X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Club de lectura

La ruta del hereje

  • Este recorrido permite seguir los pasos de Cipriano Salcedo, protagonista de El hereje, la novela de Miguel Delibes situada en la Valladolid de Carlos V
  • Las lectoras de los clubes de lectura de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) se lanzaron a recorrer los páramos en una esforzada aventura literaria

Chary Arbolí Publicada 23/02/2018 a las 06:00 Actualizada 22/02/2018 a las 21:56    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

La Plaza Mayor de Valladolid.

La Plaza Mayor de Valladolid.

Los clubes de lectura forman un tejido muy importante en la vida cultural. Les dejamos esta sala para que comenten sus lecturas y nos ayuden a componer nuestra biblioteca. Si formas parte de un club de lectura, puedes escribirnos a losdiablosazules@infolibre.es para contarnos vuestra historia y hacernos llegar vuestras recomendaciones.
___________________________________


Cada libro guarda un viaje en su interior y cada lector es un viajero en potencia cuando aborda el libro. A veces los viajes son internos, por nuestro ser más profundo y en cambio otras veces recorremos la geografía de un paisaje o el costumbrismo de algún lugar cuando leemos. Es por ello que los clubes de nuestra localidad, Sanlúcar la Mayor (Sevilla), hemos unido la literatura y los viajes para enriquecer aún más si cabe nuestra experiencia lectora, visitando nuevos territorios o conociendo ciudades desde un punto de vista más literario y cultural. Además de visitar espacios vinculados con escritores o con historias leídas tratamos de disfrutar de todo lo que vamos encontrando, el paisaje, los monumentos, la gastronomía, la gente y la cultura del lugar.


Tenemos varias reglas no escritas que fortalecen la experiencia. Preferimos viajar en autobús porque nos permite movernos a nuestro ritmo y entrar en ambiente desde el principio. Además el viaje se hace más interesante y animado al compartir todos a la vez una canción, una entrevista, un documental, lecturas relacionadas o cualquier aportación de los viajeros. Aprovechamos un fin de semana o un puente para que sea compatible con nuestras actividades laborales y preferimos el mes de octubre porque el cuerpo y el espíritu ya se han sobrepuesto a la anarquía veraniega  y todavía solemos gozar de un excelente tiempo. Procuramos que sólo viajemos lectores de los clubes ya que se trata de una actividad literaria que complementa la lectura y fortalece la convivencia entre los miembros.   Por último, siempre intentamos que el precio sea asequible para cualquier bolsillo, por eso el alojamiento es en albergues, casas rurales u hostales económicos.


El primero de nuestros viajes fue en 2010 y surgió paradójicamente tras la muerte de Miguel Delibes en marzo de ese mismo año. Para homenajear al excelente novelista vallisoletano y miembro de la Real Academia Española, emprendimos la lectura de su última gran obra, El hereje, publicada en 1998 y que obtuvo el Premio Nacional de Narrativa.

Mientras leíamos la novela descubrimos que existía la llamada Ruta del hereje, una visita guiada por Valladolid siguiendo las huellas de Cipriano Salcedo, personaje literario protagonista de la historia en la que Delibes traza con mano maestra un vivísimo retrato de su ciudad en la época de Carlos V, de sus gentes, sus costumbres y sus paisajes.

Tomamos la idea pero quisimos hacer nuestra ruta particular extendiendo el viaje no sólo a la ciudad sino también a otros lugares de alrededor. Tuvimos la suerte de contar con una vallisoletana entre las lectoras que nos ayudó con la organización y también disfrutamos de un magnífico guía en la figura de su hermano, historiador, experto en arte y  bibliotecario, residente en Valladolid. Dedicamos bastante tiempo a organizar esta aventura, muchas gestiones y no pocos inconvenientes al ser la mayoría mujeres no acostumbradas a viajar solas y obligadas a justificar el abandono de la pareja y los hijos durante unos días. Sin embargo nunca nos faltó la ilusión y pudimos alcanzar nuestro objetivo.

El grupo lo formábamos 21 personas, 19 mujeres y dos hombres. Como suele pasar en muchas actividades la presencia femenina es abrumadora aunque nos parece más enriquecedor que el club sea mixto. No sabíamos cómo iba a resultar la experiencia, pues el grupo era muy heterogéneo en edades (de treinta y tantos a sesenta y tantos años), en niveles educativos, ideologías y personalidades. No éramos un grupo de amigos, sino un conjunto de lectores cuya vinculación había nacido en la biblioteca. Sin embargo desde que nos subimos al autobús comenzamos a disfrutar como cuando éramos niños en aquellos viajes de fin de curso. A pesar de las muchas horas de camino (hay más de 600 km. de distancia) el viaje no se hizo largo gracias a  la alegría que derrochábamos por todo lo que compartíamos: el cambio del paisaje, los comentarios sobre la novela, unos dulces, el reparto de las habitaciones, datos curiosos sobre Delibes, un juego divertido donde todos participamos y la fraternidad  que iba creciendo durante aquella hermosa travesía.

Más allá de contar detalladamente las actividades y visitas que realizamos durante el fin de semana quiero destacar con nombre propio los lugares significativos y algunas anécdotas.
 
  • Urueña. Nos alojamos en este bellísimo municipio situado al noreste de Valladolid.  Fue el primero de España en obtener la denominación de Villa del Libro (2007), ya que posee un valioso conjunto de espacios dedicados a la música y al libro que forman sus 5 museos y sus numerosas librerías. Esta  pequeña ciudad medieval con castillo y muralla incluidos se ubica en un magnífico entorno desde donde podemos contemplar las magníficas vistas del Páramo (zona ganadera) que linda con la agrícola Tierra de Campos, paisajes descritos por Delibes. Existen varias casas rurales destinadas al alojamiento de los viajeros con nombres tan curiosos como las que ocupamos nosotros: Los beatos y Los ilustres. Reconstruidas manteniendo la tradición castellana, nos resultaron muy acogedoras. Recibimos un excelente trato por parte de todos los lugareños y muy especialmente del camarero cubano del mesón  donde solíamos comer. En la primera noche dimos un precioso paseo nocturno por la muralla  que compensó la energía derrochada durante el viaje.
En Urueña, que no llega a los 200 habitantes, recorrimos entusiasmados las 11  librerías, con nombres tan atractivos como Librería-Enoteca Museo del Vino, El rincón escrito, La boutique del cuento… , y  los comercios de productos típicos como la cecina, el queso  o el vino. Compramos de todo para compartir con los que dejamos en el  sur pedacitos de este pequeño mundo del norte. También visitamos el CENTRO e-LEA Miguel Delibes. Considerado como el corazón de la Villa del Libro es un centro para la promoción del libro y de la cultura que incluye una biblioteca especializada, talleres, sala de exposiciones y un pequeño jardín. Al final de la visita nos obsequiaron con la publicación El asfalto y el bálago, de Joaquín Díaz, folklorista que ha cedido al municipio sus colecciones de grabados de trajes, pliegos de cordel e instrumentos musicales para ser expuestos.
 
  • Valladolid. Con nuestro magnífico y filántropo guía fuimos haciendo nuestra particular Ruta del hereje recordando la lectura a través de lugares frecuentados por los inquisidores como la Chancillería, la cárcel y la zona administrativa, recorriendo  también las calles con nombres de los protagonistas de la novela. En la Plaza Mayor de Valladolid evocamos emocionadas el Auto de Fe que condenó a los herejes. No podía faltar una visita a Biblioteca Pública de Valladolid (integrada en la de Castilla y León) y ubicada en el magnífico Palacio de los Condes de Benavente. Con nuestro entusiasmo por dejar constancia de ser viajeras lectoras alteramos un poco la calma de los usuarios.

  • Medina de Rioseco, municipio de la provincia de Valladolid declarado Conjunto histórico y también llamada ciudad de los Almirantes. Tuvimos el placer de almorzar en el Mesón del Buen Yantar, donde degustamos el exquisito  lechazo. Visitamos varias iglesias barrocas que algunas admiraron por su riqueza artística y otras desde una perspectiva religiosa. Muy interesante el Museo de la Semana Santa que conserva y difunde su rico patrimonio cultural y cuenta con una importante colección de pasos de los siglos XV al XX. Y para terminar, la merienda en la Confitería Cubero muy recomendada por sus exquisitas pastas
 
  •  Tordesillas: El domingo ya de vuelta hicimos nuestra última parada en esta hermosa localidad conocida sobre todo  por su famoso Tratado . Nos reconfortó el paseo a orillas de su bello río que se derrama hasta Portugal. Una compañera comenzó a recitar el hermoso poema de Gerardo Diego: "Río Duero, río Duero, nadie a acompañarte baja, nadie se detiene a oír tu eterna estrofa de agua…" y la poesía habitó felizmente entre nosotros. Bajo los soportales de la Plaza Mayor tuvimos el almuerzo de bocadillo en una tarde luminosa y cálida. Paseo corto por la ciudad y visita al Monasterio de Santa Claradonde fue recluida en 1509, Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca,  permaneciendo allí hasta su muerte en 1555. A pesar de toda la riqueza artística que contemplamos en las bellísimas piezas,  retablos, arcos, patios… esta triste realidad pasada estuvo presente en nuestras mentes durante el recorrido.

La vuelta fue más relajada y silenciosa. Conversaciones serenas, soledades que asimilaban los intensos y emocionados momentos vividos, algunos durmientes… Si existe una palabra que puede definir este viaje es sinergia, la energía más allá de las uniones individuales. Y es que lo vivimos todo con mucho entusiasmo, una enorme capacidad de disfrutar de la cultura y un  gran espíritu solidario que hizo fácil la convivencia. Recomiendo a todos los clubes de lectura que prueben esta maravillosa experiencia del viaje literario.
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • HEREJE HEREJE 23/02/18 10:54

    Como hereje amateur, y por alusiones, proclamo que vuestra aventura literaria, no exenta de riesgos y penalidades, como el yantar del lechazo de Medina de Rioseco. Precioso viaje por la infinita Castilla que guarda en cada pueblo joyas únicas. ¡Qué cerca la tenemos y qué poco la valoramos!. Prometo que emularé vuestras andanzas. Saludos heréticos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • arbolí62 arbolí62 26/02/18 21:03

      Muchas gracias por tu comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • platanito platanito 23/02/18 08:28

    Me ha hecho vibrar de emoción vuestras vivencias por tierras pucelanas. Y enjugar alguna lagrimita de gozo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • arbolí62 arbolí62 27/02/18 08:51

      A mí me emocionan tus palabras. Gracias

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre