La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

Caso Bankia

El interventor del Estado acusa al auditor de Bankia de no alertar de su “claro deterioro”

Miguel Blesa junto a Rodrigo Rato durante la inauguración de un foro financiero en 2008.

La Intervención General del Estado (IGE), un organismo dependiente del Ministerio de Hacienda que se encarga de fiscalizar las cuentas públicas, considera que Deloitte, la empresa que auditó las cuentas de Bankia del año 2010, no recogió "el claro deterioro de la situación financiera de la entidad", según un informe del pasado 30 de noviembre. Este documento, al que ha tenido acceso infoLibre, ha sido aportado al sumario del caso Bankia, que instruye el magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, por la Fiscalía Anticorrupción.

Esta institución de Hacienda pone de manifiesto que la auditoría de Deloitte sobre Caja Madrid incluye unos activos que al mismo tiempo formaban parte del presupuesto de su matriz: el Banco Financiero y de Ahorros (BFA). "No mencionan que el importe de este ajuste es de 4.111 millones de euros, ajuste que se hace minorando las reservas de Caja Madrid para recoger el nuevo valor contable de sus activos y pasivos".

Las cuentas de Bankia reflejaban numerosos aspectos que según la Intervención General del Estado demostraban el deterioro de las cuentas de la entidad financiera. De esta forma contradice la opinión de la dirección de la entidad, que utilizó la viabilidad de Bankia para convencer a miles de inversores de que compraran acciones en 2011. Lo cierto era, a tenor de las cuentas, según la Intervención del Estado, que los créditos con mínima posibilidad de cobro pasaron del 4,3% al 7,2% en tan solo un año. Asimismo, los activos financieros calificados como deteriorados aumentaron entre 2009 y 2010 en casi mil millones de euros, llegando hasta un total de 4.574 millones.

El interventor del Estado critica al Banco de España por no sancionar a la Caja Madrid de Blesa

El interventor del Estado critica al Banco de España por no sancionar a la Caja Madrid de Blesa

También el documento del auditor contiene contradicciones, indica la Intervención del Estado, porque en un mismo punto aseguran que a 31 de diciembre de 2010 los recursos propios computables de Caja Madrid excedían de los requeridos por las normativas en vigor. Pero en el mismo apartado el auditor dice que Caja Madrid había solicitado una autorización al Banco de España respecto de la exención del cumplimiento individual de los requerimientos de los recursos propios establecidos por el propio organismo público.

En relación a la matriz de Bankia, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la Intervención General del Estado pone de manifiesto el desfase de sus cuentas. Estas muestran que el balance únicamente figuran pasivos por 4.465 millones de euros correspondientes a la aportación del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), unos recursos propios de solo 18 millones de euros aportados por las cajas y unos activos procedentes también del FROB y de sus accionistas. Tampoco el auditor resaltó que el ratio de capital principal de la matriz de Bankia era muy inferior a la necesariaBankia , "una incertidumbre" que según la Intervención General del Estado "no está recogida" en el informe de Deloitte.

Bankia fue intervenida en mayo de 2012 con la entrada de más de 10.000 millones de euros. Unos meses antes, en abril, Rodrigo Rato presentó las cuentas de 2011, pero sin el visto bueno del auditor, con unos beneficios de más de 300 millones de euros. Pero tras la entrada de Juan Ignacio Gorigolzarri Bankia reelaboró las cuentas, presentando unas pérdidas de más de 4.000 millones de euros.

Más sobre este tema
stats