Los abusos de la banca

Santander y BBVA se ahorraron 134 millones en impuestos desde 2014 gracias a los paraísos fiscales

Los presidentes del Banco Santander, Ana Botín, y del BBVA, Carlos Torres Vila.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

El Observatorio Fiscal de la Unión Europea, una iniciativa de la Paris School of Economics cofinanciado por la Unión Europea y dirigido por el economista Gabriel Zucman, ha analizado la actividad de 36 bancos sistémicos europeos en paraísos fiscales, cuántos beneficios contabilizan en esos territorios de baja o nula tributación y gran opacidad fiscal y cuántos millones se ahorran en el impuesto de sociedades cada año gracias a esos negocios. En la lista se incluyen cuatro bancos españoles: Santander, BBVA, Bankia BBVABankiay Sabadell. Entre los cuatro sumaron una media anual de 17.698 millones de euros en beneficios antes de impuestos entre 2014 y 2020, el periodo analizado, por los que pagaron 4.837 millones a Hacienda. Según el estudio, el BBVA contabilizó en paraísos fiscales el 0,9% de sus beneficios brutos entre 2014 y 2016, que crecieron hasta el 1,9% entre 2018 y 2020. Los duplicó. El Santander registró offshore el 0,5% de sus ganancias antes de impuestos en esos dos primeros años del análisis, para aumentarlos hasta el 1,3% en los dos siguientes. Casi los dobló. Ni Sabadell ni Bankia tienen negocios en paraísos fiscales.

Los autores del informe, Giulia Aliprandi, Mona Barake y Paul-Emmanuel Chouc, calculan también el déficit fiscal de los bancos, la diferencia entre los impuestos que pagan y los que deberían pagar si se les gravara con una tasa mínima efectiva del 15% –tal y como acaba de aprobar la OCDE para las multinacionales–, del 21% y del 25%. Las 36 entidades analizadas contabilizan un total de 20.000 millones de euros, el 14% de sus beneficios, en paraísos fiscales. El estudio ha incluido a 17 paraísos fiscales en sus cuentas: Bahamas, Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Guernsey, Gibraltar, Hong Kong, Irlanda, Isla de Man, Jersey, Kuwait, Luxemburgo, Macao, Malta, Mauricio, Panamá y Catar. Según sus cifras, el 25% de los beneficios registrados por los 36 bancos –desde HSBC y Barclays hasta Deutsche Bank pasando por ING, BNP Paribas o Intesa Sanpaolo– se contabilizan en países con tipos efectivos por debajo el 15%. En paraísos fiscales, la media es del 20%, aunque hay bancos que no los usan y en otros, como el HSBC, el campeón en esta liga, el 58% de sus ganancias proceden de estos territorios offshoreoffshore. De Hong Kong, en concreto.

Gracias a esos tipos efectivos tan bajos, tanto en el extranjero como en paraísos fiscales, lo que pagan los bancos analizados es de un 20% de media. De hecho, siete de ellos consiguen tributar por debajo del 15%: RBS, Barclays, Bayern LB, Nord LB, HSBC, KBC e Intesa Sanpaolo. De forma que el estudio calcula que el déficit fiscal de las 36 entidades asciende a entre 3.000 y 5.000 millones de euros anuales con un tipo efectivo del 15%. Si la cuenta se hace con un tipo efectivo del 25%, la cifra alcanza la horquilla de 10.000 a 13.000 millones de euros que escapan de las arcas públicas europeas cada año. Esas cantidades equivalen a entre el 6% y el 10% del déficit fiscal que el propio Observatorio ha calculado para el conjunto de las multinacionales europeas. La recaudación procedente de los bancos debería igualar, una vez alcanzado ese 15% mínimo, a la que se esperaría también de las compañías petrolíferas.

El tipo nominal que grava a las entidades financieras en el impuesto de sociedades es en España del 30%. Pero el tipo real es inferior. Según las estadísticas de la Agencia Tributaria sobre la recaudación de ese impuesto en 2019, las últimas publicadas, los grupos bancarios pagan un tipo efectivo sobre su base imponible del 20,61%, 10 puntos menos del nominal, y sólo un 2,11% sobre sus beneficios.

infoLibre tuvo acceso a las declaraciones del impuesto sobre sociedades de los principales bancos españoles y esto fue lo que encontró.

Santander, número uno en 'déficit fiscal' en 2014

Aunque el HSBC es el banco que lidera el ranking del estudio –registra el 60% de sus beneficios en Hong Kong a un tipo efectivo del 11% y acumula un déficit fiscal de 2.394 millones de euros–, el Santander fue la entidad que tuvo mayor déficit fiscal en el extranjero en 2014, 984 millones de euros. El doble que el británico. En 2015 fue el segundo –345 millones– sólo por detrás del HSBC. En 2018 fue el cuarto –190 millones– y el tercero en 2019. Pero, si el déficit fiscal se mide como porcentaje de los impuestos realmente pagados, el Sabadell resultó ser el tercer banco con mayor deuda tributaria en 2015, un 46%.

De hecho, de acuerdo con los cálculos del Observatorio Fiscal de la UE, el déficit fiscal de Santander y BBVA por los beneficios contabilizados en paraísos fiscales asciende a 133,9 millones de eurosdéficit fiscal, la cantidad que habrían tenido que pagar si hubieran sido gravados con un 15% en el impuesto de sociedades. La cifra es aún superior si se hace la misma estimación con los beneficios obtenidos fuera de España, en territorios no considerados paraísos fiscales por estos dos bancos, junto a Sabadell y Bankia: 2.112,2 millones de euros. Además, si hubieran tributado efectivamente al 15% en España, deberían haber pagado 621 millones más de los que realmente ingresaron en las arcas de Hacienda. En total, su déficit fiscal, nacional e internacional, entre 2014 y 2020 asciende a 2.867,2 millones de euros.

Beneficios por empleado y márgenes disparados

El método que utiliza el Observatorio Fiscal de la UE para sus cálculos se basa en el desajuste existente entre la rentabilidad por empleado de los bancos en sus filiales situadas en paraísos fiscales, en las filiales en otros países y en sus propios territorios. Para empezar, pese a que obtienen de media el 14% de sus beneficios en paraísos fiscales, allí sólo tiene el 4% de sus empleados. De forma que la rentabilidad por empleado en territorios offshore es de 283.000 euros, mientras que en el resto de sus filiales en el extranjero cae a 68.000 euros y en el país donde tienen su sede se queda en sólo 63.000 euros.

Además, sus márgenes se disparan en los paraísos fiscales: mientras que en casa el margen oscila entre el 20% y el 25% de media, y en el extranjero se eleva hasta el 34% o el 35%, en los territorios offshore se dispara a entre el 52% y el 58%. Esa discrepancia, explican los autores, puede deberse al gran volumen de depósitos atraídos por los paraísos fiscales o bien al desvío de beneficios, que no puede calcularse con los datos sobre activos de los informes país por país que están obligados a publicar los bancos.

El juez da la razón a la Fiscalía y ordena al BBVA que entregue la documentación relacionada con Villarejo

El juez da la razón a la Fiscalía y ordena al BBVA que entregue la documentación relacionada con Villarejo

Más sobre este tema
stats