Brexit

¿En qué se va a traducir el 'Brexit' para los españoles?

La bandera de la Unión Británica ondea frente al Big Ben en Londres.

La larga cuenta atrás que Reino Unido puso en marcha el 23 de junio de 2016 está a punto de llegar a su fin. A las 00.00 horas de este sábado 1 de febrero ya no formará parte de la Unión Europea, cumpliendo así el mandato del 51,9% de los votos que aquel día se depositaron en las urnas con motivo del referéndum que tenía por objetivo validar o no el Brexit. Desde entonces han pasado muchas cosas: tres años de negociaciones, tres primeros ministros e incontables reuniones. Y también tres intentos fracasados de aprobar un acuerdo de salida que terminaron con la dimisión de Theresa May y siguieron con la sucesión de Boris Johnson como líder del Partido Conservador y primer ministro. Sin embargo, y aunque parecía que el día nunca llegaría, parece que ahora sí se hará efectiva la salida. Y con un acuerdo que este mismo miércoles aprobó el Parlamento Europeoun acuerdo

No obstante, eso no significa que el proceso haya llegado a su fin. A partir del 1 de febrero tan sólo se entra en un periodo de transición que durará hasta el 31 de diciembre de 2020. Hasta entonces, y tal y como ha confirmado la Comisión Europea, "la situación permanecerá sin cambios para los ciudadanos, los consumidores, las empresas, los inversores, los estudiantes y los investigadores, tanto en la UE como en el Reino Unido". Pero eso sí, "el Reino Unido dejará de estar representado en las instituciones, agencias, órganos y oficinas de la UE", aunque el derecho comunitario "seguirá aplicándose en el Reino Unido hasta el final del periodo transitorio". ¿Y durante estos meses, qué pasará? Según el documento de la Comisión, la UE y Reino Unido trabajarán "para acordar una nueva asociación leal para el futuro". ¿Y a un nivel más particular? ¿Cambiará algo? Moncloa ha elaborado una guía que ha publicado en su página web para que nadie, ni españoles ni británicos, se pierda de cara al Brexit. El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, por su parte, ha hecho lo propio. 

De momento, según la información publicada, "el Acuerdo de Retirada negociado preserva los derechos de los ciudadanos españoles que han ejercido o que ejerzan su derecho a la libre circulación en Reino Unido". Y viceversa. En cualquier caso, infoLibre resume toda la información necesaria para conocer cómo queda la situación después de que Reino Unido empiece a ser considerado un país externo a la Unión Europea.

¿Qué pasará con la residencia?

De manera inmediata, nada. Pero eso sí, los 180.000 españoles que según el Ministerio del Interior residen en Reino Unido deberán pedir el llamado estatus de residente, o EU Settlement Scheme. Hay dos tipos: el pre settled status, para quien lleve menos de cinco años, y el settled status, para los más veteranos. Hay que pedirlo, pero tampoco hay que tener prisas. Según el Ministerio de Exteriores, la fecha límite para solicitarlo es el 30 de junio de 2021, pero es necesario que el ciudadano haya residido en el Reino Unido antes del 31 de diciembre de 2020. Ambos estatus también serán obtenidos por sus familiares.

Por otro lado, las personas que trabajan en Reino Unido, según la Comisión Europea, tampoco tendrán problemas. "Las personas amparadas por el Acuerdo de Retirada —es decir, británicos residentes en la UE o miembros de la UE que residan en Reino Unido— tendrán derecho a acceder a un empleo o a ejercer una actividad económica como trabajadores autónomos". Además, según detalla la institución comunitaria, "el Acuerdo de Retirada también protegerá los derechos de los trabajadores por cuenta propia y ajena". 

¿Habrá derecho de sufragio?

Según Moncloa, "España y Reino Unido han firmado un acuerdo sobre reconocimiento recíproco del derecho al sufragio activo y pasivo", por lo que la respuesta es un sí tajante: los españoles residentes en Reino Unido podrán votar y ser votados. ¿Cómo funcionará?

Por un lado, respecto a las elecciones municipales, los españoles podrán votar y presentar su candidatura a las elecciones locales de Reino Unido. Eso sí, tienen que ser residentes. Los británicos que vivan en España, por su parte, podrán hacer lo mismo.

¿Y en los comicios al Parlamento Europeo? Obviamente, si Reino Unido sale de la Unión Europea pierde el derecho a elegir a los representantes de una institución que forma parte de ese órgano. Pero eso no significa que un español residente allí no pueda votar. Podrá hacerlo por correo como elector residente en el extranjero. Los británicos que vivan en España, en cambio, no podrán hacerlo. 

¿Qué pasará con la Seguridad Social y la sanidad?

Según la Comisión Europea, no habrá problema. Tal y como especifica la institución, habrá coordinación si al final del periodo de transición una persona se encuentra en una situación que implique tanto a Reino Unido como a un Estado miembro de la UE. "Dichas personas conservarán su derecho a la sanidad, las pensiones y otras prestaciones de la seguridad social y, si tienen derecho a una prestación económica de un país, podrán percibirla aun cuando decidan vivir en otro país", asegura la Comisión. 

Pero surge otra duda: si un español se encuentra en Reino Unido, ya sea trabajando o de visita, y cae enfermo, ¿qué ocurre? Hasta el 31 de diciembre, si esa persona posee la Tarjeta Sanitaria Europea, nada. ¿Y después? Por ahora, ni el Ministerio de Asuntos Exteriores ni Moncloa han contemplado esa posibilidad en los documentos que han elaborado, por lo que será un aspecto que se irá concretando durante el periodo de transición.

¿Y si estudio en Reino Unido?

Aunque el Brexit sea inminente, los españoles que estudien en el Reino Unido tampoco tendrán que verse sometidos a largos trámites burocráticos. Al menos durante el periodo de transición. Su situación será muy similar a la que tenían cuando Reino Unido todavía formaba parte de la Unión Europea. ¿En qué sentido? Hasta el 31 de diciembre de 2020 no hará falta homologar ningún título obtenido en Reino Unido y, después, se podrá ejercer la profesión en España aun sin tener el título homologado —a no ser, eso sí, que el título pertenezca a una profesión regulada, es decir, que esté relacionado con la sanidad, la ingeniería, la arquitectura o la abogacía—. No obstante, Exteriores asegura que se podrá solicitar el reconocimiento de la profesión antes del fin del periodo de transición. 

Por otro lado, tal y como asegura Moncloa en su página web, Reino Unido "seguirá formando parte del Espacio Europeo de Educación Superior", por lo que "los títulos universitarios oficiales" obtenidos allí "tendrán los mismos estándares de calidad que en España". 

Los que sí que se verán afectados, explica Moncloa, serán los estudiantes que pretendían realizar un Erasmus en Reino Unido. Tal y como asegura su web, "cualquiera que sea el resultado de las negociaciones en curso entre la Unión Europea y el Reino Unido, se espera que el Brexit dé lugar a cambios en el programa Erasmus", aunque "aún no se conoce el resultado de las negociaciones finales".

¿Cambiará viajar a Reino Unido?

Los españoles no necesitan llevar el pasaporte encima si viajan a Suiza o a países que estén dentro del Espacio Económico Europeo. En esos casos, con tener el Documento Nacional de Identidad (DNI) en vigor es suficiente. Pero con el Brexit, ¿valdrá con eso para viajar a Reino Unido? Según Exteriores, durante el periodo de transición los ciudadanos de la Unión Europea podrán entrar y salir de Reino Unido con cualquiera de los dos documentos, pero el DNI dejará de ser válido a lo largo de 2021. Para entonces, por tanto, habrá que llevar pasaporte. 

Una vez se haya realizado el viaje, por otro lado, habrá que tener en cuenta que las ventajas que ofrece el roaming ya no existiránroaming. Es decir, los proveedores de telefonía ya no estarán obligados a no aplicar ningún tipo de recargo al realizar llamadas o al conectarse a Internet. Por tanto, para no tener sorpresas en las facturas, habrá que utilizar con precaución el teléfono móvil en Reino Unido. No obstante, se podrá hacer con total tranquilidad hasta el 31 de diciembre. Hasta entonces, la factura será la misma que en España.

¿Se podrá conducir con un carné español?

Si una persona posee un carné de conducir emitido en España y se encuentra en Reino Unido, tiene muchas posibilidades de poder usarlo sin tener ningún tipo de problema. Según ha publicado el Ministerio de Exteriores, los que comenzaron su estancia en Reino Unido con menos de 67 años podrán conducir con el permiso español hasta cumplir los 70. Los que por el contrario se trasladaron con más de 67 años, sólo podrán seguir usando su carné español durante un máximo de tres años. Al finalizar ese plazo, indica el Ministerio, habrá que cambiarlo por uno británico. 

¿Y si no resido pero voy de viaje? Los visitantes tienen más suerte: podrán conducir con el permiso español como hasta ahora.

¿Qué va a ocurrir con el sector financiero?

Según el documento elaborado por Moncloa, los servicios de banca, de seguros o de valores prestados por entidades británicas en la UE —o viceversa— pueden verse afectados por el Brexit. Por ejemplo, durante el periodo de transición se podrán seguir contratando nuevos servicios financieron con entidades del Reino Unido como hasta ahora, pero a partir del 1 de enero de 2021 ya no será tan fácil. En ese momento, "la entidad británica deberá pedir autorización para constituir una entidad española". 

Y las entidades financieras españolas, ¿podrán seguir prestando servicios allí? Sí. Hasta el 31 de diciembre, además, de la misma manera que hasta ahora. A partir de ahí, en cambio, tendrán que adaptarse a la legislación británica

Por otro lado, si alguien ha firmado un contrato con una contraparte británica, se aconseja contactar con ella, explica la guía elaborada por Moncloa. Más que nada porque si el vencimiento del contrato es posterior al 31 de diciembre, la entidad puede llevar a cabo cambios en sus condiciones. 

¿Serán reconocidas las profesiones?

Si se ha adquirido una cualificación profesional en Reino Unido, se podrá serguir ejerciendo en España porque ya está reconocida, según asegura Moncloa en la guía publicada. ¿Y qué ocurre si la situación es la contraria? Una persona nacional de Reino Unido que ejerce una profesión en España que exige pertenecer a un país miembro de la UE, ¿perderá el trabajo? No, podrá continuar en él. Y además sin necesidad de realizar ningún trámite burocrático. 

Además, si un ciudadano nacional de Reino Unido quiere presentarse en España a unas pruebas de aptitud para obtener un empleo en el que se exige ser miembro de la UE, tampoco habrá ningún impedimento. El único requisito es que las pruebas se hubieran convocado antes del 31 de diciembre.

Con el empleo público ocurrirá algo parecido. Tal y como explica el documento del Ejecutivo, un funcionario de Reino Unido que trabaje en la Administración pública podrá seguir haciéndolo sin problemas. Siempre y cuando, eso sí, el inicio de la actividad se hubiera producido antes de la retirada de Reino Unido de la Unión Europea. 

¿Qué pasa si un residente en España compra en Reino Unido?

¿Cambiarán las cosas para los consumidores? Pues según la información de Moncloa, la normativa europea de protección al consumidor se aplicará en menos casos. De hecho, sólo en los que el empresario del Reino Unido esté establecido físicamente en España o dirija sus ventas a personas que residen en España. ¿Y si no es ese caso? Pues el consumidor quedará expuesto a la normativa del Reino Unido, en ningún caso a la europea. 

Todo se complicará, además, si surge cualquier conflicto. Tal y como indica el Gobierno, los consumidores residentes en España ya no podrán presentar una reclamación a través de la plataforma electrónica europea de resolución de litigios en línea. Por último, la red de Centros Europeos del Consumidor tampoco prestará apoyo o asesoramiento. De este modo, las reclamaciones se complicarán y los consumidores tendrán menos fórmulas para defenderse de un supuesto abuso comercial. 

La ultraderecha supera a Los Verdes en el Parlamento Europeo a raíz del 'Brexit'

Más sobre este tema
stats