La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

21D | Elecciones en Cataluña

La ausencia de Govern prolongaría la aplicación del 155 al menos hasta junio

Reunión del Consejo de Ministros posterior a la aprobación del 155 por parte del Senado.

Las elecciones catalanas que se celebran este viernes fueron convocadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en aplicación del artículo 155 de la Constitución, el que permite la intervención de una autonomía. Y este artículo continuará vigente hasta el nombramiento de un nuevo Govern. Así puede leerse en el acuerdo del Consejo de Ministros publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) tras el pleno del Senado que lo autorizó: "Las medidas contenidas en este Acuerdo se mantendrán vigentes y serán de aplicación hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Generalitat, resultante de la celebración de las correspondientes elecciones al Parlamento de Cataluña".

El tiempo que consuman los diferentes grupos políticos a la hora de articular mayorías de Gobierno será, pues, el que determine que las instituciones catalanas dejen de estar controladas por los diferentes ministerios. En el peor de los escenarios, si ningún candidato a la investidura logra los apoyos precisos y es necesaria una nueva convocatoria de elecciones autonómicas –una de las opciones que más preocupa en sectores políticos–, la presencia del Estado en la Generalitat se prolongará, al menos, medio año. Apurando los plazos legales para la constitución del Parlament al máximo, la ausencia de Govern prolongaría la aplicación del 155 hasta el mes de junio de 2018.

La Ley de la presidencia de la Generalitat y del Govern (LPG) establece que corresponde al presidente o presidenta autonómico "convocar, en el plazo de los veinte días siguientes a la fecha de las elecciones, la sesión constitutiva de la legislatura". Teniendo en cuenta que las elecciones se celebran este jueves, 21 de diciembre, y que se trata de días hábiles, la fecha tope para la constitución del Parlament sería el martes 23 de enero. En aplicación del artículo 155 de la Constitución, es el Gobierno central el que asume las funciones del president. Será, por tanto, Mariano Rajoy quien escoja la fecha de la sesión de constitución del Parlament.

El siguiente paso sería la celebración de la sesión de investidura del presidente o presidenta. Según la LPG, esto tiene que producirse "en el plazo de los diez días [hábiles] siguientes a la constitución de la legislatura". En esta caso, la propuesta al Pleno parte del líder de la Cámara, "previa consulta a los representantes de los partidos y grupos políticos con representación parlamentaria". En el supuesto de que la sesión de constitución del Parlament se celebre el 23 de enero y que se consuman en la totalidad el plazo de diez días, la elección del relevo de Carles Puigdemont al frente de la Generalitat se convocaría para el 6 de febrero.

Mayoría absoluta en primera votación

Como ocurre en el Congreso de los Diputados en el proceso de investidura del Gobierno, en la primera sesión de investidura se requiere de mayoría absoluta. En el Parlament esta se ubica en los 68 escaños. 

"Si el candidato o candidata no consigue la mayoría absoluta, puede someterse, dos días después, a un segundo debate y a una segunda votación, en la que bastará la mayoría simple", recoge la legislación.

La fecha del 6 de febrero es clave porque es la que marcaría la disolución del Parlament si no se logra investir a un candidato. La ley establece que si en los dos meses siguientes a la primera votación de investidura ningún candidato logra los votos suficientes, la Cámara se disolverá de forma automática y se convocarán nuevos comicios. Si se dan estas condiciones, el plazo expiraría el 6 de abril. Rajoy tendría que volver a llamar a elecciones, que se celebrarían, según la Loreg –ley electoral general que también rige en Cataluña–, 54 días después de convocarlas. Este escenario ampliaría la aplicación del 155, al menos, hasta el mes de junio.

Los partidos urgen a la formación de Govern

El Gobierno y el partido que lo sustenta, el PP, han hecho de la aplicación de esta herramienta constitucional uno de los ejes de su campaña. Ciudadanos ha competido también con este argumento. Pero junto a este mensaje, en el PP también han insistido en que cuanto antes haya un nuevo Govern, antes se desactivará el 155 porque así figura en el acuerdo del Consejo de Ministros posterior a la aprobación de este precepto por parte del Senado

Los conservadores sacan pecho de la "normalidad" instaurada desde que se puso en marcha este precepto constitucional. Pero destacan que se trata de una medida con vocación de provisionalidad que debe estar vigente el menos tiempo posible.

Por su parte, el socialista Miquel Iceta ha justificado la necesidad de una investidura rápida en el hecho de que no se extienda en el tiempo la aplicación de este artículo.

'La Vanguardia' publica un sondeo al cierre de urna que da a los independentistas la mayoría

'La Vanguardia' publica un sondeo al cierre de urna que da a los independentistas la mayoría

Este martes, al presentarse como el candidato con más posibilidades de ser investido, Iceta abogaba por "una investidura transversal" en la que recibiera el apoyo de los comunes, Cs y el PP catalán. "Aspiro a alcanzar la investidura con esta configuración, con combinaciones de voto a favor y abstenciones. Y porque creo que los ciudadanos no se merecen que les volvamos a convocar a elecciones otra vez", dijo. Porque una repetición electoral "significaría la prolongación innecesaria de la intervención de las instituciones catalanas por parte del Estado", añadió, en alusión al 155.

Pero más allá de los plazos, hay otra cara B y de ello se ha advertido en campaña. Este artículo de la Constitución que no se había estrenado hasta el 27 de octubre pasado volvería a ser activado si, de llegar al Govern el bloque independentista, sus dirigentes continúan con la hoja de ruta previa a la convocatoria del 21D. Así lo ha dicho el propio Rajoy: "El artículo 155 ha dejado de ser un fantasma jurídico, hoy ya es una realidad, y todos saben lo que hay que hacer para que se active, y lo que no hay que hacer para que se active". Dirigentes de Ciudadanos y PSOE, los otros dos partidos que respaldaron su aplicación, expresaron ideas similares.

Para el bloque independentista la aplicación del 155 ha sido interpretada como una intervención ilegítima e ilegal de las instituciones catalanas. En campaña han insistido en el mensaje de que el Gobierno debe respetar una eventual victoria de este bloque.

Más sobre este tema
stats