Lo mejor de 2015

Mark Lanegan y Colder dan brillo al cruce entre el rock y la electrónica

El exlíder de Screaming Trees, Mark Lanegan.

Francisco Chacón

Cuando Mark Lanegan abarrotó su gira por España y Portugal el pasado mes de marzo, quedó muy claro quién lleva hoy la voz cantante en el planeta indie internacional. El exlíder de Screaming Trees ha dado un salto cualitativo con su excepcional A thousand miles of midnight, el mejor álbum de este 2015.

Cierto es que se trata de una colección de remezclas del disco que publicó un año atrás, Phantom Radio, pero las recreaciones son tan brillantes y le ha dado tal vuelco a las canciones que la grabación tiene una personalidad propia.

Greg Dulli, UNKLE, Moby, Tomas Barfod o Soulsavers dieron nueva vida a The killing season, I am the wolf o The wild people. Hasta el punto de que puede considerarse la mejor fusion de rock y electrónica desde el histórico Screamadelica, de Primal Scream.

No se queda atrás Colder, un músico francés que canta en inglés y parece salido de las tinieblas de Manchester, en vista de que su actualización de la cold wave y del sonido de Joy Division alcanza en Many colors límites aún más sublimes que en sus dos anteriores álbumes.

La californiana Julia Holter se sube a la nube de la sublimación con Have you in my wilderness, híbrido aterciopelado entre Joni Mitchell, Carly Simon y Carole King. Maravilloso el resultado, como excelente es la amalgama jazzy del saxofonista Kamasi Washington.

Jamie XX ha vuelto a demostrar que la esencia de la electrónica deudora de Brian Eno corre por sus venas y Beach House se pasea de nuevo por el lado más connotativo del rock con Depression cherry.

Magistral es también la flamante entrega del compositor portugués Rodrigo Leao, llamada O retiro y grabada junto a la Orquesta y Coros Gulbenkian.

Los australianos Tame Impala, siguiendo la línea de Mark Lanegan, se adscriben a la psicodelia electro-rock, transitando por paisajes de belleza ambigua. Nada que ver con la brillante actualización de las enseñanzas de Billie Holiday que vierte la jovencísima Cécile McLorin Salvant en For one to love.

El británico Trevor Jackson, con Format, y el parisino Ludovic Navarre en su retorno como St. Germain evidencian que la música sintética explora amplios caminos. Abstracción minimalista el primero; crossover de jazz tecnificado trufado con toques de world music, el segundo.

Kendrick Lamar traspasa las barreras del rap con To pimp a butterfly, toda una puesta al día del hip hop más heterodoxo, el que bebe de Outkast.

The magic whip confirma que la madurez le sienta muy bien a Blur, con un Damon Albarn pletórico en su desbordante creatividad y haciendo gala de una onda muy Bowie.

John Grant ha cruzado el umbral del neo-folk en Grey tickles, black pressure, y Eska da fe de que sus raíces en Zimbabwe se han mezclado a la perfección con el multiculturalismo de Londres.

Esta es la lista completa de la selección de 2015 de infoLibre.  

  • 1. Mark Lanegan, A thousand miles of midnight.
  • 2. Colder, Many colors.
  • 3. Julia Holter, Have you in my wilderness.
  • 4. Kamashi Washington, The epic.
  • 5. Jamie XX, In colour.
  • 6. Beach House, Depression cherry.
  • 7. Rodrigo Leao, O retiro.
  • 8. Tame Impala, Currents.
  • 9. Cécile McLorin Salvant, For one to love.
  • 10. Trevor Jackson, Format.
  • 11. St Germain, St. Germain.
  • 12. Kendrick Lamar, To pimp a butterfly.
  • 13. Blur, The magic whip.
  • 14. John Grant, Grey tickles, black pressure.
  • 15. Eska, Eska.
Madrid volverá a tener un macrofestival: Neil Young, primer cabeza de cartel

Madrid volverá a tener un macrofestival: Neil Young, primer cabeza de cartel

Más sobre este tema
stats