Primarias del PSOE

Los tres aspirantes a liderar el PSOE cierran filas y rechazan la moción de censura de Podemos

Susana Díaz, precandidata a las primarias del PSOE, en un acto este martes.

Ibon Uría

Pablo Iglesias ha logrado lo que parecía imposible en las primarias del PSOE: poner de acuerdo a los tres aspirantes. El anuncio del líder de Unidos Podemos de que mantendrá contactos para explorar una moción de censura contra Rajoy suscitó el consenso entre los equipos de Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López. Todos consideran que es una maniobra destinada al fracaso y sólo en clave estratégica del partido morado, y todos coinciden en rechazarla.

Iglesias justificó la moción en la mañana del jueves por "imperativo moral", porque España está en un "estado de excepción democrático" y porque "sacar al PP de las instituciones es una necesidad". También dijo que presentará la iniciativa incluso si sabe de antemano que va a fracasar. Minutos después, el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, avanzó el voto negativo de los socialistas, sostuvo que "no hay una mayoría alternativa a la del PP" y acusó a Iglesias de "mala fe" y "falta de rigor".

La presidenta de la Junta de Andalucía y precandidata a dirigir el PSOE, Susana Díaz, acusó a Iglesias de hacer "un favor" a "la derecha" y de desviar la atención sobre un Gobierno "que está en una situación muy complicada". "Cuando uno quiere una moción de censura primero habla y después la anuncia, pero él lo hace al contrario", le afeó la también secretaria general de los socialistas andaluces. Díaz calificó la rueda de prensa de Unidos Podemos de "numerito" y acusó a su secretario general de estar buscando simplemente ser ser "el centro de atención".

Pedro Sánchez, por su parte, replicó a la propuesta de Iglesias que hace un año "no hubiera hecho falta una moción de censura" para quitar el Gobierno al PP, porque existía la posibilidad de tener un presidente "progresista", en referencia a sí mismo. Sánchez insistió en el mismo mensaje que había lanzado a primera hora de la mañana en una entrevista, donde reclamó la dimisión de Rajoy pero admitió que no hay una "mayoría alternativa al PP" para una moción de censura como la que plantea Podemos, porque el PP tiene el apoyo de Ciudadanos.

Patxi López, finalmente, aseguró que Iglesias "en realidad" no busca acabar con Rajoy, sino "protagonismo". Para López el anuncio es "poco serio" porque Podemos no ha hablado con el resto de partidos y porque no ha detallado "con qué candidato y con qué apoyos" pretende que salga adelante la moción. A Iglesias "le falta crédito" para un anuncio de estas características, zanjó el aspirante vasco, porque "votó en contra" cuando tuvo una oportunidad de que "no hubiera un Gobierno del PP".

En declaraciones a Europa Press, el precandidato agregó que posiblemente "una de las primeras decisiones que tenga que adoptar la nueva dirección" salida de las primarias y el Congreso Federal será "ver que hace con el Gobierno" de Rajoy. Pero ahora, agregó, los socialistas tienen que centrarse en "exigir responsabilidades" al Ejecutivo y en lograr que el presidente del Gobierno "dé explicaciones, ayude a la Justicia, limpie su partido y asuma responsabilidades".

Los 'susanistas' defienden su discurso

Fuentes de la candidatura de Susana Díaz consultadas por infoLibre creen que la maniobra de Iglesias es un capítulo más del "manual del efectismo" del líder de Unidos Podemos, en palabras de un colaborador directo de la presidenta andaluza, y que es "tan chusca" que no pasa de la categoría de "ópera bufa". "Esto tenía dos intenciones: que Iglesias recuperara protagonismo, porque estaba fuera de juego, y entrometerse en las primarias del PSOE. Pero le ha salido el tiro de la culata", señala este dirigente.

Los susanistas opinan que el líder de Podemos quería sembrar la división entre "buenos y malos" entre los socialistas y "que el PSOE se pusiera a discutir si votar o no esa moción". "Pero es completamente ridículo, porque el anuncio ha sido tan burdo que ha pinchado en hueso", añaden fuentes de la candidatura, que recuerdan que tanto Sánchez como López han rechazado la moción. "La gente del PSOE se ha sentido agredida, más aún si recordamos lo que pasó hace un año", señalan en referencia a la rueda de prensa en la que Iglesias se propuso a sí mismo como vicepresidente de un Gobierno de coalición con Sánchez.

El equipo de Díaz cree, finalmente, que el discurso de su candidata sale reforzado con la maniobra de Unidos Podemos. Frente a Sánchez, que defiende en su documento político un acercamiento al grupo morado y una "alianza estratégica" con fuerzas de izquierda, Díaz reivindica un PSOE que "no imite a Podemos" y que sea "100% PSOE, autónomo", recuerdan en su círculo más próximo. "Hoy se ha vuelto a ver que con Iglesias no se puede ir a ninguna parte. Eso nos da la razón a quienes defendemos este proyecto. Supongo que en otras candidaturas habrá hecho más daño", concluyen estas fuentes.

Sánchez carga contra la abstención

En el entorno de Pedro Sánchez, en cambio, se pone en el foco en el error que supuso a su juicio abstenerse para investir a Rajoy, y se reclama más contundencia por parte del grupo socialista en la tarea de oposición. Menos comentarios hay, en cambio, sobre la moción de censura. La diputada Margarita Robles, uno de los apoyos del exlíder, criticó en la tarde del jueves que Iglesias la anunciara "sin contar absolutamente con nadie" y dejó claro que "la posición de Sánchez no es en ningún caso apoyar mociones de censura de Podemos".

Un miembro del equipo de campaña de Sánchez apunta que el "estallido" de la corrupción del PP pone de manifiesto "el gran error" que supuso la abstención en la investidura, y afirma que "en cualquier otro país la situación de Rajoy sería insostenible". Por eso considera que los socialistas deberían ser mucho más "contundentes" en su labor de oposición y que deberían exigir la comparecencia en el Pleno del Congreso del presidente y su dimisión.

Preguntado por si exigir la dimisión de Rajoy tiene por objetivo que gobierne otro dirigente del PP o un candidato de otro partido, replica que "esas cosas se sabe cómo empiezan pero no cómo acaban" y, en cuanto a la moción de censura, considera que es una "maniobra estratégica de Podemos" que no merece "mayor comentario" y se remite a las palabras de Sánchez, quien reconoció que los números no dan para una alternativa a la suma de PP y Ciudadanos. "La clave aquí es que los que impusieron la abstención, hoy más que nunca, deberían explicar sus motivos", zanja esta fuente de la campaña sanchista.

Jueces para la Democracia rechaza verse con Podemos para preparar la moción de censura

Jueces para la Democracia rechaza verse con Podemos para preparar la moción de censura contra Rajoy

Más sobre este tema
stats