Sanidad

La farmacéutica del Sovaldi baja precios en EEUU por la competencia con nuevos fármacos contra la hepatitis

Manifestación en Madrid para exigir al Gobierno más presupuesto para los fármacos de última generación.

Gilead Sciences Inc., el gigante farmacéutico que patentó el Sovaldi –el primero de los fármacos innovadores contra la hepatitis C que, combinado con otros, arroja tasas de curación del 95%– no ha tenido más remedio que cambiar su estrategia comercial. Al menos, en Estados Unidos, donde a este fármaco se le conoce, por su elevado precio, como la pastilla de los mil dólares. Así lo afirma en su página web Aetna, la tercera aseguradora de salud norteamericana, que asegura haber conseguido un precio más bajo en Sovaldi y Harvoni, los dos medicamentos contra el virus que en la actualidad comercializa Gilead. En Estados Unidos el precio del Sovaldi se fijó en 84.000 dólares por tratamiento (unos 71.200 euros) y el de Harvoni en 94.500 dólares (81.600 euros). 

Ni la aseguradora ni la farmacéutica han dado detalles de a cuánto alcanza la reducción, pero analistas de Wall Street citados por la agencia Reuters aseguran que los descuentos son del 30% o superiores. Con estas estimaciones, el laboratorio estaría ingresando entre 20.000 y 25.000 euros menos por cada tratamiento. Aetna se limita a señalar que el precio pactado es "competitivo". Y lo cierto es que tras anunciarse el acuerdo –el pasado viernes 16 de enero– las acciones de la farmacéutica subieron un 3,4% hasta los 100,71 dólares (87 euros) y las de Aetna un 2,3% hasta los 92,56 dólares (80 euros). 

Las acciones de Gilead habían fluctuado a la baja en los últimos días después de que la principal gestora de prestaciones farmacéuticas en EEUU, Express Scripts, optara por llegar a un acuerdo con la farmacéutica AbbVie para administrar su fármaco contra la hepatitis C Viekirax a sus pacientes asociados que lo necesiten en detrimento de los de Gilead. Varias farmacéuticas han lanzado en los últimos meses tratamientos innovadores contra este virus que están en curso de aprobación o ya han sido aprobados por los organismo reguladores tanto en EEUU como en Europa. 

infoLibre preguntó a la comercializadora en España, Gilead Sciences, S.L., si este hecho suponía un cambio de estrategia que también iba a repercutir en España, pero no obtuvo respuesta. En el Ministerio de Sanidad, que no ha informado de cuánto paga a Gilead por el Sovaldi, sí esperan que el aumento de la competencia acabe por reducir los precios. El pasado miércoles –tras semanas de denuncia de falta de transparencia por parte de colectivos y medios de comunicación– este departamento accedió a informar sobre el precio de la terapia combinada de Sovaldi y Olysio, que comercializa el laboratorio Janssen: son 43.500 euros por 12 semanas.

La fijación del precio de los medicamentos corresponde a cada país, que lo determina en función de los acuerdos a los que llega con las farmacéuticas. En España se encarga la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos, que depende de Sanidad. Por eso los precios no son iguales en todos los países. Francia, según explicó el Ministerio de Sanidad galo en una nota de prensa, paga 13.667 euros por cada bote de 28 comprimidos de Sovaldi, por lo que el precio del tratamiento completo es de alrededor de 41.000 euros. En Alemania se fijó el precio para todo el tratamiento en 56.000 euros, y en Canadá y Reino Unido en 46.500 euros.

La importancia de la primicia 

A finales de 2013, Gilead Sciences Inc. fue el primer laboratorio que colocó en el mercado (primero en Estados Unidos) el tratamiento por vía oral contra la hepatitis C que abría la puerta a acabar con las tradicionales terapias con agentes antivirales (interferón y ribavirina) que, además de tener una eficacia limitada, acarreaban notables efectos secundarios. En enero de 2014 la Agencia Europea de Medicamentos autorizó la comercialización en los 28 países de la UE del Sovaldi. Aunque no es el inventor del fármaco –compró por 11.000 millones de euros Pharmasset, el laboratorio que había dado con la molécula indicada– Gilead ha mantenido una posición férrea en cuanto al precio que ahora parece comenzar a debilitarse ante la proliferación de nuevos medicamentos todavía más innovadores. 

Además de Olysio (Janssen) y Sovaldi y Harvoni (Gilead), otras farmacéuticas están lanzando en los últimos meses antivirales directos de segunda generación que son capaces de alcanzar altísimas tasas de eficacia en determinados genotipos. Los dos primeros han entrado en la financiación pública, pero el Ministerio de Sanidad todavía está negociando con Gilead para incluir Harvoni, que es el otro fármaco que la aseguradora norteamericana ha conseguido más barato en EEUU. 

El pasado 16 de diciembre el Ministerio de Sanidad español aprobó la incorporación a la financiación pública de Daklinza (daclatasvir), un inhibidor de la proteína no estructural 5A, una proteína esencial en la replicación del virus de la hepatitis, que comercializa el laboratorio Bristol-Myers Squibb. Sanidad todavía no hecho públicos los informes de evaluación que establecen a qué pacientes se pueden prescribir, los llamados Informe de Posicionamiento Terapéutico (ITP), pero las autonomías lo pueden solicitar desde el 1 de enero. Según datos de este departamento, sólo cuatro países de la UE han incorporado este medicamento: Reino Unido, Austria, Dinamarca y España. 

Este lunes, la Comisión Europea concedió la autorización de comercialización de Viekirax, una combinación de tres principios activos (ombitasvir, parataprevir y ritonavir) que, en este caso, comercializa la farmacéutica AbbVie. Se trata de un tratamiento sin interferón para pacientes con infección crónica por el virus de genotipo 1, incluidos los que tienen cirrosis compensada. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ya está elaborando el informe de posicionamiento terapéutico (IPT) con los expertos y las Comunidades Autónomas y se espera que entre en la financiación pública "próximamente". Para este 2015 también está previsto, según el departamento que dirige Alfonso Alonso, la aprobación de una combinación de ledipasvir y sofosbuvir, que acaba de ser autorizado por la EMA, para el tratamiento de pacientes con infección crónica por el virus de la hepatitis C de genotipo 1. 

"Recuperar la inversión" 

En el Ministerio de Sanidad, según un portavoz consultado por este diario, dicen estar esperanzados en que el aumento de la competencia, tal y como ha pasado en EEUU, reduzca los precios. El Sovaldi entró en la financiación pública el pasado noviembre después de nueve meses de negociaciones entre Sanidad y Gilead. Fuentes conocedoras de la negociación consultadas por este diario señalan que el laboratorio solo accedió a rebajar la cantidad cuando este departamento llegó a un acuerdo con Janssen para la comercialización del simeprevir (de nombre comercial Olysio) de Janssen. 

Jaume Puig-Junoy, director del Centro de Investigación en Economía y Salud (CRES) de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, explica que problema con estos medicamentos es que constituyen el primer caso a gran escala de un tratamiento muy eficaz para un volumen de población bastante elevado y con precios desorbitados, al estilo de los de los nuevos tratamientos oncológicos pero dirigidos a un volumen de población mucho menor. En este sentido, explica que "parte de la presión –directa, e indirecta a través de los pacientes– de las empresas farmacéuticas que han tenido los primeros fármacos de esta clase en entrar en el mercado se debe a que intentan recuperar la inversión en un período de tiempo que seguramente será muy corto". A más competencia, por tanto, se espera que haya reducciones de precio. El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, dijo este lunes que negociará con las farmacéuticas "para encontrar un punto de equilibrio".

"Luchamos por vivir y vencimos, el resultado es este"

"Luchamos por vivir y vencimos, el resultado es este"

Más sobre este tema
stats