Los 'Ohio españoles'

Un pueblo de Toledo ‘clava’ el resultado de todas las elecciones generales celebradas desde 1977

Un pueblo de Toledo 'clava' el resultado de todas las elecciones generales celebradas desde 1977

Mascaraque, un pueblo de menos de 500 habitantes ubicado en la provincia de Toledo, es el reflejo perfecto de lo que ocurre en España en lo que a resultados electorales se refiere. Sus habitantes han reproducido el resultado electoral de los principales partidos en relación al del conjunto de España en las trece elecciones generales celebradas entre 1977 y 2016.

Es decir, que el partido ganador de las elecciones en esa localidad se ha impuesto en España, que el que ha quedado en segundo lugar ha sido también el segundo más votado en el conjunto del Estado... y así sucesivamente con las terceras y hasta cuartas fuerzas. Mascaraque es el único de los 8.115 municipios que hay en España que cumple esta condición, tal y como ha podido comprobar infoLibre rastreando los resultados electorales de las trece legislativas que ha habido en democracia. 

Más allá de lo anecdótico del dato, el comportamiento electoral de los vecinos de este pueblo puede ser un buen termómetro político del país desde el punto de vista sociológico al igual que –salvando las distancias– lo es en Estados Unidos el Estado de Ohio donde, desde las presidenciales de 1964, el candidato que vence en ese estado acaba siendo el presidente del país.

Pero, volviendo a España, además de Mascaraque hay otros dos municipios cuyos habitantes han votado entre 1977 y 2016 de forma muy similar al conjunto de los españoles, aunque en estos casos con menos nivel de exactitud porque la coincidencia en el reparto de fuerzas sólo alcanza al primer y al segundo partido más votado entre los años 1977 y 2011 y a los cuatro primeros en los comicios de 2015 y 2016. Se trata de la localidad sevillana de Gines (13.300 habitantes) y la navarra Mendavia (3.600 habitantes).

Los citados son lugares sin un color político determinado y muy centrados en el eje ideológico, lo que provoca que, a lo largo de estos 39 años, hayan ganado las elecciones candidatos de la UCD, del PP o del PSOE. Así se define a los territorios que cumplen este tipo de características en el libro Aragón es nuestro Ohio [Malpaso] en el que sus autores utilizan la anécdota de que quien vence en las provincias de Zaragoza, Huesca y Teruel en las elecciones generales, gana en España, para hacer una radiografía del voto de los españoles

Las primeras elecciones y el germen de un nuevo sistema

Centristas y socialistas se repartieron la hegemonía del sistema electoral español tanto en 1977 como en 1979, con el partido comunista como tercera fuerza y una pequeña opción de derechas. Los habitantes de Mascaraque, Gines y Mendavia reprodujeron este reparto de fuerzas. Votaron de manera mayoritaria a la UCD, respaldaron al PSOE como segunda fuerza, eligieron como tercera al PCE y dejaron en cuarto lugar a Alianza Popular (1977) y a Coalición Democrática (1979), salvo en Mendavia, donde la opción de derechas que fue en coalición con Alianza Foral Navarra recibió menos apoyos. 

Este sistema de partidos se dinamitó en 1982. Esas legislativas fueron el germen de un nuevo diseño electoral vigente, al menos, hasta 2015. Entonces, Felipe González casi duplicó el número de votos que había obtenido el PSOE en las elecciones anteriores y consiguió la mayoría absoluta con más de 10,1 millones de sufragios. También hubo cambios en la derecha. Bajo el nombre de Alianza Popular la opción encabezada por Manuel Fraga quintuplicó el millón de votos logrado en 1979 por Coalición Democrática.

También en Mascaraque, Gines y Mendavia el fin del centrismo favoreció tanto a los socialistas como a Alianza Popular. El PSOE arrasó en las elecciones de 1982 en los tres municipios y Alianza Popular quedó en segunda posición, aunque con porcentajes de apoyo algo superiores a los del conjunto del país. La UCD de Adolfo Suarez cayó hasta la tercera plaza y el cuarto lugar fue para el PCE en todos los municipios salvo en Gines, donde le adelantó el Partido Socialista de Andalucía (PSA)

De las mayorías de González... a las de Aznar 

Las elecciones de 1986 estuvieron marcadas por el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN. La victoria del 'sí' en esa consulta –en la que Felipe González arriesgó su liderazgo– dieron un espaldarazo al PSOE, que revalidó su mayoría absoluta. Los socialistas también ganaron las elecciones en los Ohio españoles. El calco de resultados también se produjo en el resto del reparto: Alianza Popular fue segunda fuerza; el Centro Democrático y Social (CDS) de Suarez, tercera; y el PCE, cuarta, aunque de nuevo con la salvedad de que en Gines la cuarta posición fue para el PSA y los comunistas pasaron al quinto puesto. 

El PSOE revalidó en 1989 su tercera mayoría absoluta. Pero esas elecciones fueron también las de la consolidación de la derecha y las de la recuperación de la opción situada a la izquierda de los socialistas, que se erigió como tercera opción en número de votos, aunque esa circunstancia no se dio ni en Gines ni en Mendavia, donde el CDS sí logró mantener la tercera plaza. El PP se había refundado en 1989 y José María Aznar, por entonces presidente de Castilla y León, había sido elegido candidato a la Presidencia del Gobierno, aunque no logró vencer al PSOE

Los conservadores volvieron a salir derrotados en 1993, aunque entonces el PSOE sólo consiguió una mayoría relativa que le obligó a pactar con CiU. También en los Ohio españoles los socialistas salieron vencedores. Y lo cierto es que lo hicieron con victorias más holgadas que las conseguidas en el cómputo estatal, especialmente en Mascaraque y Gines. IU ocupó la tercera posición en el conjunto del país y también en los tres municipios analizados. 

Lo que sí se reprodujo prácticamente calcado en Mascaraque, Gines y Mendavia fue la victoria pírrica que Aznar consiguió sobre González en 1996. Como su predecesor, el conservador necesitó entonces pactar con los nacionalistas para llegar a la Moncloa. IU consiguió entonces el mejor resultado de su historia al cosechar el 10,54% de los votos, un porcentaje que la coalición de izquierdas no consiguió alcanzar en ninguno de estos municipios a pesar de que sí fue tercera fuerza en los tres. 

También la incontestable mayoría absoluta del PP en el año 2000 tuvo reflejo en los Ohio españoles. En esta ocasión, los vecinos de Mascaraque, Gines y Mendavia respaldaron al partido de Aznar con porcentajes superiores al 45%. El PSOE, que cosechó entonces su peor resultado estatal desde 1979, no sufrió un batacazo de tal magnitud en estos municipios aunque en todos se quedó lejos del PP. También retrocedió IU aunque de manera menos pronunciada que en el conjunto de España.  

La crisis del bipartidismo

El PSOE, ya con José Luis Rodríguez Zapatero como candidato, recuperó fuelle en 2004, cuando ganó unas elecciones marcadas por el 11-M. La legislatura previa de Aznar, con su holgada mayoría absoluta, también se recuerda como la de su desconexión de la realidad del país en aspectos clave como la oposición a la guerra de Irak. Los socialistas consiguieron entonces sobrepasar al PP e IU se quedó en esa cita por debajo del 5% de los votos

Los socialistas revalidaron en 2008 esa primera posición con una ventaja de cuatro puntos en porcentaje de sufragios sobre el PP, una distancia prácticamente idéntica a la que habían obtenido en 2004. El margen entre ambos partidos fue similar en Mascaraque y Mendavia y más considerable –de más de ocho puntos– en el sevillano Gines. IU, por su parte, consolidó su hundimiento cosechando el peor resultado de su historia. Esas elecciones fueron también las de la irrupción de UPyD, que fue cuarta fuerza a nivel estatal.  

El fortalecimiento de la hegemonía de la que todavía hoy hace gala el PP llegó en 2011. Mariano Rajoy consiguió entonces el mejor resultado de la historia del PP, con el 44,63% de los votos, un porcentaje que los conservadores incluso superaron en Mascaraque, Gines y Mendavia. Mientras tanto, el PSOE cayó a una segunda posición que ha logrado mantener hasta la actualidad aunque con un fuerte desgaste.

Las del 20 de diciembre de 2015 y las recientes del 26-J son las elecciones que han marcado un nuevo mapa político con una fuerza la izquierda del PSOE (Podemos) y otra en el centro-derecha (Ciudadanos), un reparto de fuerzas que también se evidenció en los Ohio españoles. En esa distribución el PP sigue ocupando la primera plaza –mejorando su resultado entre ambas citas– y los socialistas se mantienen en segundo lugar aunque con un resultado que rondó el 22% de los votos en ambas citas

Los 22 municipios que calcan resultados desde 1982

Del análisis realizado por infoLibre de los resultados electorales de 8.115 municipios de los trece procesos legislativos celebrados en 39 años también se deduce que hay otro bloque de 22 localidades que han sido reflejo de lo que ocurre en España en cuanto a resultados electorales, aunque en este caso desde 1982 –cuando se inició el nuevo sistema electoral basado en el bipartidismo– y hasta 2016. Es decir, excluyendo el resultado de los comicios de 1977 y 1979

Los vecinos de todos los municipios que se citan a continuación votaron como primera y segunda opción a los partidos de los candidatos que quedaron en primer y segundo lugar en sus carreras hacia La Moncloa en las nueve elecciones celebradas entre 1982 y 2011 y, por este orden, a PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos en las de 2015 y las últimas del pasado 26-J.

Castilla y León, con seis, es la autonomía con mas localidades que reproducen este fenómeno. Entre ellas está Coca (1.896 habitantes) y Bernardos (547), en Segovia; Villaralbo (1.893), en Zamora; y las leonesas Cuadros (1.999), Villaquilambre (18.615) y Ponferrada, que con 67.000 vecinos es la más poblada de entre todas las que siguen este patrón. Aragón aporta otros cinco municipios: Jaca (13.088), Benabarre (1.127) y Fonz (944), todos en la provincia de Huesca; Alcorisa (3.374), en Teruel; y Novillas (578), en Zaragoza.

En este grupo también hay tres pueblos de Castilla-La Mancha. Se trata de los toledanos Santa Olalla (3.277) y Lagartera (1.503); y Belmonte (2.019), en Cuenca. También son reflejo electoral de lo que ocurre en España desde 1982 los pueblos andaluces de Villanueva del Ariscal (6.395 habitantes), en Sevilla; y Ventas del Huelma, en Granada (661 vecinos). Así como los cántabros Torrelavega –que con sus casi 54.000 habitantes es la segunda urbe más poblada del grupo– y Polanco (5.705 habitantes). 

Por otro lado están los valencianos Puig (8.844 habitantes) y Ademuz (1.149 vecinos). El único municipio extremeño es Plasencia, que con sus más de 40.000 habitantes, es la cuarta ciudad más poblada de Extremadura. En La Rioja, por su parte, la única localidad que ha reproducido desde 1982 el resultado electoral de los principales partidos en relación al del conjunto de España es Ezcaray (2.050 habitantes).  

__________________

Mañana, segunda parte:

Las seis provincias que mejor reflejan

el resultado electoral del conjunto de España

El líder de Podemos pide "limpiar las instituciones de tipos siniestros" y reconocer a las víctimas del franquismo

El líder de Podemos pide "limpiar las instituciones de tipos siniestros" y reconocer a las víctimas del franquismo

Más sobre este tema
stats