La portada de mañana
Ver
Exteriores no contempla romper con Israel como pide Sumar pero logra que la UE endurezca su postura

Tráfico

¿Cómo habría actuado la Policía si no se hubiera apellidado Gallardón?

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Un asunto de tráfico volvió a colocar este lunes en el centro de la polémica a un personaje público. En la noche del viernes, una persona que conducía un coche a nombre del hijo mayor del ministro Alberto Ruiz-Gallardón tuvo una colisión en el centro de Madrid y se dio a la fuga hasta que se introdujo en el garaje del domicilio del ministro. El otro conductor implicado dio parte a la Policía Municipal, que se personó en el domicilio del ministro aunque los agentes sólo hablaron con los escoltas. El diario El Mundo, que adelantó la información, aseguró que el vehículo lo conducía el mayor de los hijos del exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón Utrera, si bien este negó a través de un comunicado haber tenido incidente alguno. Y aseguró que  "dicha noche no condujo ningún vehículo", informa Europa Press. 

La situación recordó inevitablemente al incidente protagonizado hace poco más de dos meses por la líder del PP madrileño, Esperanza Aguirre, que se negó a que los agentes inmovilizaran su coche tras bajarse de él para sacar dinero en plena Gran Vía de Madrid y se dio a la fuga mientras los agentes completaban los trámites de la denuncia y arrolló la motocicleta de uno de ellos. Fuentes policiales y expertos en seguridad vial consultados por infoLibre señalan que ambos incidentes son diferentes porque, para empezar, en este último caso no hubo desacato a la autoridad porque en el momento de la colisión no había agentes en el lugar de los hechos y, por tanto, estos nunca pudieron pedir al implicado que se detuviera. Aunque no ha trascendido la totalidad del atestado, en el siniestro no hubo heridos, así que se trataría de una falta o delito de daños. Sería una falta en el caso de que los daños fueran inferiores a 400 euros y un delito en el caso de que rebasaran esta cantidad. 

Las fuentes policiales consultadas señalan que, al tratarse en principio de una cuestión menor, los agentes no suelen personarse en la casa del conductor huido, como sí ocurrió en esta ocasión. Tras la llamada del otro conductor afectado, dos patrullas de la Policía Local se personaron en el domicilio del ministro de Justicia, en cuyo garaje se introdujo el coche al huir tras la colisión. 

Tampoco suele procederse a la detención del implicado aunque este se hubiera dado a la fuga sin rellenar el parte del seguro. "Otra cosa es que hubiera habido heridos, en ese caso sí porque podría haberse producido omisión de socorro. Pudo ser una cuestión de protocolo, pero no suele ser habitual acudir al domicilio porque la actuación policial se basa en no causar un daño mayor del que se quiere evitar. Lo habitual en estos casos es que la policía realice un informe con los datos que aporta la parte denunciante y que lo pase al juez, que enviará a los implicados una citación judicial para que acudan al juzgado", subrayan.

No obstante, este martes el diario El País informó de que, tras colisionar con otro vehículo, la persona que conducía el coche a nombre de un hijo del ministro casi atropelló a una mujer y que chocó con otro vehículo que estaba estacionado, al que llegó a romper el espejo retrovisor izquierdo. Asimismo, este diario informa de que algunos testigos describieron el andar de la persona que se bajó del vehículo y su forma de manejarse como de “evidente embriaguez”. 

Las fuentes consultadas señalan que el hecho de darse a la fuga tras un choque no supone en sí mismo la comisión de una falta o delito, sino que depende del incidente previo, aunque sí dificulta la reparación del daño causado al otro vehículo y supone en cualquier caso una actuación "incorrecta e incívica". Desde el punto de vista legal, si lo que se ha producido es un choque sin aparente mayor trascendencia –como parece en esta ocasión– se trata de una falta. "Al haber huido sí que hay un cambio y es que la responsabilidad en principio civil que supone un siniestro de tráfico leve sin heridos se transforma en penal", señalan. La consecuencia es que la persona que conducía el coche que estaba a nombre de un hijo de Gallardón tendrá que enfrentarse a un juicio de faltas y a tal efecto será llamado por el juzgado para que comparezca. 

Un hijo de Gallardón, denunciado por darse a la fuga tras una colisión en el centro de Madrid

El artículo 129 del reglamento de tráfico señala que todo usuario implicado en un accidente de circulación en el que no se han producido muertos o heridos deberá "si se lo pidiesen" comunicar su identidad a otras personas implicadas en el siniestro y "facilitar los datos del vehículo a otras personas implicadas en el accidente". No obstante, es importante reseñar que en el momento del choque los conductores no llegaron a sentarse a rellenar el parte de accidente por lo que no ha trascendido si el otro implicado llegó o no a reclamar los datos antes de la huida.

El único dato que tenía el otro conductor afectado era el número de matrícula del coche que había colisionado contra él. Lo que hizo entonces este fue perseguir al vehículo con el que había chocado. La persecución no duró mucho porque el vehículo se introdujo en el garaje de la casa del titular de Justicia, situada en las cercanías del lugar donde se produjo el siniestro. Siempre según la versión publicada por el El Mundo, el otro conductor implicado llamó a la Policía Municipal y agentes de este cuerpo se personaron en el domicilio. El hecho de huir sí tiene consecuencias para el seguro, que al considerar que ha habido dolo, no cubre la reparación de los daños ocasionados, aseguran las fuentes consultadas.

-----------------Esta información ha sido actualizada para añadir nueva información y corregir un fallo de redacción. 

Más sobre este tema
stats