4M | Elecciones en la Comunidad de Madrid

Ayuso se ve obligada a rectificar su declaración de bienes tras ocultar a la Asamblea el nombre de su empresa

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante una visita a la sede las oficinas de la cadena de Hoteles Radisson.

Isabel Díaz Ayusoocultó en su declaración de bienes ante la Asamblea de Madrid el nombre de la empresa que le pertenece al 50%. Y al hacerlo –en la declaración inicial de 2019 y en la que acaba de publicarse esta semana como cierre de legislatura– infringió la propia normativa de la Cámara regional. Porque la norma emanada de la Asamblea de Madrid obliga expresamente a los diputados a indicar "el nombre de la sociedad o la entidad" con la que mantienen vínculos accionariales si esta no cotiza en Bolsa o en algún otro mercado organizado. Ahora, se ha visto obligada a rectificar su declaración para hacer constar que esa sociedad es la que una investigación de infoLibre destapó en julio de 2019: Sismédica SL. A través de sus portavoces, Ayuso anunció la noche del miércoles que enviaría una "subsanación" a la Asamblea para corregir ese punto y otro más: el que la señala como propietaria de dos viviendas y no de solo una, que es la única que realmente tiene. El anunció llegó 32 horas después de que infoLibre preguntase a su equipo de comunicación por qué Ayuso había vulnerado la normativa madrileña sobre transparencia.

La rectificación se ha producido ya. Este jueves por la mañana Ayuso envió una nueva declaración de bienes corregida. En el apartado destinado a los vínculos societarios de quien presenta la declaración ha añadido bajo el "Sociedad Limitada" del original el nombre de Sismédica SL entre paréntesis. Y en el espacio que el formulario reserva para los bienes inmuebles, la presidenta ha eliminado la que aparecía como segunda vivienda.

La ocultación de Sismédica SL se produjo, asegura su equipo, porque "se interpretó que en la declaración de la Asamblea solo se pedía la descripción de la Sociedad (SL), no el nombre". En efecto, y como ya hizo hace dos años en su declaración de bienes de inicio del mandato, Ayuso se había limitado a escribir en su declaración que posee el 50% de una "sociedad limitada" [pincha aquí para leerla]. El nombre de Sismédica SL tampoco aparece en ninguna de las dos declaraciones que en los dos años de legislatura ha presentado en su calidad de presidenta. Pero mientras que en ese caso no estaba obligada a desvelar cómo se llama la compañía, en las entregadas a la Cámara debía constar. Al no cumplir ese requisito, la máxima autoridad del Gobierno regional ha vulnerado la normativa madrileña sobre transparencia.

Y se salta la normativa madrileña porque, atendiendo a lo dictado por la Asamblea regional, el formulario sobre el patrimonio de los diputados les exige expresamente que indiquen "el nombre de la sociedad o la entidad" con que tienen vínculos accionariales si esta no cotiza en Bolsa o en algún otro mercado organizado. Y esa exigencia figura a pie de página en el impreso de la declaración: exactamente en la página 3. Es la nota número 7 del formulario.

Los portavoces de Ayuso confirmaron en un segundo mensaje que el nombre que la presidenta incorporará a su declaración de bienes es el de Sismédica SL. Administrada por su hermano, la compañía es propiedad de ambos desde 2012, cuando su padre se la donó.

De los seis aspirantes a la Presidencia de Madrid en las elecciones del 4-M solo dos declaran conexiones con empresas privadas: Ayuso y Rocío Monasterio, de Vox. La candidata de la extrema derecha sí detalla cuáles son las dos sociedades en cuyo capital participa. 

En la casilla donde Ayuso debería haber especificado en qué sociedad posee el 50% del accionariado solo aparecen dos palabras: sociedad limitada.

Así ha quedado la página de la declaración de bienes sobre los vínculos societarios tras la rectificación enviada la mañana de este jueves por Ayuso.

Por qué Ayuso ha seguido omitiendo el nombre de su empresa constituye una incógnita sin resolver. Pero la investigación de infoLibre sobre el apoyo financiero que su familia recibió a través de la sociedad de garantía Avalmadrid –y sobre las deudas de ahí derivadas y nunca satisfechas– ya destapó en julio de 2019 que el nexo de Díaz Ayuso con el mundo mercantil se limita a una determinada SL: justamente la que su padre les donó a ella y a su hermano en abril de 2012. Se llama Sismédica SL. Y según los documentos oficiales, se dedica al alquiler de bienes inmuebles por cuenta propia y a la tenencia y gestión de activos financieros. 

La nota 7 del formulario para la declaración patrimonial precisa que en el caso de bienes y derechos no cotizados en mercados organizados debe indicarse el nombre de la sociedad o entidad.

No obstante, y además de que la dueña del 50% ha persistido en omitir su nombre en las sucesivas declaraciones de bienes que ha ido entregando como cargo público, Sismédica SL encierra otra sorpresa: no presenta cuentas anuales desde 2014. Y eso constituye una vulneración de la legislación societaria de tal envergadura que el Registro Mercantil decidió en junio de 2019 confinarla en el limbo con el llamado "cierre de hoja", que prohíbe a cualquier compañía inscribir ningún nuevo acuerdo salvo el relativo al cese de sus responsables..., o a su liquidación. Pero a punto casi de cumplirse dos años de ese paso, Sismédica SL no se ha disuelto. Qué hace, por qué se mantiene hibernada aunque sin estar "muerta", en contra de lo que Ayuso llegó a afirmar en 2019 para definir su estado, todo ello permanece en el capítulo de los enigmas. Este periódico había trasladado al equipo de la presidenta una pregunta sobre por qué Sismédica no ha sido disuelta dadas las circunstancias. Aquí no hubo respuesta.

El mismo "error" que en 2019: dos viviendas anotadas en vez de una

Y hay más: a día de hoy, Sismédica no tiene a su nombre ningún bien inmueble. Y ningún signo indica que Ayuso mantenga algún tipo de ligazón con otra compañía desconocida. Pero en su nueva declaración de bienes ante la Asamblea de Madrid la presidenta repite un dato que alimenta el embrollo y que ya aparecía en la de 2019, cuando comenzó la legislatura que ha catapultado su carrera política. Ese dato se resume así: su declaración como parlamentaria le atribuye la titularidad de dos inmuebles, uno inscrito a su nombre y sobre el que tiene la "nuda propiedad" mientras que el segundo, y citando lo que señala el formulario, se supone forma parte del activo de una entidad "de la que el declarante tiene acciones o participaciones". Y en este caso, la vivienda le llegó por "donación". Pero en sus sucesivas declaraciones como presidenta de la Comunidad –2019 y 2020– solo contabiliza un inmueble

Los portavoces de la presidenta también anunciaron la rectificación de ese apartado de la declaración de bienes. "Es solo una [vivienda]. Se pondrá en la misma casilla ambos conceptos (el concepto de "nuda propiedad" y de traspaso a través de "donación").Es solo una. Se pondrá en la misma casilla ambos conceptos (el concepto de nuda propiedad y de traspaso a través de donación)".

¿Qué ha ocurrido? Pues todo apunta a que exactamente lo mismo que en julio de 2019, cuando cometió el "error" –fue su expresión literal– de declarar por partida doble el mismo inmueble: primero, como "piso" y suyo como persona física; y luego, como "vivienda" propiedad de la sociedad de la que es accionista. Entonces, Ayuso sostuvo que se confundió y pensó que debía declarar el mismo bien dos veces.

En su declaración como presidenta de la Comunidad (imagen de la derecha) solo aparece un inmueble. En la que presenta como diputada vuelve a haber dos.

El enredo sobre los bienes de Díaz Ayuso se remonta a 2017. En la declaración de bienes que presentó en octubre de ese año al ser nombrada viceconsejera de Presidencia y Justicia del Gobierno madrileño, la hoy presidenta indicó que era dueña de una sociedad limitada, adquirida "por donación mediante escritura pública" y que el valor de las participaciones era de 1.502,53 euros. En julio de 2019, tras presentar su declaración como diputada autonómica en la Asamblea de Madrid, aclaró que era dueña del 50% de la compañía y omitió que había recibido esos títulos por donación. Esa cesión de titularidad es la que acredita la ya mencionada escritura firmada el 16 de abril de 2012 y en virtud de la cual el padre de Isabel Díaz Ayuso donó a cada uno de sus dos hijos la mitad de las participaciones de Sismédica SL.

La sociedad cuya titularidad comparten la dirigente política y su hermano sí llegó a tener un inmueble a su nombre: una oficina de 180 metros cuadrados en una zona de la capital cercana a la ribera sur del Manzanares y que terminó en manos de Bankinter tras el impago de un crédito. Durante cinco años, Sismédica dejó sin pagar el IBI del local.

Las mentiras, medias verdades y preguntas sin responder sobre la empresa que Ayuso ocultó a la Asamblea de Madrid

Las mentiras, medias verdades y preguntas sin responder sobre la empresa que Ayuso ocultó a la Asamblea de Madrid

Más sobre este tema
stats