Cuba

Historia de las relaciones entre Cuba y EEUU: del bloqueo al deshielo

Historia de las relaciones entre Cuba y EEUU: del bloqueo al deshielo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará esta semana Cuba con el objetivo de apuntalar el camino hacia la normalización de las relaciones entre los dos países. El viaje del máximo mandatario estadounidense a la isla está cargado de un fuerte simbolismo: hace más de ocho décadas que un presidente en el cargo no pone los pies en suelo cubano –el último en hacerlo fue el republicano Calvin Coolidge en 1928, casi treinta años antes del éxito de la Revolución–. Por este motivo, la presencia del demócrata en la isla, a escasos meses de que abandone la Casa Blanca, marcará un antes y un después en la historia de ambos países.

Aunque el viaje del máximo dirigente norteamericano comenzó este domingo con un encuentro con el cardenal cubano Jaime Ortega, la agenda oficial arrancará el lunes en el palacio presidencial, donde Obama se reunirá de nuevo con su homólogo Raúl Castro, con el que ya ha mantenido conversaciones en dos ocasiones previas desde que se anunció el deshielo. Se espera que en la cita ambos líderes den un nuevo empujón al proceso de acercamiento. La estancia del presidente estadounidense en la isla finalizará el martes con la lectura de un discurso en el Gran Teatro de La Habana, reuniones con el sector privado y disidentes y su asistencia a un partido de béisbol entre los Tampa Bay Rays, de Florida, y la selección nacional cubana. La afición por un deporte que acerca a dos países cuyo distanciamiento se fue pronunciando desde la década de los 60.

infoLibre repasa medio siglo de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos con motivo del viaje oficial.

Embargo económico y patrocinador del terrorismo

Tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959, que puso punto y final a la dictadura de Fulgencio Batista y permitió que Fidel Castro agarrase el poder, las relaciones entre los dos Estados se quebraron definitivamente. El 20 de octubre de 1960, EEUU decretó el embargo de las exportaciones cubanas, dando así comienzo al bloqueo comercial a la isla. Dos meses después, nada más arrancar 1961, el distanciamiento se incrementó con la ruptura de las relaciones diplomáticas. Desde ese momento, las escaramuzas entre los dos países aumentaron: intento de invasión a través de la Bahía de Cochinos, Crisis de los Misiles...

Casi dos décadas más tarde, el 1 de marzo de 1982, cuando Ronald Reagan acababa de llegar prácticamente a la Casa Blanca, Estados Unidos incluyó a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo. La isla compartió esta categoría con países como Irán, Siria, Sudán, Irak, Corea del Norte, Libia o el antiguo Yemen del Sur.

Acuerdos sobre Inmigración

El 15 de diciembre de 1984, ambos países sellan el Acuerdo de Normalización de las Relaciones Migratorias, por el que EEUU se comprometía a ofrecer 20.000 visas anuales para aquellas personas que quisieran abandonar la isla, priorizando los casos de presos contrarrevolucionarios, y sus familiares, y cubanos que tuvieran familia con la ciudadanía estadounidense. A cambio de esto, Cuba se comprometía a recibir de vuelta a 2.476 de sus ciudadanos que habían abandonado el país a través del puerto de Mariel entre abril y septiembre de 1980 y que Estados Unidos consideraba "excluibles" por las leyes norteamericanas. El acuerdo fue roto por la parte cubana cinco meses después, en mayo de 1985, al comenzar la emisión de Radio Martí desde Miami.

EEUU siguió apretando las tuercas a la isla con el refuerzo del embargo en 1992 a través de la aprobación, por parte del Congreso, de la Ley Torricelli. Con este contexto, la presión migratoria continuó aumentando. La conocida como Crisis de los Balseros, en la que entre julio y septiembre de 1994 35.000 cubanos abandonaron la isla, siendo unos 25.000 confinados en Panamá y Guantánamo, llevó de nuevo a los dos Estados a sentarse en una mesa de negociación para tratar el tema de la inmigración. Así, el 9 de septiembre de ese mismo año se firmó el segundo acuerdo en esta materia, que establecía que la migración legal anual sería de 20.000 personas.

La década de los 90 finalizó con un nuevo aumento de la presión económica sobre la isla a través de la Ley Helms-Burton y la detención en EEUU de cinco espías cubanos que serían condenados a penas que oscilaron entre los 18 años y dos cadenas perpetuas y 15 años: Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González. Años más tarde, tres de ellos serían clave en el proceso de acercamiento de ambos países al ser liberados a cambio de la puesta en libertad del contratista estadounidense Alan Gross.

Los viajes a la isla

A pesar de que el expresidente estadounidense Jimmy Carter se pronunció en Cuba a favor del acercamiento, reclamando reformas políticas, Estados Unidos continuó enrocado, rechazando el levantamiento del embargo, restringiendo los viajes a la isla y aumentando las ayudas a la disidencia cubana. Un ejemplo bastante representativo del estado de las relaciones en aquel momento se produjo en septiembre de 2005: EEUU rechazó la ayuda médica ofrecida por Fidel Castro tras la devastación de Nueva Orleáns por el huracán Katrina.

El 18 de agosto de 2006, Raúl Castro rompió su silencio en una entrevista concedida al diario Granma, altavoz del régimen cubano. En ella, el hermano de Fidel se mostró abierto a "normalizar relaciones" con Washington. Por aquel entonces era ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba. No dirigiría la isla hasta febrero de 2008. Nueve meses después, Obama se convertiría en el nuevo presidente de Estados Unidos. A partir de ese momento, la tensa cuerda diplomática entre ambos países comenzó a distenderse.

El 13 de abril de 2009, el mandatario estadounidense levantó las restricciones a los viajes de familiares y envíos de remesas a la isla. Además, ordenó nuevas medidas para facilitar las comunicaciones con Cuba. Unos movimientos que produjeron la respuesta de Raúl Castro tres días después: el presidente cubano se mostraba dispuesto a debatir con EEUU, "pero en igualdad de condiciones", sobre derechos humanos y libertades. Venticuatro horas después, Obama ofreció un "nuevo comienzo" en la relación entre ambos países después de medio siglo congelada.

El anuncio

Sin embargo, no se produjo ningún anuncio importante en esta materia hasta el 17 de diciembre de 2014, cuando los presidentes de los dos países anunciaron, tal y como habían acordado en conversación telefónica el día anterior, el comienzo de las negociaciones para restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos Estados. "Intentar empujar a Cuba al abismo no beneficia a EEUU ni al pueblo cubano", afirmó Obama, que aseguró que pediría al Congreso estadounidense el fin del embargo a la isla. Raúl Castro, por su parte, centró su intervención en este punto, asegurando que el anuncio de las conversaciones "no quiere decir que lo principal se haya resuelto, el bloqueo económico, comercial y financiero que provoca enormes daños a nuestro país debe cesar".

Reunión entre Raúl Castro y Barack Obama durante la Cumbre de las Américas. | EFE

Tras cuatro rondas de negociaciones, y una entrevista entre los dos mandatarios en un receso de la VII Cumbre de las Américas, la isla sale oficialmente de la lista de países patrocinadores del terrorismo el 29 de mayo de 2015. Un mes después, Obama y Castro cruzan cartas en las que ponen sobre la mesa el acercamiento diplomático y la reapertura de las embajadas. El canciller Bruno Rodríguez encabezó la ceremonia en Washington. El secretario de Estado, John Kerry, asistió un mes después al izado al izado de las barras y estrellas en la embajada de La Habana. Comienzan así, de nuevo, las relaciones bilaterales entre ambos países.

Otra de las fotos del deshielo se tomó en septiembre del año pasado: Raúl Castro intervino, por primera vez, en la Asamblea General de Naciones Unidas. Durante la cita, los dos dirigentes mantuvieron una nueva reunión en la que el cubano pidió a Obama medidas para poner fin al aislamiento comercial, financiero y económico de la isla. El levantamiento de un embargo que el demócrata ha solicitado en repetidas ocasiones en el Congreso estadounidense, la última de ellas el pasado 12 de enero durante el discurso sobre el Estado de la Nación. Un mes después, se anunció la visita de Obama a la isla.

Cuba dice que el bloqueo de EEUU "se intensifica" y que "se ha producido un retroceso en las relaciones"

Más sobre este tema
stats