x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Tiempo y espacio

  • Felipe Benítez Reyes vive dentro de ese instante en el que el ser humano desciende de sus velocidades y se para a ser por encima de estar
  • Ya la sombra rescata el soneto o la canción como exponentes por los que apostar en el mensaje poético de nuestro siglo

Publicada el 15/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 14/06/2018 a las 14:21
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En este mar en calma de nuestra literatura, con la mirada atenta a los primeros golpes de las olas que traen la tormenta poderosa, en ese mismo instante, uno atiende a las voces de los escritores que llevan consigo dos elementos fundamentales: la desconfianza ante el mundo que los rodea y una profunda fe en la razón. Sobre estos términos es sobre los que se edifica una literatura que, por un lado, es una duda soberana y, por otro, una respuesta intelectual de peso.

No viene siendo habitual que, dentro del mundo ecléctico de la poesía escrita en esta segunda década de nuestro siglo, surjan libros que plantean esta doble visión del hombre que construye desde la pregunta ante esa desconfianza, la misma que empuja todo un caudal de aguas trasparentes que empapan el ansia de conocimiento de los lectores, para, además, dejar caer un torrente de conocimiento escindido de las líneas generales de la poesía reciente.

  Pero es que el libro de Felipe Benítez Reyes, Ya la sombra, recientemente editado por Visor, construye un poderoso sistema de reflexión en torno al tiempo y al espacio, dos elementos fundamentales en la percepción de la realidad. Un tiempo que, lejos de ser lento, está detenido. Vive dentro de ese instante en el que el ser humano desciende de sus velocidades y se para a ser por encima de estar. Descartes y su “pienso, luego existo” frente a Heráclito, por poner un ejemplo. Un tiempo de la reflexión que evidencia un tiempo en plenitud desde el que el poeta habla, y que aleja de conceptos como “eternidad” o los propios de “pasado”, “presente” y “futuro”.

Y un espacio vacío de objetos que no sean aquellos que, traídos en la mayoría de las veces del recuerdo, sirven para enumerar las causas últimas de una vida de observador. Porque las enumeraciones, protagonistas dentro de los poemas, vienen dejando asuntos de la vida cotidiana que zarandean al escritor para hacerlo motivo de conocimiento. Una y otra vez se da este recurso en los poemas que componen el libro de Benítez Reyes, como si fuese obligatorio advertir al lector de que el espacio vacío que le rodea, el mismo de la vida cotidiana, tiene escondidos los recursos necesarios para despertar a algo tan natural como el entendimiento de vida. Alejar la mirada para descansar en el conocimiento.

La propuesta de Benítez Reyes es la de compensar esta estructura maquinal de la razón que nos hemos dado en nuestro tiempo, por un interesante proceso de análisis desde estos dos elementos que vengo trazando, el poeta que piensa frente al ciudadano que mira, una dualidad necesaria que se hace presente en los poemas. Se puede pensar, entonces, que este planteamiento debe ser propio del mensaje poético, pero créanme si digo que no es fácil encontrar estos asuntos en la literatura española reciente, amparada en el poeta que mira como exponente.

Pero además de estas estructuras internas, de conocimiento, que se proponen, hay otras que son de carácter, podríamos decir, técnico, que van dejando golpes de calidad. Benítez Reyes ha sido siempre un poeta que ha apoyado su literatura, no solo en las voces de los poetas de referencia de la tradición poética española, sino también en la estructura métrica para dirigir, con ella, ese mensaje de conocimiento al que nos tiene acostumbrados. Una estructura métrica que, en esta ocasión, rescata el soneto o la canción como exponentes por los que apostar en el mensaje poético de nuestro siglo, evidenciando la necesidad de rescatar la tradición para impulsar la voz hacia el tiempo presente, y, con pericia, ir dejando lo mejor de su literatura.

Y un último poema titulado “La nueva edad” que, como cierre necesario de este Ya la sombra, viene a confirmar el paso del poeta por esta laguna estigia que también es la vida misma, y que aporta un tiempo y un espacio que es, en definitiva, conocimiento: “Adiós a todo lo que ya/ no puede sostenerse en la memoria./ (¿Tú quién eras?)// Adiós a lo que has sido,/camarada en el desgobierno de la realidad.// Ya no es tuyo ni el tiempo que robaste”.

Porque fuera de nosotros somos también un “yo”, un tiempo detenido y un espacio vacío que nos llena.

*Javier Lorenzo Candel es poeta. Su último libro, Apártate del sol (La isla de Siltolá, 2018).

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 17/06/18 13:45

    Gracias, Javier. Me gusta saber quien me 'seduce' (especialmente, si me capta) para que lea un texto: ensayo, novela, poesía... Y, he intentado buscar en Google la referencia a este último libro tuyo "Apártate del sol" ..no lo he logrado. ¡Serán problemas de línea! Lo conseguiré; quiero conocer su obra.

    Dices: "...fuera de nosotros somos también un 'yo', un tiempo detenido y un espacio vacío que nos llena."
    ¿Fuera de nosotros?
    Si somos, no estamos fuera de... ESTAMOS SIENDO...ESPERAMOS...El 'entrambos' de Platón que sólo puede ser aprehendido por un ser intermedio (República)

    "Todo cuanto conforma nuestro mundo, nosotros incluídos, se encuentra entre el límite y lo ilimitado; entre la movilidad y la inmovilidad; entre la unidad y la pluralidad; entre lo definido y lo indefinido. Y no hay manera de evitar que las cosas se desvanezcan mientras el concepto permanece."
    (Gregorio Luri, Epílogo, del texto de Andrea Köhler, 'El tiempo regalado' Un ensayo sobre la espera)

    "...Adios a todo lo que ya/ no puede sostenerse en la memoria./(¿Tu, quien eras?)//... "

    Estoy siendo; ESPERANDO, ciertamente, pero no he dejado de ser, no estaríamos intercambiando pareceres.

    "Adios a lo que has sido...???"

    No, amigo. Soy, durante mi 'espera', el entrambos percibido por los otros. Distintas responsabilidades, con otras facultades, perdida la juventud física... pero, SIENDO en cuanto la espera, es activa.

    Un cordial y agradecido saludo, poeta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.