PORTADA DE MAÑANA
Ver
Hospitales concertados, aseguradoras, 'big pharma' y la Iglesia intentan frenar la nueva ley sanitaria

España es la única gran economía europea que rebaja el precio de la luz respecto a hace un año

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera,  en octubre durante una rueda de presa en el Palacio de La Moncloa.

España fue uno de los primeros países de Europa en sufrir el encarecimiento de la factura de la luz, pero también lidera la carrera para capear la crisis energética. El precio de la electricidad para hogares y empresas durante el mes de octubre cayó un 15,4% frente al mismo mes del año pasado, según ha publicado este jueves la oficina estadística de la Comisión. 

Solo República Checa registró un mejor dato. Allí, los precios de la luz cayeron un 38% en la comparación interanual, mientras que el resto de países del bloque tratan todavía de doblegar la inflación energética. En Italia la electricidad se encareció en octubre un 200% respecto a 2021, en Alemania un 26% y en Francia un 8%.

"Somos el único gran país que ha conseguido reducir la factura, lo que refleja que España sufrió antes que el resto el chantaje energético y que las políticas del gobierno están funcionando", destacó este viernes Sara Aagesen, secretaria de Estado de Energía.

El Gobierno destaca que los impuestos asociados a la luz se han reducido un 80% y los costes fijos de la factura un 50% este año. Aunque parte de rebaja también se debe al efecto estadístico de comparar con el año pasado. En octubre de 2021, España fue de lejos el país donde más subió la electricidad: un 63%, frente al 14% de media en la UE. 

El precio del gas natural es el otro pilar que preocupa a los hogares de cara al invierno. Y en ese caso los datos no son tan optimistas, aunque de nuevo son mejores que en el resto del continente. El mes pasado los españoles pagaron un 13% más por el gas que hace un año, mientras que el encarecimiento de media en la Unión Europea fue del 73%. 

Los expertos ya adelantaron que la factura eléctrica de octubre sería más barata que la de septiembre debido a que el precio del gas natural en el mercado internacional se suavizó tras el pico de verano, y señalan que la luz será incluso más asequible en noviembre si no hay sobresaltos. 

Un hogar con una potencia contratada de 4 kilovatios y con una tarifa regulada (PVPC) pagó en octubre 85 euros de media por su factura eléctrica, según calculó esta semana para infoLibre Manuel Sánchez, consultor de Menta Energía. 

En noviembre se espera que el recibo caiga a los 71 euros de media, impuestos incluidos para un consumo anual de 3.500 kilovatios hora. Y volverá repuntar hasta los 85-90 euros en diciembre, debido a que el precio del gas natural subirá con la llegada del frío intenso y esta materia prima es esencial para generar un tercio de la electricidad que se consume en España, lo que encarece el precio de la luz. 

Gran parte de la bajada de la luz se debe al abaratamiento del gas, pero también a la batería de medidas que ha llevado a cabo el Gobierno sobre la factura. En los dos últimos años se han rebajado los impuestos, cargos y peajes de la luz y el gas, aunque ello también se ha traducido en una caída importante de la recaudación. Además, se ha extendido la cuantía y los beneficiarios del bono social que cubre entre el 40% y el 80% de las facturas para los consumidores vulnerables, una partida que asumen primero las empresas eléctricas, pero que trasladan después a la factura de los consumidores ordinarios. 

Por el lado de la luz, también se ha creado el llamado tope del gas, que funciona desde hace cinco meses y que ha permitido rebajar la factura entre un 20% y un 30% cada mes. La medida estrella del gas ha sido la limitación del encarecimiento de la tarifa regulada (TUR) al 15% trimestral, por lo que a día de hoy un 50% más barata que una tarifa del mercado libre, al tiempo que se ha ampliado la cobertura TUR para que llegue a las calderas comunitarias de vecinos. Solo estas dos últimas coberturas generarán un coste al Estado de 3.000 millones de euros.

La mayoría de estos beneficios solo se aplican a los clientes que tienen su tarifa contratada en el mercado regulado de la luz y el gas, lo que ha ayudado al bolsillo de los hogares, pero ha generado desequilibrios en el sector energético por la salida masiva de españoles del mercado libre. Estas tarifas solo pueden ofrecerlas las llamadas comercializadoras de referencia —ocho empresas en el caso de la electricidad y cuatro en el gas— que son a su vez las que dominan el sector, por lo que la competencia sale perjudicada

La Asociación de Comercializadores Independientes de Energía, una patronal de eléctricas y gasistas al margen de las cuatro grandes compañías, lanzaron este jueves un comunicado denunciando esta situación. 

"Las posiciones de fuerza de las grandes empresas del oligopolio eléctrico están conduciendo a un deterioro de la libre competencia y la consiguiente pérdida de la libertad de elección de los consumidores a largo plazo", señalaron. "A medio plazo, es sabido que los oligopolios o los monopolios siempre conllevan un inevitable control del mercado y suponen aumentos de precios, bajada de calidad de los servicios o ambas cosas", añadieron. 

Las cuatro grandes gasistas ganan 240.000 clientes por la tarifa regulada en plena crisis y afianzan su poder

Las cuatro grandes gasistas ganan 240.000 clientes por la tarifa regulada en plena crisis y afianzan su poder

Más sobre este tema
stats