto Conectar España: plurinacionalidad, solidaridad, fraternidad, Pablo Iglesias respaldó de nuevo la necesidad de "sacar a los corruptos del Gobierno democráticamente" como parte del objetivo de "construir una España donde quepa Cataluña". "Construyamos un Estado laico donde quepa la descentralización y donde quepan las bases de la soberanía que son los servicios públicos", señaló el líder de la formación morada.

"España tiene una crisis territorial que no se resuelve con cárcel, ni con violencia ni con unilateralismo", aseveró un Iglesias abiertamente crítico con el "bloque reaccionario y monárquico" formado por Ciudadanos, PP y PSOE. "Ese bloque monárquico se deja fuera muchas fuerzas políticas en Cataluña" que han demostrado una "enorme capacidad de movilización" pero que, pese a haber sido "hegemónicas", también han "demostrado sus límites cuando la política pasa al terreno del Estado". A ellas volvió a emplazarlas para "construir un proyecto de país en el que quepa Cataluña y todas las naciones que conforman el Estado".

Iglesias reiteró durante su discurso que "cuando la ley es contradictoria con la voluntad popular, la ley se tiene que cambiar". "Sólo con una alianza de pueblos, de gentes y de fuerzas políticas que pongan por delante a la democracia lograremos construir una patria digna", añadió, para a renglón seguido señalar que "eso implica apelar a un espíritu republicano". En este sentido, llamó a la celebración de "un referéndum legal y con garantías que no debería limitarse a dos opciones", sino que debe añadir una tercera: "La de la fraternidad, un nuevo encaje constitucional que reconozca a Cataluña como nación". Dicha alternativa, considera Iglesias, "sería ampliamente mayoritaria y serviría como palanca para un nuevo contrato generacional y territorial".

Anticapitalistas y Dante Fachin

Mientras, continúan las declaraciones contradictorias dentro de Podemos sobre cómo afrontar el tema del independentismo. Mientras que el sector anticapitalista, aunque no sin división interna, reconoce la autoproclamada República independiente catalana, responsables como Carolina Bescansa no dejan lugar al independentismo como tesis política dentro del partido.

En el documento emitido el domingo por Podemos, la formación morada señala de manera manifiestamente crítica toda una serie elementos que considera reprochables a su brazo catalán. La dirección de Podem Catalunya, subraya el partido, no informó a la dirección de Podemos del sentido de sus votos en la sesión plenaria celebrada el pasado viernes en el Parlament de Cataluña, en la que se decidió sobre la proclamada independencia. "La falta de información y el comportamiento de nuestros diputados en el desarrollo de la votación generaron una situación de intranquilidad en este órgano y en toda la organización y dañaron nuestro prestigio político", apunta el Consejo Ciudadano. Respecto a ello, "tres de los cuatro diputados de Podem no votaron en contra" de la constitución de una nueva República catalana, y una de las diputadas, Àngels Martínez, incluso saludó la "nueva República catalana".

En este punto entra en juego Albano Dante Fachin, secretario general de Podem Catalunya. La resolución de Podemos recuerda las declaraciones del líder catalán asegurando que "podría ser una contradicción participar en las elecciones" y expresando su intención "de formar un bloque con otras fuerzas políticas".

Sobre ello se ha manifestado este mismo lunes Pablo Iglesias, quien invitó a Fachin a dejar la formación y seguir "su propio camino". "Si hay compañeros que se sienten más cómodos en ERC o la CUP, yo creo que deben trabajar públicamente en esos espacios", señaló Iglesias en declaraciones a La Sexta. No ha sido el único en plantear abiertamente dicha sugerencia. Uno de los fundadores del partido, Juan Carlos Monedero, añadió el mismo lunes que "la dirección de Podem se ha situado de manera evidente fuera de la postura del partido y Fachin ha ido de la mano de otros partidos", de modo que "haría muy bien en acudir a ellos". No hay por qué "seguir en un partido habiendo otros que te ofrecen una solución a lo que tú planteas", zanjó. Ante los últimos acontecimientos, el encaje del líder catalán en la reciente propuesta de coalición no parece tener un espacio claro.

El texto también responde al comunicado de Anticapitalistas, que el mismo domingo declaró públicamente su apoyo a la República de Cataluña, "provocando incluso el desmarque de algunas de las figuras más relevantes de esta corriente". Dos de sus rostros más visibles, Teresa Rodríguez y José María González Kichi, anunciaron enseguida su apuesta permanente "por la vía del diálogo y la negociación". También en Cataluña, la secretaria de Organización de Podem, Ruth Moreta, rechazó este lunes el manifiesto. "La dirección de Podem no reconoce en ningún caso el manifiesto de Anticapitalistas como propio. Nuestro mandato fue claro: no a la DUI", señaló Moreta a través de redes sociales. En esta misma línea se expresó Carolina Bescansa, quien insiste en que "el programa de Podemos es inequívoco: no apoyamos la independencia ni unilateral ni bilateral. Quien la defienda debe buscarse otro partido".

Fuentes del sector anticapitalista consultadas por este diario aclaran, no obstante, que "ante las interpretaciones" que está suscitando el comunicado, cabe recalcar que "no pretende reconocer o dejar de hacerlo la República catalana", puesto que la corriente no cuenta con dicha potestad, sino señalar "los peligros del giro autoritario ante la aplicación del 155" y reafirmar su "compromiso por el derecho a decidir mediante referéndum del pueblo catalán".

Domènech propone una "ley de claridad" que defina un referéndum pactado para ir a un modelo confederal

Domènech propone una "ley de claridad" que defina un referéndum pactado para ir a un modelo confederal

Más sobre este tema
stats