Una historia no tan ridícula

Teresa Argilés (El libro durmiente)

El libro durmiente comenzó su andadura como club de lectura en junio de 2003. Su nombre hace referencia a la necesidad de rescatar los valores y principios que duermen en el seno de los libros. El libro durmiente se define como una entidad creada sin fin de lucro. Nuestra acción adquiere la condición de voluntariado cultural. Desde el año 2012, correspondiendo con el período lectivo, impartimos los talleres de escritura creativa en dos niveles: básico y avanzado. Finalmente, la invitación a los autores para presentar sus obras o impartir clases magistrales sobre las técnicas de escritura ha dado lugar a la creación de un foro literario donde confluyen los lectores, libros y escritores, compartiendo ideas e inquietudes en pro de la cultura.

Una historia ridícula

Luis Landero

Tusquets Editores (2022)

Leer a Luis Landero es impregnarse de una escritura sabia aunque la historia sea absurda como esta obra. Tiene en ella el don de ir entrelazando cada capítulo con el siguiente o con cualquier otro que pueda venir más tarde y además lo hace sin que se distorsione el relato del que lleva entre manos. Hace que el propio protagonista sea lo más absurdo posible intentando que sean creíbles sus pensamientos y vivencias.

Dibuja al protagonista como el mejor actor del mundo. Estudiará todos sus actos, sus pensamientos, las posibles conversaciones que pueda tener, las consecuencias de estas, nada quedará al azar. Su composición de lugar siempre está en base a ser el actor principal por el que se canaliza todo.

Leyendo Una historia ridícula he tenido la sensación de estar viendo a un actor frente al espejo ensayando sus papeles, no hay capacidad de diálogos, actúa como primera estrella del espectáculo. A los actores invitados tampoco les da protagonismo, tan solo destacará a su amada, que no quiere decir que el amado de ella sea él, Marcial, un protagonista peculiar, con una no menos peculiar manera de transmitir sus conceptos de vida, del odio, del placer, de la envidia, de la hipocresía, de la oratoria, del comportamiento... Es un hombre exigente, orgulloso, con un don de la palabra exquisito. Convierte al lector en el cómplice de sus desvaríos yéndose por las ramas de una manera singular.

No es fácil que un escritor cree una muletilla que sea agradable a la lectura. La que Landero utiliza no es que lo sea, pero es necesaria para reafirmar los desvaríos que nos cuenta, "repito", no es necesaria pero la apostilla para darle credibilidad a lo que cuenta.

Podría decir que es una historia de amor que solo está en la mente del enamorado. La otra parte, la enamorada, no es consciente de esa situación ni se la imagina. Cuando aparece en su vida Pepita, ella ni se imagina con lo que se va a encontrar, un hombre dicharachero orgulloso de ser como es, pero que ansiará la vida y la posición que intuye en ella, licenciada y estudiosa del arte, hija de una familia de buena posición. Desplegará toda su inteligencia en conquistarla, aunque siendo un simple encargado de una empresa cárnica deberá emplearse a fondo, leer a autores que ni conocía, dotarse de una vocabulario más exquisito, vestir de manera diferente y desplegar toda una batería de nuevas experiencias para poder asistir a la casa de su amada.

¿Qué ocurrió cuando se produjo ese encuentro? Pues que toda su estrategia y preparación se vendrá abajo; tratar de desbancar a los posibles pretendientes que tiene Pepita le provocará un caos mental que hará que todos los planes se desbaraten y estallen.

Una nueva novela de Luis Landero que no hay que perderse, aunque parezca una historia ridícula.

Terapia berlanguiana con Cervantes y Marx

Más sobre este tema
stats