La portada de mañana
Ver
El PP aprieta la mordaza a la oposición con el caso del novio de Ayuso y recorta las posibilidades de control

EL COSTE DE LA ENERGÍA

Las energéticas del Íbex 35 ganan 3.400 millones tras disparar sus ingresos casi un 52% hasta marzo

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, en la juta de accionistas de la empresa el 6 de mayo.

Si las seis empresas energéticas del Íbex 35 aprovecharon la subida de los precios del gas, el petróleo y la electricidad para cuadriplicar sus resultados en 2021, el año de la guerra en Ucrania no ha podido sentarles mejor. De enero a marzo han ganado 3.393 millones de euros, un 23% más que en el primer trimestre del ejercicio precedente. Pero lo más espectacular es cómo se ha disparado su cifra de negocio, un 51,78%, hasta sumar 46.849 millones de euros.

En los casos de Repsol y Naturgy, sus ingresos se han elevado un 71,9% y un 73,7%, respectivamente, por encima de la facturación del primer trimestre de 2021. El volumen de negocio de Endesa ha crecido un 59,1%. El de Iberdrola ha sido un más modesto 20,4%. Sólo Enagás, que tiene buena parte de su actividad regulada, ha sufrido una caída de ingresos del 2,78%. Red Eléctrica Española (REE) también ha crecido, un 5,9%.

Las grandes energéticas se quejan de la “volatilidad” de los mercados y de las tensiones macroeconómicas provocadas por la invasión rusa, que han disparado el precio de las materias primas y los hidrocarburos. Pero ni la incertidumbre ni la escalada de cotizaciones han impedido que Repsol más que duplicara, con un aumento del 115%, sus beneficios en el primer trimestre, hasta sumar 1.392 millones de euros. No es para menos si se tiene en cuenta que, como la propia compañía destaca en la presentación de sus resultados, el crudo Brent cotizó a una media de 102,2 dólares el barril –en mayo llegó a estar a 113 dólares–, casi el doble que los primeros meses de 2021, mientras que el gas Henry Hub se pagó a cinco dólares por MBtu, duplicando la cotización de hace un año –en abril rozó los nueve dólares–.

De modo que el volumen de negocio de Repsol hasta marzo alcanzó los 18.216 millones de euros, gracias a que su segmento industrial facturó el doble que en el mismo periodo de 2021 y el que de denominan “comercial y renovables”, que incluye las estaciones de servicio, disparó sus ingresos un 65,6%, hasta los 7.269 millones.

Como los precios del crudo se trasladan de inmediato a los de las gasolinas y gasóleos, en las estaciones de servicio españolas se llegó a pagar por ambos combustibles más de dos euros el litro. Según reconoce también Repsol, máximos que no se veían desde 2008. No obstante, la compañía precisa que la facturación de las 3.300 estaciones de servicio que posee en España sólo representa un 5% de su resultado neto ajustado; es decir, unos 52,8 millones de euros.

El consumo de carburante aún no se ha recuperado de la pandemia y los altos precios no ayudan, por lo que Repsol asegura que sus ventas en estaciones de servicio siguen un 17% por debajo de los niveles de 2019. Aun así, ya superan en 27 millones de euros las registradas en el primer trimestre de 2021.

Está por ver el efecto en las cuentas de la compañía de los descuentos establecidos por el Gobierno desde el 16 de marzo, 20 céntimos el litro, que se elevan hasta los 30 céntimos para los usuarios de su aplicación Waylet y clientes profesionales de Solred. Repsol dice tener más de tres millones de usuarios de esa aplicación.

Iberdrola prevé superar este año sus beneficios históricos

Iberdrola también ha comenzado el año con buen pie, unos ingresos de 12.150 millones de euros, que se han traducido en beneficios de 1.058 millones, un 3% por encima del primer trimestre de 2021. Aunque precisa que sus ganancias se han visto lastradas por su negocio en España, que ha caído un 29% al no haber trasladado a sus clientes los altos precios de la energía. Iberdrola asegura que el 80% de la electricidad que vende a sus clientes en el mercado libre la está cobrando a un precio entre la mitad y un tercio inferior al de la tarifa regulada. El 86% de los clientes de la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán tienen la tarifa libre, un total de 18.189 usuarios. El negocio de producción de electricidad y clientes en España le ha reportado a Iberdrola unos ingresos de 5.019,7 millones de euros, un 56% más que hace un año.

Así que la empresa mantiene su previsión de acabar el ejercicio con unos beneficios netos de entre 4.000 y 4.200 millones de euros; es decir, por encima de los 3.885 millones con que cerró 2021 y que fueron los mayores de su historia.

Una buena muestra de los efectos en el negocio de Iberdrola del alza del precio del gas se observa en los enormes aumentos que han experimentado este primer trimestre la producción de ciclos combinados, que usan gas para producir electricidad –un 156,8%–, y el carbón –un 101,9%–. La energía solar ha crecido mucho menos, un 26,6% y la nuclear sólo un 1,4%). Mientras, la hidráulica ha caído un 57,0% y la eólica un 13,0%.

Presión en los márgenes comerciales

El volumen de negocio de Naturgy también se ha visto espoleado por el subidón de los hidrocarburos y la electricidad. Ha ingresado 8.141 millones de euros, una diferencia sustancial con su facturación del primer trimestre de 2021, aunque sus beneficios se han quedado en 354 millones, un 9,6% más que hace un año.

Como Iberdrola, culpa a sus operaciones en España; en concreto, a la “presión en los márgenes comerciales y una leve caída de la demanda”. Naturgy dice que tampoco está reflejando en los contratos con sus clientes el aumento global de los precios del gas y la luz. De hecho, explica que ha vendido “a largo plazo a clientes finales” toda su capacidad inframarginal de generación eléctrica, “equivalente al consumo de cuatro millones de hogares”, por debajo del precio establecido por el Gobierno, de 67 euros el megavatio hora.

Endesa ha facturado 7.596 millones de euros y ganado 338 millones hasta marzo. La cifra de beneficios es un 14% superior a la del primer trimestre de 2021 si de esta última se excluyen los 188 millones de euros que, en cumplimiento de una sentencia de la Audiencia Nacional, recibió del Gobierno en compensación por el coste de los derechos de emisión de CO2. En realidad, la cantidad que percibirá será mayor aún, 259 millones, porque se le añadirán unos intereses de 73 millones, según acaba de hacer público en su último informe trimestral.

Al igual que Iberdrola, Endesa confía en cerrar un buen ejercicio, con unos beneficios de 1.800 millones de euros, también por encima de los 1.435 millones de euros que ganó en 2021. Por un lado, la eléctrica no sufrirá impacto alguno en sus cuentas por la falta de suministro de gas por la guerra, puesto que carece de contratos con Rusia, y está buscando proveedores de uranio para sus centrales nucleares. Por otro, ha aumentado en un 13% el número de sus clientes en el mercado libre, de los que ya tiene 6,4 millones.

Operadores eléctrico y gasista

Red Eléctrica casi ha repetido este año sus beneficios del primer trimestre de 2021, 182 millones de euros, con un crecimiento de sólo un 0,5%, pero ha ingresado casi un 6% más. La empresa, cuyo 20% está en manos del Estado a través de la SEPI, es el operador del sistema eléctrico español. De manera que gestiona la red de transporte de alta tensión, pero no distribuye electricidad. Según explica en su informe trimestral, la demanda de energía eléctrica aún no ha recuperado en España las cotas previas a la pandemia: se mantiene un 2,4% por debajo de 2021.

Finalmente, Enagás, el gestor técnico del sistema gasista nacional, cuenta con una participación pública del 5% en su capital, y la mayor parte de su actividad está regulada. De ahí que el tremendo aumento de la actividad de sus seis plantas regasificadoras tras la invasión rusa no se haya traducido en un crecimiento de sus ingresos o beneficios. O al menos no hasta ahora. Porque en lo que va de año el volumen de actividad de Enagás ha crecido nada menos que un 81%, transformando el gas natural licuado (GNL) que llega a España en barco y se prevé que siga así el resto del ejercicio.

Las energéticas del Íbex 35 cuadriplicaron su beneficio en 2021 gracias a las cifras récord de Iberdrola y Repsol

Las energéticas del Íbex 35 cuadriplicaron su beneficio en 2021 gracias a las cifras récord de Iberdrola y Repsol

Enagás ha facturado 233,9 millones de euros y ganado 69,3 millones, un 25,4% menos que hace un año. Aun así, prevé cerrar este ejercicio superando los 430 millones de euros, lo que supone una mejora sobre los 403,8 millones que ganó en todo 2021. De hecho, este año espera incorporar plusvalías por valor de 200 millones. La demanda de gas natural, además, ha crecido un 11,5% en este primer trimestre, sobre todo porque su consumo para la generación de electricidad se ha disparado un 118,1%.

Dividendos generosos

Gracias a este panorama optimista, las seis energéticas van a ser generosas en el reparto de dividendos. Iberdrola los va a aumentar en un 4,3%, de forma que llegará a los 0,44 euros brutos por acción –0,17 euros ya pagados en febrero y 0,27 que se abonarán en julio con carácter complementario. Repsol retribuirá a sus accionistas con 0,63 euros el título, resultado de una mejora del 5%. En enero ya habían recibido otros 0,30 euros por acción. Además, la compañía de Antonio Brufau llevará a cabo una reducción del capital social –otra forma de retribuir a los accionistas, porque se aumenta el valor de los títulos– mediante la amortización de 75 millones de acciones propias. Y recomprará 50 millones de acciones en el segundo semestre, adelantando una operación en principio prevista para finales de este ejercicio y principios de 2023. El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, explicó en la presentación de resultados que el objetivo de la empresa es “acelerar” la recompra de acciones para mejorar sus objetivos de dividendo, teniendo en cuenta los actuales precios de los hidrocarburos.

Naturgy, por su parte, pagará una mayor retribución a los accionistas, 1,2 euros, sólo un poco por encima de Enagás –1,02 euros– y Red Eléctrica –un euro–. Pero Endesa será la más espléndida: 1,4 euros por acción, resultado de añadir 0,9372 euros en julio a los 0,5 euros ya abonados el pasado enero.

Más sobre este tema
stats