GESTIÓN FISCAL

Los morosos se perpetúan sin que Hacienda logre cobrar buena parte de las deudas

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La tercera lista de morosos publicada este viernes por la Agencia Tributaria tiene pocas novedades respecto a las dos anteriores. Ni en volumen ni en nombres. Este año el número de los morosos se reduce un 4,6% respecto a la facilitada hace un año e incluye a 4.549 personas físicas y empresas, que suman deudas por importe de 15.400 millones de euros, un 2% menos que en la lista de 2016. Los campeones de la lista tampoco han variado: la inmobiliaria Reyal Urbis, con 363 millones de euros la encabeza, seguida de Oceanus Maritime, una empresa radicada en la isla de Man, propietaria de un yate de lujo y que debe 227 millones, y otra promotora, Nozar, con 198 millones de euros más.

Según las cifras que facilita la Agencia Tributaria, desde que publicó el primer listado, el 23 de diciembre de 2015, ha cobrado de estos grandes morosos un total de 891 millones de euros, apenas el 6% de la deuda. De esa cantidad, 100 millones los pagaron 48 morosos entre el 31 de diciembre de 2016 –fecha en que se cerró la lista publicada este viernes– y el pasado 20 de mayo. Hay que tener en cuenta que, antes de hacer públicos los nombres, los deudores son notificados por Hacienda. Otros 309 millones fueron abonados por 3.600 morosos que aparecían en la segunda lista y los 482 millones restantes, por 1.660 deudores del primer listado.

La dificultad para ingresar la deuda se corresponde con el hecho de que el 38,5% de los morosos de la última lista se encuentra en concurso de acreedores, lo que ralentiza y entorpece el cobro. Una sentencia de 2014 del Tribunal Supremo acabó con el derecho de que hasta entonces gozaba el fisco de ser el primero en cobrar las deudas, por delante del resto de los acreedores, con lo que también solía ser el que más dinero recuperaba. Esos morosos en concurso suman el 43% del volumen total de deuda con Hacienda. En el listado aparecen sólo quienes deben a la Agencia Tributaria más de un millón de euros.

Además se presenta otro obstáculo: este año el fisco ha practicado derivaciones de responsabilidad subsidiaria o solidaria con 904 deudores por importe de 1.700 millones de euros, un 9,5% más que el ejercicio anterior. Estos procedimientos –Hacienda reclama el dinero a terceros– retrasan aún más la recaudación de las deudas.

Así, en la lista se perpetúan desde la primera edición los nombres de cientos de empresas constructoras y promotoras inmobiliarias quebradas con el pinchazo del ladrillo. También de otras asociadas a ellas, de los sectores de la cerámica, los muebles... Hace sólo unos días se supo que la ya citada Reyal Urbis entraba en liquidación tras cuatro años en concurso. Con un pasivo de 4.660 millones, es la segunda mayor liquidación de una inmobiliaria después de la de Martinsa Fadesa –que también aparece en el listado de morosos, con una deuda de 65,2 millones de euros–.

Continúan igualmente los viejos nombres del boom constructor. El cordobés Rafael Gómez Sánchez, conocido como Sandokán, debe a Hacienda, a través de cuatro empresas distintas, un total de 130,52 millones de euros. Francisco Hernando, El Pocero,El Pocero adeuda 86 millones a través de Obras Nuevas de Edificación 2000. Aifos aparece con un débito de 98,64 millones de euros, a los que hay que añadir los 10,5 millones a nombre de su propietario, Jesús Ruiz Casado, y otros tantos de su esposa, Teresa Maldonado Taillefer: un total de 119,7 millones de euros. Los murcianos Pedro García Meroño y Facundo Armero Madrid están detrás de Polaris World y Suelos Industriales La Hita, que deben a Hacienda 87,6 millones. Como El Pocero de Guayquil fue bautizado Manuel Gaviria, promotor gaditano al frente de Promaga SA, con una deuda de 71,9 millones de euros y que dejó a cientos de inmigrantes ecuatorianos sin casa en su propio país. El castellonense Manuel Guillén Polo, a través de 18 sociedades distintas, tiene un agujero con Hacienda que suma 75 millones de euros.

Por el contrario, Sacyr, tras sufrir una dura reestructuración y recortar su enorme deuda, ha salido de la lista de morosos tras aparecer en ella en su segunda edición.

Repiten, y con importes casi idénticos, el intermediario financiero Banreal Holding, con 98,4 millones de euros de deuda, o el grupo Pra SA, con otros 98,7 millones, que ha rebajado la cifra desde el año pasado en tres millones de euros.

Ruiz Mateos, Serratosa, Sanahúja

Se mantienen también algunos de los empresarios que más titulares han protagonizado en los últimos años por sus fiascos financieros. Arturo Fernández, expresidente de la patronal madrileña, CEIM, sigue debiendo a Hacienda 17,3 millones de euros, sólo 200.000 menos que el año pasado. Permanecen en la lista las empresas que pertenecieron al expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán: Spanair, Air Comet, Viajes Marsans y Teinver. En total, casi 47 millones de euros, sólo 26.000 euros menos que en 2015.

Mario Conde, expresidente de Banesto que fue condenado a 20 años de prisión tras ser intervenida la entidad en diciembre de 1993, continúa en la lista con 9,93 millones de euros, tras reducir su deuda en sólo 49,35 euros. Su exsocio Jacques Hachuel le acompaña con un débito de 2,69 millones, el mismo que en 2015. El empresario Javier Merino, esposo de la actriz Mar Flores, suma 5,27 millones de euros, a través de cuatro empresas –Star Petroleum, Star Petroleum Red, Multipetróleos y Multipromotur–.

La familia Ruiz Mateos adeuda un total de 31,1 millones de euros por culpa de seis empresas: Dhul, Clesa, Garvey, Nueva Rumasa, José María Ruiz Mateos SA e Inversiones Ruiz Mateos. Son casi el doble de los 13 millones con que ingresó en la lista de 2015. Y este año aparecen con una sociedad más: Nueva Rumasa, que adeuda casi nueve millones de euros.

Otros nombres de la élite empresarial como los Serratosa –Valencia de Cementos– o los Sanahúja –Metrovacesa–, tampoco se apean del listado de Montoro. Estos últimos han recortado su deuda de 53,6 a 49,3 millones en el último año.

El empresario y ventrílocuo José Luis Moreno también continúa entre los morosos de Hacienda, con un importe de 1,9 millones a través de la sociedad Kulteperalia. Igual que el polémico abogado Emilio Rodríguez Menéndez, con una deuda de 3,6 millones, la misma cantidad que hace dos años. El expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz y su esposa, Luz Durán Muñoz, deben al fisco en conjunto 3,4 millones de euros.

508 nuevos en la lista

En la lista figuran este año 508 morosos nuevos respecto a la lista anterior, entre ellos la presentadora de televisión Patricia Conde, con una deuda de 1,2 millones, y el también televisivo Kiko Matamoros, quien debe un millón a Hacienda. Sin olvidar a Francisco José Ortiz von Bismarck, hijo de Luis Ortiz y Gunilla von Bismarck, miembros de la jet set marbellí, que debe pagar 1,2 millones de euros al fisco. En el lado de las empresas, aparecen por primera vez Unipapel, Unipost y Seguridad Integral Canaria. Propiedad del empresario canario Miguel Ángel Ramírez, el rey de la seguridad low cost, adeuda 2,9 millones de euros. Los vigilantes de esta empresa llevan meses denunciando los retrasos con que cobran todos los meses sus nóminas. Y han comenzado a protestar con huelgas y manifestaciones. Sin embargo, la empresa asegura que se encuentra “totalmente al corriente de sus obligaciones con Hacienda”, después de haber abonado la cantidad con que figura en la lista. Por el contrario, dice que las administraciones públicas le deben 16 millones de euros por los servicios que les presta.

Seguridad Integral Canaria no es la única empresa del sector que aparece entre los morosos fiscales. También Magasegur, Segur Ibérica, Ombuds, Falcon, Halcón, Seguriber o Esabe.

Nuevas en el listado son igualmente las textiles Hakei, que acaba de cerrar todas sus tiendas, y Reig Martí, que se suman a la gallega Caramelo, los sevillanos Victorio y Luchino y a los vaqueros Lois. Pero la novedad con mayor volumen de deuda es Vittone 1842, una empresa que destila el fernet, un licor amargo muy popular en Argentina. La empresa, radicada en Girona, debe nada menos que 134,4 millones de euros al fisco.

En cambio, son antiguos en la nómina de Montoro el juez Luis Pascual Estevill, condenado por corrupción –3,7 millones– y la persona física con mayor volumen de deuda, el empresario Agapito García Sánchez: 17 millones de euros, una considerable rebaja desde los 26,8 millones con que ingresó en la lista.

Medios, clubes de fútbol, empresas municipales

No faltan los medios de comunicación. Repiten este año Intereconomía, con 13,2 millones de euros de deuda; la Editorial Católica –que publicaba el diario Ya–, con 4,6 millones; la editora de La Crónica de León –un millón– y Prensa Universal, responsable de Diario de Alcalá Diario de Alcalá–1,1 millones–. Como tampoco faltan dos colaboradores habituales de la prensa y la radio: Antonio NavalónEl País–, que adeuda 2,08 millones de euros, la misma cantidad desde 2015, y César Vidal La Razón–, con 2,3 millones.

Otro sector bien representado en las tres ediciones de la lista es el de los clubes deportivos. Entre los de fútbol, el Recreativo de Huelva debe 12,5 millones; el Elche, 10,5 millones; el Hércules, 4,7 millones de euros; el Rácing de Santander, 9,1 millones; la Unión Deportiva Salamanca, 13,6 millones más. Se han caído de la nómina los clubes de baloncesto Estudiantes y Joventut de Badalona, pero continúan en ella los equipos de Valladolid, Girona, Alicante, Lleida y Menorca. También sigue debiendo dinero a Hacienda el futbolista del Zaragoza y del Barça Gabriel Milito –1,8 millones–. En cambio, han regularizado su situación fiscal el ex jugador del Barça Dani Alves y el piloto español de motos Dani Pedrosa.

En la relación de morosos de Montoro no sólo hay empresas privadas. Entre las públicas cabe destacar la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir, con una deuda de 1,08 millones de euros, y las empresas municipales Almonte Territorio Sostenible, la de Gestión Inmobiliaria de Alcorcón, y las de Suelo de San Fernando de Henares y Algeciras.

Así ha acabado la ciudad de Huelva tragándose la deuda privada de su club de fútbol

Así ha acabado la ciudad de Huelva tragándose la deuda privada de su club de fútbol

Más sobre este tema
stats