LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

Caso Blesa

Dirigentes de IU exigen más dureza contra su exconsejero

Clamor generalizado contra el imputado José Antonio Moral Santín y contra la dirección de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid (IU-CM). El exconsejero y exvicepresidente de Caja Madrid y exconsejero de Bankia se coló durante la reunión, ayer sábado, del Consejo Político Federal de IU. No estaba allí, claro –ya está dado de baja como militante–, pero numerosos dirigentes de la federación, de Madrid y de otros territorios exigieron a Cayo Lara y a la cúpula federal mayor dureza contra él, un mayor distanciamiento público. Dejar claro que IU no tiene nada que ver, ni respalda, ni apoya lo que hizo Moral Santín en Caja Madrid. Soltar lastre. Y a la vez, pidieron a la ejecutiva madrileña, que pilota Eddy Sánchez, que se una a la línea federal y ponga totalmente tierra de por medio con el exconsejero y cese de "protegerle" y "defenderlo". 

El hartazgo ayer era palpable. El caso Bankia no estaba en el orden del día del Consejo Político, pero era el primer órgano de dirección en el que muchos dirigentes de toda España querían desahogarse por el daño que, a su juicio, está produciendo la implicación de Moral Santín, imputado por la Audiencia Nacional desde el pasado julio, y todos la presunta corrupción que está descubriéndose en los últimos meses en torno a la turbia gestión de la entidad madrileña. Miguel Blesa, el presidente de Caja Madrid desde septiembre de 1996 aupado con los votos de PP, IU y CCOO, fue encarcelado la semana pasada por irregularidades en la compra en 2008 de City National Bank de Florida (CNBF).

Moral, elegido consejero en la caja en representación de IU desde 1995 hasta 2012, apoyó a Blesa en la adquisición del banco de Miami, como hicieron, por cierto, el resto de miembros del consejo de administración (PP, PSOE, CCOO y UGT). También se ha conocido en los últimos días que, a 31 de diciembre de 2008, la entidad tenía concedidos créditos a sus consejeros por más de 900 millones de euros, 18,7 millones de los cuales fueron a parar a Moral, según un informe de KPMG en poder del juzgado. El exconsejero negó haber recibido préstamos de la caja. Más aún: el escándalo por los sueldos y dietas y los abusos de las preferentes. 

Entre los que subieron a la tribuna, y entre los más contundentes, Hugo Martínez Abarca, Sira Rego, Julián Sánchez Urrea, Enrique Santiago y Tania Sánchez (de la federación de Madrid), el diputado Alberto Garzón (Andalucía), la parlamentaria autonómica Esther López Barceló (País Valencià) y Yolanda Díaz (coordinadora gallega de IU). Y otros no intervinieron pero, en pasillos, expresaron su profundo malestar por el "lastre" que supone para el discurso de la formación verse asociada a Moral Santín, "cuando no debería quedar ni la más mínima duda de que IU está con las personas, con los desahuciados". "Hay silencios atronadores", denunciaba Tania Sánchez, diputada autonómica en la Asamblea de Madrid.

El paradigma de la resolución valenciana

"Nos lo saca constantemente el PP en nuestros territorios, es un arma arrojadiza, y no tenemos por qué justificar lo que ha hecho este señor en la caja. Lo que pasa en Madrid también está incidiendo en nuestro discurso fuera, y ya está bien", lamentaba una dirigente. Quebranto que podía oírse, casi mimético, en labios de otros responsables, que aludían además a la resolución, muy dura, aprobada el fin de semana pasado por unanimidad en la XI Asamblea de Esquerra Unida, la marca valenciana de IU. En la iniciativa, defendida en el plenario del cónclave por López Barceló, portavoz de la Comisión de Resoluciones, se pedía a IU federal que estudiase emprender acciones legales contra Moral Santín para determinar su grado de culpa en la gestión de Caja Madrid-Bankia. Yolanda Díaz, una de las más vehementes y la que cerró una "crítica en tromba" contra Moral y contra IU-CM, pidió al final a Lara que actuase como CCOO, que desautorizó fulminantemente al responsable de su federación de banca, que mostró su "sorpresa" por el envío a prisión de Blesa

Pero la queja también iba dirigida contra la dirección madrileña

por una actitud que muchos juzgan tibia. "Madrid no puede respaldar la gestión del consejo de administración de la caja, debe poner tierra de por medio", analizaba un miembro del Consejo. Para ilustrar la "solidaridad" de IU-CM con Moral, circulaba ayer como la pólvora un extracto de la intervención de la diputada madrileña Libertad Martínez en el pleno de la Asamblea del pasado jueves, 23 de mayo, en el que defendía la "presunción de inocencia" del exconsejero y exmiembro de IU. "Si es verdad, que caiga todo el peso de la ley y si no es verdad, que se pidan disculpas –requería a los parlamentarios–. Les diré, porque no me duelen prendas, para que me escuchen propios y ajenos, que comparto una relación personal importante y que desde aquí va un abrazo afectuoso para José Antonio Moral Santín". Unas palabras de respaldo que algunos dirigentes de IU-CM incluso reprobaron en privado. 

Las críticas se expresaron en el seno del Consejo Político tras la intervención del sector oficialista de IU-CM, encabezado por su coordinador, así que este no pudo devolver los golpes. Preguntado por infoLibre, Eddy Sánchez quiso hacer varias precisiones a sus compañeros. Uno, que Moral Santín "ya no es militante desde hace unos dos años". En realidad, es baja desde que el juez de la Audiencia le imputó, en julio de 2012. La ejecutiva regional dice que pidió la suspensión voluntaria de militancia; los contrarios dice que es "baja por impago" de cuotas. Dos, Sánchez recalcó que IU "no tenía a nadie en Bankia". El líder regional conectaba así con la argumentación oficial de IU-CM, que esgrimió ya el año pasado que Moral dejó de representar a IU en cuanto Caja Madrid, en 2010, se fusionó con otras seis entidades para constituir Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia. El problema de esa explicación es que Moral ocupó su puesto como consejero de Caja Madrid desde 1995 (y como vicepresidente, desde 1996) hasta 2012, de modo que participó de la gestión de la entidad todo ese tiempo, y en primera línea. En Bankia fue consejero de 2010 a 2012

La división en IU-CM

Sánchez aseguró que "si la Justicia ve irregularidades punibles", IU-CM lo "aceptará y asumirá", pero entretanto hay que mantener la "presunción de inocencia". "No tenemos ningún miedo, para nada". A sus compañeros, el coordinador regional les reclamó "tranquilidad". "El PP utiliza cualquier herramienta para erosionar a IU y tapar los sobres de [Luis] Bárcenas. No debemos caer en la estrategia del PP, sino trabajar para arrebatarle un feudo histórico". Sánchez remarcó el rechazo de su formación "a la privatización" de las antiguas entidades de ahorros y acusó además a los conservadores de haber creado la "tormenta perfecta", para hacer ver a los ciudadanos que los culpables de todo "son las cajas". ¿Comparte las declaraciones el coordinador de la diputada Libertad Martínez? Sánchez dijo "no conocerlas". Él no es parlamentario en la Asamblea de Madrid. 

A la reprobación por la actitud con el caso Bankia, se sumó la censura por la "falta de democracia interna" en Madrid, donde la división es total entre el 51% que ganó la asamblea y 49% de opositores. El último capítulo de la tensión incesante se produjo en la última semana, cuando los dos bandos se enfrentaron para conseguir la coordinación de Mujeres de IU-CM. Los responsables de distintas federaciones señalaban que ese mal clima, que la pelea del 51 contra el 49%, se estaba contaminando en toda la organización, por el posicionamiento con unos o con otros, además de que emponzoñaba las perspectivas claras de subida de toda la federación. Madrid, para muchos, es un "tapón".

Ofrecimiento de Lara a mediar

Lara respondió al final del debate sobre su informe de gestión, a puerta cerrada. Reiteró que IU combatirá a los responsables de las cajas "caiga quien caiga", y ello también incluye a Moral Santín. Sobre las enormes turbulencias en la federación madrileña, sentenció que no puede "interferir" en la competencia de las federaciones, pero que en todo caso en Madrid el pecado original se hallaba en la configuración de la ejecutiva regional, monocolor, en la que el 51% que ganó la asamblea se hizo con todo el mando. El líder federal se puso a disposición de las partes para mediar. Sánchez, como réplica, sostuvo que su pretensión es "superar la tensión interna" e ir avanzando en los próximos meses hacia una dirección de integración. 

El análisis de Lara, sin embargo, supo a poco a varios dirigentes, a demasiado "prudente", incluso a algunos integrantes de su propia cúpula que le pedían más claridad contra una federación, la madrileña, "putrefacta". "No interferir no puede ser sinónimo de impunidad", decía otro. Un responsable cercano al líder añadía que, más allá de la anunciada querella por preferentes, que aún no está lista, IU debería atreverse a presentar una directamente contra Moral Santín, ir a la vanguardia. "Pero eso es una decisión política...", acababa. Y la impresión es que el coordinador "cada vez está más harto" de este asunto. 

Más sobre este tema
stats