El futuro de la izquierda

Sánchez ve en el triunfo de Iglesias una ocasión para el PSOE y la gestora alerta contra un Podemos "radical"

Pablo Iglesias, líder de Podemos, este lunes en el Congreso.

Ibon Uría

El ex secretario general del PSOE y aspirante a las primarias, Pedro Sánchez, cree que el triunfo de Pablo Iglesias en Vistalegre II y su reforzado poder en el seno de Podemos constituyen una oportunidad para que los socialistas recuperen terreno en las urnas si giran a la izquierda. Mientras, la gestora y el entorno de Susana Díaz alertan contra una formación morada "radicalizada" con la que, aseguran, será más complicado que nunca pactar.

En las filas del PSOE se ha seguido con atención la segunda asamblea de Podemos, cónclave donde Iglesias se alzó con una victoria incontestable frente a Errejón: revalidó su liderazgo con un 89% de los votos y su equipo logró el 60% de los puestos del Consejo Ciudadano, máximo órgano entre congresos. Todo apunta a que el hasta ahora número dos del partido, gran derrotado, dejará la Secretaría Política de la organización y probablemente también la Portavocía en el Congreso de los Diputados.

En el equipo de Pedro Sánchez el análisis es que Podemos "pierde espacio" electoral si adopta un discurso más duro y casi "radical". "Podemos va a acabar pareciéndose a la IU de Anguita", pronostica uno de los cargos que mueve la campaña del que fuera líder socialista. Esta fuente califica a Pablo Iglesias de "sectario izquierdista" y añade que "los cinco millones de votantes de Podemos no van a radicalizarse". Y es en ese punto donde cree que hay una oportunidad para un PSOE "de izquierdas".

Recuperar el voto de izquierdas

"El PSOE debe ocupar el espacio de la izquierda innovadora y transformadora, pero no radical", plantean estas voces del equipo del ex secretario general. A juicio de estas fuentes, el de los socialistas debe ser un partido claramente "de izquierdas" que capture votos desde la frontera con Podemos hasta el centro-izquierda. "Antes de la abstención las encuestas nos daban un 26% y ahora nos colocan por detrás de Podemos, así que hay que resituar el partido en la izquierda", concluye un diputado que apoya a Sánchez.

Los partidarios del exlíder socialista advierten, sin embargo, de que una victoria de Susana Díaz en las primarias del PSOE supondría la derechización del partido y que acarrearía nefastas consecuencias electorales. "Una conservadora como Susana, que es anti-Podemos, dejaría a millones de votantes huérfanos", afirman fuentes del círculo de confianza de Sánchez, que argumentan que los electores que se alejen de Podemos por su radicalización necesitan ver en el PSOE una alternativa de izquierda razonable en la que confiar, no un partido de centro que pacta con la derecha.

En ese sentido, insisten en que "el antipodemismo sin distinciones no puede ser"antipodemismo y consideran que los pactos con la formación morada serán posibles, principalmente porque si el partido de Iglesias pierde apoyos y el PSOE los gana, como esperan, se romperá el actual empate y quedará claro qué partido tiene que liderar y cuál prestar su apoyo. "¿Que si los pactos van a ser más complicados en el futuro? Todo lo contrario", replica uno de los apoyos de Sánchez en la batalla interna. El ex secretario general viene repitiendo en sus actos que aspira a unir a los socialistas para después lograr la unidad con el resto de fuerzas de la izquierda.

Entendimiento casi imposible

Un dirigente del PSOE andaluz cercano a Susana Díaz cree en cambio que Podemos "se ha escorado" hacia "el extremismo" y la "izquierda radical", lo que "dificulta cualquier posible acuerdo". En todo caso, pone el acento en que el PSOE tiene que "salir a ganar y no a pactar" y coincide en que el giro de la formación morada, "al menos en teoría, deja más ancho" a los socialistas para recuperar apoyos. "Si hacemos un proyecto ilusionante, que enganche, y Podemos se queda pegando gritos tras una pancarta, muchos votantes del PSOE volverán a confiar en nosotros", dice.

Que las relaciones entre el PSOE de Andalucía y Podemos son malas no es ningún secreto. La propia presidenta de la Junta recordó en la tarde de este lunes durante un encuentro con militantes en Córdoba los 80 días que tuvo que esperar a ser investida por la falta de acuerdo con el partido morado –finalmente pactó con Ciudadanos–. Además, acusó a Podemos de ir "de la mano" del PP en el parlamento regional con el único objetivo de derrotar a los socialistas. "Y esto no va de ganar al PSOE, va de que gane la gente", proclamó.

Similar es la visión de la comisión gestora del PSOE. El portavoz de la la dirección interina, Mario Jiménez, sostuvo este lunes en una entrevista en Onda Cero que "en Podemos ha ganado el pablismo-leninismo" y que "las juventudes comunistas han tomado" el partido morado "de una manera clarísima". Se trata, prosiguió Jiménez, de una "apuesta por la radicalidad" y un "giro hacia la extrema izquierda" que ha roto "todos los puentes con el centro izquierda y con el trabajo en las instituciones".

Sin puentes en la izquierda

"Va a ser muy difícil poder trabajar juntos", subrayó, pues "el proyecto que ha sido ratificado de manera abrumadora en Vistalegre es el del alejamiento de la posibilidad de encontrarse en las instituciones para sacar adelante un proyecto de progreso. El portavoz, hombre de Susana Díaz en la gestora, insistió en que "había una oportunidad para haber definido un espacio común" entre PSOE y Podemos y que eso "ha volado" en la segunda asamblea de Podemos. Fuentes de los socialistas andaluces recuerdan que el acuerdo PSOE-Podemos fue imposible ya tras las elecciones del 20D y sostienen que ahora será aún más complicado.

Jiménez afirmó en ese sentido que "la experiencia" ya ha demostrado que "con el Podemos de Pablo Iglesias" no se puede llegar "a ningún sitio". Insistir en ese camino sería una "estrategia suicida para la izquierda", apuntó, por lo que el PSOE debe centrarse en construir un proyecto que atraiga a "la gente sensata y moderada", no ponga en riesgo la convivencia y basado en el "planteamiento de trabajar en las instituciones", como ya defendió la semana pasada al presumir de hasta una decena de iniciativas aprobadas o puestas en marcha en el Congreso desde que los socialistas facilitaran la investidura de Rajoy.

Poco después, Iglesias replicó en una intervención en Al Rojo Vivo (La Sexta) que Jiménez le envió este domingo "un mensaje muy amable" que "contrasta con su lenguaje" de este lunes. El líder de Podemos añadió que también ha conversado en las últimas horas con Javier Fernández, presidente de la gestora socialista, y que se han emplazado a "hablar". "El problema con el PSOE es que han elegido al PP como aliado y que son un sostén del Gobierno del PP. Si rectifican, mano tendida", apuntó el líder de Podemos.

Afines a Sánchez alertan de la baja presencia de militantes con derecho a voto en sus actos

Afines a Sánchez alertan de la baja presencia de militantes con derecho a voto en sus actos

Más sobre este tema
stats