26M | 'Superdomingo' electoral

Qué defienden los 'otros' partidos que se presentan a las europeas

Una votante entra en una cabina de votación para cumplimentar su voto por correo en un centro de entrenamiento de Lufthansa en Fráncfort, Alemania.

Según el último barómetro del CIS, hay un 29% de españoles que no ha decidido todavía a quién va a votar en las elecciones europeas del próximo 26 de mayo. A la campaña electoral le quedan tres días y a los partidos se les agota el tiempo para convencer a esos indecisos. Tal y como arrojaron los datos del mismo estudio, el PSOE vencería en las urnas por primera vez desde el año 2004. PP, Ciudadanos, Unidas Podemos Cambiar Europa y Vox se situarían por detrás. Precisamente, los partidos en los que más atención se está prestando durante la campaña, aunque no son los únicos que presentan candidatura. Hay otras formaciones que, ya sea por fondos, por infraestructura, por personal o por espacio en los medios de comunicación, no pueden hacerse un hueco en los 15 días previos a los comicios. Pero también presentan programa y candidatos al Parlamento Europeo.

Las formaciones minoritarias saben que el reto al que se enfrentan en todas las elecciones es mayúsculo. Los electores apenas las conocen y, aunque en las europeas no existe una barrera electoral mínima para entrar en el reparto de escaños, en la práctica al existir una circunscripción única se necesita un respaldo importante para obtener escaño. En los últimos comicios, en 2014, se necesitaron 300.000 votos para lograr un eurodiputado. Por eso, algunos partidos de ámbito no estatal suelen sumar fuerzas para conseguir algún asiento en la Eurocámara. Es el caso, por ejemplo, de la coalición Ahora Repúblicas, una lista encabezada por Oriol Junqueras en la que confluyen ERC, EH Bildu y BNG.

España elegirá, este 26M, a 54 eurodiputados, aunque cuando se produzca el Brexit habrá un nuevo reparto de escaños y ganará cinco, hasta los 59. infoLibre ha hablado con los candidatos de Actúa, Izquierda en Positivo, Pacma, Pirates de Catalunya, Recortes Cero, Por un Mundo Más Justo (PUM+J) y Volt Europa para conocer, de primera mano, los programas electorales de aquellas formaciones que no participan en los debates electorales y suelen protagonizar pocos titulares en los medios.

  Actúa

Actúa es un partido que acaba de nacer: las primeras elecciones a las que concurrieron fueron las del pasado 28 de abril. No obtuvieron representación. Ahora, el 26M, volverán a intentarlo. Y esperan que el apoyo sea mayor. Al menos, así lo expresa María Garzón, la candidata al Parlamento Europeo de la formación. "Si tenemos en cuenta los resultados que tuvimos en ocho provincias [en las generales], y viendo la sensación que tenemos en aquellos lugares donde hemos conseguido contactar con la gente y algo de atención de los medios, yo creo que no es imposible pensar que podríamos tener un eurodiputado", dice. 

 

Es muy importante que lo hagan, remarca. Que Actúa consiga un parlamentario en la Eurocámara implicaría otorgar mayor poder a Primavera Europea, una alianza de partidos de izquierdas de todo el continente que incluye a las formaciones del exministro griego de Finanzas Yanis Varufakis. El pasado mes de enero, Primavera Europea cerró su programa y Actúa, que lo suscribe plenamente, fue una de las formaciones responsables de su creación. Pero es solo un documento marco. Con esas propuestas en la mano, los partidos de la alianza, pertenezcan al país que pertenezcan, elaboran su propia batería de medidas para el Parlamento Europeo. 

Y Actúa tiene claro cuál es su objetivo: "Recuperar la Europa social, alejada de los mercados", explica Garzón. Para ello, dividen su programa en dos bloques fundamentales. El primero consiste en el Green New Deal, es decir, en las políticas basadas en la ecología. "Hemos evaluado que es necesaria una inversión de 500.000 millones de euros al año para luchar contra el cambio climático a nivel europeo", explica la candidata. ¿Y cómo los conseguirían? A través de bonos de inversión emitidos por la banca. En este mismo sentido, el partido apuesta por la transición energética y por construir un nuevo modelo de ciudad basada en la eliminación del tráfico. 

No se olvidan, no obstante, de los derechos sociales. Por ello reclaman una política común de asilo y eliminar los acuerdos con Turquía, además de un protocolo de rescate orquestado por la UE en el Mediterráneo. La formación, además, quiere hacer del feminismo una de sus banderas. "Queremos que se instaure un protocolo contra la violencia machista y que se establezcan líneas para la equiparación de salarios entre hombres y mujeres", añade Garzón.

"Creemos que Europa puede obligar mucho más a los Estados a legislar en políticas sociales", continúa. Así, pretenden recuperar la confianza de los españoles en la institución. En este sentido, Garzón recuerda el euroescepticismo que creció exponencialmente entre los españoles durante los años duros de la crisis económica, cuando creció el número de ciudadanos que querían salir de la UE. "La confianza no se ha recuperado", dice. "Una España sin Europa no tiene sentido, pero no podemos decir que sí a todo lo que dice la institución", sentencia Garzón.

  Izquierda en Positivo

Izquierda en Positivo, al igual que Actúa, suscribe el programa pactado por Primavera Europea. Lo hace, fundamentalmente, en el terreno económico, según explica el número uno de la lista al Parlamento Europeo, Javier Couso. "Lo que proponen, además del fin de la austeridad, es una democratización de la Unión Europea, de esos espacios que son independientes de los ciudadanos, que no los elige ni el Parlamento Europeo ni una votación directa como, por ejemplo, el Banco Central Europeo", explica. Una vez conseguida esa democratización, no obstante, pretenden algo más. Y Couso subraya, uno por uno, todos los ámbitos en los que su formación pretende influir a nivel europeo. 

El primero es la política exterior, donde Izquierda en Positivo aboga por una "política de cooperación, no de confrontación", dice. "No estamos de acuerdo con las injerencias de la UE en América Latina o en otros países", critica. Pero tampoco está de acuerdo con la influencia que tiene EEUU en la propia institución europea. Por otro lado, continúa, quieren diferenciarse en el terreno migratorio. Según explica Couso, son la única formacion que ha dedicado puestos de salida a candidatos procedentes de América Latina y, además, inciden en la necesidad de eliminar los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). 

No olvidan tampoco los derechos sociales. En este sentido, proponen una mayor transparencia en los lobbys privados y mayores actuaciones destinadas a garantizar la igualdad lobbys entre hombres y mujeres. Y para esto hay que empezar garantizando la igualdad salarial. Pero desde Izquierda en Positivo, además, le dan una gran importancia a la libertad de expresión. Así, según explica Couso, uno de los objetivos principales de la formación es acabar con la precariedad del periodismo porque, según critica, "no puede haber investigación si los periodistas trabajan en precario". 

Pero Couso sabe que es complicado que consigan trasladar estos planteamientos al Parlamento Europeo. El partido acaba de nacer. Su recorrido electoral, de hecho, comenzó el pasado 28A en Cataluña y Murcia y continuará este 26 de mayo con candidaturas en siete municipios, además de la encabezada por Couso para la Eurocámara. Él, al igual que muchos de sus compañeros, son independientes. "Tenemos muchas expectativas a pesar de lo imperfecta que es la democracia en nuestro país. No tenemos apoyo de nadie ni nos saca la televisión, así que es muy difícil", dice. Pero no tiran la toalla: "Esperamos sacar uno o dos eurodiputados", confiesa. 

  Pacma

No es la primera vez que se presentan al Parlamento Europeo. El partido animalista Pacma ya concurrió a las dos anteriores elecciones europeas: en 2009 y 2014. Y sus resultados mejoraron notablemente. Si hace una década obtuvieron 41.913 votos, hace cinco fueron 177.499. Por eso ahora, según explica la candidata de la formación, Silvia Barquero, esperan, por fin, conseguir representación. Si obtienen aproximadamente los mismos apoyos que las elecciones generales del pasado 28 de abril —326.045, un 1,25%—, Barquero tiene el asiento casi asegurado. "Somos muy optimistas porque consideramos que los votos que ya obtuvimos en las generales sí que van a tener representación en las europeas. El sistema es más proporcional y más justo que el español", celebra. "Es la oportunidad de oro para Pacma porque todos los votos cuentan en Europa", dice.

 

Y es que las propuestas del partido, con el paso de los años, han ido ganando fuerza. Son el partido que abandera la lucha contra el maltrato animal. "Nuestra expectativa es entrar en el Parlamento y hacer realidad el sueño por el que llevamos años luchando, que es dar voz a los animales", dice. Y añade: "Y defender el medio ambiente desde Europa". Sus políticas no sólo se centran en el terreno animalista. "Nuestro programa electoral está dividido en tres grandes bloques: las propuestas de defensa de los animales, del medio ambiente y de justicia social", explica a infoLibre. 

En cuanto a la defensa de los animales, Barquero no olvida su principal objetivo político: acabar con la tauromaquia. Debe hacerse desde Europa, defiende, "porque en nuestro país ninguno de los grandes partidos ha tenido la valentía como para escuchar a la ciudadanía que reclama de manera unánime el fin de la tauromaquia como máximo exponente del maltrato animal", explica. En cuanto al segundo bloque de su programa, dice, se han alineado junto a las demandas que reclama el movimiento ecologista. Piden, de este modo, descarbonizar el transporte, que "es el responsable de entre el 15% y el 35% de los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático", y fomentar de las energías renovables. 

En el ámbito de la justicia social, por su parte, Barquero explica que Pacma pone el foco "en la lucha contra el fraude fiscal". "Tenemos una imagen de que Europa defiende más a los bancos que a las personas y queremos una Europa donde se destine más a las personas: al acceso a la sanidad, a la educación pública y a la cultura", explica la candidata. 

  Pirates de Catalunya

 

​​​​​​

Pirates de Catalunya nació en 2010. Ese año, la formación concurrió a las elecciones al Parlament de Cataluña y, sólo un año después, a las municipales y generales. A estas últimas no volvieron a presentar listas, pero sí lo hicieron a nivel autonómico: en 2012 y 2015. Ahora, en 2019, dan el salto a Europa. Y aunque sus expectativas no son demasiado optimistas, esperan crecer. "Queremos llevar uno o dos eurodiputados, por pedir que no quede. Pero lo que nos importa es que la gente vote, aunque no sea a nosotros", afirma Carlos González, el cabeza de lista, a este diario. "Queremos trabajar para profundizar en el conocimiento sobre el movimiento pirata y ser una alternativa de aquellas personas que van a votar a las municipales y autonómicas pero no saben qué papeleta escoger para las europeas", añade.

Y es que el candidato de la formación quiere diferenciarse de los demás. Y, según dice, tiene motivos para hacerlo. Su programa es paneuropeo, es decir, ha sido elaborado en conjunto por los representantes de los partidos piratas de varios países del continente. Todos ellos, continúa, tuvieron la oportunidad de ratificar o no los puntos centrales del documento o de introducir enmiendas para adaptarlo mejor s sus intereses. "Hemos llegado a un consenso en muchos temas y uno de los hechos diferenciadores de nuestra candidatura respecto a otras es que no presentamos políticas para que España se beneficie", explica. Su objetivo es, por tanto, el beneficio a nivel de la Unión Europea. Un beneficio, sobre todo, en el terreno de lo digital y de las nuevas tecnologías. Es la esencia del partido y lo que defenderán en Europa. "Nuestro programa contempla cosas como la reforma de los derechos del copyright, los derechos digitales, la protección a los denunciantes de corrupción o la transparenciacopyright", especifica. 

"Queremos poner a las personas y a sus derechos en el centro de las políticas, no a las empresas", añade. Y es que, según critica, la UE ya no es la institución que era cuando nació. Se ha convertido, denuncia, en un lobby con intereses políticos. "Queremos empoderar a la gente, y por eso una de nuestras propuestas es hacer una multiconstitución", añade. Pero con cautela. De momento, según indica, su objetivo consisten en "trabajar para profundizar sobre el movimiento pirata, sobre todo". "No queremos engañar a nadie. Queremos que el Parlamento sea la sede de la soberanía europea, pero las políticas de los Estados se hacen en el Consejo Europeo", lamenta. 

  Recortes Cero-los verdes

El partido Recortes Cero presenta su candidatura para el Parlamento Europeo con un objetivo muy claro. Es, de hecho, el mismo con el que concurrieron a las generales del pasado 28A: conseguir una reidistribución efectiva de la riqueza. "Queremos ser la voz en Europa para redistribuir la riqueza, frente a los recortes que vienen y de los que nadie habla", explica en conversación con este diario Sara Montero, número uno de la candidatura de la formación. Precisamente nacieron para ello. Fue en el año 2014, cuando se celebraron las anteriores elecciones europeas, marcadas por la fuerte crisis económica y por las políticas de recortes que la Unión Europea exigía a España. 

 

La situación ahora, sostiene Montero, no es muy diferente. Aunque los años duros de la crisis han pasado, las pequeñas economías siguen sufriendo sus consecuencias. Lo han evidenciado numerosos informes de distintas organizaciones. Y esta situación no puede mantenerse, sobre todo porque hay recursos para evitarlo. "Somos la cuarta economía de la zona euro. Somos un país rico y, a la vez, el segundo donde más han aumentado las desigualdades y el que tiene el mayor porcentaje de trabajadores pobres", lamenta. Por eso, la solución es repartir la riqueza que, dice, acaparan unos pocos. "Y para poder hacerlo es necesario defender nuestros intereses desde Europa", añade. ¿Por qué? Porque son instituciones como la Comisión Europea o el Banco Central Europeo las que "imponen condiciones que obligan a seguir disminuyendo la inversión" en los servicios públicos. 

Pero, ¿cómo se redistribuye la riqueza? Según Montero, empezando por los salarios. "No debe de haber ninguno por debajo de los 1.000 euros al mes ni ninguno por encima de los 10.000", defiende. Pero no acaba ahí. También abogan por el blindaje constitucional de las pensiones —amenazadas, dicen, desde la Unión Europea— y por la creación de una banca pública. "Tendría que ser el motor de la inversión productiva", añade. 

Se presentan, además, en coalición con Los Verdes, por lo que su voto, argumenta, también es el voto de la defensa de la ecología. "Queremos que se impulse un nuevo modelo de desarrollo sostenible y, para ello, defendemos una ley que acabe con la impunidad de los monopolios que contaminan, que se cierren centrales nucleares y que se elabore un plan para colocar a nuestro país a la cabeza de las energías renovables", añade. 

Montero no hace predicciones. Pero asegura que tienen "todas las expectativas" posibles. Y es que desde su aparición, celebra, han crecido y se han consolidado como una formación política alternativa a los grandes partidos protagonistas, hasta hace muy poco, de un sistema bipartidista. "Nos hemos convertido en una alternativa a nivel nacional. En España hemos multiplicado nuestro voto y crecido. Nos hemos consolidado, así que tenemos todas las expectativas", afirma. El pasado 28 de abril, el partido obtuvo 46.487 votos, algunos menos que los apoyos conseguidos en 2016, que sumaron 51.907. 

  Por un Mundo Más Justo (PUM+J)

Alejandro Plans es bombero y, según dice en conversación con infoLibre, sabe lo que significa salvar vidas. Ahora, ha querido dar un paso más en su compromiso y, por eso, encabeza la candidatura que el partido Por un Mundo Más Justo (PUM+J) presenta para las elecciones europeas de este domingo. Como se trata de un partido pequeño y poco conocido sabe que el reto es grande, pero también asegura que tienen una característica que les hace completamente diferentes al resto de listas que pretenden conseguir un hueco en el Parlamento Europeo. Y es que son el único partido, asegura, que pone en el centro de sus políticas la defensa de las personas migrantes y la necesidad de atajar el "drama" de las muertes que se producen día a día en el Mediterráneo. "Ignorar este drama es una negligencia política y nosotros somos los únicos que planteamos acabar con este drama", explica Plans.

 

¿Cómo? Las propuestas son variadas. Por un lado, asegura, legalizando todas las operaciones destinadas al rescate de personas que se encuentran a la deriva en el Mediterráneo y, por otro, intentando, con otras medidas concretas, que nadie tenga que verse en la situación de jugarse la vida de esta manera. Proponen, de este modo, establecer cuotas anuales de migración para todos los países europeos, que deben cumplir los compromisos de asilo y refugio que, recuerda Plans, han incumplido sistemáticamente. Por otro lado, abogan también por desbloquear el acceso a visados en las embajadas que países europeos tienen en África subsahariana, por crear un visado de trabajo accesible para todas aquellas personas que acrediten un arraigo de seis meses (no de tres años, como ahora) y por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros.

Pero no todo lo centran en la migración y los Derechos Humanos. Proponen, también, la creación de una unión fiscal europea. "Europa está en un punto de inflexión", asegura Plans. Y hay que salvarla de la desintegración que, dice, amenaza a la institución. Quieren, de este modo, crear un impuesto de sociedades mínimo para que los Estados miembro dejen de competir por conseguir la inversión de más empresas mediante el método de bajada de impuestos.

Plans sabe que conseguir el objetivo es difícil. Llevan 15 años presentándose a las elecciones al Parlamento Europeo y no han conseguido ningún parlamentario. Esperan que ahora sea diferente. "Tenemos la certeza de que nos han conocido en España y ahora esperamos quedarnos cerca o, incluso, dar la sorpresa de conseguir un escaño", dice. Si no, lo volverán a intentar en cinco años. 

  Volt

Su proyecto comenzó hace casi dos años, cuando se cumplía el primer aniversario del Brexit. Una joven francesa, un chico alemán y otro italiano decidieron organizarse y crear un movimiento paneuropeo que reconfigurara la Unión. Jóvenes de distintos países empezaron a sumarse a la iniciativa, incluidos algunos españoles. Empezaron a crecer y, ahora, esperan conseguir su primer objetivo: obtener representantes en el Parlamento Europeo. Todos juntos, como un único partido, con las mismas siglas y el mismo programa. Se bautizaron como Volt Europa y el próximo domingo se presentan en ocho países: Alemania, Holanda, Suecia, Bulgaria, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y España. "Volt Europa está presente en 32 países, como partido político está en 12 y ahora nos presentamos en ocho. Somos el único partido político europeo porque nos presentamos con el mismo nombre y programa. Eso es lo que más nos diferencia", explica a infoLibre el candidato en España, Bruno Sánchez-Andrade. Y es que desde Volt entienden que los problemas a los que se enfrentan los ciudadanos europeos no se resuelven con políticas nacionales diferenciadas, sino con una única compartida por los Veintiocho.

 

Según explica Sánchez-Andrade, esa política se centra en cuatro pilares: "más poder ciudadano, una Europa inteligente o un renacimiento económico, igualdad de oportunidades y equilibrio social". El primero, según explica el cabeza de lista, se basa en reclamar un sistema más democrático. "Si Europa es una democracia, queremos que se involucre más al ciudadano europeo. Ahora mismo, el camino entre lo que vota y lo que decide el Consejo Europeo es demasiado indirecto", critica. Además, defiende, es desde Europa desde donde debe llevarse a cabo el "renacimiento económico", entendido como un cambio social que puede revolucionarlo todo. La "cuarta revolución industrial", explica el cabeza de lista de Volt, "hará desaparecer trabajos y habrá que ver cómo se puede conseguir reformar la economía en este sentido". Habrá que hacerlo sin olvidar un principio fundamental que, dice, defienden: la igualdad de oportunidades. "Somos progresistas y queremos que todos tengamos calidad de vida y que se garantice desde dentro de Europa", asegura. Por último, explica Sánchez-Andrade, todos los Estados miembro deben afrontar, juntos, los "desafíos globales" a los que ahora mismo se enfrenta la Unión: el cambio climático y las migraciones

El candidato cree que podrán hacerlo. Su expectativa, de hecho, es sacar varios eurodiputados. "Si llegamos a conseguir un grupo propio tendremos más fácil avanzar en nuestro programa, pero eso es demasiado ambicioso", lamenta. No obstante, las encuestas, según dice, prevén que Volt Europa saque "varios diputados en Alemania y en Holanda". "Y seguramente también en España", añade. "La estimación la hacemos en base al perfil que creemos que nos puede votar: millenials, emigrantes, familias de emigrantes, etc.", dice. Él, por ahora, cree que conseguirá su asiento. 

El PSOE se impone en las europeas con más de 12 puntos sobre el PP

El PSOE se impone en las europeas con más de 12 puntos sobre el PP

Más sobre este tema
stats