Investigación

El grupo líder en VTC oculta la identidad de sus dueños en Islas Vírgenes

Un vehículo de Uber circula por Madrid.

Ángel Munárriz / Manuel Rico

La estructura del grupo Moove Cars, líder en España en número de licencias de VTC, permite a sus dueños controlar el negocio sin que su identidad sea conocida públicamente. La sociedad que controla el grupo, Stonepeak Plum 4 Ltd, está domicliada en las Islas Vírgenes, un paraíso fiscal distinguido por la confidencialidad que ofrece a los accionistas, evita el conocimiento de los propietarios últimos de una compañía de la que dependen en total 141 sociedades del sector VTC en España. El grupo Moove Cars, a preguntas de infoLibre, rehúsa aclarar quiénes son los accionistas de Stonepeak Plum 4 Ltd. y, por tanto, los dueños reales del grupo español.

La confidencialidad es uno de los reclamos que hacen más atractivas a las Islas Vírgenes como destino de capitales offshore, como destacan los despachos dedicados a ofrecer servicios de intermediación en este destino. La normativa local garantiza confidencialidad por el carácter reservado del registro mercantil: la información sobre accionistas es sólo accesible para miembros de las propias compañías; los únicos documentos conservados en el registro público son la escritura de constitución y los estatutos. A ello se suman cuantiosas ventajas fiscales.

Del grupo Moove forman parte las empresas Moove Cars Sustainable Transport SL, Ares Capital SA y Aerocity SL. De las dos primeras, que se encuentran entre las más importantes del sector junto a junto a Auro New Transport y Vector Ronda, cuelgan un total de 138 sociedades participadas. Todas son en última instancia propiedad de Stonepeak Plum 4 Ltd, la compañía radicada en las Islas Vírgenes.

Entre la empresa de las Islas Vírgenes y las cabeceras españolas del grupo, Moove, Ares y Aerocity, que comparten estructura accionarial, hay cinco sociedades interpuestas. Dos se encuentran en España y tres en Luxemburgo. A través de dos de las compañías de Luxemburgo, otro territorio fiscalmente ventajoso, la empresa de las Islas Vírgenes hizo llegar entre febrero y abril de 2018 a la parte española de la estructura societaria un total de 157,5 millones de euros, como desveló este martes infoLibre. Un profesional del sector financiero señala que la estructura societaria luxemburguesa ofrece una importante optimización fiscal.

King Street

Los accionistas de la empresa de las Islas Vírgenes, en la cúspide de la estructura empresarial que controla 141 sociedades en España –las tres cabeceras y las 138 participadas–, no son desvelados por Moove Cars. En una entrevista con el periódico Expansión en marzo de 2018, ejecutivos del grupo aseguraron que entres sus accionistas estaban Jaime Castellanos (banco de inversiones Lazard), Pedro del Corro (compañía de inversión privada Torreal, que gestiona el patrimonio de la familia Abelló), Álvaro Garteiz (también de Torreal) y Jon Riberas (presidente de Gonvarri Steel Services). Pero estos datos son imposibles de corroborar. En toda la estructura societaria creada –la que incluye dos sociedades en España, tres en Luxemburgo y la matriz de las Islas Vírgenes– no aparece ninguno de estos empresarios españoles. Los verdaderos dueños y el número de acciones de cada uno se esconde en la empresa de las Islas Vírgenes. Y a esa información no se puede acceder.

Moove Cars también ha señalado que forma parte de su accionariado el fondo de inversión estadounidense King Street Capital Management. La mano de este fondo buitre sí es bien visible. El presidente de Moove Cars, de Ares Capital y de las sociedades interpuestas españolas Siargao Directorship y Garment Investments es Nicolás Guardans, analista de inversiones de King Street. Pero no es el único hombre del fondo estadounidense en el entramado, del que también forman parte Casey Crooks, Michael Wengrofsky y David Mark Walch. Hay que destacar que la presencia en el accionariado de King Street sigue sin aclarar la identidad real de los dueños del grupo Moover Cars. Este fondo buitre administra inversiones de terceros, por lo que cobra un porcentaje y unas tasas. 

Meros "apuntes contables"

En definitiva, dos incógnitas impiden conocer la identidad de los verdaderos dueños del grupo líder de VTC en España: quiénes son los accionistas de la empresa Stonepeak Plum 4 Ltd, que es la matriz en la estructura de muñeca rusa que lleva desde Moove Cars hasta las Islas Vírgenes, y quiénes son los inversores que aportan el dinero manejado por King Street. Cuestionado por las identidades de estos accionistas, el grupo Moove no lo aclara. "Los socios del Grupo Moove son conocidos por la Administración vía las correspondientes actas de titularidad real otorgadas ante notario en cumplimiento de la normativa vigente", señala la compañía en respuesta por escrito a infoLibre. La contestación se refiere a un documento, el acta de titularidad real, que identifica a las personas físicas titulares de más del 25% de una sociedad mercantil, según establece la normativa española.

"Las actas de titularidad real enseñan sólo una primera capa, la más superficial", señala Juan Hernández Vigueras, doctor en Derecho e investigador especialista en paraísos fiscales. Vigueras recalca que, en contra de las ideas más extendidas, el propósito principal de los paraísos fiscales es "proporcionar opacidad, que es un elemento que da una ventaja comparativa". "Ese es el sentido del encadenamiento de sociedades, la opacidad. En las Islas Vírgenes las sociedades casi nunca tienen contenido mercantil propio, son meros apuntes contables. No son importantes desde el punto de vista mercantil, pero sí de la propiedad del negocio", añade.

Parada en Luxemburgo

Hernández Vigueras también subraya que, desde la óptica empresarial, resulta lógico que las aportaciones dinerarias desde la empresa de las Islas Vírgenes hacia España se realicen pasando por las compañías interpuestas de Luxemburgo: "La libre circulación de capitales en la Unión Europea está en la base de todo el sistema. Si un dinero viene de Luxemburgo, nadie va a mirar mucho más".

Luxemburgo, uno de los países con mayor PIB per cápita del mundo, no es considerado un paraíso fiscal ni por la UE ni por la OCDE. No obstante, la propia Comisión Europea ha reconocido que este Estado mantiene prácticas fiscales con "potencial para socavar la equidad del mercado interior". "El secreto bancario se aplica de un modo muy estricto, que no puede levantarse más que dentro de un procedimiento judicial en caso de delito grave, que no es el caso de la evasión fiscal", explica Hernández Vigueras en su investigación La Europa opaca de las finanzas (Icaria, 2008)

La opacidad total de la sociedad que controla 141 empresas de VTC: sólo publica su "agente registrado"

La opacidad total de la sociedad que controla 141 empresas de VTC: sólo publica su "agente registrado"

Más sobre este tema
stats