X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El covid-19 se ceba con los servicios: suponen el 99% de los parados de noviembre mientras bares y hoteles suman el 60% de los nuevos ERTE

  • Casi 331.000 de los 746.900 trabajadores incluidos en un ERTE son empleados de bares, restaurantes y hoteles
  • Los contratos en el sector servicios se desploman un 31% en el último mes, lo que duplica la caída del resto de las actividades económicas
  • De cada cuatro nuevos parados, tres son mujeres, debido a la feminización del sector terciario
  • La crisis se alarga: aumentan los beneficiarios del subsidio de desempleo mientras baja el número de quienes cobran la prestación contributiva

Publicada el 02/12/2020 a las 15:05 Actualizada el 02/12/2020 a las 16:28
Una oficina de empleo, antes INEM.

El paro ha subido en casi 26.000 personas en noviembre.

EUROPA PRESS

El número de afiliados a la Seguridad Social ha vuelto a superar lo 19 millones de personas este mes de noviembre, superando así la caída que provocó la pandemia y el confinamiento. El Ministerio de Inclusión y Seguridad Social ha destacado los 107.505 nuevos cotizantes, en términos desestacionalizados –31.638 sin corregir el efecto estacional– de sus registros, pero el aumento se debe en parte al alza del número de trabajadores en ERTE, que asciende a 746.900, lo que supone 18.487 más que en octubre y 40.650 más que en septiembre.

El departamento de José Luis Escrivá asegura que estas cifras muestran una “estabilización” respecto a meses anteriores pues lo que se ha producido es un trasvase de los ERTE del primer esquema aprobado por el Gobierno al segundo, que dio comienzo el 1 de octubre pasado. En los viejos ERTE hay aún 326.296 trabajadores y en los nuevos, 420.604. De los primeros se han dado de baja 379.954 personas respecto al final de septiembre, aunque el ministerio no precisa cuántos de ellos han pasado a un ERTE de los nuevos, cuántos han vuelto a la actividad y cuántos han terminado en el paro.

Lo que sí precisan las estadísticas de la Seguridad Social es que el 45% de los trabajadores incluidos en un ERTE, 330.979, son empleados de bares, restaurantes y hoteles, cuando en septiembre representaban el 35%. Es más, el 60% de los trabajadores afectados por un ERTE de las nuevas modalidades en vigor desde el 1 de octubre pertenecen a la hostelería: 252.363.

Pero el colchón que el esquema de protección de los ERTE ha puesto en la economía en general, y para la hostelería y el comercio en particular, está lejos de impedir la debacle en los sectores más afectados por la crisis del covid. El paro registrado en las oficinas de los servicios públicos de empleo subió en noviembre en 25.269 personas, la mayor desde 2012 en un mes poco proclive a las buenas cifras aunque mucho menor que la de octubre –49.588–. De ellos, 24.959, el 98,77% tenían un empleo en el sector servicios. Y como viene ocurriendo a lo largo de la pandemia, al verse más afectado un sector feminizado como el terciario, el número de mujeres que se han quedado desempleadas en noviembre triplica el de los hombres: 18.969 frente a 6.300. De cada cuatro nuevos parados, tres son mujeres.

El Ministerio de Inclusión ofrece más cifras que avalan la debacle de hostelería y hoteles. Los trabajadores protegidos por un ERTE son el 5% de los afiliados a la Seguridad Social, pero representan hasta el 62% de quienes tienen un empleo en hoteles, el 56% en agencias de viaje, el 43% en aerolíneas, el 27% en bares y restaurantes, el 29% en casas de apuestas y el 19% en actividades deportivas y recreativas.

La hostelería ha perdido 238.523 trabajadores en un año

El esquema aprobado por el Gobierno tras llegar a un acuerdo con los agentes sociales a finales de septiembre tiene por objecto precisamente sostener a empresas y trabajadores más perjudicados por la pandemia. Hasta el 31 de enero, de momento, las exoneraciones de cuotas a la Seguridad Social y las prestaciones a las plantillas se extendieron a las empresas que no hubieran podido recuperar más que el 65% de su actividad y las limitadas por las restricciones impuestas por las autoridades para contener los contagios. En esa primera línea están situados bares, restaurantes, hoteles, establecimientos de ocio nocturno, agencias de viajes...

Por el mismo motivo, las comunidades autónomas que encabezan las pérdidas de empleo este último mes resultan ser Baleares, con una caída de afiliación del 6,67% respecto a 2019, y Canarias, con una bajada del 5,35%. Las dos duplican y hasta triplican los descensos de Cataluña –2,42%–, Madrid –2,10%– y País Vasco –2,12%. Y es que los cotizantes de la hostelería a la Seguridad Social se han desplomado un 7% respecto a octubre: 77.840 menos, de los pocos subsectores cuya afiliación se reduce. Comparado con el año anterior, aún tiene casi un 19% menos de empleados. Ha perdido 238.523 trabajadores. El comercio, por el contrario, ha aumentado sus cotizantes, aunque poco: 9.833 personas, un 0,41%. Aún le quedan 70.173 trabajadores por recuperar respecto a 2019.

El aumento de la afiliación lo han sostenido este último mes la educación, con el comienzo del nuevo curso –31.582 cotizantes más que en octubre y 16.717 más que el año pasado–, las actividades administrativas –12.984–, la Administración –12.953– y la sanidad –7.456–.

Los contratos en el sector servicios caen un 30,8% respecto a 2019

Los contratos firmados en noviembre también muestran la depresión del mercado laboral y el mordisco que el covid ha asestado a los servicios, el sector del que depende casi el 13% del PIB español. Este último mes se han firmado 1,45 millones de contratos, un 17,8% menos que en noviembre de 2019 y un 6,55% menos que en octubre. Pero lo destacable es que en los servicios los contratos han caído un 30,8% respecto a noviembre del año pasado. Se han firmado 381.148 menos. Respecto a octubre, también el descenso de los contratos en el sector servicios más que duplica la media de la economía: un 14,6%

Otro factor de preocupación, derivado del alargamiento de la crisis provocada por la pandemia, es el aumento del paro de larga duración. Los beneficiarios de prestaciones por desempleo en octubre –el Ministerio de Trabajo publica las cifras de este apartado con un mes de retraso respecto a las del paro– sumaban 2,55 millones de personas, 10.651 más que en septiembre. Pero ese aumento se debe a que hay más trabajadores cobrando el subsidio, 19.522 más que en septiembre, mientras que han disminuido los beneficiarios de la prestación contributiva, 13.358 menos que el mes anterior. Es decir, muchos están agotando ya la prestación ligada a sus periodos de cotización previos o no han cotizado durante el tiempo suficiente para acceder a ella –un mínimo de 360 días dentro de los seis años anteriores– y sólo pueden solicitar el subsidio.

La fotografía completa de los nueve meses de pandemia muestra un mercado de trabajo español con 355.587 empleos menos que hace un año –aunque 689.713 más que en marzo–. De esos puestos de trabajo perdidos, 314.300, el 88,38% corresponde al sector servicios. Son, no obstante, 561.462 más de los que había cuando el covid-19 obligó a echar el cierre a la economía.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión