28A | Elecciones generales

El PP defiende que el votante de Vox ya encuentra en el mensaje de Casado sus principales demandas

Pablo Casado, en un acto de partido en Palencia.

Con la proximidad de las elecciones generales y con la marca PP por debajo de los 100 escaños en las encuestas, los conservadores llevan días buscando la confrontación con Vox. Un intento de dejar en evidencia a un proyecto que consideran poco armado, marcado por las contradicciones, por la inexperiencia y que esconde sus propuestas sobre asuntos clave para los ciudadanos.

Frente a este panorama, las fuentes de la dirección nacional consultadas defienden que el votante de Vox, muchos de ellos exvotantes del PP, ya pueden encontrar en el mensaje de Pablo Casado sus principales demandas. Es una forma de decir que, desde la llegada del nuevo líder a la presidencia del partido, éste ha recuperado los principios y valores tradicionales de los que se distanciaron en los últimos años, circunstancia que estaría entre las causas del nacimiento de Vox. O de que, como defiende José María Aznar, el centroderecha esté ahora dividido "en tres" partidos, en alusión a PP, Cs y Vox.

En este sentido, destacan que el discurso que mantienen ahora en materia de economía, unidad de España, regeneración, apoyo a la maternidad y al mundo rural y la defensa de una inmigración ordenada, entre otros asuntos, no debería plantear dudas a quienes ahora apuestan por el proyecto de Santiago Abascal.

"Es una política de trazo amplio frente a un proyecto muy armado de un partido político que ha gobernado, que sabe de gestión. Un proyecto sensato, sólido", compara un destacado dirigente conservador consultado por infoLibre.

Dentro de este "proyecto sensato" no encaja, dicen las mismas fuentes, el debate sobre las armas ni el cuestionamiento del modelo autonómico, asuntos de los que Vox hace bandera. Y que, a ojos de los conservadores, no descansan sobre demandas reales de los ciudadanos.

Reparto de papeles

En el partido aseguran que la relación entre Abascal, que se refugió en organismos del PP de Aguirre cuando se distanció del PP vasco, y Casado es "buena, correcta" –Casado tiene sus orígenes políticos en el PP de Aguirre–. Y que, salvo excepciones, a él no debería corresponderle dar réplica a cada una de las "ocurrencias" de Vox. Eso le correspondería, defienden, a otros miembros de la dirección nacional. Algo similar debería ocurrir a la hora de confrontar con Ciudadanos.

No obstante, la pasada semana, a Casado se le vio enfadado con Rivera por haber propuesto un Gobierno de coalición un día después de cerrarse las candidaturas. También con Abascal por insistir en calificar al PP como "la derechita cobarde". Hasta José María Aznar salió en defensa de Casado con una frase que ya se ha hecho famosa: "A mí nadie me habla de una 'derechita' cobarde porque no me aguantan la mirada".no me aguantan la mirada".

La réplica que el propio Casado ha dado a Vox por este calificativo es recordar que el PP tiene a muchas víctimas de ETA a sus espaldas. "El coraje se tiene que demostrar con tus políticas", dijo en clara alusión a Vox, un partido que, a ojos de los conservadores, esconde su verdadero proyecto para España.

En materia de políticas para las víctimas del terrorismo, señalan en el PP, tampoco pueden echarles nada en cara los votantes de Vox. El jueves, en la presentación de candidatos por Madrid, y en presencia de Mari Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, defendió que el PP respeta a las víctimas del terrorismo de Vox, como José Antonio Ortega Lara, y pidió ese mismo respeto para el PP.Unas listas bajo el influjo de Vox

En la dirección nacional admiten que ni la campaña del Partido Popular ni las listas serían las mismas si Vox no estuviera tan fuerte.

Es en este contexto en el que hay que entender que Pablo Casado haya recorrido ya, sin haberse iniciado todavía la campaña, casi todas las circunscripciones electorales, que cada día presida más de dos actos de partido y que conceda entrevistas a los medios prácticamente a diario. También atiende a preguntas de los periodistas a diario. "Esto no lo están haciendo sus rivales", dicen sus colaboradores.

Dicen en Génova que saben que esta estrategia tiene sus riesgos porque, a más presencia pública, más posibilidades de meter la pata. "Es el precio que tenemos que pagar por ser un equipo nuevo. Pablo no lleva ni un año al frente del PP y ya se enfrenta a unas elecciones generales. Tiene que darse a conocer y que se vea que el PP es el de siempre. El de Rajoy, pero también el de Aznar", dice un diputado que le conoce muy bien.

Con los fichajes pasa algo similar: hay nombres que tendrían menos sentido si Vox no estuviese peleando con el PP por el liderazgo del centroderecha.

Casado ha recuperado a Adolfo Suárez Illana, que ya fue candidato del PP por Castilla-La Mancha en 2003, porque cree que el hijo del presidente Suárez encarna los valores del compromiso con la Constitución en un momento clave, en pleno juicio del procés.

Casado y muchos de los que hoy le rodean fueron críticos con la gestión que hicieron Rajoy y su mano derecha, Soraya Sáenz de Santamaría, de la crisis catalana. Para intentar taponar las fugas a Vox por esta cuestión –también a Ciudadanos– ha vuelto a abrir las puertas del PP a Cayetana Álvarez de Toledo. La periodista no sólo ha sido muy crítica con el PP de Rajoy, también con los inicios de Casado.

Provocando asombro en amplios sectores del partido, Casado apostó por Juan José Cortés, el padre de la niña Mari Luz, asesinada en 2008, como número uno por Huelva. La idea es trasladar con esta incorporación la defensa cerrada del PP a la prisión permanente revisable. Ocupa el puesto que en los últimos años desempeñó Fátima Báñez, exministra de Empleo.

También ha recurrido Casado, como Abascal, a perfiles del mundo del toro. En su lista por Madrid el matador Miguel Abellán ocupa el puesto 12. Otro torero, Salvador Vega, se ha sumado a la lista por Málaga, la que encabeza el periodista Pablo Montesinos

"Espero fomentar, proteger y enseñar todas las facetas que engrosan el mundo del toro, el campo, la caza y el mundo rural. Con todas las armas a nuestro alcance y nuestros conocimientos, intentar mejorar las situaciones de riesgo y dificultad de todas estas profesiones", declaró Abellán a El Mundo.

Voto útil

La campaña del Partido Popular para las generales va a estar dominada por la apelación al voto útil. Sin acuerdos preelectorales más que en Navarra y sin haber logrado que Cs o Vox no presenten candidatos al Senado, los conservadores alertan de que, sobre todo en las provincias que reparten pocos escaños, votar a Albert Rivera o a Santiago Abascal es votar a Pedro Sánchez. Saben que, salvo sorpresa suprema, Casado sólo llegará a la Moncloa con los votos de Cs y Vox. Pero buscan que el Grupo Parlamentario Popular sea más fuerte de los 100 escaños que le dan las encuestas. A día de hoy, en Génova creen que es posible si no hay grandes errores.

Una de estas meteduras de pata tuvo lugar a finales de la semana pasada, con el episodio de Suárez Illana, el aborto y los neandertales. En el PP intentan dar por zanjada la crisis después que el número dos por Madrid pidiera perdón, obligado por la dirección nacional. Pero saben que sus rivales políticos van a intentar extender la polémica. "Es el riego de haber hecho determinados fichajes. Abrir los partidos a la sociedad civil o a personas alejadas de la política está bien... pero hay que unificar ciertos mensajes porque estamos a las puertas de las elecciones", reflexiona un veterano.

Casado regresa de Canarias con un 'máster' en astrofísica que le regalaron unos estudiantes

Casado regresa de Canarias con un 'máster' en astrofísica que le regalaron unos estudiantes

Más sobre este tema
stats