Inmigración

Pedro Sánchez da instrucciones para que València acoja al buque 'Aquarius', donde viajan más de 600 migrantes

Refugiados en una lancha son rescatados por miembros de la ONG SOS Méditerranée a bordo del buque 'Aquarius'.

infoLibre

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio instrucciones para que España acoja el barco Aquarius, que navega con más de 600 inmigrantes y refugiados "abandonados a su suerte", rescatados por MSF y SOS Mediterranée, cuya entrada a Italia fue impedida por el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini.

El destino de este barco será el puerto de València, previa coordinación con la Generalitat valenciana. "Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional", añadió en un comunicado Presidencia del Gobierno.

Así lo acababa de adelantar el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que aseguró que el Gobierno de España ofrecerá a la ONU València como "puerto seguro" para el buque.

"Me ha comunicado (la vicepresidenta Carmen Calvo) que el Gobierno situará el puerto de València como el puerto seguro para esta operación humanitaria que el Gobierno de España va a emprender de la mano de la ONU", dijo Puig, que aseguró que es una buena noticia para España "que sea considerado un país abierto y hospitalario".

"La Comunidad valenciana siempre ha sido una comunidad hospitalaria, ya quisimos en su momento fletar un barco para los refugiados sirios", incidió, recordando que el Ejecutivo regional también había expresado su voluntad de recibir a los migrantes y refugiados del Aquarius.

Para el líder del Ejecutivo valenciano, también "es una buena imagen" para su territorio porque dará una "imagen de solidaridad, de apertura". "Es precisamente la imagen contraria a lo que fue el paradigma del pasado", añadió.

Puig afirmó que mañana martes 12 de junio habrá una reunión por parte de la vicepresidenta, Mónica Oltra, "para ver cómo se orienta esta cuestión" y definir el destino de estos migrantes y su acogida. "Se hará coordinadamente y bajo la dirección del Gobierno de España". "España toma la iniciativa, que es una iniciativa positiva, y a partir de ahora estamos pendientes de cual es el resultado", declaró a los periodistas.

Por su parte el alcalde de Valencia, Joan Ribó, había ofrecido este mismo lunes esta ciudad como destino del buque para que pueda atracar. El primer edil recordó la condición de València como "ciudad refugio" y consideró "absolutamente inhumano que se deje un barco a la deriva en esa situación". "Valéncia fue declarada en su momento ciudad refugio, como otras ciudades de España, y vamos a mover todos los dispositivos para que si no hay otra posibilidad València sea el sitio de atraque" de este buque, afirmó.

Giuseppe Conte agradece la solidaridad 

Por su parte, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, agradeció a  Sánchez la oferta de España de acoger a los migrantes, mientras que el ministro de Interior transalpino, Matteo Salvini, habló de "victoria", informa Europa Press.

"Habíamos pedido un gesto de solidaridad por parte de la UE en esta emergencia y que se hiciera cargo y que no nos dejara solos como en los últimos años", señaló Conte en declaraciones a la prensa, para agregar que: "No puedo sino agradecer a las autoridades españolas por haber acogido la invitación".

El nuevo primer ministro del Gobierno de coalición entre el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga explicó que se ofreció este lunes al Aquarius la evacuación de las mujeres embarazadas, los menores y todas aquellas personas que estuvieran en una situación más delicada, "pero no ha habido ninguna noticia" desde el barco.

Así las cosas, dejó claro que su Gobierno quiere que se modifique el reglamento de Dublínreglamento de Dublín que gestiona el asilo en Europa y así lo planteará en la próxima cumbre europea de finales de mes porque quiere "una Europa más solidaria" y "un reparto igual de los flujos migratorios". Asimismo, adelantó que se reunirá este viernes con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el lunes siguiente hará lo propio con la canciller alemana, Angela Merkel.

Por su parte, Salvini, que fue quien anunció el domingo que Italia cerraba sus puertos a la entrada del Aquarius, no ha dudado en cantar "victoria" por el hecho de que España se haya ofrecido a recibir a los más de 600 migrantes a bordo.

"Evidentemente alzar la voz, algo que Italia no hacía desde hace años, compensa", sostuvo el líder de la Liga, que también agradeció a Sánchez su gesto. "Si está contento, no puedo sino darle las gracias", afirmó, considerando que el nuevo Gobierno socialista habría querido dar una "imagen de humanidad o de izquierda" con su decisión.

Salvini celebró que se haya suscitado el debate a nivel europeo y dejó claro que lo que busca el Gobierno es "poner fin al tráfico de personas que pone en peligro miles de vidas". Asimismo, indicó que el nuevo Ejecutivo trabaja ya para reducir los costes de la acogida de migrantes y solicitantes de asilo, que cifró en 35 euros al día, "por encima de la media europea", y para reducir los plazos en la tramitación de las solicitudes, que pueden demorarse hasta tres años.

Por otra parte, se mostró particularmente crítico con la actuación de Malta. "No es posible que el Gobierno maltés haga como si nada cuando los barcos de rescate pasan a unas millas de sus puertos", sostuvo.

Por último, señaló que el Gobierno italiano también quiere seguir trabajando con Libia, puerto de partida de la mayoría de las embarcaciones, y no descartó desplazarse al país norteafricano próximamente para abordar la cuestión.

Los 629 migrantes del buque 'Aquarius' llegarán este sábado al puerto de València

Los 629 migrantes del buque 'Aquarius' llegarán este sábado al puerto de València

Más sobre este tema
stats