LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El divorcio de las derechas reconfigura el tablero y pone a prueba las políticas del PP

BALANCE ECONÓMICO DE LA LEGISLATURA

Omisiones y silencios de Rajoy

Las omisiones y los silencios de Rajoy

LOS DATOS QUE OCULTÓ RAJOY

1. El objetivo de déficit público y el aumento de la deuda

“Hemos logrado reducir a la mitad el déficit público que nos encontramos: del 9% al 4,2%, con el que vamos a acabar este año”, aseguró Mariano Rajoy en su repaso a los logros de la legislatura. Pero no lo tiene tan claro Bruselas, que acaba de poner en duda que España cumpla sus objetivos de déficit este año y el próximo. De hecho, terminará 2015 con un déficit próximo al 5% del PIB. También lo duda la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que culpa al déficit de la Seguridad Social y a las comunidades autónomas de la desviación. Tampoco dijo Rajoy que la deuda pública superará el 100% del PIB a finales de este año, por primera vez en la historia de España.

2. Ayudas a la banca perdidas

El presidente del Gobierno presumió de haber logrado “sanear íntegramente” el sistema financiero. Pero se dejó en el tintero que el Estado sólo ha recuperado el 4,3% de los casi 62.000 millones de euros en ayudas con que rescató a las cajas de ahorro: 2.666 millones, según las cuentas del Banco de España. Por ejemplo, el FROB perdió 8.550 millones con la venta de Novacaixagalicia –hoy Abanca– a Banesco. En Caixacatalunya reconoce haber perdido más aún: 12.000 millones, tras vendérsela a BBVA.

Además, la Sareb, el banco malo creado para vender la cartera de activos tóxicos de las entidades financieras, ya ha anunciado que no podrá vender los 15.000 inmuebles que tenía como objetivo para este año.

3. Estado del bienestar, sanidad, educación

Rajoy resaltó que, gracias a su gestión, el Estado del bienestar ha “conjurado la amenaza de la quiebra” y lo ha hecho sin que “nadie haya quedado al borde del camino”. “No hemos permitido que los impagos asfixiasen la asistencia sanitaria”, destacó, para luego vanagloriarse de los 1.416 millones que ha destinado a becas, “la mayor cifra de toda la serie histórica”.

Sobre la sanidad, el presidente ni mencionó los recortes presupuestarios, que han disparado las listas de espera públicas hasta el 32% de media: en la Comunidad Valenciana alcanzan al 67% y el 54% en Castilla y León. Al tiempo, casi 30.000 personas han perdido su puesto de trabajo en la sanidad española por culpa de la tijera presupuestaria. Tampoco se acordó Rajoy del copago del 10% del precio de los fármacos que ahora deben abonar los pensionistas. Ni de los 870.000 inmigrantes sin papeles que perdieron el derecho a la sanidad normalizada. La presión de los nuevos gobiernos autonómicos ha forzado al Ejecutivo de Rajoy a reconsiderar la exclusión sanitaria de los inmigrantes. Pero aún no hay un acuerdo.

Sobre las becas, el importe total ha subido, pero a costa de bajar la cuantía media por beneficiario: 300 euros.

4. Prestaciones de desempleo

“Las personas sin empleo han cobrado puntualmente sus prestaciones”, dijo Mariano Rajoy. Omitió que cada vez son menos los parados que perciben ayudas públicas. La cobertura de las prestaciones está en un 58,5%, 21 puntos menos que hace cinco años, cuando rozaba el 80%. Y ese descenso se debe menos a la caída del desempleo que a la cronificación del paro, que implica el agotamiento de las prestaciones, y a las restricciones al acceso a las ayudas impuestas por el Gobierno desde 2012.

Así, el Estado cada vez dedica menos dinero a prestaciones. De hecho, sólo en el último año esa partida de gasto se ha recortado el triple que la cifra de parados. Si se mide el número de beneficiarios, 2014 terminó con 322.176 parados con ayudas públicas menos, un descenso del 11,24%, el doble de lo que se redujo el número total de desempleados. El año anterior, la reducción de beneficiarios de prestaciones había sido de otro 12,61%.

5. Pensiones

También han cobrado “puntualmente” los pensionistas, se preció el presidente del Gobierno. Las pensiones ni han sido congeladas ni reducidas, añadió. Por el contrario, “el gasto en pensiones ha crecido en 19.443 millones de euros y la pensión media supera los 1.000 euros”, citó. Rajoy no mencionó la reforma de las pensiones, que recortará estas prestaciones en 33.000 millones hasta 2022, según los cálculos del propio Gobierno. Rajoy lleva dos años subiendo las pensiones un 0,25%, el tope permitido por la reforma si la Seguridad Social sufre déficit. Si tiene superávit, no subirán tampoco más del 0,50%. Y a partir de 2019 se aplicará un factor de sostenibilidad, que reducirá la cuantía de las pensiones en función de la esperanza de vida. Así, los pensionistas perderán hasta el 28% de su poder adquisitivo en los próximos 15 años.

El gasto anual en pensiones y la pensión media siguen creciendo no por la gestión del Gobierno, sino porque cada vez es mayor el número de personas que acceden a la jubilación y éstas perciben prestaciones de mayor cuantía que quienes se retiraron hace años con salarios más bajos.

6. Bajada de impuestos

“Hemos bajado los impuestos de la renta y de sociedades. La rebaja media entre 2014 y 2016 será del 14,6%”. En efecto, el Gobierno del PP ha bajado los impuestos este año electoral, pero después de haber aplicado la mayor sabida fiscal de la democracia: 28.300 millones de euros desde 2012 hasta 2014. Entre 2015 y 2016, la rebaja será sólo de 8.400 millones, menos de un tercio del alza anterior. Esta legislatura ha subido no sólo el IRPF, también el Impuesto de Sociedades, el IVA, los impuestos especiales…

7. Subida del precio de la luz

El presidente del Gobierno se jactó de haber “estabilizado el sistema eléctrico”. “Ya no hay déficit de tarifa que, como saben, era monumental –26 millones de euros– y los precios han comenzado a bajar”.

Pues bien, hace sólo seis días, un estudio de The Oxford Institute for Energy Studies concluía que en España el precio de la luz ha subido el doble que en la UE durante la crisis. De hecho, el recibo aumentó un 52% –81 euros por megavatio/hora– desde 2008, lo que convierte a España en el cuarto país europeo con la factura eléctrica más cara. Sólo Dinamarca, Alemania e Irlanda la superan.

En cualquier caso, la rebaja del 2,2% para las familias que el Gobierno anunció el pasado verano tiene trucoanunció el pasado verano . Porque volverá a subir el 1 de enero de 2016. El BOE explica lo que Rajoy se calló este lunes: la reducción de la parte regulada del recibo, que es lo que ha decidido el Ejecutivo para conseguir la rebaja, se revertirá después de las elecciones.

8. El despido es el último recurso

Mariano Rajoy defendió la reforma laboral, la primera gran medida adoptada por su Gobierno en febrero de 2012, porque, según dijo, ha conseguido que el despido “no sea el primer instrumento al que recurren las empresas para adaptarse a la situación económica”.

La Encuesta Anual Laboral, que elabora el Ministerio de Empleo, lo desmiente. En 2014, un tercio de las empresas siguió recortando plantilla; es decir, despidió a indefinidos y echó a temporales. Las medidas de flexibilidad interna –rebajas de sueldo, reducciones de jornada, traslados o suspensiones de contrato–, que el Gobierno quiso impulsar en la reforma laboral como alternativas al despido, no siempre funcionan como tales. La mitad de las empresas combinaron ambas opciones el año pasado. Desde que comenzó la crisis, han sido despedidos en España casi cinco millones de trabajadores. En 2012, el primer año de vida de la reforma laboral, los despidos colectivos se dispararon un 21% respecto al año anterior.

9. Crédito a pymes

“El crédito nuevo a pymes acumula 23 meses consecutivos de crecimiento y en lo que llevamos de año avanza a un ritmo anual del 14%”, explicó el presidente del Gobierno, “y el crédito nuevo a hogares acumula 12 meses en positivo y crece a un ritmo medio del 27% en lo que va de año”.

Sin embargo, Rajoy obvió que el saldo vivo del crédito no sólo no ha dejado de desplomarse durante los últimos seis años, sino que, además, continuará cayendo hasta 2017. Según el Banco de España, en el primer trimestre de este año el stock de crédito sumaba 1,37 billones de euros, un 4,5% menos que hace un año y un 25% por debajo del saldo con que terminó 2009. El motivo es que el aumento del crédito no es capaz de compensar las amortizaciones de quienes terminan de pagar sus obligaciones financieras. Hogares y empresas siguen en plena cura de sobreendeudamiento.

LO QUE RAJOY NO MENCIONÓ

1. Desigualdad

Ni una sola vez mencionó Rajoy la creciente desigualdad en la sociedad española, precisamente el resultado más patente de la crisis y de la incipiente recuperación económica. Según el Global Wealth Report de Credit Suisse, el 10% de la población española acapara el 55,6% de la riqueza. La OCDE abunda en el dato y destaca que España es el país con más desigualdades de ingreso: el 10% de los españoles con menos ingresos se ha empobrecido a un ritmo del 12,9% anual, mientras que el decil de los más ricos sólo perdió un 1,4% durante la crisis.

Además, según la ONG Intermón Oxfam, en España el sistema fiscal sólo consigue reducir la desigualdad en un 32%, mientras que en países como Suecia lo hace en hasta un 53%.

2. Precariedad laboral

Mariano Rajoy comenzó su intervención en la Moncloa loando las cifras de la última Encuesta de Población Activa (EPA) y previendo para este año “la mayor reducción de desempleo de toda la historia de España”. Se están creando, subrayó, 1.492 empleos diarios.

Pero no detalló qué tipo de empleos son. Durante su Gobierno, el número de trabajadores indefinidos se ha reducido en 354.400 personas. Por el contrario, el de temporales ha crecido en 152.800, según la EPA. La crisis se ha cebado con el empleo estable, mientras que el eventual continúa en auge. Lo demuestra el hecho de que hay 540.000 fijos a tiempo completo menos, y ellos constituyen el núcleo duro del empleo de calidad. Los más precarios, los temporales a tiempo parcial, han crecido en 96.500 personas. En estos momentos, hay 2,44 millones de personas en España que trabajan por horas, 282.100 más que hace cuatro años, mientras que quienes tienen jornadas de ocho horas diarias se han reducido en 483.700. La reforma laboral incentiva este tipo de contratos a tiempo parcial y el recurso a las horas extraordinarias.

La tasa de temporalidad se ha disparado hasta el 26,15% en el último trimestre. Y esos contratos temporales son, además, cada día más breves: los de menos de siete días se han disparado un 40% desde 2008.

3. Devaluación salarial

Otro ausente del discurso de Rajoy. Presumió de que España es ahora “más competitiva” y “exporta más al exterior”, sin haber tenido que devaluar la moneda. En su lugar, ha devaluado los salarios. Ha sido el mayor éxito de la reforma laboral, como reconoce el Banco de España. Las cifras varían según la fuente a la que se recurra, pero lo cierto es que los sueldos se han recortado en más de un 10% en términos realeslos sueldos se han recortado en más de un 10% en términos reales. El 94% de los descuelgues recorta salarios, los trabajadores cubiertos con cláusulas de revisión salarial han descendido 16 puntos porcentuales, un tercio de los convenios colectivos congelaban los sueldos en 2014… Con cinco millones de parados, el valor del capital humano se deteriora inevitablemente.

4. Pobreza 

El presidente del Gobierno eludió igualmente hablar de pobreza o de exclusión social, un concepto que le debe su protagonismo a la crisis. Según Intermon Oxfam, en España viven 13,4 millones de personas en riesgo de pobreza, el 29% de la población. Son tres millones más que en 2007.

Cuando los ingresos no alcanzan el 60% de la media nacional y se trabaja menos del 20% de las horas necesarias, se cae en riesgo de exclusión. En situación de privación material severa se hallan en España más de tres millones de personas. Otro concepto acuñado durante la crisis: el trabajador pobre.

5.' Hucha' de las pensiones

El Fondo de Reserva de las Pensiones no apareció tampoco en el discurso de Mariano Rajoy. Su Gobierno ha sido el primero en romper la hucha de las pensiones hucha. De ella ha sacado desde 2012 un total de 37.701 millones de euros. Llegó a tener un máximo histórico de 66.815 millones de euros en 2011. No mencionó que el próximo diciembre Rajoy volverá a detraer una nueva partida para pagar la extra de Navidad de los pensionistas. Y los Presupuestos del Estado prevén sacar en 2016 otros 6.283 millones. Mientras el empleo que se crea siga siendo precario y los sueldos no subanprecario, los ingresos por cotizaciones de la Seguridad Social no serán suficientes, el sistema continuará en déficit y el Gobierno tendrá que seguir echando mano de la hucha para pagar las extras de las pensiones.

6. Paro de larga duración

El paro de larga y muy larga duración, el de quienes llevan más de un año y de dos años sin trabajar, lleva camino de convertirse en la secuela más grave de la crisis. Según la última EPA, un total de 2,94 millones de personas llevan más de un año sin trabajar, casi 300.000 más que hace cuatro años. Mientras quienes llevan entre un año y dos en el paro se han reducido en 428.500 personas desde el último trimestre de 2011, los que superan los dos años sin empleo se disparan en 687.600. Es decir, prolongar el paro se ha convertido en una trampa de la que no se sale. Ésa es la razón por la cual los parados de larga duración son ya el 60,6% de los desempleados, 10 puntos porcentuales más que hace cuatro años. Pero es que entonces quienes llevaban más de dos años sin trabajar representaban sólo el 27% de los parados. Hoy ese porcentaje casi se ha duplicado y equivalen a cerca de la mitad, el 44,5%.

Al tiempo, la partida que el Gobierno ha dedicado durante toda la legislatura a políticas activas –formación y recualificación de trabajadores– se ha recortado en una tecera parte. Y de esa cantidad, sólo ha destinado un 22% estrictamente a formación, el 29% ha servido para subvencionar contratos reduciendo o suprimiendo las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.

7. Ingresos de la Seguridad Social

El Gobierno disuelve las Cortes sin haber enviado el informe previo para renovar el Pacto de Toledo

El Gobierno disuelve las Cortes sin haber enviado el informe previo para renovar el Pacto de Toledo

Rajoy presumió del millón de nuevos afiliados a la Seguridad Social con que va a cerrar sus cuatro años de gobierno. Pero no mencionó la crisis de ingresos que aqueja al sistema. De tal forma que hasta la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) le ha advertido de que no cumplirá con el objetivo del 0,6% de déficit de la Seguridad Social. Por el contrario, superará el 1% al terminar el año. La causa no es otra que las cotizaciones sociales crecen sólo un 0,77%, aunque el Gobierno ha presupuestado un alza del 6,8% para este año y otro tanto para el próximo. Como queda dicho más arriba, el aumento del empleo no compensa la precariedad laboral y los bajos salarios.

8. Dependencia

El tercer gran ausente. Aún hoy 209.089 personas siguen esperando una ayuda o prestación por dependencia que tienen reconocida. Tras dos aplazamientos, consecuencia de la política de recortes y con tres años de retraso respecto a lo que preveía inicialmente la ley, más de 300.000 dependientes moderados –según datos del mes de mayo, los últimos disponibles– accedieron el pasado 1 de julio a una ayuda o prestación por tener limitada su autonomía personal.

Más sobre este tema
stats