LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
¿Qué fue del apocalipsis europeo? La UE aguanta unida tres años de catástrofes y asedio extremista

Conflictos en IU Madrid

Las federaciones de IU exigen a Lara expulsar a Gordo y Pérez y empiezan a hablar ya de gestora

Cayo Lara, interviniendo en el I Encuentro del Foro Sur de Europa, este 23 de enero de 2015 en Barcelona.

Actuar ya. De raíz, sin miedos y sin medias tintas. Eso es lo que quieren de forma generalizada los barones regionales de Izquierda Unida y lo que este sábado le expusieron a la cara a Cayo Lara. Que se abra expediente de expulsión a los todavía portavoces en el Ayuntamiento y la Asamblea de Madrid, Ángel Pérez y Gregorio Gordo, en caso de que no dimitan antes del próximo viernes. Y que se comience a pensar en cómo intervenir la federación madrileña, cómo tomar el control. Montar lo que en otros partidos se llamaría gestoragestora, pero que en IU no es tan fácil de implantar. 

Desde principios de octubre, cuando estalló el escándalo de las tarjetas black, IU se encuentra absolutamente enredada en la crisis de su organización en Madrid, la segunda más poderosa en número de militantes, con reverberaciones en toda la federación. Pero no ha sido capaz de atajar la sangría interna. Todo lo contrario, se ha recrudecido. Y ahora el peligro de escisión, de ruptura, es más real que nunca, con el peligro que ello supone a menos de cuatro meses de unas autonómicas y municipales y, casi con toda seguridad, a menos de 60 días de unas andaluzas.

IU-CM se ha negado por todas las vías a hacer lo que reiteradamente le exigió la Presidencia Federal en sus reuniones del 10 de noviembre y del 14 de diciembre. En lugar de destituir a Gordo y Pérez como portavoces institucionales, los grupos respectivos en la Asamblea y el Ayuntamiento de la capital los ratificaron en sus puestos el pasado 15 de enero. Toda una "burla" y una "tomadura de pelo" a las estructuras federales y a los territorios. El coordinador de la Presidencia, José Luis Centella, también líder del PCE, presionó a la cúpula madrileña, insistiendo en que lo que se exigía no era otra cosa que la salida de Pérez y Gordo, a los que se considera responsables políticos de la cadena de decisiones en Caja Madrid y Bankia, cuya última consecuencia fue el rescate multimillonario de la entidad. El portavoz municipal fue coordinador regional entre 1993 y 2000 y es todavía, 15 años después de su abandono del liderazgo, el verdadero hombre fuerte de la federación, el pivote sobre el que se giran sus acólitos. Uno de ellos es Gordo, coordinador entre 2009 y 2012. Ambos forman parte del colectivo SomosIU, siglas bajo las que se encuadra la vieja guardia, la que siempre ha controlado los órganos de dirección desde los años noventa hasta hoy. 

Nada. Ni por esas. Ni Gordo ni Pérez han dimitido, para indignación de las federaciones de IU y de miembros de la cúpula de Lara, que entendieron de inmediato que era "intolerable" tal episodio de indisciplina. Este sábado, 24 de enero, el coordinador, acompañado de Centella, reunió a los barones territoriales en Olimpo, la sede federal. Acudieron casi todos ellos, a excepción de José Antonio Pujante (Murcia), Jorge Crespo (Cantabria), Daniel Martínez (Castilla-La Mancha) y, por coincidir con sus primarias autonómicas, Manuel González Orviz (Asturias). A resultas de un sentir "generalizado", según describieron a infoLibre distintos asistentes a la reunión, se acordó que si antes del viernes 30 de enero, fecha prevista de la Presidencia Federal, no han dimitido Gordo y Pérez, se les declarará "fuera de la organización" y se les abrirá expediente de expulsión. Una posición rotunda e inequívoca que, de hecho, ya estaba plasmada por escrito en sendas resoluciones aprobadas por Valencia, Murcia y Baleares.

Un acto de apoyo a Sánchez y Valiente

Además, se pactó dar cobertura y respaldo a los ganadores de las primarias a la Comunidad y al Ayuntamiento, Tania Sánchez y Mauricio Valiente, a través de un gran acto en Madrid. Se intentaría lanzar así la imagen de que ambos son "los candidatos de toda IU". Ambos, formalmente han sido ratificados por los órganos regionales, pero no cuentan con la bendición práctica de la vieja guardia. Los dos, de hecho, protagonizaron un mitin de puesta de largo de su campaña el pasado 17 de enero y lo hicieron sin el amparo de la dirección madrileña. 

Sánchez es cuestionada abiertamente por SomosIU y el círculo afín al aún secretario federal de Organización, Miguel Reneses. Los dos grupos, antaño enemigos y hoy de nuevo aliados, consideran que la diputada no ha dado aún suficientes explicaciones por los contratos que el Ayuntamiento de Rivas, del que ella fue concejala entre 2007 y 2011, adjudicó a su hermano, Héctor Sánchez, por valor de 1,3 millones de euros entre 2002 y 2008. Libertad Martínez, parlamentaria regional y mano derecha de Pérez, pidió abiertamente la dimisión de Sánchez. A esta, no obstante, se le ha complicado la candidatura, pues el PP presentó una querella en su contra cuya admisión a trámite decidirá, en los próximos días, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Si fuera imputada, debería renunciar a su carrera, según el código ético de IU. 

Un acto de apoyo explícito a los dos vencedores de las primarias madrileñas, junto con Alberto Garzón, candidato a la Moncloa, y patrocinado por el federal, sería visto también como un gesto de apoyo a su principal apuesta estratégica: la convergencia con otras fuerzas y movimientos de izquierdas. Aquí está otro de los puntos de fricción con la vieja guardia de IU-CM, que entiende que la confluencia sólo persigue "diluir" las siglas de la federación. Este martes, de hecho, en una reunión de la Presidencia Regional se discutirá sobre la política de convergencia y la incorporación a la plataforma Ganemos. Una cita a la que, en principio, no acudirá el sector crítico, el que apoya a Sánchez y Valiente. 

Dirección descabezada y hundida económicamente

Pero ya se prevé que la expulsión de Gordo y Pérez, aunque sea un gesto simbólico contundente, no sirva para resolver la enorme crisis que padece IU-CM y que irradia al conjunto de toda la federación. De modo que algunas federaciones hablan ya de "intervenir" IU-CM desde el federal. Un día después de las primarias del 30 de noviembre, el coordinador regional, Eddy Sánchez, dimitió, y desde entonces no hay ningún líder a la cabeza. El pasado 16 de enero, en una doble convocatoria de la Presidencia y el Consejo Regional a la que no acudieron los críticos, se eligió una coordinación colegiada formada por siete miembros, que será la que a su vez designe a una nueva ejecutiva. Pero los de Sánchez y Valienten no la reconocen y advierten de que no renunciarán al objetivo de la convergencia, que llegarán "hasta el final", como dijo la candidata.

Pero no sólo es una cuestión de ruptura política –en la práctica, ya funcionan dos IU-CM distintas, la de Pérez y Gordo y la de Sánchez y Valiente–, sino también de un profundo agujero económico. La federación arrastra desde hace años de una deuda de unos dos millones con Hacienda y con la Seguridad Social. Y, tal y como adelantó eldiario.es, el dinero íntegro de la subvención al grupo parlamentario ha pasado íntegramente al fisco. Esa era el principal ingreso de IU-CM, que ahora se ha esfumado. Además, cabe la posibilidad de que la formación no reciba el crédito electoral, medida que se puede aplicar a los partidos que tienen deudas con la Administración. Si eso ocurre, no tendría liquidez para hacer la campaña. El único dinero que entra es el de las cuotas de los militantes y la llamada carta financiera, la parte del salario que los cargos públicos detraen de su nómina. IU federal se comprometió a ayudar a su federación a bancarizar la deuda, pero aún no se ha podido llevar a término. 

La resolución aprobada por el Consejo Político Interinsular de Baleares, y a la que tuvo acceso este periódico, exige, expresamente, la constitución de una gestora para "garantizar el desarrollo de la campaña electoral y asegurar que se respeta la voluntad expresada en las primarias", "evitar" que la quiebra económica de IU-CM "acabe" con ella y dañe a toda la organización federal, y conducir IU-CM a una asamblea extraordinaria después de las municipales y autonómicas". La moción sancionada este sábado por el Consell Polític Nacional de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), por 76 votos a favor y 6 abstenciones, no cita la palabra gestora, pero el espíritu es el mismo: "Si antes de la Presidencia [Federal] del 30 de enero no se concretan los acuerdos necesarios para normalizar la crisis orgánica y política en IU-CM, que la dirección federal intervenga para asegurar un referente en la Comunidad de Madrid coherente con la línea política de IU y con la honestidad exigible a sus representantes", señala el texto, conocido por este diario. 

Intervenciones duras y la más tibia, la de Escobar

Durante la reunión de Lara con sus barones, no se pronunció la palabra gestora. Pero sí hubo intervenciones muy duras con IU-CM, y las protagonizaron los coordinadores de Galicia (Yolanda Díaz), EUiA (Joan Josep Nuet), La Rioja (Henar Moreno) y Valencia (Marga Sanz). Más tibieza emplearon los máximos responsables de Navarra (José Miguel Nuin), Euskadi (Isabel Salud), Adolfo Barrena (Aragón) y, sobre todo, Extremadura (Pedro Escobar), amén de los tres representantes de la coordinación colegiada madrileña: Carlos Paíno (del sector de SomosIU), Carlos Gutiérrez (afín al excandidato Julián Sánchez-Vizcaíno, grupo minoritario que ejerce de bisagra) y Miguel Ángel Gómez (del ala de Sánchez, pero desautorizado por ella). IU-CM suele repetir que dio por cumplida la resolución del 14 de diciembre ya que Gordo y Pérez pusieron su cargo a disposición de sus compañeros, y estos no aceptaron la renuncia. 

Lara no es partidario de tomar el control de IU-CM, porque nunca ha sido partidario de "injerir", como dice él, en la vida de las federaciones, porque cree que eso ahondaría la brecha interna. Y así lo volvió a expresar a sus barones. 

Clave fue también la intervención de Antonio Maíllo, jefe de la delegación más importante, la andaluza. Se mostró a favor de la sanción a Gordo y Pérez, discrepó con la aprobación de resoluciones por parte de otras federaciones pero dejó claro, según relataron varios asistentes, que "hay que zanjar el asunto ya", sin demora. Máxime cuando estaba al caer el adelanto electoral, anticipo que este domingo le comunicó la presidenta de la Junta, Susana Díaz, a las 21.20 horas. Maíllo no concretó la salida a la parálisis de Madrid, pero a cambio fue "muy duro" con Miguel Reneses, que votó a favor de la ratificación de Gordo el pasado 15 de enero. El pasado martes, se filtró la carta que él remitió a Lara el 7 de diciembre, en el que le comunicaba su voluntad de dejar su cartera, paso que se formalizaría una vez acabadas las primarias federales, según había previsto el coordinador, en el marco de una remodelación más amplia de la ejecutiva

Preocupación por la salida de García Castaño

Lara aún no ha comunicado aún quién será el sustituto de Reneses –uno de los nombres que ha circulado es el del coordinador aragonés, Adolfo Barrena–, y es probable que no lo cierre hasta el Consejo Político Federal de ratificación de Garzón, el próximo 21 de febrero. Pero algunas federaciones se sienten inquietas y subrayan que el secretario de Organización "no puede seguir ni un minuto más en su puesto", al haber traicionado una moción emitida por un órgano del que forma parte. 

La preocupación por el devenir de Madrid es muy compartida dentro de IU. Se vislumbra una escisión, que obviamente repercutiría en el resto de la federación. Y lo que se teme, además, es que en caso de que eso ocurra, quienes se vayan sean "los que representan la IU-CM sana, la que no está con la mafia", la de Sánchez y Valiente. Esta semana se vio con mucha inquietud la salida de Jorge García Castaño, uno de los colaboradores más estrechos de la candidata. Dejó su cargo de concejal en el Ayuntamiento de la capital y su carné tras 20 años de militancia para volcarse en la construcción de una candidatura de unidad popular, desde Ganemos. 

La intervención, la toma de control desde el federal es visto por algunos dirigentes territoriales como la única vía posible para "contener la escisión", toda vez que IU-CM "es incapaz de regenerarse así misma", y "no tiene autoridad para generar una legimitidad nueva". "Cayo debe actuar contra la casta corrupta que se ha burlado de él. Y si no actúa, será su responsabilidad y las cuentas se las pediremos a él llegado el caso. Ha estado sobrepasado por las circunstancias. Centella, en cambio, sí es consciente de la situación que se vive", expresa con dureza un miembro de la ejecutiva. Para muchos responsables, que se confiesan "hartos" del caos en Madrid, la situación es agónica, y si no se resuelve de inmediato, puede llevar a IU "al desastre". "Es inasumible no intervenir, porque de lo contrario habrá una escisión, que empezará en Madrid y nadie sabe dónde acabará", comenta con pavor un mando territorial. Otro barón advierte de que el clima interno "está desmadrado" y que la guerra en IU-CM "hace un daño terrorífico a IU federal y al conjunto de federaciones" que en cuatro meses se someten a las urnas, por lo que se requiere "una intervención, una solución política que sea justa". 

Dificultades estatutarias

"No es que haya peligro de escisión –observa una coordinadora territorial–. Es que ya hay dos organizaciones en Madridya hay. Es un hecho". 

La cuestión es cómo intervenir. En el PSOE, por ejemplo, la dirección federal o las territoriales pueden montar una gestora. Pero en IU esa figura, en sentido estricto, no existe. Con la rebelión de la federación extremeña, cuando contra el criterio de IU federal facilitó el Gobierno al PP, algunos pensaron en ello, pero nunca se llevó a cabo. En el caso de IU-CM, además, la cosa se complica, porque tiene personalidad jurídica propia. Pero puede que en los próximos días se expriman los estatutos para encontrar una solución. Pero, como anticipa un dirigente, sería tan fácil como que Lara no acudiese a ningún acto de campaña de IU-CM controlado por la vieja guardia o cerrara el grifo de la ayuda económica. Otros piensan en lo que sucedió en Euskadi. Rota la relación con la Ezker Batua de Javier Madrazo, montó una marca propia, Ezker Anitza. Ambas se enfrentaron en los tribunales y ganó esta última. Pero la fractura tuvo su castigo en las urnas: Ezker Anitza se quedó fuera de la Cámara vasca en 2012

Aún quedarán días de tensión en IU. Una montaña rusa hasta el viernes, hasta la reunión de una Presidencia Federal que se supone "definitiva". Claro que la crisis madrileña podría dar más tumbos aún. 

IU ve irreversible el adelanto electoral tras su reunión con Susana Díaz

IU ve irreversible el adelanto electoral tras su reunión con Susana Díaz

Más sobre este tema
stats