La portada de mañana
Ver
Tres lecciones comunes de Galicia y Euskadi: los proyectos a largo plazo tienen premio

Caso Gürtel

López presenta un escrito con más de 50 erratas y faltas de ortografía: “Vallamos por partes”

Fragmento del escrito del juez Enrique López.

El juez Enrique López ha presentado un escrito, negándose a abstenerse en el caso Gürtel, que contiene más de 50 erratas y faltas de ortografía [consúltalo aquí, en PDF, con los errores señalados]. Una de las más llamativas le sirve al magistrado como preámbulo de los argumentos con los que niega cualquier tipo de parcialidad política: "Vallamos pues por partes", escribe, antes de defender que es un juez independiente que puede juzgar el caso pese a los hechos que señalan su relación con el PP.

Su texto de alegaciones contiene algunas faltas que parecen casualidad o fallos mecánicos (erratas) y otras de más difícil justificación. "... Si bien como se ha dicho no sea hecho referencia específica de la exministra Ana mato", indica por ejemplo López. Es evidente que el magistrado sabe que el apellido de la exministra de Sanidad empieza en mayúscula –en otras partes del documento lo pone correctamente–, pero sorprende más que figuren expresiones como "sea hecho", que debe ir separado y con hache. 

En el capítulo de erratas se inscribe también el uso inadecuado de las mayúsculas ("partido popular" y "senado", por ejemplo).

Otras palabras han adquirido nuevo significado por un baile de los dedos. El juez dice "acusas" de recusación, cuando en realidad quiso decir "causas" de recusación, un error que vuelve a cometer solo dos páginas más adelante: "lo cual a juicio de las mimas". El contexto de la frase no parece dar cabida al verbo "mimar" sino a "mismas". Pero todo ello evidencia, sin duda, que el magistrado no es demasiado escrupuloso a la hora de revisar sus escritos.

Corbyn y la dignidad de la izquierda

Corbyn y la dignidad de la izquierda

El desaliño gramatical de Enrique López se evidencia también en las múltiples faltas de concordancia de género y número. Baste citar algunos ejemplos: "inadvertido la", "su miembros", "la que se encuentran", "la mencionadas", "la mismas", "una de ellos", "esta dudas"...

Hay frases que no se entienden ("se alega de por todas las partes" y "en para las primeras") y otras que empiezan en minúscula. En ocasiones, López parece reñido con las tildes. Así escribe "mas" en un par de ocasiones. No es la única: "mi informe ira dirigido", "esta prevista", "por si misma", "de mi hubiera dependido"...

Enrique López no es el único que aparenta llevarse mal con la ortografía. Quienes juzgaron al expresidente valenciano Francisco Camps llegaron a escribir en el acta manuscrita "faborable" y "a deliberado", tal y como informó El País en 2012. Y también en Valencia, quien fuera concejal de Cultura de Rita Barberá dejó el cargo con una carta de 19 líneas que estaba trufada de una treintena de errores.

Más sobre este tema
stats