LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Un año del 23J: Sánchez se ve fuerte para aguantar y fía su hoja de ruta a Cataluña y los Presupuestos

Memoria histórica

Las medidas que propone la izquierda en memoria histórica: de resignificar Cuelgamuros a reformar la Ley de Amnistía

Después de casi 44 años, el dictador Francisco Franco fue exhumado este jueves del Valle de los Caídos. Tras superar todas las trabas jurídicas que fue poniendo la familia y que trastocaron el calendario que manejaba Moncloa, el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ha podido cumplir así una de sus principales promesas. Pero aún faltas muchas cosas por conseguir en materia de memoria histórica. O al menos así lo entienden los partidos de izquierdas, que son los únicos que la contemplan en sus programas.

A apenas dos semanas de la cita con las urnas, tan sólo Unidas Podemos y Vox han presentado programas nuevos para el 10N, aunque en esencia contienen las mismas propuestas que en las elecciones del 28 de abril. El PSOE ha hecho público un folleto-resumen de las propuestas y Más País, por su parte, presentó este miércoles la segunda parte de su programa, la económica, que se sumó a la que aborda la emergencia climática y que fue publicada hace unos días. Ni PP ni Ciudadanos tienen, de momento, un nuevo documento. En cualquier caso, ninguna de las dos fuerzas, al igual que Vox, contempló entre sus propuestas para el 28 de abril medidas relativas a la memoria histórica. 

Pero eso no significa que no la mencionaran. La formación presidida por Pablo Casado abogó entonces por la derogación de la legislación aprobada en el año 2007 y su sustitución por lo que el PP denomina una Ley de Concordia. En su opinión, el Gobierno del PSOE "ha renunciado a la concordia para imponer una visión falseada de la historia, tratando de mostrar a España como una democracia imperfecta. Un Gobierno que ha optado por abrir viejos debates para provocar nuevas divisiones".

Los de Albert Rivera, en cambio, obviaron la memoria histórica en su programa electoral. Y de cara al 10N lo volverán a hacer. Según explicaron fuentes del partido a infoLibre, el programa de Gobierno de Ciudadanos es "un proyecto de futuro, para la unión, libertad e igualdad de todos los españoles". "No vamos a dedicar ni un solo minuto a mirar el pasado o a tratar de enfrentar a los españoles para sacar rédito electoral, como quiere Pedro Sánchez", añaden.

El partido de extrema derecha liderado por Santiago Abascal, por su parte, aboga también por la derogación de la Ley de Memoria Histórica.

¿Y los partidos de izquierdas? infoLibre repasa a continuación cuáles son sus principales propuestas en esta materia. 

  PSOE: Reforma íntegra de la legislación

 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

De cara al pasado 28A, los socialistas se presentaron como abanderados de la memoria histórica. Por un lado, abogaron por reformar la legislación aprobada en 2007 para convertir la memoria histórica en una "política de Estado", por lo que anunciaron que impulsarían las exhumaciones. Lo que proponían, concretamente, era llevar a cabo un "plan global de exhumación de fosas de carácter cuatrienal" en el que colaborasen la Administración, las comunidades, las diputaciones y los ayuntamientos. Además, también incluyeron la medida de crear un censo de víctimas y de reabrir y potenciar la oficina de atención a las mismas. 

Por otro lado, los socialistas propusieron modificar la legislación para que se declarasen nulas las sentencias dictadas por los tribunales franquistas y se reconociera a las personas que sufrieron incautaciones de bienes

Pero eso no es todo. El PSOE también planteó que, una vez exhumado Franco, el Valle de los Caídos se resignificara para convertirse en un elemento que ayude a comprender la historia. En esta misma línea, la formación también abogó por incluir la memoria histórica como una asignatura clave en el sistema educativo. Además, se propuso la creación de un Consejo de la Memoria, que funcionaría como un "órgano colegiado consultivo y de participación". 

Por último, los socialistas también incluyeron en su programa medidas destinadas a frenar la apología de la guerra civil y de la dictadura. Por un lado, incidieron en la necesidad de retirar cualquier tipo de simbología franquista; por otro, en la de reformar la ley reguladora del Derecho de Asociación y de Fundaciones para declarar ilegales a todas aquellas que inciten al odio o a la violencia contra las víctimas y, además, retirar las subvenciones o ayudas públicas a las organizaciones que ensalcen todo lo relacionado con el franquismo.

También propusieron la reforma de la legislación sobre títulos nobiliarios con el fin de suprimir aquellos que representen la exaltación de esos dos periodos históricos. 

A falta de conocer el programa del PSOE para el 10N, los socialistas volverán sin duda a otorgar un lugar destacado a las propuestas de memoria histórica, y más después de la exhumación de Franco.

  Unidas Podemos: exhumaciones, medallas y amnistía

 

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias

Unidas Podemos sí ha presentado programa para el próximo 10 de noviembre. Este incluye medidas sobre memoria histórica, que son las ya presentadas para los comicios de abril. Por un lado, los de Pablo Iglesias proponen, en la misma línea que los socialistas, implementar un programa de exhumaciones de todas las víctimas de la guerra y de la dictadura que todavía continúan en las fosas comunes. Y quieren, además, que se retiren las medallas concedidas a Billy el Niño y "otros torturadores del franquismo", algo a lo que se comprometió el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que supeditó el hacerlo a la existencia de un Gobierno estable. 

Además, también en la línea de lo propuesto por el PSOE, la formación morada apuesta por declarar nulas las sentencias de los tribunales franquistas y por auditar los bienes expoliados por la dictadura para devolverlos a "sus legítimos titulares". 

Por último, y esto sí es algo en lo que difieren con los socialistas, Unidas Podemos propone modificar la Ley de Amnistía "para juzgar los crímenes de lesa humanidad del fascismo" y anular "los juicios políticos" de la dictadura. Es, precisamente, lo que intentaron hacer antes de que PP, PSOE y Ciudadanos unieran fuerzas para impedirlo. En concreto, la modificación que plantearon en octubre de 2017 consistía en la introducción de un nuevo párrafo en el artículo 9 para dejar claro que las disposiciones contenidas en la norma "no impedirán que los juzgados y tribunales investiguen, enjuicien e impongan las penas correspondientes a las personas responsables de haber cometido delito de genocidio, lesa humanidad, delitos de guerra y otras graves violaciones de Derechos Humanos". En paralelo, pretendían añadir un nuevo artículo en el Código Penal, para afianzar la figura de la imprescriptibilidad de los crímenes contra la humanidad, conforme al Derecho Internacional y a los distintos tratados suscritos por España.

Es lo que el partido considera "hacer justicia a nuestra memoria democrática". Porque, según dicen, "la recuperación de la memoria democrática de nuestro país va mucho más allá de la exhumación de la momia del dictador". "Hace falta verdad, justicia, reparación y no repetición", apuntan. 

  Más País: la memoria como derecho y deber

 

El candidato de Más País, Íñigo Errejón.

Más País aún no ha presentado la parte del programa electoral que afecta a la memoria histórica, pero infoLibre ha tenido acceso al documento de trabajo elaborado por el partido de Iñigo Errejón. En el se citan hasta 24 medidas basadas en la concepción de memoria como "un derecho de la ciudadanía" y "un deber para las administraciones". 

En primer lugar, Más País propone una nueva Ley de víctimas de graves violaciones de Derechos Humanos en la que se incluya a las víctimas del terrorismo, de la guerra civil, de la dictadura y de crímenes del Estado. Una legislación, además, que deberá tener una perspectiva de género. La formación también pretende establecer un plan de reparación sobre la desaparición forzada que garantice "que la identificación, exhumación y entrega a los familiares sea llevado a cabo por el Estado". 

Por otro lado, los de Errejón también abogan por garantizar la cooperación en los procesos judiciales que estén en marcha en tribunales extranjeros y, en este sentido, por reformar la normativa referente a la justicia universal. La formación considera "imprescindible" "ampliar las competencias de los tribunales españoles para investigar y enjuiciar delitos contra la humanidad, crímenes de guerra y genocidio cometidos fuera de nuestras fronteras", explica el documento del partido.

Más País también exige la actualización del mapa de fosas publicado en el Ministerio de Justicia y sin actualizar desde el año 2011. En esta misma línea, la formación cree que, "con el fin de evitar que las fosas comunes sean destruidas" es necesario promover "la señalización y el registro de las mismas". "De esta manera, cada vez que el Ministerio de Fomento vaya a iniciar una obra", la institución podrá disponer de una base de datos de Justicia "para poder cruzar la información y poder exhumar esa fosa antes de acometer cualquier obra". 

Más País también incluye medidas que recogen el PSOE y Unidas Podemos como la necesidad de retirar la simbología franquista, la de reformar la Ley de Amnistía, la de crear un censo de víctimas, la de anular las sentencias de los crímenes franquistas o la de reconvertir "en Sitio de Memoria el Valle de Cuelgamuros", para así "concienciar sobre la gravedad del auge del fascismo en el presente". 

Más sobre este tema
stats